Bautismo (1ª Parte)

Bautismo 
(1ª parte)

Autor: William MacDonald

  La palabra discípulo ha sido por demás utilizada, y cada usuario le ha dado el significado de su conveniencia. El autor de este mensaje nos lleva a examinar la descripción de discipulado que presentó Jesús en sus enseñanzas, la cual se halla también en los escritos de los apóstoles, para que aprendamos y descubramos más acerca de este concepto.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1879 – Estudio Bíblico  –  Bautismo (1ª Parte)



¿Cómo les va amigos? ¡Muy bienvenidos! Como ya se dijo, el tema en esta ocasión es el Bautismo. Para que alguien pueda discipular a otra persona, debe asegurarse que dicha persona entienda el significado del bautismo y que la misma haya sido bautizada. Debe guiarla a través de las siguientes preguntas, paso a paso.

La primera pregunta es: ¿QUÉ ES EL BAUTISMO?

El bautismo cristiano es una ceremonia por la cual el nuevo creyente, públicamente, declara que es un seguidor del Señor Jesucristo. Le está diciendo adiós a su antigua forma de vida. En lenguaje figurado, está testificando que ha muerto con Cristo, que fue sepultado con Cristo y que resucitó para caminar en novedad de vida.

El bautismo es un compromiso de lealtad a Jesús como Señor. Es un entierro simbólico del viejo yo. También es un compromiso a vivir en obediencia a Cristo.

La segunda pregunta es: ¿QUIÉN DEBERÍA BAUTIZARSE?

Todo aquel que declare haber nacido de nuevo a través de la fe en Cristo debería bautizarse. Esta ceremonia no es una garantía de que la persona sea verdaderamente salva.

Eso se demostrará a los demás por la evidencia de una vida transformada, a medida que avanza el tiempo. El bautismo se realiza en base a la profesión que la persona hace de haber confiado en Cristo para su salvación.

La tercera pregunta es: ¿CUÁNDO DEBERÍA BAUTIZARSE?

En el Nuevo Testamento la Iglesia practicaba el bautismo inmediato. Tan pronto como una persona se arrepentía y creía en el Salvador, era bautizada. No había un período de espera.

La cuarta pregunta es:¿QUIÉN DEBERÍA BAUTIZAR?

En la Gran Comisión (de Mt. 28:19), Jesús enseñó a Sus discípulos a bautizar a aquellos que se aferraban a la fe cristiana. En ningún lugar se insinúa siquiera que sólo aquellos que fueron “ordenados por los hombres” podían administrar las ordenanzas de la iglesia.

La quinta pregunta es:¿CÓMO DEBERÍA HACERSE ?

La iglesia primitiva practicaba el bautismo por inmersión, es decir, sumergiendo momentáneamente la persona completamente debajo del agua, para luego hacerla emerger. Más adelante, algunas iglesias adoptaron la práctica de la aspersión o verter agua sobre la cabeza.

Juan bautizaba en Enon, debido a que había mucha agua allí (así leemos en Jn.3:23). Cuando Felipe bautizó al Etíope eunuco, ambos descendieron al agua, tanto Felipe como el oficial, y ambos surgieron del agua (esto está escrito en Hechos 8:38 y 39). Únicamente la inmersión refleja el verdadero significado del bautismo; es la sepultura del viejo hombre y la resurrección de una nueva persona en Cristo (como se menciona en Ro. 6:4). Únicamente la inmersión simboliza la verdad de ser plantados en la semejanza de la muerte de Cristo (como lo afirma Ro. 6:5).

La sexta pregunta es:¿LOS BEBÉS DEBERÍAN BAUTIZARSE?Sería en vano que buscara en toda la Escritura para encontrar alguna referencia al bautismo de niños. La Biblia guarda silencio sobre el tema. Los rituales de algunas iglesias, en realidad, dicen que el bautismo hace que un bebito sea miembro de Cristo y heredero del reino de Dios. Ésta es una enseñanza antibíblica, y no sólo es una negación del verdadero evangelio, sino que además no lo demuestra la subsiguiente vida de muchos que fueron bautizados siendo bebitos.

La séptima pregunta es:¿EL BAUTISMO ES NECESARIO?No es necesario para la salvación. Más de 150 veces en el Nuevo Testamento, la salvación se presenta como un regalo para aquellos que confían en la persona y en la obra del Señor Jesús. Si el bautismo fuera necesario para la salvación, ¿por qué Jesús nunca bautizó a otros (como vemos en Jn. 4:1 y 2)? ¿O por qué Pablo se regocijó de haber bautizado a unos pocos (en 1 Co. 1:14 al 16)? ¿O cómo es que el ladrón que fue crucificado junto al Señor fue al cielo sin ser bautizado (según las palabras de Jesús de Lc. 23:43)? Si Cristo culminó la obra necesaria para nuestra salvación (como menciona Jn. 19:30), ¿por qué es necesario agregarle el bautismo a Su obra terminada? Cuando la casa de Cornelio creyó, los allí presentes recibieron el Espíritu Santo y, entonces, fueron todos salvos. Fue luego de esto que se bautizaron (como podemos leer en Hechos 10:44).

Pero, el bautismoesnecesario por razones de obediencia. Es un mandamiento en el Evangelio de Mateo, puesto en práctica en el libro de Hechos, y explicado en Romanos 6. Es una de las dos ordenanzas de la iglesia cristiana (la otra es la Cena del Señor), y por lo tanto es importante. Puede ser que una persona vaya al cielo sin ser bautizada, pero quedará sin bautizarse para toda la eternidad. Es algo que podemos hacer en la tierra (lo cual no podremos hacer en el cielo) para complacer el corazón de Cristo.

La octava pregunta es:¿QUÉ DE LOS VERSÍCULOS QUE A MENUDO SE USAN PARA ENSEÑAR QUE EL BAUTISMO ES NECESARIO PARA LA SALVACIÓN?Por ejemplo, Juan 3:5, que dice:“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.En realidad, no se menciona el bautismo aquí. El agua, algunas veces, es usada como símbolo de la Palabra y del Espíritu Santo, pero nunca del bautismo. Los judíos sí tenían lo que se conocía como un bautismo proselitista, para los gentiles que se convertían al judaísmo, pero Jesús seguramente no le estaba hablando de esto a Nicodemo, ya que éste no era un convertido; él no sólo era un judío de nacimiento, sino también un gobernador de los judíos. Jesús no podía estar hablando del bautismo cristiano debido a que la iglesia cristiana no comenzó a existir hasta el día de Pentecostés.

Otro ejemplo es: Ef. 5:26, que dice:“…para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la Palabra”.Tampoco se menciona el bautismo aquí. El lavamiento del agua es por la Palabra, no por el bautismo.

En Tito 3:5, leemos:“… nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por Su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”.Tampoco se hace mención del bautismo aquí.“El lavamiento de la regeneración”significa la limpieza que se produce por el nuevo nacimiento.

Marcos 16:16, dice así:“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere será condenado”.Aquí no dice que el bautismo es el medio de salvación, sino la esperada confesión pública que le sigue. La última parte del versículo muestra que únicamente la fe es el medio de salvación.

El tiempo se nos ha acabado, pero seguiremos con más ejemplos en el próximo programa. ¡Hasta entonces, y qué Dios les bendiga!

 

Salvación Eterna (2ª Parte)
Bautismo (2ª Parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>