Espíritu de Poder (1ª parte)

Espíritu de Poder

(1ª parte)

Autor: Herman Hartwich

Herman Hartwich comparte un programa más que interesante con toda la audiencia de Llamada de Medianoche. “Espíritu de poder” es como se titula. Descubra qué es lo que ocurre una vez que el espíritu Santo pasa a morar en cada uno.


DESCARGARLO AQUI :
PE1508- Estudio Bíblico – Espíritu de Poder (1ª parte)


 


Qué tal mis amigos, en esta oportunidad, quisiera compartirles a ustedes, una porción de la escritura, que el apóstol pablo nos deja en su epístola, a Timoteo su discípulo.

En su segunda epístola en el capítulo 1 verso 3 dice:

“Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo; trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también. Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

Hasta aquí voy a hacer la lectura, ustedes pueden continuar leyendo este pasaje, pero, me gustaría resaltar aquí la importancia, que tiene, de lo que Pablo destaca aquí, esa fe, no fingida, por ejemplo, que él conoció en la Abuela de Timoteo, en la madre de Timoteo y en la propia vida de Timoteo. Esto es impresionante pero suelo decir a toda la gente a todos mis amados hermanos de la importancia que tiene de practicar una fe sin fingimiento. No estamos para perder tiempo en esta vida, muchas personas se dan el lujo de engañarse y engañar, a su entorno fingiendo cosas que no viven y que no sienten.

Pero nosotros hacemos un llamado a la vida Cristiana, a la relación con el Señor a través de una fe fingida, una fe real, una fe viva. Y aquí yo quiero rescatar del versículo 7, justamente el apóstol Pablo dice que Dios, o sea, Dios no es el dador de un espíritu de Cobardía. Si no un espíritu totalmente diferente que vamos a verlo, un poquito en este momento. Pero, en el diccionario de la Lengua Española, cobardía, sencillamente dice: Falta de ánimo, y valor, no obstante en nuestra sociedad, por ejemplo cuando una persona se quita la vida, dicen uh, tiene que ser muy valiente para quitarse l vida.

¿Sabe una cosa?…yo considero que no es un acto de valor el quitarse la vida. Al contrario, es un acto de cobardía. Es una falta de ánimo, de valor realmente. Hay muchas personas que son muy valientes. Para aprovecharse sobre los débiles por ejemplo los violadores, las personas que castigan las mujeres o los hombres por ejemplo que castigan a las mujeres, o los mayores que castigan a los menores, esa gente adulta que abusa sexualmente de los indefensos, de los niños, se creen valientes, son unos cobardes, realmente son unos cobardes.

Tienen valentía para pecar pero son unos cobardes para ser santos, para ser personas honorables realmente porque Dios, dice Pablo, no da espíritu de Cobardía. Esto es característico de los impíos. La cobardía es característica de los que no tienen seguridad. De los que dudan de Dios. O de los que dependen mas de los sentimientos. Que de la palabra y de la ley de Dios. Las consecuencias, y nos preguntamos qué consecuencias tendrán estas personas cobardes y el apóstol San Juan en el Apocalipsis por la revelación del Espíritu Santo Dice que son los mentirosos, los fornicarios los adúlteros los incrédulos incluyen esa lista, los cobardes van al infierno. A la condenación eterna.

A través de la fe genuina de Jesucristo, nosotros recibimos y t también querido oyente puedes recibir. El espíritu de poder y yo me quisiera detener, en esta oportunidad acerca de esto, en una visión un poquito superficial porque daría muchísimo para hablar acerca de este espíritu de poder simplemente voy a tomar quizás dos aspectos. Primero decir, que ese poder para llegar a ser hijo de Dios y también poder para poder vivir como hijos de Dios. Mis queridos amigos, el señor Jesucristo antes de ascender a los cielos, él les prometió a sus discípulos que él les seguiría y que enviaría luego al espíritu Santo, el consolador, y él dijo entre otras cosas en el capítulo 16 de Juan que cuando el Espíritu Santo vendría, convencería al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

Mis amigos, esto es maravilloso, que el espíritu Santo puede convencerme a mí y de hecho lo hizov de que yo soy pecador, de que no me puedo salvar a mí mismo, y también el Espíritu Santo me mostró y también te tiene que mostrar a ti, que solamente en Jesucristo hay salvación. Que solamente él puede salvarte.

Por él podemos llegar a ser justosdelante de Dios aceptando su sacrificio en la Cruz. Y también, si nosotros de hecho, rechazáramos la justicia de Dios a través de Jesucristo, el Espíritu Santo nos va a convencer, del juicio inexorable de Dios. Para aquellos que rechazan. El creyente recibe al espíritu Santo cuando se convierte. Cuando nace de Nuevo por obra del Espíritu Santo. El apóstol Pablo dice en su Epístola a los Efesios, capítulo 1 en los versos 13 y 14, que nosotros cuando experimentamos la renovación del espíritu, somos sellados por el espíritu Santo como propiedad, de Dios, somos morada de Dios. Ahora, hay una clara diferencia entre ser convencido por el espíritu Santo y ser convencido, así, mentalmente. O en mi conciencia humana.

Porque por un lado por ejemplo, el que es convencido por el Espíritu Santo, esa persona nace de Nuevo, por el arrepentimiento genuino, por esa tristeza que es Según Dios para arrepentimiento. Y que pone la fe en Jesucristo. Mientras que aquel que es convencido superficialmente, como todo el mundo dice, pero quién no es pecador? Por supuesto que todos somos pecadores, pero ése tipo de convecimiento, ese tipo de persona, adopta una religión, alguna práctica de algunos ritos, oraciones sistemáticas, por allí, algunos rezos sacrifican, en cierto grado algo, pero, no tiene una relación con Dios, como padre ni con Jesucristo como salvador.

Ahora, estas personas que son cobardes, en realidad confían en intermediarios. En otros medios no establecidos por Dios. Justamente porque el espíritu Santo, solo nos conduce, a Jesucristo. Sí, mis amigos, el espíritu Santo que proviene de Dios, que Dios envía a la Humanidad, para que nosotros seamos convencidos de nuestra necesidad, nos va a guiar, inequívocamente, a Jesucristo, nunca a otros medios, u a otros suplantadores. No se puede suplantar a Jesucristo. El apóstol Pablo cuando escribe a Timoteo dice: porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres. Jesucristo hombre. Y el apóstol Pedro también dice: en ningún otro hay salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en quien podamos ser salvos.

Mis queridos amigos, el apóstol, autor de la epístola a los hebreos, nos deja muy claro en el capítulo 1 versos, 2 al 4, que Jesucristo es el que murió por nosotros, sí mis amigos, todo el nuevo testamento nos habla de la muerte, del padecimiento del Justo. Por nosotros los injustos. El bueno por nosotros los malos él es el que derramó su sangre preciosa, precio de nuestra salvación, como dice el apóstol San Pedro en su primera epístola, que hemos sido rescatados no con cosas preciosas como oro Plata o piedras preciosas sino con la sangre de Jesucristo. Como de un cordero sin mancha.

Él es también el que resucitó por el mismo poder. Me encanta como dice Pablo en la epístola a los efesios. En el capítulo 1 en los versos 19 y 20. que el poder que levantó a Jesús de los muertos, el poder del Espíritu Santo, es el mismo poder que actúa en los que creen hoy. Además este Jesucristo es el que ascendió a los cielos. Es el que está sentado a la Diestra del Padre intercediendo por nosotros. No hay otro, léalo usted mismo en hebreos 7:25. él es el que está intercediendo por nosotros. Está al a diestra del padre, no hay otro ni otra. Él es el que vendrá a levantar a su pueblo. Léalo en hebreos 9:28. y él es quien ha de juzgar al mundo. Mis amigos. El espíritu de poder, que el Señor manda del cielo a través del espíritu Santo, es el que nos da poder para poder llegar a ser hijos de Dios.

¿Has llegado a ser hijo de Dios por el arrepentimiento genuino de tus pecados y por poner la fe genuina como señor y salvador de tu vida? Pero también recibimos un poder para vivir la vida cristiana, porque el espíritu Santo, nos conduce a la verdad y a la comprensión de la verdad.

Como dice Jesús en Juan 14:26 que el espíritu Santo nos guiaría a toda la verdad. La verdad fundamental, la verdad es fundamental, a la vida, para experimentar el gozo de la seguridad para experimentar el gozo de la paz, y de la confianza para experimentar el gozo de caminar firme, no tambaleándonos en la vida, Los cobardes son los que buscan otros caminos, generalmente los cobardes dicen, bueno, como todos los caminos conducen a Roma, como diciendo todas las iglesias o todas las creencias, todos los credos van al mismo Dios, hay una solo Dios, pero, todos son buenos, dicen, pero, yo tengo otra expresión.

Todos los caminos conducen al infiernoporque la Biblia dice: Solo un camino conduce a Dios. Y este es Jesús, los cobardes no pueden aceptar ni transitar el camino, con mayúscula porque se está refiriendo a Jesucristo. Porque no están dispuestos a las demandas del discipulado. Y Jesús nos deja ver en sus enseñanzas, que los valientes son los que entran en el Reino de Dios. Y no los cobardes. El que pone las manos sobre el arado, y mira hacia a tras, o sea, cobardemente mira, hacia atrás no es apto para el reino de Dios. Hay que ser valiente, hay que ser valiente mi querido oyente, para reconocerse pecador. El apóstol Pablo decía, yo soy el mayor pecador.

Hay que ser demasiado valiente para negar su ego. Sus sentimientos humanos. Hay que ser valiente para pedir perdón a Dios, hay que ser valiente para reconocer que solamente Jesucristo es el salvador. Y que fuera de él no hay más. Los cobardes tienen otras opciones. Para poner a cristo en primer lugar hay que arrepentirse, y recibirlo tal como dice la escritura. Dios lo ha puesto primero, no hay otro.

Para vivir en el poder del espíritu Santo, tenemos que dejar que el espíritu santo controle nuestra vida. Y que comience a producir el fruto que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, fe, bondad, mansedumbre, templanza, todas estas gracias especiales, mis queridos oyentes, les desafío a recibir del cielo, el poder para poder llegar a ser hijos de Dios. Arrepiéntete de tus pecados y pide que él entre a tu corazón.

Las 7 Dispensaciones de la Historia de la Salvación (8ª parte)
Espíritu de Poder (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>