Mi Corazón, un Hogar de Cristo (1ª parte)

Mi Corazón, un Hogar de Cristo

(1ª parte)

Nuestro corazón es como un casa con varias salas en donde invitamos cordialmente a entrar al Señor Jesús. ¿Cómo está ese corazón para que él pueda entrar? ¿Es bienvenido? De esto nos estará compartiendo Rosa Marachlián.-


DESCARGARLO AQUI: 
EA405 – Entre Amigas
Mi Corazón, un Hogar de Cristo (1ª parte)



Receta: Un postre insólito


Entrevista con Rosa Marachlián

Sandra: Muy bien amigas llegamos a este espacio de la entrevista y es bien interesante amigas porque comparamos esto como un rinconcito de la casa donde recibimos a las visitas y bueno hoy vamos a estar, hablando de la casa y justamente pero con una comparación. Porque nosotras vivimos en un hogar o en una vivienda como nosotras hacemos las diferentes comparaciones, aquí en nuestra casita de Entre Amigas que tiene diferentes reparticiones, la sala, el comedor, la cocina, cuando Natalia da la receta, pero en fin… alguien imaginó esta casa, este ser interior como si fuera un hogar. El ser interior de nosotras y hay diferentes divisiones, en las cuales invitamos a Jesús que viva en nosotros. A quién primero escuché sobre esta temática fue a Rosa Marachlián que es también comunicadora radial, así que le queremos dar la bienvenida a nuestro programa y bueno… empezar a indagar en este asunto de la casa o de nuestro corazón como una casa, cómo un corazón Rosa, a parte de darte la bienvenida, cómo un corazón puede transformarse en un hogar para Cristo?

Rosa: Muy bien, saludo a toda la audiencia, y muchas gracias por la invitación y bien siempre llega un momento en la vida, en donde una siente un vacío interior. Y por ele evangelio sabemos que Cristo es el único Ser, que puede llenar ese vacío y darnos el perdón de nuestros pecados. Ahora… creer en él y pedirle que sea nuestro salvador… resulta en el acto sublime de la entrada de Cristo a nuestro corazón, no solo para perdonar, sino para convivir día a Día con cada una de nosotras. Y es una experiencia maravillosa porque produce un nuevo nacimiento espiritual.

Sandra: Bien, así que es bien interesante la nueva casa pasa a ser de Jesucristo en la medida en que decidimos invitarle a que viva en nosotros. Ahora, el asunto es qué debemos hacer luego. Una vez que le invitamos para que viva en nosotros para que Cristo se sienta cómodo como en su casa como para que él se sienta como en su hogar?

Rosa: Claro bueno, qué te parece… lo más cortés es hacerlo pasar a cada repartición de mi hogar, o de tu hogar o sea de mi ser interior, y permitir que su presencia me vaya indicando, qué tal estoy para que disfrutemos juntos la nueva vida, entonces vamos a llevarlo en primer lugar a la mente. Que vendría a ser como la biblioteca de una casa. Ahí qué se encuentra? Ahí se encuentra toda la literatura e imágenes que uno almacena día por día como ser libros, revistas, fotos programas de TV, videos, filmaciones de sucesos durante mi vida anterior, Internet, en fin… todo lo que la mente, se abastece durante mis primeros años de vida, quedan pero quedan bien archivados allí.

Sandra: Con qué se podrá encontrar… eh?

Rosa: Es el cúmulo de conocimientos nuevos, y malos que hemos recibido por educación y luego por adquisición propia por el pasar de los años además por situaciones vividas que nos impactaron. Y todo lo que guarda nuestra mente se transforma en el patrón de conducta y estilo de vida que marcan nuestras decisiones diarias. Ahora, qué cosas hay archivadas en la mente que sabemos que dejaremos al Señor incómodo en esa habitación y es muy bueno pensarlo. Para eso hay una oración muy excelente que yo la he probado y la sigo diciendo. Está en el salmo 139 en el versículo 33 que dice OH Dios examíname, reconoce mi corazón, ponme a prueba y reconoce mis pensamientos. Y bueno cuántos malos pensamientos e ideas podemos anidar en nuestra mente? Lo ha pensado? Qué bueno sería si le pedimos que nos limpiase de todo eso que inquieta que perturbe que quita la paz interior y tener así la mente de cristo. Ahora creemos que el Señor puede? Qué te parece Sandra?

Sandra: Yo pienso que sí. Que claro que sí.

Rosa: Claro. Que sí…

Sandra: Es lo que él quiere…

Rosa: Eso es. Y lo prometió por supuesto que lo hará borrando lo malo mediante el influjo de su palabra que es la Biblia, es su palabra la que imprime un nuevo patrón de vida, porque instruye, corrige y nos capacita para ser mujeres de bien y eso está bien certificado, en la 2da cara de San Pablo a Timoteo, en el capítulo 3 versículos 16 y 17. Es bueno que cada oyente tome nota de los versículos.

Sandra: Últimamente he estado escuchando mucho acerca de este versículo.

Rosa: Si, en segundo lugar deberíamos hacerlo pasar por el comedor. Y qué representa el comedor? Representa los deseos y los apetitos íntimos y bueno, estamos viviendo tiempos cuando se priorizan los sentidos y los deseos por encima de la razón y de la justicia. Hoy es muy común que le digan a una, bueno si lo sentís, si lo deseas hacelo.

Sandra: Si, o viví el hoy… o hace la tuya… eso que la gente tanto dice hoy…

Rosa: Claro, y la gente hoy gracias a eso se está abasteciendo de las ofertas del mundo que nunca pero nunca llegan a satisfacer el alma, como ser el materialismo, eso de tener el dinero para comprar y comprar, aún lo que no es necesario… vivir una vida egoísta solo para sí, buscar satisfacción, subrayo, satisfacción, en cosas pasajeras y carnales, como la sensualidad tan puesta en alto. Sin embargo, acá en la tierra todo el mundo, puede gustar de las viandas sabrosas que ofrece el Señor a todo aquel que decida hacer su voluntad. Y bueno después de aceptar a Cristo en nuestro corazón se desata una verdadera batalla, y es verdad eh? Esto lo hemos experimentado entre hacer mi voluntad, y el hacer la voluntad del Señor. Y los deseos personales van, nos van cautivando… reemplazando lo que el Señor desea para la vida de uno. Muchas veces ni cuenta nos damos que no estamos agradando al Señor. Con lo que nos alimentamos diariamente. Entonces pregunto. Cómo se sentirá Jesucristo, en el comedor de nuestros deseos y gustos íntimos. El mundo ofrece platos suculentos de placeres, de buscar la admiración de los demás, por todos los medios y estaría cómodo el Señor en el comedor de nuestro corazón, pregunto a ti que me estás escuchando, estaría cómodo el señor en el comedor de tu corazón? Él dijo: pongan toda su atención, en el reino de Dios y en hacer lo que él exige, y recibirán también todas estas cosas. Mateo 6:33 y se refería a nuestras necesidades personales reales. Que dan sabor a la vida cuando vienen de la mano de Dios.-

Sandra: Vaya desafío esta pregunta que nos ha dejado Rosa no? Estamos dispuestos a dejarlo pasar a nuestra mente, a nuestro comedor, que habla de nuestros apetitos (…) nuestro corazón puede ser la habitación de Dios mismo, ahora el tema es si nosotros tenemos un corazón preparado o si tenemos un interés de acondicionarlo para que Dios esté cómodo allí. Toda casa, por más humilde que sea Rosa tiene un lugar donde reunirse para charlar. Ahora qué representaría esto de comparar con la casa, que representaría por ejemplo la sala para un corazón de el hogar de Cristo?

Rosa: Bueno ese es un buen lugar para poder tener comunión de corazón, a corazón con el Señor, es necesario apartarnos del bullicio y estar tranquilas para disfrutarlo. Y tiene tanto para enseñarnos… para corregirnos y hacernos sentir como personas… las muchas ocupaciones como mujer… qué pasan, nos quitan el mejor tiempo que es el devocional diario… y ahora analice. Cómo se sentirá el Señor en su sala solo mientras usted corre de un lugar a otro? No se sentirá despreciado o relegado a un lugar sin importancia…

Sandra: Tú hablabas del devocional, me parece interesante explicar a las amigas oyentes que nos escuchan que a lo mejor no conocen lo que es un devocional y no saben en qué consiste.

Rosa: Bueno, el devocional es el tiempo que destinamos para leer su palabra que es la Biblia no? Ahí es cuando el Señor nos habla al corazón. Nos enseña como mujer, como esposa, como madre y aún como hija de Dios cómo vivir una vida agradable.- libre de caer en errores que mucho nos costará salir no? En esa intimidad con su palabra el Señor va llenando de sabiduría nuestra mente, va purificando nuestros sentimientos, nos fortalece en la voluntad y en los deseos de ser cada vez discípulas más parecidas a él. Y nos anima a salir adelante, nos reconforta en lo íntimo del ser en forma indescriptible. pOr eso es fundamental apartar un tiempo prudencial, por eso puede ser a un horario fijo, según la situación de cada una. Que puede ser en la mañana temprano o puede ser en horas cuando todos se han ido a sus tareas y una queda sola, o tranquila o en última instancia en la noche… aunque no es muy recomendable usted se va a imaginar por qué. Como termina uno de noche? Por el cansancio. Si que se va acumulando debido a las tareas del día. Después de leer un capítulo de la Biblia que dicho sea de paso es mejor empezar por el nuevo testamento, en forma ordenada para después leer el antiguo testamento, entonces nos entregamos a la oración. Y qué es la oración. La oración es hablar con nuestras propias palabras al Señor. Es responderle a lo que nos dijo. Es preguntarle. Sí, como no yo puedo preguntarle en mis oraciones y también en primer lugar agradecerle. Nuca olvidarnos de corazón por su salvación, su presencia en la vida de uno, además de expresar todo lo que el Espíritu Santo va poniendo en nuestra mente para orar y para hablar con Cristo. La oración es la mejor oportunidad, íntima para exponer todo lo que hay dentro de uno y cuántas cosas tenemos. Dudas, temores, y aún rebeldías. La oración es descargar, nuestras penas y angustias, es cargarle las injusticias que se sufren por determinada situación. Y cuánto alivio produce la oración en esa instancia, deliciosa de nuestra intimidad en la sala de nuestro ser interior! Por supuesto que la oración incluye peticiones e intersecciones por todos, empezando por nuestra propia familia no? Orar es hablar con Dios como nuestro padre y amigo. Esto es fantástico. Esta comunión diaria, qué hace? Da vitalidad espiritual, a la vida cristiana y hace que seamos referentes, para los que nos rodean porque hay una gran escasez de referentes, pero hay que tener muy en claro que este espacio de nuestro ser intimo, es aunque parezca que no es el más atacado por el enemigo de nuestra alma que es Satanás.

Sandra: Esta sala a la que nos referimos…

Rosa: Ahí, este espacio de tener comunión con el Señor. De nuestro devocional, porque a él no le molesta que corramos de un lado para otro pero si que tengamos comunión especial con el Señor, día por día, siempre sacará un impedimento para impedirlo, de eso sin dudas. Nos susurrará al oído. Me lo hace a mí, más tarde, o no te preocupes que mañana tendrás tu devocional… y así influirá para que lo posterguemos. Primero con algo de culpa pero después con algo de más frialdad hasta que puedan pasar días, semanas y meses sin que sintamos ya el deseo de la comunión íntima con Cristo. Mientras tanto, acá viene lo doloroso… no? Nuestro huésped especial sigue esperándonos en la sala de nuestro corazón. Y bueno hay que tomar una firme determinación de lograr ese maravilloso hábito insistiendo en los hábitos.

Sandra: Muy bien tenemos otro gran (…) y hoy estamos recorriendo la casa de nuestro corazón, estamos invitando a Dios que pasee con nosotros por allí, como invitado especial y ver si se siente contento o no con nuestro corazón qué pasa con las habilidades, con los talentos y con los dones espirituales. Rosa?

Rosa: bueno eso corresponde al espacio de nuestro hogar conocido por el taller. Cada mujer nació con habilidades propias que se van desarrollando con el correr de los años verdad? A esas facilidades se les conoce como talentos propios… tanto en el área de las artes como en el área de las manualidades domésticas, capacidades intelectuales, aspectos de la personalidad y demás. Y a esas facilidades, Dios Espíritu Santo le agrega un don o dones desde el momento de la conversión, a Cristo y para qué… para que llevemos la obra del Señor en la tierra durante todo el resto de nuestra vida. A veces, mira Sandra pasan años sin que sepamos cuál es nuestro Don y es necesario que lo sepamos para que lo podamos practicar…

Sandra: Y como sabemos para conocerlo porque muchas no sabrán a lo mejor pasan años y no saben cómo identificarlo.

Rosa: Bueno a medida que nos vamos adelantando en el conocimiento de la palabra, en la comunión con los hermanos congregándonos en la Iglesia Local que el Señor Dispuso para cada una y a medida que empezamos a servirle, en ese ejercicio vamos descubriendo nuestro don que sin duda lo avalará la Iglesia como cuerpo de Cristo. Cada persona convertida tiene al menos un don. Si o si. El cual nos será demandado cuando estemos ante el tribunal de Cristo. Por eso es importantísimo leer, Romanos capítulo 12 y 1ª corintios capítulo 12. reitero tome nota. Son dos capítulos grandiosos relacionados al don. Romanos capítulo 12 y 1ª corintios capítulo 12 y qué tal vamos en esa área, bueno también es necesario entender que en nuestro entusiasmo también hacemos muchas cosas en nuestros gustos y deseos cuando llevamos a l señor al taller el nos muestra con maestría como obrar con excelencia, en el servicio Cristiano con nuestros propios dones y no hacer imitaciones burdas. Nos capacita pero a su vez nos enseña a trabajar con Humildad. Sin atropellos ni autosuficiencia. Y cuando lo llevamos a pasar al taller de nuestra vida llegamos a ser sabias y a la vez humildes pero siempre permitiendo una cosa, que él ponga su mano, sobre la mía, sobre la nuestra, y nos guíe así en cada una de nuestras labores que como mujeres tenemos condiciones para aprender. Y de veras que dentro de el cuerpo de Cristo que es la Iglesia la mujer desde su temprana edad tiene mucho, mucho para aportar para la extensión de su reino en la tierra. Especialmente en estos días tan oscuros, en donde su factor determinante es la desintegración de la familia y con ello todas las desgracias y maldades que provocan tanta infelicidad desasosiego y delincuencia en la sociedad donde vivimos.

Sandra: Tremendo, tremendo no? Este desafío de tener un corazón listo para poder recibir a Jesús no? Nosotros queremos invitarte para que vuelvas rosa porque sin dudas quedarán lugares de la casa por recorrer nos queda mucho por conversar así que si aceptas la invitación a volver a nuestra casita…

Rosa: Como no… es un placer y un honor el poder estar aquí con ustedes.

Sobreviviente de la 2ª Guerra Mundial
Mi Corazón, un Hogar de Cristo (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>