Ministro de Propaganda del Anticristo (1ª parte)

Ministro de Propaganda del Anticristo

(1ª parte)

Autor: Arno Froese

«Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón» (asi dice Apocalipsis 13:11). Veremos en este mensaje que la segunda bestia es el falso profeta, que utiliza su poder, autoridad e influencias, para promocionar al Anticristo.



DESCARGARLO AQUÍ
PE1760 – Estudio Bíblico
Ministro de Propaganda del Anticristo (1ª parte)



¿Cómo están amigos? Leemos, para comenzar, Apocalipsis 13:11: «Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón».

La segunda bestia es el falso profeta. Este falso profeta utiliza su poder, autoridad e influencias para promocionar al Anticristo. Es una imitación casi perfecta del Espíritu Santo, quien no se adora a sí mismo sino a Jesús. En este caso, el falso profeta adora al Anticristo.

Podemos ver que este falso profeta emerge de la tierra. En eso se diferencia de la primera bestia, que sube del mar. Podemos decir que el mar simboliza a las personas del mundo – a los pueblos gentiles. La segunda bestia surge de la tierra. Esto significa que posee una identidad concreta. Su sistema ya está presente en la tierra. Si bien la primera bestia recibe todo su poder del dragón, esta segunda bestia tiene poder en sí misma; posee un poder propio.

Nuevamente, esto nos recuerda las palabras de Jesús, en este caso de Juan 5:19:«De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.»Por consiguiente reconocemos que la primera bestia, el Anticristo, intenta imitar al Hijo de Dios. Él no tiene nada; todo se lo da el dragón, Satanás. La segunda bestia, el falso profeta, imita al Espíritu Santo. Su objetivo es apoyar, promover y glorificar al Anticristo.


Veamos cuál es: El poder del falso profeta. En Apocalipsis 13:11 dice: él «tenía dos cuernos». ¿Qué significado tienen en la Biblia los cuernos? Representan el poder. Pero vean que su poder (los cuernos) no le fueron dados, sino que él los tenía.

Lo que resalta, también, es que dice: él«tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero». Todos sabemos que un cordero no tiene cuernos. En caso que el cordero sea macho le crecerán cuernos más adelante, pero no mientras siga siendo un cordero. El cordero es un símbolo de mansedumbre e inocencia y, en sí, no tiene poder. Observemos que no dice que la segunda bestia sea un cordero, sino que es «semejante a un cordero». Esto significa que esta persona se asemeja a un cordero e imita al Cordero de Dios. Consideremos: Tres características prominentes de la bestia: La primera: Los cuernos representan su poderío político; La segunda: Su apariencia de cordero representa su poder religioso, y La tercera: Su voz ejerce un poder sobre los medios a nivel global.

Una vez más, observamos que esta segunda bestia, al contrario de la primera, a la que«se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias»(como dice el v. 5) – tiene un poder que emana de sí misma: «pero hablaba como dragón». Esto lo confirma el versículo 12:«Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada».Este versículo revela que la segunda bestia es el ministro de propaganda de la primera, o sea del anticristo.

El falso profeta es una imitación satánica del Espíritu Santo. Cuando nuestro Señor vivió sobre la tierra, le habló a sus discípulos acerca de la venida del Espíritu Santo. En Juan 16:13 y 14, leemos:«Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber».


El Espíritu Santo guía a toda la iglesia hacia la verdad. No se proclama a sí mismo, sino que les muestra a los creyentes lo que “habrá de venir”. Asimismo, el Espíritu Santo glorificará a Jesucristo. Por esta razón, los creyentes verdaderos no oran al Espíritu Santo. Pero, vemos entonces ahora, nuevamente, cómo la Santa Trinidad es imitada. Satanás juega a ser Dios Padre. El Anticristo toma el lugar del Hijo de Dios, y el falso profeta toma el lugar del Espíritu Santo.

¿Cuál es la meta de la bestia? Que la humanidad adore a la primera bestia, es decir, una religión globalizada. Ya vimos el versículo 8, donde dice:«Y la adoraron todos los moradores de la tierra.»Nuevamente vemos, entonces, que esto incluye a todo el mundo. Ésta es la meta suprema de Satanás: lograr que todo el mundo se descarríe.


La segunda bestia, el falso profeta, utiliza su poder para lograr que se adore y glorifique al Anticristo.

Veamos algunos: Acontecimientos sobrenaturales. La Palabra nos permite reconocer al Anticristo por una característica particular:«Vi una de sus cabezas como herida de muerte»(nos dice el v. 3). Esta herida nos hace recordar a nuestro Señor. Tomás, uno de los discípulos, no creía:«Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré»(leemos en Juan 20:25). Jesús se le apareció a Tomás, y le dijo las siguientes palabras:«Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».


El Anticristo se manifestarácomo aquel al cual le fueron sanadas las heridas. El texto no nos dice nada más acerca de cómo sucederá esto, pero al parecer esta sanidad sobrenatural representa un poder que glorifica al Anticristo y le posiciona como un ser milagroso.

Un supuesto milagro sigue al otro: “También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres» (dice en Ap. 13:13). Aquí vemos nuevamente la obra del mago por excelencia, la obra de Satanás.

Hay algo que es seguro: esto se demostrará públicamente «delante de los hombres». Los medios de comunicación mundiales documentarán esto. Se escribirán libros sobre esta persona extraordinaria. Su mensaje será sencillo: Dios volvió a la tierra, y lo demuestra con señales y milagros. ¡Estos hechos serán inamovibles! Habrá llegado la hora de adorar al dios que se hizo visible a toda la humanidad.


Su método no será la violencia, sino el engaño. Al parecer, también existirán aquellos que no le seguirán la corriente, por eso utilizará otro método para convencerlos de que esta bestia es el Cristo, el Salvador del mundo. Lo leemos en el vers. 14: «Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió». Nuevamente tenemos que recalcar que la segunda bestia, el falso profeta, tiene poder en sí mismo, el de hacer milagros y también el de ordenar a los moradores de la tierra «que le hagan imagen a la bestia».

¿Cómo será esa imagen? Lo veremos en el próximo programa, no deje de acompañarnos!


Escuche la Palabra del Señor (2ª parte)
Ministro de Propaganda del Anticristo (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>