Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 2).

Titulo: “Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial” (parte 2).

Autor: Norbert Lieth
Nº: PE867
Locutor: Gerardo Rodríguez

Satanás arde en furia por las promesas de Isaías 2:2-3, y transmite su odio voraz a todos cuantos se puedan unir contra Jerusalén e Israel. Por eso, no debería llamarle la atención, querido oyente, que el enemigo también ataque su vida de fe con tanta vehemencia. Pues también usted tiene grandes promesas bíblicas, que Dios quiere cumplir en y a través suyo.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE867.mp3



“Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial” (parte 2).

La causa del conflicto

Estimado amigo, leemos juntos el pasaje de Isaías 2:2-3. Dice así: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas''.

Aquí se profetiza: 

· que Jerusalén ha de ser exaltada sobre todas las ciudades de este mundo;

· que Jerusalén se convertirá en la capital de todas las naciones;

· que los pueblos habrán de encontrar orientación e instrucción en Jerusalén.

Hombres de estado como Bush, Putin y otros recibirán directivas en Sion, es decir en Jerusalén, porque allí habrá de estar el trono del Señor de señores y Rey de reyes. Satanás arde en furia por estas promesas y transmite su odio voraz a todos cuantos se puedan unir contra Jerusalén e Israel. Por eso, no debería llamarle la atención, querido amigo, que el enemigo también ataque su vida de fe con tanta vehemencia. Pues también usted tiene grandes promesas bíblicas, que Dios quiere cumplir en y a través suyo.Y, por si fuera poco, a usted le aguarda un futuro de gloria indecible.

Pero, volvamos al glorioso futuro de Jerusalén, profetizado también por Jeremías: “En aquel tiempo llamarán a Jerusalén: Trono de Jehová, y todas las naciones vendrán a ella en el nombre de Jehová en Jerusalén; ni andarán más tras la dureza de su malvado corazón'' (Jeremías 3:17).

Aquí se dice claramente: 

· que Jerusalén se convertirá en el trono del rey de Israel, el Mesías Jesucristo;

· que las naciones acudirán a ella “en el nombre de Jehová'';

· que las naciones dejarán la dureza de sus corazones.

Ya no se peregrinará hacia la Meca ni hacia Lourdes, sino hacia Jerusalén, la ciudad del gran Rey. Todos reconocerán al Señor y lo buscarán en oración.

Paralelamente a esto, quisiera mencionar dos profecías más de Zacarías: “Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová'' (Zacarías 8:22). “Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre.Toda la tierra se volverá como llanura desde Geba hasta Rimón al sur de Jerusalén; y ésta será enaltecida, y habitada en su lugar desde la puerta de Benjamín hasta el lugar de la puerta primera…'' (Zacarías 14:9-10).

Las naciones intentarán quitar a Jerusalén de su posición; tratarán de deshacerse de ella como si fuera una pesada carga. Pero cualquiera que lo intente, saldrá lastimado, pues “Jerusalén será enaltecida''.

Satanás es el autor del conflicto

Si se habla de Satanás, o del diablo, no son pocas las veces en las que uno se topa con una sonrisa arrogante y compasiva. Pero, ¿cómo si no puede ser explicado el pecado, del cual brotan la envidia, el sentimiento de inferioridad, la altanería, la disputa, la guerra, la sangre y las lágrimas? ¿Es el pecado fruto de la evolución? ¿O acaso la “leche original'' estaba agria? No, todo lo contrario: La caída es una trágica realidad (Génesis 3:1 en adelante). Satanás utiliza lo que sea para poder cumplir su propósito: toma la apariencia de una serpiente, o adquiere forma de “ángel de luz'' (2 Corintios 11:14). Como “padre de mentira'' (Juan 8:44), Satanás muchas veces proclama, a través de “sus ministros'' (2 Corintios 11:13-15), verdades a medias, que si se miran con mayor detenimiento resultan ser mentiras completas.

Este enemigo original de Dios conoce la Biblia de cabo a rabo. Sabe que Jesucristo va a regresar y que, en ese momento, habrá llegado su hora. Satanás sabe que tiene poco tiempo y eso lo llena de ira (Apocalipsis 12:12). ¿Qué es lo que hace en esta gran ira? Persigue a la mujer (Israel) que ha dado a luz al niño (Jesús) (versículo 13).

Satanás por todos los medios quiere impedir el regreso de Jesús. Pero como sabe que no tiene ninguna chance en la lucha directa contra Dios y Jesucristo, intenta lograrlo por otros medios. Quiere aniquilar, o quitarle sus tierras, a aquel pueblo al cual se refieren las promesas de Su regreso. De manera que el regreso del Hijo de Dios, está inseparablemente relacionado con la existencia del pueblo judío en su propia tierra. ¿A dónde regresará Jesús? La Biblia dice: “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el Monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente…'' (Zacarías 14:4). En base a esto y a la relación completa de la Biblia, concluyo que Jesús sólo habrá de venir cuando Israel se encuentre en su tierra.

Satanás es el “dios'' y “príncipe'' de este mundo, y hace su obra en los hijos de desobediencia ( Efesios 2:2), contra los creyentes en Cristo (iglesia) y contra aquellos a los cuales se refieren las promesas de un reino mesiánico terrenal divino (Israel). Por eso, la carta a los Efesios dice: “… no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes'' (Efesios 6:12).

Bajo la autorización de Dios, Satanás junto a su ejército de demonios (= ángeles caídos), domina este mundo o, bien, a todos los pueblos que no son parte del reino de Dios ni de la Iglesia de Cristo. Inspiradas y engañadas por este gobernante mundial, las naciones se vuelcan contra Israel y contra todos aquellos que incondicionalmente creen en la Biblia. Un ejemplo puede ser Frank Graham, hijo de Billy Graham, quien hace poco dijo que el dios del islam no era el mismo que el Dios de los judíos y de los cristianos. Expresó que Alá era “otro dios'' y que el islam era una religión maligna. Como ejemplo, enunció diferentes pasajes del Corán y mencionó el trato de los islámicos hacia aquellos que profesan otra religión, entre otras cosas, también, el ataque terrorista del 11 de Setiembre. Según él los secuestradores del avión y los suicidas no eran ni cristianos ni judíos, si no personas que creían en el Corán. Frank Graham fue atacado duramente por la prensa estadounidense debido a esta clara posición hacia el islam. Muchos simpatizantes de Graham se han distanciado de estas declaraciones. Si alguien dice la verdad, todo el infierno se levanta contra él.

Pero quiero volver a subrayar, que satanás, este enemigo original de Dios conoce la Biblia de cabo a rabo. Sabe que Jesucristo va a regresar y que, en ese momento, habrá llegado su hora. Satanás sabe que tiene poco tiempo y eso lo llena de ira. Como sabe que no tiene ninguna chance en la lucha directa contra Dios y Jesucristo, intenta lograrlo por otros medios. Quiere aniquilar, o quitarle sus tierras, a aquel pueblo al cual se refieren las promesas de Su regreso: Israel.

Como creyentes también sentimos esta lucha espiritual, pero queremos animarnos mutuamente a ser fieles, porque el Señor está con nosotros y en su Palabra nos dice así: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”.

Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 1).
Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 3)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>