¿Quién no Quiere Verse Linda? (1ª Parte)

  ¿Quién no Quiere Verse Linda?
(1ª parte)

  Este programa trata de cómo puede reflejarse nuestra belleza interior, a través de la Obra de Jesucristo en la Cruz.  Además, consejos prácticos para el cuidado de la piel.


DESCARGARLO AQUI: 
  EA569 – Entre Amigas –
¿Quién no quiere verse linda?  (1ª Parte)



Receta: Morrones Rellenos


Entrevista con Florencia y Anic

Natalia: A quién no le gusta verse bien!? Hoy hablaremos del cuidado de nuestra piel, y entonces, estaremos hablando con  dos chicas que nos hablarán de este tema. Florencia y Anic, bienvenidas! Ellas nos visitan desde el Instituto Bíblico de Palabra de Vida!

Florencia & Anic: Gracias!

Florencia: Y hoy estaremos hablando sobre el tema del cuidado, principalmente del cuidado de la piel. Yo soy maquilladora y me encanta trabajar el tema de las cosas naturales. Tal vez en casa no hay  cremas… entonces nos resignamos a tener ciertas problemática. A veces no tenemos los recursos económicos para poder comprar esas cremas que aparecen en la televisión  ó simplemente existen muchas alergias debido a químicos que les ponen a las cremas y que no hacen bien y simplemente a veces es muchísimo mejor usar productos naturales en nuestra cara. Por ejemplo, lo primero es lavarnos las manos: Cómo? Primeramente con Agua y jabón, y posteriormente tomamos cualquier crema que tengamos y le colocamos azúcar y nos refregamos bien las manos. Luego nos enjuagamos bien.  El Azúcar ayuda a exfoliar, a sacar impurezas.

Por ejemplo, para exfoliar la cara, separamos en dos potes, limón y azúcar  y en otro separamos un huevo.  Se separa también la clara de la yema.

Primeramente usamos el limón y el azúcar, exfoliamos bien la cara, se quitan bien las impurezas  y se espera que seque el limón con el azúcar en forma de círculos. Luego se lava la cara con agua tibia y nos colocamos  la clara, y nos colocamos clara  y se seque sin gesticular. Una vez que está seco, nos lavamos la cara.  Y luego nos colocamos la yema.  Luego de que se seque, nos lavamos nuevamente la cara. Este procedimiento, para empezar podría hacerse dos veces por semana.  El huevo humecta y suaviza la piel.  Se puede hacer en todo tiempo, en cualquier estación.  Lo importante del verano es no exponerse demasiado al sol luego de hacerlo, por esa razón, se recomienda hacer estas limpiezas de noche.

Anic: También así como podemos limpiar nuestra piel,  podemos hablar de nuestra limpieza interior. Porque cuando nosotras podemos preguntar esto a una chica,  en cuanto a la belleza, siempre va a salir el tema de la belleza exterior.  La Biblia en 1 Samuel 6:17 dice: “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.“esta es una parte interesante. Es importante la belleza interior, pero también podemos fijarnos cómo es nuestro corazón. Dios quiere ver nuestro corazón con hermosura. Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

Muchas veces, esto me hace pensar en que hay cosas que son sublimes para mí, pero para Dios no lo son, son abominación. Pero me gusta ver muchos magazines, luego fui a internet y vi una foto y estaba trucada, no era verdadera.  Entonces,  luego tuve la oportunidad de ver esa misma chica en una foto de cómo era en realidad, y entonces había una gran diferencia entre la foto de la revista y la chica en la vida real.

A veces nuestra apariencia externa dice que somos hermosas, pero en realidad, todas hemos pecado, y estamos destituidas de la gloria de Dios. Aunque parece que está todo bien, no es así, el pecado, es algo que desagrada a Dios.  Lo mismo ocurre con la piel. Podemos utilizar esa imagen. Uno tiene una piel muy linda, pero, tal vez uno puede tener un grano. Eso la hace imperfecta.  Entonces uno dice bueno, yo me pondré mucha base. Entonces, qué va a pasar? No es pura.  Y esto hace que la situación se empeore.  Con el pecado es lo mismo, también existen dos posibilidades.  Una es decir no me importa, voy a seguir con mi vida, y así es, así será,  ó de lo contrario poder limpiar el corazón.

Lo primero que debes saber es que hay un Dios que te creó y que te ama.  Y en el Salmo 139 dice:Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.Es muy importante que sepas que hay un Dios que te ama, que te creó,  que te amó  y que ahora él esta viendo tu corazón, tu habla. Y la cosa es que tú quieras estar linda para él así, pues él te amó: Ya lo dice Juan 3:16“Porque de tal manea amó Dios Al mundo que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda sino tenga la vida eterna.”Esto es hermoso y cambia radicalmente mi vida porque  antes yo estaba muy enfocada en mi parecer. Luego entendí que él me amaba.  Dios te ama, desde el principio te ama.  Y con la muerte de su hijo en una cruz, su sangre limpia tu corazón. Esto hace que tu corazón sea puro y perfectamente limpio sin impurezas. Él te regala así la vida eterna y así podrás estar con él para siempre. Lo último es:  si yo tengo un regalo y tú no lo tomas, entonces no lo puedes disfrutar. Pasa lo mismo con la muerte de Jesús en la cruz. Tu tienes que aceptar y recibir a Jesucristo en tu vida.

 

Convención de la Confraternidad Carcelaria (2ª Parte)
¿Quién no Quiere Verse Linda? (2ª Parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>