Tenga una Conciencia Viva y Aguda

Tenga una Conciencia Viva y Aguda 

Autor: William MacDonald

 La palabra discípulo ha sido por demás utilizada, y cada usuario le hadado el significado de su conveniencia. El autor de este mensaje nos lleva aexaminar la descripción de discipulado que presentó Jesús en sus enseñanzas, lacual se halla también en los escritos de los apóstoles, para que aprendamos ydescubramos más acerca de este concepto.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1940 – Estudio Bíblico  – Tenga una conciencia viva y aguda



Queridos amigos, todos enfrentamos latentación de violar nuestra conciencia en un momento u otro. Sin importar cuálsea su ocupación, siempre existirán problemas éticos. Un vendedor de autosusados siente la presión de elogiar un determinado auto, aunque sepa que es unmontón de chatarra. A los doctores se les pide que firmen seguros de salud porheridas o enfermedades que no existen, o que hagan prescripciones para adictosa las drogas.

Los abogados declaran inocentes a personasque saben son tan culpables como el pecado. Los agentes de bienes raíces puedenllegar a ser expertos en no decir toda la verdad, o incluso en pervertirla. Losoficiales de policía aceptan favores de personas que desean recibir ayuda en elfuturo, en caso que tengan problemas con la ley. Los constructores puedenaumentar sus ganancias si no utilizan los permisos requeridos, o al utilizarmaterial de segunda mano. Los escritores plagian las obras de otros. Losmecánicos de aviones declaran que han revisado todo, cuando en realidad no lohan hecho. De esa forma, logran tener una estadística elevada en cuanto al númerode aviones que la compañía puede volar. Algunas personas que venden artículos oservicios piden que se les pague con dinero efectivo, para que la transacciónno deje rastros legibles; de esa forma evitan pagar impuestos. Los empleadosllaman diciendo que están enfermos o que tienen que ir al funeral de su abuela,siendo que después se los encuentra en el juego de béisbol.

Los creyentes enfrentan continuamente latentación de mentir. Cuando llega el tiempo de pagar los impuestos existe undeseo carnal de reducir los ingresos y aumentar los gastos. Incluso losmisioneros podrían realizar su obra más rápido, si sobornaran a las autoridadesde la Aduana o les dieran dinero a los oficiales de policía. Un ama de casapaga la cuenta en el supermercado y recibe más vuelto del que debería, peroigual decide quedárselo. Los evangelistas creen que es bueno exagerar el númerode personas que asisten a sus cruzadas, o que toman una decisión por Cristo.Los estudiantes enfrentan una tentación constante para hacer trampa en losexámenes. Algunos cristianos fervorosos testifican de Cristo usando el tiempode la compañía; cuando no es para eso que se les paga. ¿Por qué bajamos lavelocidad en la carretera cuando estamos yendo muy rápido y vemos que detrásnuestro viene un auto con luces en el techo? Es que sentimos la incomodidad quepueda ser un auto de la policía. Un mendigo nos pide dinero y decimos “losiento, no tengo nada”. O el teléfono de la oficina suena y la secretaria dice“él no está”, pero en realidad sí está. Podríamos agregar a la lista las copiasilegales de material de audio y video, o el uso de programas de computaciónpirateados.

Los niños enfrentan problemas todo eltiempo. Roban de la cartera de la madre y luego, para eludir el castigo,mienten culpando a uno de sus hermanos o negando cualquier tipo de involucramientoen el hecho.

Algunas de estas cosas parecen diminutas,pero son las pequeñas zorras las que echan a perder los viñedos. Los mismosargumentos que se usan para justificar la violación de la ética, se pueden usarpara justificar el recibir la marca de la bestia.

Una conciencia viva y aguda, habla a favorde Dios en una era de corrupción.

Cierto constructor creyente tenía lareputación de construir su cristianismo en sus casas. Un hombre de negociosdijo de su competidor cristiano: “No se necesita firmar un contrato con él, supalabra es suficiente”. Un árbitro de fútbol dijo: “Cuando estoy arbitrando unjuego en el cual participa Tommy Walker, sé que debo observar a veintiúnjugadores, no a veintidós, ya que Tommy nunca haría algo sucio”. Elcristianismo de Tommy influía en su estilo futbolístico. Cuando un empleadoadministrativo le dijo a su consultor de impuestos sobre cierto ingreso quenadie había podido registrar, éste último dijo “Olvídalo, el gobierno nunca losabrá”. El empleado dijo: “No puedo olvidarlo. Soy cristiano”.

Éstos son ejemplos de justicia práctica.Compárelos con aquel cristiano profesante que cuando se lo confronta con susmétodos dudosos de hacer las cosas dice: “Escucha, eso es para los domingos,hoy es miércoles”.

La persistencia en los errores éticos tieneel efecto de atrofiar la conciencia. Así como una banda elástica, cuanto más seestira, más pierde su elasticidad.

La forma fácil de acallar la conciencia estener la ilusa idea de que nadie lo sabrá. Pero Alguien sí lo sabe. Todas lascosas están abiertas frente a los ojos de Aquel que ve todas las cosas. Él nosólo lee nuestras acciones, sino los pensamientos y las intenciones de nuestrocorazón.

Los resultados de transgredir nuestraconciencia son los mismos que los de cualquier otro pecado:

Quebrantamos nuestra comunión con Dios (1Jn. 1:6)Perdemos el gozo de la salvación (Sal.51:12)Perdemos el testificar con efectividad (Gn.19:14) y padecemos una pérdida de poder espiritual. No podemos pecar y salirnoscon la nuestra. Tendremos consecuencias. Podemos pensar que somos igual deefectivos que siempre, pero la bendición de Dios no está a nuestro favor. Lasruedas del carruaje se sentirán pesadas.Lleva vergüenza al nombre del Señor (2 S.12:14).Hace que otras personas tropiecen (Jn.17:21).La persona pierde acceso a Dios en oración(Sal. 66:18).Está dentro de los pecados que crucificaronal Salvador.Rompe el corazón de Dios.Hace que la persona quede expuesta a latentación y a las malas decisiones.Nos expone a la mano disciplinadora de Dios(He. 12:6).A menos que sean confesados y dejadosatrás, acarrea la pérdida de la recompensa en el Tribunal de Cristo (1 Co. 3:11 al 15).

Donde quiera que haya un error, tambiénexiste un camino de restauración. Se encuentra en Juan 1:9. Sacamos toda la perversamaldad al descubierto y la confesamos como pecado. Cuando lo hacemos, Dios esfiel y justo para perdonar nuestro pecado y limpiarnos de toda injusticia.

Todos debemos establecer nuestras prioridades.¿En qué orden pondría las siguientes cosas: Ganancias, Productos, Personas,Principios?

Algunas veces, el precio es alto para loscreyentes cuya conciencia está formada por la Palabra de Dios y quierenobedecerla. Un joven creyente recibió la orden de no decir toda la verdad a losclientes, sobre algunos materiales y costos. Junto con su esposa oraron y lepidieron al Señor que les indicara qué deberían hacer. Al siguiente día le dijoa su supervisor que no les mentiría a los clientes. Ese mismo día lo echarondel trabajo. Sabía por qué había sido.

Nuestra ambición y nuestro gozo debería serpoder decir junto con el apóstol Pablo, sus palabras de Hechos 23:1:“…yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy”.

 

Nunca Claudique
Viva en Paz con Todos (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>