Vida nueva


DESCARGARLO AQUI:
EA603 – Entre Amigas –
Vida nueva



Receta: Biscochitos de manga


Entrevista con Liliana García

Sandra: Nuevamente estamos con Liliana García, ella después de una experiencia un poco especial, puedo conocer al Señor como su salvador personal.

Liliana:Si, ahora tenemos una nueva vida, volví a nacer y quiero vivir para el, para llevar su palabra a todos.

Sandra: ¿Cómo está compuesta tu familia?

Liliana:Estoy casada, mi esposo es oficial de policía y ya se está por jubilar. Yo soy educadora social y trabajo en el INAU, que es una dependencia del estado. Y es un internado para niños que fueron abandonados. Tenemos dos hijos, Claudia de 29 años y Nacho de 21.Tambien tenemos una nieta Florencia de 8 años.

Sandra: Cuéntanos como es tu trabajo en ese internado.

Liliana:Es un internado, que es dependencia del estado. Es mixto y hay niños de 5 a 12 años. Donde por su problemática llegan a la internación en ese hogar. Son sacados de sus familias por un juez o muchas veces traídos por sus propias familias. Son niños abandonados, niños que demandan mucho afecto. En este último tiempo muchos niños está llegando con síntomas de maltrato, violaciones y abandonos físicos. Nosotros cumplimos con el rol de ampararlos, contenerlos y educarlos. Muchas veces pasamos a ser sus mamas espirituales. Es una tarea muy linda, un gran desafío el poder tratar con estos niños tan vulnerables.
Dios me ha cambiado mucho en mi función también, porque hace 10 años trabajo en el INAU y hace 3 años que lo vivo de otra manera. Si bien no les puedo hablar directamente del amor de Dios, si puedo tener lindos encuentros con ellos. Y contarles como dice la palabra de Dios que aunque tu padre te abandone yo (Dios) no te dejare. He podido tener mas sensibilidad con ellos que antes.

Sandra: ¿Cuántos niños hay en el hogar?

Liliana:En este momento hay 20 niños.

Sandra: ¿Cuáles son los motivos más frecuentes por la que los niños llegan a ese hogar?

Liliana:La mayoría de los niños llegan al hogar por malos tratos o abuso sexual.
Ya los adolescentes llegan por hurto y, o consumo de drogas. Los adolescentes hoy día no solo consumen aquellas primeras drogas, que eran cigarrillo y alcohol. Sino ya consumen mariguana, pasta base, y todo aquello que es realizado por la persona que menos tienen.

Sandra: Si, una situación muy peligrosa, ya que estamos hablando de niños de 5 a 12 años. Quería pregúntate alguna experiencia de cómo haces para comunicarles que no recurran a las drogas sino que hay una esperanza para vivir, que es ese Dios vivo.

Liliana:Siempre digo que el Señor obra milagros y la verdad que en mi trabajo es una necesidad a diario. Como es una dependencia del estado no puedo hablarles directamente del amor de Dios y así rescatarlos de esa realidad para que cuando vuelvan a la sociedad hayan cambiado. Para que puedan regresar como deseamos, siendo niños de bien, que estudien y tengan una esperanza.
Tenemos muchos niños que viven en el hogar y su situación es de abandono total, pasan años sin que nadie les visite. Tiene un vacío enorme en sus corazones. Esta navidad pasada me toco quedarme con 8 niños que nadie vino a buscar. Fue una navidad bien distinta pero hermosa. Estuve acompañada de mi esposo y al llegar la media noche y ver la mesa llena de cosas lindas, pero ver el rosto de esos niños tan tristes te llegaba al alma. En un momento fui hasta el pesebre que los niños habían armado y veo que el niño Jesús está tapado. Así que pregunte -¿Quien tapo al niño Jesús?. Y una de las niñas me respondió – Yo lo tape, porque si yo no estoy feliz el tampoco va a estarlo. Al destaparlo, estaba quebrado. Por lo que quise arreglarlo un poco, pero ella me decía que no lo hiciera. Esto no era más que un reflejo de cómo ella se sentía. Ella se sentía triste, quebrada y sola. Luego de esto nos pudimos sentar a conversar. Fui muy directa, se que arriesgue mi trabajo pero fui directa. Entre otras cosas le explique del nacimiento de Jesús y de su amor a ella. Esa niña pudo comprender que hay una esperanza, y que esa esperanza solo se la puede dar Dios. Hoy en día ella sigue en el hogar, tiene una situación muy complicada pero las dos recordamos aquella charla.
Con la ayuda de Dios mi trabajo se ha hecho un poco más llevadero, porque uno deja todo, da su parte mental, los sentimientos, su amor. Porque son niños que estas sufriendo atrocidades. También uno puede ver que el mundo está cada vez peor sin Dios, cada vez hay más dureza en los corazones.
Siempre estoy orando por esos niños y para que Dios toque los corazones de los padres de esos niños.

Sandra: Muy lindo lo que cuentas, de poder llevarles esperanza a esos niños. Pero también cada uno de nosotros tenemos que llegar con nuestro mensaje a quienes nos rodean y contar lo que Dios hizo en nosotros. Que nos rescato y nos dio una nueva oportunidad de vivir.

Liliana: Así es, y les quería compartí lo que dice Juan 14:4-6 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Qué lindo saber que hay un camino que nos lleva directamente al Señor, y que el está golpeando nuestros corazones esperando que creamos en el.

Un cambio radical
Enfrentar la muerte de un hijo

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>