El nuevo nacimiento del pueblo de Israel 1/3

Titulo: “El nuevonacimiento del pueblo de Israel” 1/3
  

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1123

“… el perdón de Dios no es solamente un incidente aislado, sino algo continuo. Es decir, el perdón es un poder que debe tener una influencia permanente en nuestra vida. Está presente para liberar de toda atadura y contaminación…”

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1123.mp3



“El nuevo nacimiento del pueblo de Israel” 1/3

¿Sabía usted estimado amigo que lamentablemente, en muchos grupos cristianos, el hecho de la renovación espiritual de Israel es encubierto?. Sin embargo, el firme propósito de Dios es que el pueblo judío y la tierra de Israel lleguen a gozar de una total redención cuando vuelva el Mesías.

En Zacarías 13:1-13 dice:“En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia. Y en aquel día, dice Jehová de los ejércitos, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más serán recordados; y también haré cortar de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia. Y acontecerá que cuando alguno profetizare aún, le dirán su padre y su madre que lo engendraron: No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Jehová; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetizare. Y sucederá en aquel tiempo, que todos los profetas se avergonzarán de su visión cuando profetizaren; ni nunca más vestirán el manto velloso para mentir. Y dirá: No soy profeta; labrador soy de la tierra, pues he estado en el campo desde mi juventud. Y le preguntarán: ¿Qué heridas son éstas en tus manos? Y responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos. Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos. Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella. Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá Jehová es mi Dios.”

Los tres últimos capítulos del libro de Zacarías tratan el gran tema de los acontecimientos de los últimos tiempos en Israel, que están íntimamente conectados con la segunda venida de Jesús. De ahí, que las narraciones de los capítulos 12-14, en muchas cosas, se entrelazan. El tema principal allí es el “Día del Señor”, es decir, los sucesos de la gran tribulación. En esos tres capítulos, la pequeña frase “en aquel día” aparece varias veces, y deja bien en claro que en esos capítulos se trata uno y el mismo tema

Ahora bien, veamos las consecuencias del arrepentimiento

“En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia”(Zac. 13:1). Este versículo sigue a lo experimentado en el capítulo 12:10-14. Israel mira a Aquél a quien ha traspasado; el espíritu de gracia es derramado y la ceguera de Israel es quitada. Así es como reconoce en Jesús al Mesías desechado, al Hijo de Dios y al Hijo del hombre.

A causa de eso, un movimiento de sincero arrepentimiento atraviesa todos los niveles de Israel y las consecuencias son perdón inmediato y ríos de agua viva. – El tamaño del sacrificio de Jesús no exige otra cosa de nosotros que un sincero arrepentimiento. No se nos pone otra condición más que esa, y el perdón seguirá de inmediato al arrepentimiento.

Justamente David, cuya casa es mencionada aquí, es un maravilloso ejemplo de eso. Cuando el rey de Israel, por indolencia, adulterio y asesinato, había pecado contra Dios, fue convencido de su pecado a través del profeta Natán. Entonces, David reconoció lo trágico de su transgresión y se arrepintió, y a ese arrepentimiento le siguió el perdón inmediato:“Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás”(2 S. 12:13).

Estimado amigo, el perdón de Dios no es solamente un incidente aislado, sino algo continuo. Es decir, el perdón es un poder que debe tener una influencia permanente en nuestra vida. Está presente para liberar de toda atadura y contaminación.” … y no habrá nunca más maldición”(Zac. 14:11). Es una fuente que ha sido abierta en contra del pecado y la contaminación. El perdón contiene un poder permanente, como el que proviene de una fuente que fluye siempre. De estos ríos de agua viva se desprende una renovación de vida constante. Por eso, el salmista ora:“Porque contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz”(Sal. 36:9).

Esta fuente de perdón y de vida brota sobre el Monte del Gólgota, donde Jesús entregó Su sangre para perdón de los pecados. Después que El murió:“… uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”(Jn. 19:34).

Todo el pueblo y toda la tierra de Israel entrarán en el disfrute total de la completa salvación. Eso es explicado mediante la imagen del sumo sacerdote Josué:“Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala”(Zac. 3:4). –“… dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado de la tierra en un día”(v. 9).

También el Nuevo Testamento habla de este futuro perdón para Israel, cuya base fue puesta sobre el Gólgota:“Y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad”(Ro. 11:26).

Veamos querido amigo la consecuencia de la verdadera conversión que incluye la soberanía total de Jesús en la vida de Israel, y con eso el abandono total de todos los pecados. ¡Así sucede también en nuestras vidas!“Y en aquel día, dice Jehová de los ejércitos, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más serán recordados; y también haré cortar de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia. Y acontecerá que cuando alguno profetizare aún, le dirán su padre y su madre que lo engendraron: No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Jehová; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetizare. Y sucederá en aquel tiempo, que todos los profetas se avergonzarán de su visión cuando profetizaren; ni nunca más vestirán el manto velloso para mentir. Y dirá: No soy profeta; labrador soy de la tierra, pues he estado en el campo desde mi juventud. Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”(Zac. 13:2-6).

Querido amigo, como ya lo dije hace unos momentos,así sucede en nosotros. Recordemos nuevamente que la fuente de perdón y de vida brota de donde Jesús entregó Su sangre para perdón de los pecados. De los míos y los suyos. Por eso es tan importante el arrepentimiento con el corazón humilde, y así nuestra limpieza de toda la impureza que tenemos. Jesucristo realizó toda la obra en la Cruz, por usted y por mi.¿Qué espera para entregarle su vida, y dejar que él lo use?

Es mi deseo que el rey infinito en poder y también en perdón, también sea el rey se su vida.

Jerusalén al final de los días 2/2
El nuevo nacimiento del pueblo de Israel 2/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>