70 semanas (1ª parte)

70 semanas

(1ª parte)

Autor: Norbert Lieth

«Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón» (asi dice Apocalipsis 13:11). Veremos en este mensaje que la segunda bestia es el falso profeta, que utiliza su poder, autoridad e influencias, para promocionar al Anticristo.



DESCARGARLO AQUÍ
PE1762 – Estudio Bíblico
70 semanas (1ª parte)



Hola amigos! Como se ha dicho, muchas veces escuchamos: “Pero, la Biblia también está escrita por personas”. Entonces, nos preguntamos: ¿Hay pruebas sólidas de que esto no es así? ¡Sí, las hay! La revelación bíblica de las 70 semanas, en el libro de Daniel, es –entre muchas otras- una de las más contundentes. Queremos contemplar más detenidamente los nexos entre las profecías de Daniel, y el discurso de Jesús acerca de los últimos tiempos.

Cuando Daniel habla del “tiempo del fin”, se refiere al retorno de los judíos a su patria, a la gran tribulación, a la restauración espiritual de Israel y al pronto regreso de Jesús. Vamos a leer con atención, y a tratar de retener en nuestra mente, las palabras de Daniel 9:26:“Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones”.

El punto culminante de todos los enfrentamientos de guerra que se sucedan hasta el final, será, finalmente, la última desolación del anticristo. En Daniel 11:35,40,y 45 también se nos habla del tiempo del fin. Allí, también, se menciona que en ese tiempo se levantará el anticristo. El rey del sur y el rey del norte se levantarán contra Israel. El gobernador anticristiano apoyará inicialmente a Israel, pero finalmente lo ocupará. A continuación, en Daniel 12:1,4 y 9, dice que este tiempo del fin será un tiempo de gran tormento para Israel, pero que, en el mismo, Israel verá la salvación, y que, en ese tiempo, muchos en Israel llegarán al conocimiento de la verdad.

Uno de los dos ángeles que le aparecieron a Daniel, preguntó acerca de cuándo terminarían esas “condiciones inauditas” (lo podemos leer en Daniel 12:5 y 6), y se le respondió:“será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas”. Finalmente, en el vers. 13 vemos que se le dice a Daniel:“Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”. En el Nuevo Testamento, son los discípulos quienes le hacen una pregunta a Jesús y le llevan a hablar sobre los tiempos finales. Así lo leemos en Mateo 24:3:“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”. Los discípulos se referían al mismo tiempo que describe Daniel: al cumplimiento de la última semana para Israel, al tiempo del final. Así, también, es la respuesta de Jesús, en Mateo 24 y 25, acerca de la pregunta de los discípulos, en la cual, principalmente, diserta sobre el tiempo final.

En Daniel 9:27 se habla de un pacto de 7 años, el cual el gobernador anticristiano hará“con muchos”del pueblo.“Y por otra semana confirmará el pacto con muchos(quiere decir con la mayoría judía); a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda…”En vez de que sean traídos los sacrificios, se llevará a cabo la muchedumbre de la abominación. Jesús dice lo mismo en su discurso del tiempo final, en Mateo 24:12:“… y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”. Esto se refiere principalmente al pueblo judío. La “mayoría del pueblo” fue dispersada por todo el mundo en el 70 d.C. En Lucas 21:24, vemos que Jesús vio esto de antemano, y dijo:“Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”. Ya que el anticristo realizará un pacto con la mayoría del pueblo, Israel necesariamente, en ese tiempo, deberá haber vuelto a la tierra de sus padres.

Daniel escribe, en el cap. 9, vers. 27, acerca de la“muchedumbre de las abominaciones”en medio de la gran tribulación: “… a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador…”. Ya que según Daniel 12:1,4,7,9, y 11, la muchedumbre de la abominación se refiere claramente al tiempo final, no se puede haber cumplido nada primeramente en el pasado y, por eso, pertenece a la séptima semana. Jesús anuncia lo mismo que Daniel, en Mateo 24:15: “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)…” El Señor relaciona claramente esta abominación desoladora con el tiempo final, al decir: “Por tanto, cuando (o sea, al mismo tiempo de esta abominación)… (y concluye en el vers. 21, diciendo)… habrá entonces gran tribulación…” Y, luego, también dice, en los vers. 29 y 30: “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá… Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo… y verán al Hijo del Hombre viniendo”. Según este texto, no se trata de lo sucedido en el año 70 d.C., sino de la tribulación que sucederá poco antes de su venida.


Principalmente, es el evangelista Lucases quien relata sobre el discurso de Jesús acerca de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. En el cap. 21, vers. 6, cuando le hablan del templo preciosamente adornado, Jesús dice: “En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida”. Eso llevó a los discípulos a hacer una tímida pregunta: “Maestro, ¿cuándo será esto (la destrucción del templo)? ¿Y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder?”.

En el evangelio de Lucas, el Espíritu Santo deja de lado la pregunta de los discípulos sobre el tiempo final. Por eso, en su respuesta, el Señor tampoco menciona ninguna “abominación desoladora” y ninguna “gran tribulación”, sino que se basa en Daniel 9:26, cuando dice: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo. Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan” (así leemos en Lucas 21:20 al 24).

Mateo 24:3, en cambio, describe principalmente la gran tribulación del tiempo del fin. Por eso, en el Evangelio de Mateo la pregunta de los discípulos también es más amplia, preguntando también por ese tiempo: “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”. En su respuesta sobre la pregunta acerca del tiempo del fin, en el vers. 15, el Señor menciona la abominación desoladora: “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)…”


Daniel 12:1, describe esta tribulación venideracomo un tiempo de angustia, como nunca ha habido antes: “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro”. Jesús habla también de esta gran tribulación, de la misma manera que el profeta Daniel, en Mateo 24:21: “porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”.


Ministro de Propaganda del Anticristo (2ª parte)
70 semanas (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>