Cuidados Odontológicos Desde Temprana Edad

Cuidados Odontológicos Desde Temprana Edad

Beatriz Moleri quien es odontóloga aconseja a las futuras madres y a las madres con bebés como procurar una efectiva prevención en cuanto a la salud bucal. Consejos prácticos a tener en cuenta desde el momento en que sabes que estás embarazada.


DESCARGARLO AQUI: 
EA553 – Entre Amigas –
Cuidados Odontológicos Desde Temprana Edad



Receta: Bifes a la Criolla


Entrevista con Beatriz Moleri

Sandra: Amigas, llegamos al tiempo de recibir a nuestra invitada. En este caso es una amiga desde mucho tiempo. Hoy nos convoca un tema profesional y, queremos darle la bienvenida a la Odontóloga Beatriz Moleri, y queremos darle la bienvenida a la mesa de trabajo.

Beatriz: Muchas gracias por invitarme.

Sandra: Queremos brindarle un servicio a nuestras amigas, sobre la odontología, sobre la atención de la salud bucal y los niños. Muchas somos madres, tías, abuelas, ó maestras en la escuela dominical. ¿Desde cuando hay que empezar a cuidar los dientes de los nenes?

Beatriz: Se empiezan a cuidar desde la gestación. Desde que la mamá está embarazada y sabe que tiene un bebé en su panza, debe tener un embarazo vigilado con los controles médicos que exija para que el crecimiento de ese bebé sea correcto y detectar alguna patología a tiempo. Pero, no solamente debe controlarla el médico, sino también el odontólogo. Ahora, ¿Por qué? Porque en primer lugar, en la boca se encuentran bacterias, se encuentra la puerta de entrada a enfermedades que pueden afectar a todo el organismo. De esta manera el odontólogo puede detectar qué es lo que causa infección y además si esto afecta o no al embarazo.

Hay muchas madres que sufren mucho en la etapa de gestación, por causa de las patologías bucales que todavía no tienen mucha explicación. Lo que sí tiene explicación es que durante el primer trimestre hay mucha acidez. Y eso hace que se cambie el Ph, un Ph ácido. Por eso, es muy importante controlar la higiene. Luego de vomitar, luego de sentir de que se tiene ese reflujo, entonces, es conveniente cepillarse los dientes. También puede existir alguna enfermedad periodontal por algún cambio hormonal.

Existen muchas enfermedades que pueden prevenir, pero, hay otras que no. Hay madres que terminan su embarazo con una salud bucal bastante deficiente. Pero es importante que consulte durante el embarazo y se controle.

Sandra: Pensando en las madres que viven en comunidades indígenas, que nos escuchan en lugares en los que llega la radio pero que no tienen muchos adelantos en lo odontólogo, existen, algunas creencias populares, mitos, de que comiendo una manzana se mantiene más limpia la dentadura. ¿Qué nos puedes decir acerca de esto?

Beatriz: Lo de la manzana es un mito, ya que existen azúcares que se depositan en los dientes y en cuestiones del alimento con azúcar, ha provocado todo un problema con la caries. Y aquellos comestibles de verduras, deben masticarse. Aquellos como la zanahoria, que son fibrosos pueden ir limpiando los surcos. Los azúcares deben evitarse. Si tal vez no se dispone de pasta dental, con un cepillo y jabón, de puede suplir esa necesidad. luego hay que enjuagar correctamente la boca; si no se dispone de un hilo dental, entonces, se puede utilizar un hilo de cocer que esté limpio.

Las bacterias responsables de la enfermedad de caries, la madre puede transmitírsela a su bebé de manera temprana. Puede ser que no pase hasta que el bebé tenga aproximadamente 2 años. Pero si la mamá se las transmite temprana mente, ya que es la que tiene mayor contacto con el bebé, entonces van a producir enfermedades más tempranamente, cuando recién erupcionan los dientitos.

Debe controlarse durante el embarazo y luego, para que su boca esté sana y no pase esas bacterias al bebé.

Sandra: Ahora, ¿cómo podemos cuidar la salud bucal de un bebé?

Beatriz: Cuando pensamos en salud bucal, pensamos también en todas las estructuras que están dentro de la boca que deben desarrollarse correctamente para que luego no se produzcan otro tipo de patologías como las mal oclusiones. Estas hacen que el niño muerda mal y hace que se vean afectadas otras cosas. Cómo crece la articulación, cómo se están formando los músculos, la postura, los hábitos, todo eso va a afectar el tema de las mal oclusiones. Y por eso, el pediatra, junto con el odontólogo tienen que ir viendo todas esas cosas.

De la primera manera en la que el bebé se alimenta es a través del amamantamiento. Succión, respiración, y más tarde masticación son los estímulos necesarios para que se de un correcto crecimiento en ese macizo facial.

La alimentación debe darse cuando el pediatra lo indica y va directamente ligada con el crecimiento de ese bebé.

La función de amamantamiento exige al bebé alimentarse por la boca y a respirar por la nariz. Aparecen respiraciones que son bucales, por ejemplo, si el niño respira de manera agitada y entonces puede ocurrir que lo haga por costumbre, así se desencadena una problemática como la que mencionábamos hoy de mal oclusiones, de re secamiento de la boca y ser más propensos a las caries y todo lo demás.

A través del amamantamiento, se dan movimientos antero posteriores, de adelante hacia atrás, se activa el sistema muscular, se remodelan las articulaciones, y todo esto, es, para prepararlo para recibir la dentición.

Sandra: Es excelente cómo Dios ha preparado todo.

Beatríz: Sin lugar a dudas que sí. La duración mínima serían 6 meses. Actualmente por trabajo y otras razones es difícil continuar con el amamantamiento pero lo mejor sería continuar hasta el año de vida del bebé. A partir de los 5 a 6 meses se incorpora la alimentación sólida también. En caso de sustituir el amamantamiento por el biberón, porque bien sabemos que no se puede amamantar es importante que la tetina sea una tetina corta, de consistencia firme y que posean una perforación única. Hoy ya pueden conseguirse tetinas de acuerdo a la edad del bebé. Hay que respetar esa perforación que al principio es muy pequeña. Hay madres que dicen que al principio ellas no ven esa perforación. El bebé debe trabajar con su cavidad bucal para que ocurra un buen desarrollo. Se generan hábitos en los bebés que luego son difíciles de sacar como chuparse el dedo. Tal vez cuando son muy pequeñitos no pasa nada, pero a medida que van avanzando los meses, ese hábito no puede sacarse con nada. Es mejor en ese caso el chupete. Ese chupete debe ir sin azúcar, sin miel, pues se va creando el ambiente cariogénico en la boca. Vienen chupetes anatómicos y adecuados a la edad del niño. Si ese chupete se cae al piso, algo importante es no meterlo a la boca del papá, ya que pueden haber más bacterias de las que hay en el piso. O se limpia con agua o con la ropita del bebé. El chupete no se puede usar más allá de los 2 años.

Es importante que los papás tengan estos cuidados desde el inicio, pues a veces pasa que viene un nenito de 5 años a consulta y ya con esta edad tiene una muela que no puede salvarse, por el tema de la caries. Y es traumático venir al odontólogo desde tan chiquitos y más, para sacarse una muela. Y esto así, no es deseable. Pero, es bueno, sí, que los pediatras lo están exigiendo.

Una manera importantísima de prevención, lo es la Higiene. ¿Cómo es la higiene en los bebés y en los niños?

En los bebés, que a veces pensamos que como se amamanta no pasa nada, si se acumula placa en la lengua y en los rodetes. Estos son todos los lugares en los que luego van a estar los dientitos. Entonces, puede limpiarse con una gasa humedecida en suero fisiológico, o con agua hervida. Lo más importante no es que se haga todas las veces en las que el bebé se amamanta sino más bien cuando se amamanta la última vez en la noche. Pues esa placa, puede provocar una contaminación con hongos. Entonces, ahí, ya hay que utilizar una medicación, y es más fácil prevenirlo limpiando esos sectores: rodetes y lengua.

A partir del primer dientito, hay que comenzar a cepillar. El primer diente sale entre los 6 y 8 meses. Hay que estar alertas ya que el bebé nos va a indicar ya que va a estar desesperado, mordiéndose los dedos, va a haber un bajón de las defensas por lo tanto el bebé puede agarrarse otras cosas como diarrea, y lloran sufren. Para eso se pueden usar mordillos, que se colocan en la heladera de gel frío. Estos provocan un alivio para ellos. Se pueden calmar esos dolores con mordillos, con masajes en las encías

Luego de que sale el primer diente, dijimos que debemos cepillarlo, y para esto hay algunos cepillos que se colocan en el dedo índice de la mamá y lo más importante es no usar pasta dental hasta los dos años. Solamente con agua. Es importante que el niño se cepille, que se haga amigo del cepillo que ya desde pequeño vaya conociendo el hábito de cepillarse de maneras creativas que los padres se lo pueda mostrar. Ya vienen pastas adecuadas para luego de los 3 años, que traen menos concentración de flúor. Pero igual deben administrarlas los padres para evitar que el niño las ingiera y les cause algún trastorno estomacal.

El cepillado debe ser de dientes, lengua y encías. Se debe tener en cuenta que el cepillo debe adecuarse al niño, los hay con diferente mango, para que él pueda utilizarlo adecuadamente.

Cuando sale el primer molar, existe un apiñamiento de todos los dientes y ocurre que ahí se pueden formar caries. Pero, el adulto que está con él debe ayudarle, ya que van a salirle 4 muelitas que son permanentes.

No siempre es necesario sellar los dientes pero sí es necesario cuando hay muchos surcos profundos.

Sandra: Quedas invitada para cuando quieras regresar!


Beatriz: Muchas gracias y que realmente sirva a las mamás.


Una Piedra Cae al Agua y Hace sus Ondas
Drogadicción – Existe la Salida (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>