A punto de caer

Titulo: A punto de caer

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE978

 

¿Sabe usted qué es lo que debe hacer cuando está “a punto de caer”?

Escuche esta alentadora audición,  basada en el Salmo 38, versículos 17 al 22, la cual dará respuesta a sus interrogantes.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE978.mp3



A punto de caer

 

¿Cómo están mis amigos? Es un placer llegar una vez más hasta vuestros hogares y compartir con Ustedes las maravillosas noticias del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. En este día  yo quiero invitarles a que si Usted tiene una Biblia a mano, pueda estar buscando en el medio de la misma el libro de los Salmos. Entonces busque el capítulo número  treinta y ocho.

 

 

En un momento estaremos meditando sobre las palabras de este salmo. ¿Saben que a veces la gente se burla de personas que están sufriendo a causa de sus errores morales? Es muy común que la gente se burle de aquellas personas que han caído. Son motivo de comentarios, a nivel de la familia, a nivel de los conocidos y generalmente se mofan, se burlan.

 

En este salmo; que es del rey  David se ve la condición de una persona que sufre por sus pecados  y si usted conoce algo de la historia de David va a entender más acerca de esto.

 

David fue un gran hombre, un hombre piadoso, un hombre temeroso de Dios, pero tuvo su debilidad y cayó en  un pecado moral. El sufrimiento aumenta por el rechazo de sus parientes y amigos. Su único recurso entonces es Dios. Amigos quisiera llevarles a reflexionar y a buscar en la propia vida si no está experimentando algo similar. Nosotros podemos decir que este salmo traza el triste camino de la persona enferma a causa de su pecado. Es realmente interesante la cantidad de salmos que él compone trasmitiendo y compartiendo sus vivencias con el pecado y las consecuencias del pecado y  luego cómo viene la confesión y la liberación de ese pecado. Tal vez te veas reflejado a ti mismo en este relato. Si esta es tu situación tienes que dirigirte a Dios y buscar su perdón y  ayuda así como lo hizo David.

 

En el versículo 17 dice: “Pero yo estoy apunto de caer y mi dolor está delante de mi continuamente.” La culminación del pecado: “…mi dolor está delante de mi continuamente…”Mi amigo, quizás estás a punto  de caer  o quizás ya has caído en el pecado y lo único que tienes en tu interior es dolor; dolor por lo que has hecho, dolor por lo que estás haciendo. Pero es posible que tu no tengas la fuerza para sobreponerte a ese dolor y en el versículo 18 él habla de  la necesidad de la confesión del pecado. Escucha lo que dice: “Por tanto confesaré mi maldad y me contristaré por mi pecado”. Mi querido amigo, esta es la decisión que tuvo que tomar David. Y, si tu estás viviendo una situación semejante, también debes optar por esto.

 

 

Confesar, Confesar  tu maldad, contristarte, dolerte por tu pecado. La  persona no puede pensar en otra cosa cuando está en esta  situación porque sus pecados  le acusan constantemente. Están como una gotera continua. No puede concentrarse  en la lectura, no puede concentrarse en su trabajo, no puede concentrarse aún en su vida de familia. Es necesario confesarlos pero por supuesto, a Dios primero y luego también a quién corresponda, si ha ofendido a su esposa, a su esposo, a sus  hijos a sus padres.

 

En tercer lugar  vemos el mal por bien. En el versículo 19 y 20 dice: “Porque mis enemigos están vivos y fuertes y se han aumentado los que me aborrecen sin causa. Los que me aborrecen sin causa, los que pagan mal por bien. Me son contrarios por seguir yo lo bueno.”

 

Aquí se le agrega su enfermedad y sus aflicciones, la burla el rechazo y la  maldad de sus enemigos aún cuando él está procurando hacerles bien. Qué triste mi amigo es  que cuando  estando una persona agobiada  por el propio dolor de su pecado, se su conciencia que le está acusando que se siente mal y  de yapa, como un postre encima, que los amigos se burlen. Pero vayamos al versículo 21 y 22. Dice: “no me desampares oh Jehová, Dios mío, no te alejes de mi. Apresúrate a ayudarme oh Señor mi salvación. Aquí encontramos la oración del arrepentido. Mi amigo, el único socorro es Dios. Su presencia, su constancia, su cercanía, su prontitud para responder a nuestro clamor. También encontramos en esta oración que el salmista reconoce a Dios como su única salvación y pide su pronta ayuda. Provengo de una ciudad en la que últimamente  ha aumentado el índice de suicidios y todos por motivos de pecado en la familia y una anciana decía: Pastor eso sucede porque no conocen a Dios  porque si conocieran a Dios acudirían a él y no llegarían a ese extremo. Amigo en tercer lugar, su decisión es la única  que puede traer  cambio en su vida ¿Estás dispuesto?

 

Estás dispuesto de venir a la presencia de Dios? ¿Estás apunto de caer con una situación tan dolorosa en tu  propia vida, pero  venir a Dios, a confesar tu pecado. Escucha al Señor, escucha la voz del Señor que te llama a un cambio, a un giro de 180º en tu vida, pero si estás dispuesto a confesar tu pecado y buscar su perdón. Si lo confiesas sinceramente, arrepentido de corazón, el Señor  perdona, la Biblia nos asegura, Dios nos asegura  que el que se arrepiente de sus pecados, él les perdona y olvida sus pecados pasados y le da una nueva vida en Cristo Jesús. Esto es para valientes por cierto, no para cobardes. Mi amigo, enfréntalo. Es un momento de decisión, un momento duro, pero es un momento que redundará para la felicidad y la seguridad de tu vida. Acércate a Jesucristo sinceramente y él no te defraudará porque cambiará toda tu vida, la relación con Dios y en la relación con tu prójimo. Que Dios te bendiga!

De Belén al Calvario 2/2
Obedecer con la lengua

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>