Rechazo. 3-4

Titulo: Rechazo. 3-4

Autor: John Wilkinson 
Nº: PE942

El propósito de la dispensación presente, la dispensación del Espíritu, es la salvación en forma individual de los pecadores de todas las naciones, de los judíos primero, por causa del orden divino, y también de los gentiles. Estos individuos salvos constituyen la Iglesia, la esposa de Cristo. Los salvos de entre los judíos son llamados “remanente escogido por gracia,” los salvos de entre los gentiles son descritos como “un pueblo tomado para su nombre.”


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE942.mp3



Rechazo. 3-4

Estimado amigo, la bendición que se refiere a la salvación personal se limita a aquellos individuos de entre los gentiles, quienes en adición a los individuos de entre los judíos, han sido salvos por el Señor Jesucristo desde la apertura de esta dispensación el día de Pentecostés.

 

Así como los judíos son llamados “un remanente escogido por gracia,” así también los gentiles que son salvos son llamados “pueblo tomado para su nombre.” Esta es una dispensación electiva. No es la dispensación final. No se irá desarrollando hasta llegar al milenio, sino que es tan distinta del milenio como lo es de la dispensación Mosaica que la precedió.

 

Esto es sumamente importante de entender como para poder armonizar las declaraciones de las Escrituras con los hechos de esta dispensación. Mientras que la nación electa de Israel es esparcida a todos los confines, el Espíritu Santo, a través del evangelio está reuniendo a la iglesia electa de todos los confines, la cual está compuesta por judíos y gentiles.

 

Se había revelado claramente en las profecías del Antiguo Testamento que un Mesías divino había de venir para bendición de la nación de Israel, y a través de Israel bendecir al mundo. Pero este Mesías divino vino e Israel le rechazó, entonces Dios rechazó a Israel. Ahora, los judíos creyentes, con las Escrituras hebreas en sus manos, estaban perplejos. Sobretodo cuando los gentiles fueron bendecidos con la salvación a través de Cristo. Sucedió cuando Pedro predicó sobre la remisión de pecados a través de la fe en Cristo a los judíos y a los gentiles en Cesarea, que “mientras aún hablaba estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de quetambiénsobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.”

 

Pedro entonces es llamado a dar un informe de su extraña conducta. “Oyeron los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea, que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios. Y cuando Pedro subió a Jerusalén, disputaban con él los que eran de la circuncisión, diciendo: ¿Por qué has entrado en casa de hombres incircuncisos, y has comido con ellos?” Pedro les da una completa explicación de su visión en Jope, su misión en Cesarea, y sus benditos resultados; y dice con franqueza, “Cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros los judíos, al principio. Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios? Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”

 

Aquí estimado amigo, el hecho de que los gentiles son tan convertidos como los judíos se confirma totalmente, a pesar de que Israel como nación había sido rechazada, y que sería pronto esparcida hacia los cuatro rincones de la tierra.

 

La pregunta para los judíos estudiosos, que conocían y creían en las Escrituras del Antiguo Testamento parecía ser la siguiente: ¿Cómo pueden ser los gentiles salvosahora, durante el tiempo de nuestro rechazo como nación, cuando nuestras Escrituras predicen que el Mesías vendrá,bendeciráIsrael, y a través del Israel bendito bendecirá al mundo gentil?

 

El confirmar el hecho de la conversión de los gentiles en tales circunstancias no hace decrecer la perplejidad, sino que la hace aumentar.

 

Se reúne el concilio en Jerusalén.

 

Algunos pensaban que la dificultad sería resuelta al circuncidar a los gentiles creyentes, e incorporarlos a la iglesia judía. Con éstos hombres “Pablo y Bernabé tuvieron una discusión y contienda no pequeña.” Pablo y Bernabé junto con otros, fueron elegidos para “subir a Jerusalén, a los apóstoles y los ancianos, para tratar esta cuestión. En su viaje a Jerusalén, sus mentes evidentemente estaban llenas de preguntas, porque pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos.

 

“Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.”

 

Pedro, una vez más comparte su testimonio de la conversión de los gentiles. Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles. Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles,para tomar de ellos pueblo para su nombre.”Aquí encontramos una preciosa luz acerca del inmediato propósito de Dios, que los gentiles compartieran con los judíos las bendiciones del evangelio de Cristo.Con todo, la dificultad del judío no está del todo resuelta.

 

Él, naturalmente, siente que la conversión de algunos gentiles durante el rechazo de Israel como nación no coincide con su expectativa de que cuando el Mesías viniera, Israel sería bendito y se tornaría una bendición para el mundo. En la procura de su Mesías, se le ha enseñado a buscar la paz universal y la bendición como resultados de su advenimiento. ¿No se le ha dicho acaso “He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra. En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y se le llamará: Jehová, justicia nuestra?” ¿Y no se le ha enseñado a orar “Dios tenga misericordia denosotros, ynosbendiga; Haga resplandecer su rostro sobrenosotros, para quesea conocido en latierra tu camino, entodaslas naciones tu salvación” o a creer que Dios ha de bendecirlos y por tanto le temerán “todos los términos de la tierra”?

 

Frente a tal esperanza y expectativa, el judío naturalmente pregunta, ¿no será que aún la bendición parcial de los gentiles, durante el tiempo del rechazo de Israel como nación, distorsionará el propósito de Dios de bendecir a Israel con el advenimiento del Mesías, y a través de Israel bendecir al mundo?

 

Jacobo contesta: No, la bendición prometida tan solo está retrasada. Una parte del plan divino que se había mantenido en secreto ha sido ahora revelada, la cual es el resultado directo del rechazo de Cristo por la nación de Israel, y el rechazo de Israel por Dios. No quiere decir que se le atribuye alguna falsedad a la profecía debido a esta nueva revelación. El propósito revelado por Dios para con Israel y a través de Israel no ha cambiado.

 

El propósito de la dispensación presente, la dispensación del Espíritu, es la salvación en forma individual de los pecadores de todas las naciones, de los judíos primero, por causa del orden divino y también de los gentiles. Estos individuos salvos constituyen la iglesia.

 

Los salvos de entre los judíos son llamados “remanente escogido por gracia,” los salvos de entre los gentiles son descritos como “un pueblo tomado para su nombre.” La terminología es muy apropiada en cada caso. En el caso de Israel, toda la nación fue elegida con un propósito divino, pero su elección nacional no aseguraba la salvación eterna para cada individuo. Los judíos salvos constituían una elección espiritual dentro de una elección nacional, y se les llamó muy apropiadamente un “remanente escogido por gracia.”

 

Los individuos salvos de entre los gentiles son llamados también en forma muy acertada el pueblo “tomado para su nombre,” ya que ellos completarían la medida de los gentiles en el cuerpo de Cristo. Cuando un hombre toma a una mujer por esposa, la toma de entre todas las demás para que lleve su nombre, y tan pronto como la ceremonia de bodas se lleva a cabo, se la presenta a los amigos con su propio apellido.

 

La iglesia, compuesta tanto por judíos como por gentiles, es la esposa de Cristo, la segunda Eva para el segundo Adán – la recompensa que el Padre le da a su Hijo amado durante el período de rechazo por parte de su propia nación, y el período del rechazo de la nación de Israel por parte de Dios. Esta no es la dispensación para convertir al mundo, sino para reunir a la iglesia. Por lo tanto,iglesiaymundoson conceptos específicos y distintos en la mente de Dios hasta que la iglesia haya sido reunida.

 

Hemos visto de manera muy clara que las consecuencias del rechazo nacional de Israel podrían resumirse, en lo que a los gentiles se refiere, con la expresión – bendición parcial. Fue la ocasión para el anuncio de la reconciliación, a través de la muerte expiatoria de Cristo, de los pecadores – judíos y gentiles – todo alrededor del mundo, con el propósito específico de reunir a la iglesia, la cual es el cuerpo de Cristo, “la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”

 

Por lo tanto, todas las bendiciones que han venido a los gentiles durante los siglos que han transcurrido desde el rechazo de Cristo, han sidooriginadaspor el valor de la muerte expiatoria de Cristo, yocasionadaspor el rechazo de la nación de Israel.

 

¿Cuánto tiempo ha de durar el rechazo de la nación de Israel? ¿Cuándo cesará la dispensación y terminarán los lamentos de Israel? Cuando nuestro bendito Señor predijo el rechazo de la nación de Israel, vertió importante información sobre la duración de este período. El dice, “habrá calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo. Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles,hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.La palabrahastaimplica la continuidad y el cese – continuidad durante ese período y cese al final del mismo. Cualquiera que sea el significado que se le dé al “tiempo de los gentiles,” Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que ese período termine; y luego de eso se puede inferir sin complicaciones que ya no será hollada.

Rechazo. 2-4
Rechazo. 4-4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>