Las Abejas

Título: Las Abejas

Autor: Nelson Ferrando
PE1443

Nelson Ferrando nos cuenta cómo la naturaleza nos enseña a través de las Abejas. A partir del ejemplo de estos laboriosos insectos, presenta una enseñanza Bíblica, que representaNelson Ferrando nos cuenta cómo la naturaleza nos enseña a través de las Abejas.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1443.mp3



Estimados amigos les habla Nelson Ferrando, y en nuestra consideración de hoy sobre la misma naturaleza nos enseña quisiera comentarles algo que me sucedió. En la fruticultura como también en otros rubros, es necesaria la labor de la abeja. Ese insecto tan laborioso que con sus patitas, va pasando el polen de una flor a otra y así se va efectuando la polinización tan necesaria, para la fructificación de nuestros árboles frutales.

En una granja siempre hay colmenas a las cuales se les llama guachas. Porque son enjambres que se quedan y permanecen en distintos lugares, algunas entre troncos viejos de algún árbol, otras entre cajones y dado de que no se les saca miel permanecen por mucho tiempo, y algunas por años. Este hecho hace que convivamos con ellas y que nos acostumbremos a ellas. Y ellas a nosotros. Y así perdiéndoles el temor a ser picados dado que por lo general son mansas.

En cierto momento en el terreno vecino, el dueño alquiló para que una persona que se dedica a tener colmenas para la producción de miel trajera como 30 y pico de colmenas. Siempre he dicho que no tengo miedo a las abejas. Y que por eso no me pican pero en esta ocasión, las abejas del vecino que estaban malas porque una máquina estaba trabajando alrededor de las colmenas remetieron contra mi, y tuve que salir corriendo al mejor estilo del mejor corredor de 100 mts. Llanos, no obstante una de ellas alcanzó a picarme. Lo cual me demostró que a los 60 años y pico ya o estaba para correr tan rápido como era necesario. Mientras con cuidado me sacaba el aguijón me decía a mí mismo, y vos que te jactabas, que las abejas no te picaban porque no les tenías miedo! Y recordé una realidad que ya la sabía. Si no se les molesta, no pican. Este hecho me llevó a pensar en lo peligroso que es tenerse demasiado confianza.

O andar desprevenido, si no hubiese sido así, posiblemente no me hubiese picado esa abeja. Esto me deja una enseñanza que deseo compartirla con ustedes mis queridos oyentes, hay ocasiones que por demasiada confianza o por despreocupados, caemos en errores que solemos decir, nos salen muy caros. Yo pensaba que no me iban a picar. Pero me picó, y esa fue mi triste realidad. Esa frase: Yo pensaba que no me iba a pasar nada, hace que a muchas personas les sucedan cosas tristes y lamentables. Como maestro de la clase de jóvenes en la Iglesia, esta es nuestra exhortación a la juventud.

Cuidado con el NO PASA NADA, no debemos olvidar que hay cosas que hacemos que no tienen marcha atrás y que las consecuencias son demasiado lamentables podemos pensar en la invitación de probar un poquito de droga, posiblemente la invitación irá con un NO PASA NADA. Sin embargo la experiencia de muchos es que pasó y mucho. Otros con el sexo, o con la bebida, y podríamos seguir pensando en diferentes cosas pero que muchas veces termina con el mismo fin triste, como les sucedió a muchos. Amigo oyente, el enemigo de las almas, y hago referencia a Satanás, también usa esta misma expresión para hacernos vivir sin preocuparnos de nuestra alma y de nuestra relación con Dios.

La Biblia me muestra un ejemplo de cómo una persona se olvidaba de su alma y de su relación con Dios, a pesar de estar en peligro. En el evangelio según San Lucas, capítulo 12 versículo 16 – 20 no relata cuando el mismo señor Jesús se está refiriendo a una parábola y él mismo dice: El terreno de un hombre le produjo una buena cosecha, así que se puso a pensar, qué voy a hacer, no tengo dónde almacenar mi cosecha. Y por fin dijo: ya sé qué voy a hacer, derribaré mis graneros y construiré otro más grande donde pueda almacenar todos mis bienes y diré: alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para tantos años, descansa, come, bebe y goza de la vida, pero Dios les dijo, Necio, esta misma noche, te van a reclamar la vida, y quién se quedará con lo que has acumulado? Este hombre pensó, con lo que tengo estoy tranquilo no pasa nada, está todo bien.

Pero se había olvidado de Dios. Yo también había pensado que estaba todo controlado. Que no tenía problemas con las abejas. Por eso yo, amigo oyente, deseo advertirte, todo ser humano tendrá un encuentro con Dios. Creamos o no. La Biblia nos muestra con Claridad que hay dos lugares que pueden ser nuestro destino. Para quienes hemos tenido un encuentro con Dios, reconociéndonos pecadores, y creyendo que su hijo Jesucristo murió en la cruz por nosotros, el lugar será el cielo, para aquellos que no creen en lo que les decimos y quizás piensen en No pasa nada su lugar será el infierno. Un lugar de tormentos y de dolor para siempre. Dice la Biblia referente a ese lugar, allí será el lloro y el crujir de Dientes. Amigo, es tu elección, mi anhelo es que medites, recapacites, y vengas al Señor Jesús que te quiere perdonar tus pecados, y darte vida eterna en el cielo. Si así lo haces entonces serás una persona feliz.

Caleb - Su valor y su prueba (1/3)
Las Hormigas

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>