El Gran Cambio (3ª parte)

El Gran Cambio 
(3ª parte)

Autor: Norbert Lieth

  Hoy en día, nuestro mundo se caracteriza por cambios radicales, actos violentos, terrorismo, revoluciones, manifestaciones, sublevaciones y liberalidad. En la historia reciente se sucedieron diversos y grandes momentos cruciales. La Biblia habla de un cambio que caracterizará a la sociedad en los últimos días. Puede que lo mencionado ya sea parte de eso.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1982 – Estudio Bíblico
El Gran Cambio (3ª parte)



Estimados amigos oyentes, es un gusto para mí estar nuevamente junto a ustedes. Como se dijo, continuamos ahora con la lista de señales que caracterizan los postreros días, que nos ofrece 2 Timoteo 3:1 al 6:

En undécimo lugar, también habrá hombres:Calumniadores(del griego: diaboloi).El diablo por un lado es eldiabolos, es decir el desordenador, y por otro lado el acusador (como vemos en Ap. 12:10). Los postreros días verdaderamente son tiempos diabólicos, llenos de acusaciones falsas, en las cuales la verdad es tergiversada y los valores son desplazados. La verdad es declarada como mentira y como injusticia, y la mentira es elevada como verdad. Por ejemplo: Dios es declarado como no-existente, y la creación es convertida en Dios. Lo que la Palabra de Dios dice sobre el pecado es despreciado. Los pecados contra el medio ambiente, al contrario, son tomados en cuenta y sancionados lo más estrictamente posible.

En Londres, por ejemplo, los islamistas y sus simpatizantes, a través de protestas constantes y en parte violentas, lograron obligar a que se cerrara la filial principal de la empresa israelí Ahava (amor), que produce productos medicinales. La policía no fue capaz de proteger los comercios.

Quien cree en la Biblia, confiesa creer en ella y desea vivir de acuerdo a ella, puede ser demandado judicialmente y convertirse rápidamente en un perseguido que molesta a la sociedad. Es obvio que es diferente si uno cree en el Corán. A fines del 2006, una señora alemana proveniente de Marruecos, denunció a su esposo marroquí porque él la había golpeado. La denuncia fue rechazada con la argumentación de que ella tendría que haber sabido que los musulmanes golpean a sus mujeres – ¡porque, después de todo, eso está en el Corán! 

En duodécimo lugar, también habrá hombres:Intemperantes, desenfrenados, desconsiderados.Esto significa: inconstantes, incontinentes, que dan rienda suelta a todos sus impulsos. Es un cambio sin el Espíritu Santo (cuyas consecuencias se mencionan en Gá. 5:16 al 21).

En trigésimo lugar, habrá hombres:Crueles, brutales, violentos, bárbaros.Esto significa: impulsivos, que no muestran sentimientos, desenfrenados en la ira, rápidos e incontrolados para golpear. El acoso en el patio de la escuela, o en el lugar de trabajo, seguramente también es parte de esto. Mientras sirva a los intereses propios, se utiliza el derecho de manifestación. Los policías son atacados e insultados. Y, al contrario, cuando los que piensan diferente van pacíficamente a la calle por sus convicciones, a menudo son estorbados violentamente (por ej., en las manifestaciones contra el aborto). A los de la extrema derecha a menudo se les restringe justamente, pero a los de la extrema izquierda a menudo se les tolera. Si las víctimas de regímenes comunistas van a la calle para manifestar contra los elementos izquierdistas, son atacados.

En cuadragésimo lugar, también habrá hombres:Aborrecedores de lo bueno.Se trata aquí de quienes desprecian las virtudes, de los que rechazan el amor a lo bueno. Llegan a la resistencia activa contra lo bueno, contra toda moral. Se propaga la desobediencia civil, se lleva adelante el asunto de la igualdad de géneros, y se fomenta la infidelidad matrimonial. El grupo de presión de los homosexuales, por ejemplo, cada vez influencia más a su favor, también, a los medios de comunicación y al sistema legal.

En quincuagésimo lugar, también habrá hombres:Traidores.Esto nos recuerda a Judas, quien llegara a ser el traidor de Jesucristo. En los postreros días habrá un paralelo, en el cual una cristiandad apóstata traicionará la doctrina de Cristo y ofrecerá ayuda al anticristianismo. Otras doctrinas, sin ser la de la Biblia, serán llevadas adelante y caracterizarán cada vez más a los así-llamados estados cristianos, mientras que las enseñanzas bíblicas serán despreciadas. Justamente un profesor de teología parece haber dicho que: “Quien toma la Biblia en forma literal, no la toma en serio.”

Helmut Matthies señaló que, a esta altura, también en las iglesias ya hay más personas que creen más en los dogmas del medio ambiente que en el del nacimiento virginal de Jesús. Algunos eclesiásticos son considerablemente más conocidos en público por sus advertencias de cambios climáticos, que por estimular la fe en Dios. Y, según Franklin Graham (hijo del evangelista norteamericano Billy Graham), el nombre de Jesucristo es cada vez más desplazado de la vida pública, ya que si bien uno puede públicamente orar a “un dios”, no puede orar a Jesucristo.

En sexagésimo lugar, habrá hombres:Impetuosos, desconsiderados, atrevidos. Otras traducciones dicen: “Actuando bajo la presión de la pasión.” Estos son, por ejemplo, los aventureros que ya no temen ningún riesgo, que se las juegan todas.

En septuagésimo lugar, habrá hombres:Infatuados. Que sólo se dan importancia a sí mismos. Que sólo tienen en mente sus propios objetivos.

Y, por último, en octogésimo lugar, habrá hombres:Amadores de los deleites más que de Dios. Esto describe un estilo de vida que deja totalmente fuera a Dios. La gente está abierta a todo lo que promete diversión, pero cerrada a todo lo que es de Dios. La palabra en inglés “fun” (diversión), se ha vuelto la quintaesencia de la vida (la sociedad de la diversión). La Biblia, incluso, en Fil. 3:19, habla de personas cuyo vientre es su Dios.

Correspondiendo totalmente a la tendencia de todo lo mencionado hasta ahora, se ha publicado una obra titulada “El Comité Invisible” (de Edición Nautilus) que ya se ha vuelto un éxito de venta. Este libro trata de una nueva cultura de protesta, que convoca a atentados, y a un estilo de vida financiado por medio del robo y el fraude. Según la revista factum, el libro es un manifiesto anarquista, un escrito contencioso que atiza la violencia y la anarquía: “El carácter de diversión del motín como escenario para actuaciones narcisistas es característico y típico de la época. La protesta que recomiendan los anarco-radicalistas, sigue totalmente a las leyes de atención del mercado.” Thomas Lachenmaier escribe en factum sobre este libro, entre otras cosas, lo siguiente: “… para nuestro tiempo seguramente es determinante el hecho de que el espíritu de esta época se aleja de la imagen cristiana de Dios, y se presenta cada vez más abierto.

El Yo con un egocentrismo narcisista se pone cada vez más claramente en el centro de la forma de pensar. … El espíritu del tiempo del alejamiento de Dios, del egocentrismo, del rechazo de los valores que se hicieron realidad con la Biblia, encuentra aquí una expresión radical. El comentador de televisión norteamericano de la derecha conservadora, Glenn Beck, dijo acerca de este texto que es ‘posiblemente lo más malicioso que yo haya leído’. … El escrito contencioso describe una postura básica que hace mucho ya está latentemente difundida en la sociedad. … El texto incita a un estilo de vida que toma en serio la visión anticristiana del mundo, que en forma subliminal caracteriza a nuestro tiempo. Incita a un día a día de terrorismo. Es un documento de una destructividad prácticamente no vista con anterioridad. … A sus seguidores les recomienda un modo de vida muy especial: ‘Aprender a luchar en la calle, apoderarse de casas vacías, no trabajar, amarse locamente y robar en los comercios’. … habría que conseguirse armas, realizar atentados, comenzar ataques de piratería informática, robar y, sobre todo, ‘causar una cierta fiebre táctica – y atizarla como se atiza el fuego’. Esta lucha, según la interpretación de la revista, ha comenzado ya hace mucho: con engaño social, daños materiales, motines, automóviles incendiados en París, Estrasburgo, Berlín. … Ellos se imaginan una sociedad en la cual el desorden aumenta excesivamente. … Ni siquiera una decisión democráticamente legítima es imperativa para estos anarquistas post-democráticos. Cada uno es su propio prójimo y su propia norma en esta nueva ideología, y él decide contra qué y contra quién quiere luchar. … Ya a casi nadie le parece reprochable si algunos grupos cometen infracciones legales, con motivo de imponer los objetivos que ellos subjetivamente consideran como ‘buenos’. … Se lucha, incluso, contra resoluciones logradas sobre la democracia directa. …  Con la marcha de los del 68 a través de las instituciones, la manera de pensar de ellos avanzó hasta los mismos líderes de las autoridades públicas y las oficinas gubernamentales. … Acerca del hecho de que en su ciudad no pasa ni una semana sin que los radicales incendien varios automóviles y queden impunes, el presidente de la policía de Berlín dijo, encogiéndose de hombros, que sencillamente los dueños de automóviles de gran valor no deberían estacionar sus vehículos en Kreuzberg (que, queremos acotar, no es uno de los mejores barrios de Berlín). Pues, esto sería ‘una provocación’.”

Los anteriormente mencionados 18 puntos apocalípticos,se resumen en el punto 19:“Tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella”. Otra traducción dice: “Pero de la doctrina verdadera, del poder del cual vive la piedad verdadera, de ella no quieren saber nada.”

 

El Gran Cambio (2ª parte)
El Gran Cambio (4ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>