La Divinidad del Mesías (2ª parte)

La Divinidad del Mesías

(2ª parte)

Autor: Arnold Fruchtenbaum

La cuestión acerca de la divinidad del Mesías se ha convertido en un tema por demás importante para el tiempo que corre. La Biblia enseña que sólo Dios puede salvar. Por consiguiente, si Jesús no fue (y es) Dios, su afirmación de ser el dador de vida es falsa. ¡Escuchemos el mensaje y veamos si podemos llegar a una acertada conclusión respecto a este tan importante tema!


DESCARGARLO AQUI :
PE1536- Estudio Bíblico
La Divinidad del Mesías (2ª parte)


 


Estimados amigos, en el programa anterior de los nombres divinos del Mesías: Dios, Hijo de Dios, Señor, Alfa y Omega, el primero y el último, imagen, e impresión. Lo que acreditamos con las correspondientes citas bíblicas. Hoy vamos a hablar de Sus características divinas.

Entre las características divinas del Mesías está:
La Eternidad

(…) Eternidad no solamente significa que existirá para siempre en el futuro, lo que también vale para los ángeles o los santos, sino que eternidad significa que ya existe desde la eternidad. En Miqueas 5:2 dice acerca del Mesías:“Y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”. El profeta utiliza aquí la palabra más fuerte (sobre la eternidad pasada) que hay en el idioma hebreo para describir la eternidad del Mesías. Juan 1:1 (…) saca en conclusión que el Mesías ya existe desde hace tanto tiempo como existe Dios el Padre (y podemos ver también Juan 1:14). Ya que Dios existe desde la eternidad, esto también vale para el Hijo (…) (y al respecto podemos leer Juan 8:58; Colosenses 1:17; y Hebreos 1:11).

Otra de las características divinas del Mesías es:
La Inmutabilidad

(…) El hecho de que Él es inmutable expresa que en su ser divino permanece siendo el mismo, sin que su poder divino disminuya de ninguna manera. La inmutabilidad del Mesías es enseñada en la carta a los Hebreos, en dos lugares (…): En el cap. 1, vers. 10 al 12 dice:“Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como una vestidura, y como un vestido los envolverás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán”. Y Hebreos 13:8 afirma: (…)“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Esto tiene que ver con su divinidad. Jesús tiene la condición de inmutabilidad.

Una más de las características divinas del Mesías es:
Su Auto Existencia

(…) Su existencia no depende de ninguna otra cosa. Nuestra existencia en cambio depende de la obra sustentadora de Dios. Pero según Juan 1:1 al 3 el hijo es auto existente:“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. Estos versículos resaltan su auto existencia, ya que Él no fue creado. Él existió siempre. Y por Él todo lo que existe hoy fue creado. Un segundo texto que confirma esto es Juan 5:26:“Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo”. El hecho de que el Hijo tiene vida en sí mismo, indica su auto existencia.

La cuarta de las características divinas del Mesías es:
La Vida

(…)“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”(nos dice Juan 1:4). Esta no es una vida creada. No es una vida que haya surgido de forma natural. Él tiene vida en sí mismo. Eso señala la divinidad. La misma característica se muestra, también, en Juan 14:6 y en Hechos 3:15.

La quinta característica divinas del Mesías es:
La plenitud de la divinidad

Esta quinta característica del Mesías la encontramos en Colosenses 2:9:“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Esta característica resalta que todo lo que pertenezca al ser divino, o sea, todo aquello que demuestre la divinidad del Padre y del Espíritu Santo, también se encuentra en el Hijo. En consecuencia, también Él es Dios.

La sexta de las características divinas del Mesías es:
La Santidad

(…)“Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos”(afirma Hebreos 7:26). Este versículo dice claramente que Jesús tiene santidad en sí mismo. La santidad que tienen los creyentes, en cambio, les es dada por Jesucristo. Es una santidad que nos es transmitida cuando somos justificados. Jesús no tiene una santidad transmitida, sino que es una parte fija de su ser. Él tiene la característica de la santidad.

Otra de las características divinas del Mesías es:
La Soberanía

La séptima característica del Mesías, es su soberanía. Su señorío está sobre todo. Así lo vemos, por ejemplo, en Mateo 5:27 y 28, que Él tiene poder absoluto para el juicio. El hecho de que Jesús tenga el poder absoluto para la ejecución del juicio divino, confirma su soberanía. (…)“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”(leemos en Mateo 28:18). (…) Y también están las palabras de Juan 17:2:“Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste”. Un ser creado, como por ejemplo un ángel o un hombre, nunca podrá regalarle vida eterna a alguien. La soberanía del Hijo también la encontramos en Hechos 2:36; en 1 Corintios 12:3; en Filipenses 2:9 y 10; en Colosenses 1:18; en 1 Pedro 3:22 y en Apocalipsis 19:16.

Una más de las características divinas del Mesías. Él es:
Omnipotente

(…) Jesús es omnipotente. Una persona tiene que ser Dios para poder reflejar la omnipotencia. (…) “Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre” (dice en Juan 10:18). El hecho de que Él tenga poder sobre su propia vida, tanto de ponerla como de volverla a tomar, deja en claro su omnipotencia en una forma categórica. Una persona puede quitarse la vida, pero no se puede levantar a sí mismo de los muertos. La omnipotencia del Hijo es enseñada en muchos versículos (por ejemplo, en Lucas 8:25; en 1 Corintios 15:25 y 28; en Filipenses 3:21; en Colosenses 1:16 y 17; en 2 Timoteo 1:12; en Hebreos 1:3; y 7:25; en Judas 24; y en Apocalipsis 1:8).

La novena de las características divinas del Mesías es:
Su Omnisciencia

(…) Él sabe todo, tanto aquello que concierne a la realidad como también los pensamientos (…) (esto lo podemos ver en Mateo 11:27; en Juan 1:48; 2:25; 10:15; 13:1 y 11; 16:30; 18:4; y 19:28; en 1 Corintios 4:5; en Colosenses 2:3; y en Apocalipsis 2:23).

Y la última de las características divinas del Mesías que vamos a mencionar, es que Él es:
Omnipresente

(…) El está presente en todo tiempo en todos lados. Esta cualidad sólo la posee Dios mismo. El hecho de que Jesús sea omnipresente lo encontramos en Mateo 18:20; y 28:20; y en Juan 3:13; y 14:18, 20 y 23.

Queridos amigos, en nuestro próximo encuentro hablaremos de las obras divinas del Mesías. Esperamos que también nos acompañen. Hasta entonces, y qué Dios les bendiga.

La Divinidad del Mesías (1ª parte)
La Divinidad del Mesías (3ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>