El futuro de Babilonia – (2-3)

Titulo: El Futuro de Babilonia

Autor: Norbert Lieth
PE 1310

Muchas veces la profecía bíblica entrelaza eventos cercanos con eventos de un futuro lejano, sin indicar el cambio de época. Y a veces, también, una profecía cercana, al mismo tiempo se refiere a otra más lejana. Es muy importante saber dónde hacer la separación de las mismas.

Se compara Jeremías 50 y 51 con Apocalipsis.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener ocompartírcon otrosPE1310.mp3


Estimado amigo, en Jeremías encontramos una declaración algo peculiar, que nos podría aclarar el tema del doble cumplimiento de la profecía sobre Babilonia: „Sube contra la tierra de Merataim (esto es: „doble rebelión”), contra ella y contra los moradores de Pecod (esto es: „castigo”); destruye y mata en pos de ellos, dice Jehová, y haz conforme a todo lo que yo te he mandado.” ¿Sería la „doble rebelión” una alusión a una doble Babilonia, la Babilonia de aquel entonces y la Babilonia del futuro? También el versículo 12 podría referirse a esa última Babilonia: „Vuestra madre se avergonzó mucho, se afrentó la que os dio a luz; he aquí será la última de las naciones; desierto, sequedal y páramo” (Jer. 50:12).

a) Hubo muchas otras naciones de influencia después de Babilonia. A pesar de eso, Babilonia es descrita aquí como „la última de las naciones”. ¿No será ésta también una alusión al último imperio anticristiano?

b) „Vuestra madre”. Babilonia es descrita de la siguiente manera en Apocalipsis: „… y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA” (Ap. 17:5).

c) Jeremías 51:1, en la versión de la Biblia de las Américas, dice acerca de Babilonia: „Así dice el SEÑOR: He aquí, levanto contra Babilonia y contra el corazón de los que se levantan contra mí el espíritu de un destructor.”

El corazón es la fuente del mal. La Biblia enseña que: „… el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Gn. 8:21); y que: „… del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mt. 15:19; comp. Jer. 17:9).

Isaías resalta esta verdad en el capítulo 47:12, justamente con relación a Babilonia, que pecó desde su juventud: „Estate ahora en tus encantamientos y en la multitud de tus hechizos, en los cuales te fatigaste desde tu juventud; quizá podrás mejorarte, quizá te fortalecerás.

El 6. punto se refiere al versículo 40 del capítuo 50 de Jeremisas: „Como en la destrucción que Dios hizo de Sodoma y de Gomorra y de sus ciudades vecinas, dice Jehová, así no morará allí hombre, ni hijo de hombre la habitará”.

La Babilonia de aquel entonces, no fue destruida repentinamente con fuego desde el cielo como Sodoma y Gomorra, pero sí lo será la Babilonia descrita en el último libro de la Biblia: „En un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga” (Ap. 18:8).

7. „Tú, la que moras entre muchas aguas, rica en tesoros, ha venido tu fin, la medida de tu codicia” (Jer. 51:13). Esta descripción tiene un paralelo en Apocalipsis 17:1: „Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas.”

Es posible que tanto el imperio anticristiano como también la iglesia anticristiana de los últimos días elijan a Babilonia como capital. El cumplimiento lo mostrará. De todos modos, la rebelión contra Dios nació en Babilonia y también podría terminar allí. Babilonia, la cuna de la humanidad, podría convertirse en el ataúd de las naciones.

8. „He aquí yo estoy contra ti, oh monte destruidor, dice Jehová, que destruiste toda la tierra; y extenderé mi mano contra ti, y te haré rodar de las peñas, y te reduciré a monte quemado. Y nadie tomará de ti piedra para esquina, ni piedra para cimiento; porque perpetuo asolamiento serás, ha dicho Jehová” (Jer. 51:25-26).

Babilonia es llamada „monte destruidor, que destruiste toda la tierra” y que será reducido a „monte quemado”. Esto coíncide con Apocalipsis 17 y 18, donde dice de la Babilonia religiosa y política: „…con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación” (Ap. 17:2). „Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites… Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio” (Ap. 18:3.9). Recién después de todo esto, Babilonia llegará a ser una desolación eterna (Jer. 51:26).

9. „¡Cómo fue apresada Babilonia (literalmente: „Sesac”), y fue tomada la que era alabada por toda la tierra! ¡Cómo vino a ser Babilonia objeto de espanto entre las naciones!” (Jer. 51:41). La Biblia de las Américas lo traduce así: „¡Cómo ha sido tomada Sesac, y arrebatada la gloria de toda la tierra! ¡Cómo se ha convertido Babilonia en objeto de horror entre las naciones!”

¿Quién es Sesac? Parece estar en relación directa con Babilonia. Este nombre aparece ya en el capítulo 25, donde dice: „Entonces tomé la copa de la mano del SEÑOR, e hice beber a todas las naciones a las cuales me envió el SEÑOR… a todos los reyes del norte, los de cerca y los de lejos, los unos con los otros, y a todos los reinos del mundo que están sobre la faz de la tierra. El rey de Sesac beberá después de ellos” (Jer. 25:17.26; La Biblia de las Américas). La explicación al margen dice que „Sesac” es un „nombre en clave para Babilonia”.

Entonces nos preguntamos: ¿Por qué se necesita un nombre secreto para Babilonia, ya que en otros pasajes siempre se habla abiertamente de ella? El libro de Jeremías menciona 164 veces el nombre „Babel” o „Babilonia”, más que cualquier otro libro de la Biblia.

¿Por qué el misterioso nombre Sesac se menciona en relación a Babilonia? La mayoría de los intérpretes piensan que es una palabra cifrada que se refiere a Babilonia. Pero nadie puede explicar por qué Jeremías cifró este nombre, pues el juicio sobre Babilonia ya era notorio, ya que él mismo lo había anunciado.

Quizás lo comprendemos mejor si buscamos versículos paralelos que nos digan más al respecto: 

Sesac tiene un rey: „el rey de Sesac” (Jer. 25:26). La Biblia anuncia que al final de los días se levantará un gobernador o rey anticristiano (Apocalipsis 13:1ss; 17:3).

„Sesac” se usa para describir a Babilonia como la que fue la gloria de toda la tierra, pero luego se convertirá en objeto de horror entre las naciones (Jer. 51:41). El reino del emperador anticristiano será primero objeto de admiración y la gloria del mundo entero (Apocalipsis 13:4; 18:3). Luego, sin embargo, se convertirá en objeto de horror para todas las naciones (Ap. 18:15).

Como leímos antes, Sesac, o Babilonia, era una „copa” de la cual las naciones bebían, pero al final ella misma tiene que beber de su copa. La última Babilonia también será una copa de la cual beberán primero las naciones, y al final ella misma tambiénn tendrá que hacerlo (Apocalipsis 18:6).

Finalmente, „Sesac” es un nombre secreto. Y así como Sesac es un misterio, también la útlima Babilonia anticristiana es un misterio (Apocalipsis 17:5.7). El número del último gobernador anticristiano, es decir, el número de su nombre (666), también es un misterio, para cuyo cálculo se necesita sabiduría y entendimiento (Apocalipsis 13:18).

¿Será „Sesac” un sinónimo del último gobernador anticristiano y de su reino? ¿Será que Jeremías al darle el nombre misterioso de „Sesak” a la Babilonia de aquel entonces, quería hacer alusión al misterio de la última Babilonia?

Existen muchos nombres y símbolos para el anticristo, y quizás „Sesac” sea uno de ellos.

El profeta Habacuc, que también profetizó la caída de Babilonia, escribió lo siguiente en alusión al futuro anticristo: „… hombre soberbio, que no permanecerá; ensanchó como el Seol su alma, y es como la muerte, que no se saciará; antes reunió para sí todas las gentes, y juntó para sí todos los pueblos. ¿No han de levantar todos éstos refrán sobre él, y sarcasmos contra él? Dirán: ¡Ay del que multiplicó lo que no era suyo! ¿Hasta cuándo había de acumular sobre sí prenda tras prenda?” (Hab. 2:5-6).

Estimado amigo, tenemos que terminar por hoy, porque se nos está terminando el tiempo de transmisión. Dios mediante trataremos los restantes puntos en el próximo programa. Pero quiero resaltar del último pasaje bíblico que hemos leído, Habacuc 2:5-6 lo siguiente: 

Un versículo anterior Jehová dijo al profeta: “el justo por su fe vivirá”.

El futuro de Babilonia - (1-3)
El futuro de Babilonia - (3-3)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>