Restauración 1/2

Titulo: Restauración ½

Autor: John Wilkinson 
Nº: PE944

 

En este programa  radial son tratados  4 puntos para una  futura restauración de Israel.

En primer lugar vemos que la restauración de Israel  es profetizada como si fuera la segunda.

Luego  vemos que la restauración de Israel es pronosticada.

En tercer lugar  se predice una restauración después de la cual nunca habrá otra dispersión y, en cuarto lugar , la tierra prometida es aún una tierra  prometida, ya que nunca  ha sido poseída a lo largo y a lo ancho de lo prometido.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE944.mp3



Restauración 1/2

¿Será, querido amigo, que la nación de Israel ha de volver en algún momento a la tierra de sus padres?

 

Muchos cristianos dicen, No; y muchos otros dicen, Sí. Aquellos que niegan la futura restauración de la nación sostienen por un lado que todas las profecías que se relacionan con la misma fueron cumplidas cuando regresaron de la cautividad de Babilonia, o que por otro lado deben ser espiritualizadas y aplicadas a la iglesia.

 

Estimado amigo, le animamos con mucho entusiasmo a extraer lecciones espirituales de todas las partes de la Palabra de Dios, ya que “toda Escritura es inspirada por Dios, yútilpara queel hombre de Diossea perfecto” ya sea que esa Escritura se relacione primeramente al judío o al gentil, ya sea que “el hombre de Dios” sea de una nación o de otra.

 

Ahora bien, la línea fronteriza o el límite del rechazo nacional parece ser sugerido por las palabras de nuestro Señor cuando dijo,“He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor”.Sin temor a equivocarnos podemos inferir que la nación un día ha de decir, “Bendito el que viene en el nombre del Señor,” pero también podemos inferir que primeramente le verán antes de decirlo.

 

Es bueno, hacer mención de la declaración que el Señor dio en la parábola de la viña, en donde pronunció la destrucción de los obreros, él dijo,“¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos?”Ahora, los dos pasajes citados anteriormente – “Bendito el que,” etc, y “La piedra,” etc. – son tomados del Salmo 118, y encontraremos que el contexto de esas dos citas es sumamente instructivo y precioso.

 

Dice la palabra:“Te alabaré porque me has oído, y me fuiste por salvación. La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo. De parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos. Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él. Oh Jehová, sálvanos ahora, te ruego; te ruego, oh Jehová, que nos hagas prosperar ahora. Bendito el que viene en el nombre de Jehová.

 

Aquí vemos que la piedra que los judíos rechazaron, ya no será desechada, sino que llega a ser la cabeza del ángulo; y como Cristo ya no es rechazado por la nación, la nación tampoco es rechazada, ya que ahora la nación dice, “Bendito el que viene en el nombre de Jehová”. Habiendo retornado el Señor, y habiéndose tornado en alguien bienvenido por la nación, lo que a su vez hizo que la nación se tornara aceptable al Señor, hace que comiencen los días del milenio.

 

La línea fronteriza o el límite del rechazo nacional se sugiere más adelante por las palabras de nuestro Señor cuando predijo la destrucción de Jerusalén y la desolación de la tierra. También, el límite del rechazo nacional es también sugerido por lo que dice el último capítulo de Daniel.

 

Habiendo hecho referencia al comienzo de esta meditación al tiempo de angustia para Jacob, el cual es futuro aún, tenemos las instructivas palabras,“Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas? Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo (la nación escogida), todas estas cosas serán cumplidas.

 

Es bueno estimado amigo, comparar este pasaje con el capítulo 10 de calipsis, en el cual un ángel, cuya mano derecha está elevada hacia el cielo, jura por aquel que vive por los siglos de los siglos que no habrá más demora; sino que “en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.”“El séptimo ángel tocó la trompeta y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos”.

 

Estos pasajes sugieren el fin del rechazo de la nación de Israel, el cual está limitado por el retorno del Señor y la destrucción del anticristo, seguido por el reino del Señor Jesucristo en la tierra.

 

La restauración es algo que se sugiere en forma clara en la pregunta que se le hace a nuestro resucitado Señor.“Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad.”

 

Es una pregunta relacionadaal tiempo“este tiempo.” El Señor contestó, “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones.” Ahora nos enfrentamos a dos posibilidades. O el Señor usó la palabra “tiempos” en el mismo sentido que la palabra “tiempo” de la pregunta, o no. Si no lo hizo parecería haber una equivocación que dudaríamos en atribuírsela a algún hombre; si lo hizo, entonces la restauración del reino es solo cuestión de tiempo. Tomamos la segunda opción como verdadera.

 

¡La misma es confirmada de manera muy maravillosa por un pasaje en el libro del profeta Miqueas!“En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí; y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre. Y tú, oh torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sion, hasta ti vendrá elseñorío primero,el reino de la hija de Jerusalén”.

 

Querido amigo, habiendo examinado varios pasajes que evidentemente sugieren el fin del rechazo de Israel, procederemos a ver ahora una evidencia más directa de la futura restauración.

 

 

Ahora bien, en primer lugar, la restauración es profetizada como si fuera lasegunda. La primer restauración fue luego de la cautividad en Babilonia, y solo involucró un grupo de unas cincuenta o sesenta mil personas. La segunda debe ser futura.

 

Luego, en segundo lugar, la restauración es pronosticada “de los cuatro confines de la tierra.” “Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra”. Aquí vemos que se han de reunir de los cuatro confines de la tierra.

 

La cautividad en Babilonia fue local, la dispersión presente es universal. Israel nunca estuvo en los cuatro confines de la tierra hasta esta presente cautividad, consecuentemente, su agrupación tan solo puede cumplirse en el futuro.

 

Además, toda la nación es llamada aquí como “los desterrados de Israel” y “los esparcidos de Judá,” cuando tan solo parte de las tribus de Judá, Benjamín y los levitas, con algunos individuos de las tribus de Israel, fueron restaurados de Babilonia.

 

El tercer punto a favor de una futura restauración, es que se predice una restauración después de la cual nunca habrá otra dispersión. Si tan solo este punto pudiera ser probado fehacientemente por un claro pasaje de las Sagradas Escrituras, daría por sentado el tema de una futura restauración. Israel debe ser restaurado si las profecías han de cumplirse en algún momento.

 

Ahora veamos, estimado amigo, el cuartopuntoa favor de una futura restauración. – La tierra prometida es aún una tierra prometida, ya que nunca ha sido poseída a lo largo y a lo ancho de lo prometido. Si no hubiera una restauración futura para Israel, entonces todas las promesas que se relacionan a la restauración de Palestina deben haberse cumplido ya; porque la Palabra de Dios no puede ser anulada. La extensión de la tierra que realmente se poseyó se convirtió en un proverbio -“desde Dan hasta Beerseba” – como decimos comúnmente, “de pies a cabeza.” Ahora, esto tan solo abarca aproximadamente unas veintiocho a treinta mil millas cuadradas. Dios llamó a la tierra prometida “una tierra buena y ancha.” Decimos que algo es ancho al compararlo.

 

Comparada con otros países, la tierra de Dan a Beerseba es muy pequeña, aproximadamente el mismo tamaño que Gales.

 

De acuerdo al libro “La Tierra de Israel”, la tierra prometida se extiende hasta el monte Casio en el río Orontes, como límite en el noroeste – por el noreste el límite está en la parte superior del Eufrates. Esto es aproximadamente cien millas desde el oeste hacia el este, con las montañas de Amanus atrás, cercando la tierra prometida como en un jardín cerrado. El límite suroeste es el “río de Egipto” – el Nilo; y el límite hacia el sureste es el río Eufrates, donde desemboca en el Golfo Pérsico.

 

“En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates.” El ancho de la tierra hacia el sur, desde el Nilo al Eufrates, es de mil cien o mil doscientas millas. Los límites oeste y este son el Mar Mediterráneo y el Eufrates respectivamente. La longitud de esta tierra de norte a sur es de aproximadamente seiscientas millas; el ancho promedio es de quinientas; lo cual hace que la tierra prometida tenga por lo menos 300.000 millas cuadradas de extensión. Esto es dos veces y media más grande que Gran Bretaña e Irlanda juntas. No es solamente buena, sino que también es grande. Ahora, se admite que toda la tierra prometida estuvo bajo el tributo de David y Salomón, pero nunca fue poseída en realidad.

 

Israel debería estar en posesión de cada pulgada de la tierra que Dios le prometió, sin embargo, tan sólo ha llegado a poseer aproximadamente un décimo de la totalidad; por lo tanto inferimos, en forma natural, que habrá una futura restauración de Israel.

Rechazo. 4-4
Restauración 2/2

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>