Libertad a los Cautivos

Libertad a los Cautivos

Autor: Herman Hartwich

  Jesús te hace libre de la Cautividad del Pecado. La gente vive diariamente en cautividad.  Herman Hartwich a través de la palabra de Dios, nos muestra dónde estamos parados, y cómo podemos ser libres!

 


DESCARGARLO AQUÍ
PE1986 – Estudio Bíblico  – Libertad a los Cautivos



Les saludo deseando las más caras bendiciones de nuestro Dios. Vivimos en una sociedad en la que las personas siendo conscientes, o no, son cautivos de algún problema.
La cautividad hoy día es un tema totalmente normal y esta es una realidad.

Cuando Jesucristo entra a la sinagoga de su pueblo escoge un pasaje de libro de Isaías. Y es aquí donde se cumple una de las profecías bíblicas. Justamente, es en Lucas, capítulo 4 donde puede leer sobre esto.

Libertad a los cautivos, es una frase que no se usa todos los días en nuestro diario vivir. Pero, la verdad es que en nuestro tratamiento con las personas en la calle, en los hogares, en los comercios o mismo dentro de los propios templos, nos encontramos con esta problemática. La gente vive cautiva. Quiero mostrarle, con la palabra de Dios, que usted puede llegar a ser libre de esta cautividad.

¿Qué es lo que ocurría con los Judíos del tiempo de Jesús? Jesús los trata como cautivos de su propia religiosidad, de sus propias tradiciones.

Nosotros también sabemos que hay muchas personas que son esclavas de vicios. El apóstol pablo dice que la gente no debe embriagarse con vino sino más bien sed llenos del Espíritu Santo. El apóstol en sus elapístolas pastorales habla de que las personas no deben ser dadas al vino. Hay gente que es cautiva y que está esclavizada por la bebida, el cigarrillo, la marihuana, la pasta base o aún a la pornografía. La gente está cautiva del vino de este mundo que solamente le hace perder el juicio y la claridad a todas las personas.

Hay gente que es esclava al materialismo y de la avaricia. El apóstol Pablo cuando escribe a Timoteo en el capítulo 6 habla de esto y dice: Raíz de todos los males es el amor al dinero. Nuestra sociedad se está deteriorando por el amor al dinero. No importa perder la esposa, los hijos o los amigos inclusive por este tipo de cautividad.

Muchos cristianos, luego de haber sido lavados por la sangre de Jesucristo, han cambiado su vida exterior, por fuera como el perro que vuelve a su vómito.

Mucho podríamos hablar de la cautividad, pero quiero decirle que hay un poder para la liberación de los cautivos, y es la VERDAD. El Señor Jesucristo en el capítulo 8 de Juan habla acerca del poder de la verdad. Dice: y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. Mis queridos amigos, hoy más que nunca vivimos un tiempo de mentira. Hoy mas que nunca vivimos un tiempo en el cual las personas son engañadas por el engañador, acusador y el príncipe de este mundo: el diablo. Muy sutilmente muchas personas son arrastradas a la mentira, porque a las personas les viene bien escuchar las cosas conforme a lo que les gusta. La gente corre tras los predicadores y los maestros que hablan cosas que son agradables a sus oídos pero aquellas que son convenientes para su vida.

La verdad es la única que puede llevarte a la liberación de cualquier cautividad en la que vivas. Ya sea en el orden físico, en el orden emocional y espiritual. La verdad divina tiene poder para poder salvar.

El salmista, en el salmo 107, luego de expresar que el pueblo se vio en aflicción y en angustia y clamaron al Señor y el Señor los libró de su aflicción. El versículo 20 dice que el Señor les envió su palabra y los sano y los libró de su ruina.

En esta oportunidad, ustedes están siendo confrontados por la palabra de Dios. Como en un espejo les hace ver su cautividad, su aflicción
La libertad de Cristo, a través del evangelio y de su persona, puede liberarte. La libertad que nos ofrece el evangelio es libre del castigo, del pecado, de la pena del pecado y aún de la práctica del pecado porque el Espíritu Santo te ayudará a hacer las cosas como Dios quiere. Y cómo puede ser? Pedro dice: Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres no con cosas corruptibles como el oro o la plata sino de la Sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha sin contaminación.
¿Quieres ser libre? Hay poder en la sangre maravillosa de Jesucristo. Solamente cuando se obedece a la verdad de Dios. Tu puedes ser libre por la sangre de Cristo Jesús. Tu puedes orar y puedes pedirle: Señor, líbrame de esta cautividad, líbrame de esta esclavitud de pecado. Quiero ser libre.

Predique la Palabra | La gloria del ministerio (2ª parte)
Un Cambio en la Vida

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>