Tu Puedes Ser el Hijo Pródigo

Tu Puedes Ser el Hijo Pródigo

Autor: Herman Hartwich

Herman Hartwich comenta la parábola del hijo pródigo haciendo ver a la audiencia que cualquiera de nosotros puede encontrarse en esa situación tan desfavorable. Cómo cambiarla? Aquí está la respuesta


DESCARGARLO AQUI :
PE1539- Estudio Bíblico – Tu puedes ser el hijo pródigo


 


Mis queridos amigos, gracias por recibirnos en este momento a través del radio receptor, es algo maravilloso que podamos tener este recurso para compartir las maravillosas noticias del evangelio de Jesucristo.

El Evangelio, está lleno de Historias y de enseñanzas de nuestro Señor, de realidades de nuestro Señor, que hace que en algunas o en muchas de ellas nosotros nos sintamos identificados, nos sentimos como parte de esa historia, hace que muchas veces nos sintamos a las personas decir, que parece que está hablándome a mí, parece que está leyendo mi historia, la verdad que sí, muchas personas, hasta demasiadas personas en nuestro mundo, pueden sentirse identificadas, con la historia por ejemplo que se relata en Lucas capítulo 15 acerca del hijo pródigo.

De aquel hombre padre de familia que tenía 2 hijos y uno de ellos, el menor de ellos le dijo Papá, estoy cansado de estar aquí en esta cueva.

Dame la parte de los bienesque me corresponden, me quiero ir, me quiero ir lejos, me quiero ir a la ciudad. Esta es la historia que se ha repetido y que se va a repetir muchas veces cuando alguno de los hijos se rebelan contra la autoridad paterna, contra las buenas normas de vida, contra el orden familiar y bueno, y va y despilfarra la vida, los bienes bueno llega un momento cuando tiene que sufrir la humillación, tiene que sufrir, el abandono de aquellos que parecían ser sus amigos, como solemos decir, cuando hay plata hay amigos, cuando no hay plata no hay amigos, se terminan los amigos, y a veces Dios tiene que llevarnos hasta el fondo, hasta el fondo porque parece si nosotros no somos llevados hasta el fondo, no somos capaces de reflexionar.

No somos capacesde volver en sí, como dice la historia del hijo pródigo. Que estando allí en el fondo, cuidando cerdos, lo más repugnante para un judío y deseando inclusive comer la comida de los cerdos y no le era permitido, este era un estado calamitoso, desesperante, un estado realmente terrible mis amigos, allí, él volvió en sí. A veces Dios tiene que permitirnos llegar hasta el fondo, para que reflexionemos, pero, en definitiva, suelo decir a mis conocidos, a mis familiares, a mis amigos, a mis amigos que no conozco, radio oyentes, o televidentes, escogemos nuestro estilo de vida.

Nosotros decidimosqué estilo de vida queremos. Y si estamos viviendo así es porque lo elegimos y si estamos viviendo de esta otra forma es porque lo elegimos. Si aquella mujer está en la prostitución es porque lo escogió así si aquel está en la cárcel y es porque robó es porque escogió robar y sabía que iba a estar en la cárcel. O aquel decidió dar muerte a alguien porque lo eligió así. Y si un matrimonio esta separado es porque alguien lo decidió. Uno de los cónyuges o los dos. Y así podríamos hablar de distintos desórdenes, pero mis amigos, lo triste del caso es: que nosotros vivimos como queremos. Elegimos la vida que queremos y luego cuando nos va mal acusamos a Dios.

Dice el SabioSalomón en proverbios 19:3 la insensatez del hombre tuerce su camino y luego contra Dios se irrita su corazón. Creo que Salomón, 700 años antes de Jesucristo era muy inteligente, de hecho fue el hombre más sabio de la humanidad. Que la insensatez nuestra, que nuestra necedad, nuestra ignorancia, nuestra pavada, hacemos lo que queremos en el camino de la vida. Luego nos enojamos contra Dios, nuestro corazón se irrita se enoja. Culpamos a Dios. Culpamos a nuestros padres, culpamos a nuestros amigos, culpamos a mi esposa, a mi esposo culpamos y culpamos. Todo el mundo lleva la culpa menos yo. Eso sucede. Yo hago los errores, pero culpo a los demás, yo soy limpio.

Dice en Isaíascapítulo 59 presenta primeramente en este primer versículo algo muy lindo que dice: He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero – Hay una cosa – vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos. No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz.

Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquí tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad. Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos. Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas; esperamos justicia, y no la hay; salvación, y se alejó de nosotros. Porque nuestras rebeliones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados: el prevaricar y mentir contra Jehová, y el apartarse de en pos de nuestro Dios; el hablar calumnia y rebelión, concebir y proferir de corazón palabras de mentira. Y el derecho se retiró, y la justicia se puso lejos; porque la verdad tropezó en la plaza, y la equidad no pudo venir. Y la verdad fue detenida.

Qué maravilloso, qué descripción tremenda, que descripción tremenda del estado actual, real, de los hombres y de las mujeres, alejado de Dios. Aléjate de Dios o permanece alejado de Dios y vas a ver, te vas a ver reflejado en todo este capítulo 59 de Isaías. Tal cual. Tal cual está escrito aquí, es tu estado lejos de Dios pero, lo maravilloso de esta profecía es que en capítulo 53 versículo 6 de esta profecía dice: todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó de su camino. Esto es una realidad pero mira: Dios que es bueno dice: Dios cargó en Él el pecado de todos nosotros, está hablando proféticamente de la venida del mesías, del escogido de Dios de Jesucristo, y en el capítulo 55 entonces él extiende una invitación maravillosa

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”.

Mis queridos amigos, cuando nosotros llegamos al punto maravilloso de estar en el fondo y reconocemos nuestro estado, entonces volvamos nuestro corazón a Dios, le llamemos, le clamemos a él. Pero necesita que dejemos nuestro camino, que le demos la espalda a lo viejo que le demos la espalda a ese pozo que nos estamos hundiendo. Dice: Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Misericordia y gracia, yo diría aquí, la misericordia de Dios hace que yo no reciba el castigo que merezco y la gracia de Dios a través del perdón de los pecados por medio de Jesucristo.

Es que yo reciba el cielo, el perdón que no merezco. Mis queridos amigos, lleva tiempo y trabajo, especialmente en el ego, en ese yo tan duro, tan fuerte que se mantiene allí y que se trata de mantenerse firme. Deja que tu ego, se doblegue ante la majestad de nuestro Dios. De la misericordia y de la gracia de nuestro Dios, que Siendo Dios se ha humillado enviando a Jesucristo para sacarte del pozo. Para librarte de todo tu sufrimiento.

De toda tu angustia de todo tu gemir incansable, ese agotamiento, permítele al Señor, sacarte de donde estás clama a él ahora y dice: Señor no puedo más, no puedo más estoy en el fondo, te pido que me perdones mis malas elecciones te pido que me perdones todos mis errores te pido que me saques de esta, que me libres de la condenación, quiero ser tu hijo. Ahora quiero tener la esperanza viva en mi corazón. Te lo pido en el nombre de Jesús. si tu así lo haces yo te puedo asegurar que el Señor hará maravillas en tu vida en la medida que tu se lo permitas que Dios te bendiga en tu vida.

Stress y algo más
La Verdadera Adoración (según Daniel - 1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>