El desafío de la 3ª

¿Cómo enfrentamos el paso del tiempo? ¿cómo y de qué forma llegar a esta etapa de nuestras vidas?… Veremos qué dice la Biblia al respecto.


DESCARGARLO AQUI:
EA612 – Entre Amigas –
El desafío de la 3ª edad



Receta: Crepes de mozzarella y tomate


Entrevista con Sandra & Natalia

Sandra: Hoy vamos estar hablando sobre un tema de interés permanente, que nunca pasa de moda y es sobre la 3ª edad.
Hay un montón de características que van cambiando con el paso del tiempo. Por ejemplo, algunas de ellas son: la rigidez en las articulaciones, que perjudican el movimiento. La declinación de la fuerza y la energía. Los reflejos son más lentos. La mala circulación, que provoca que cada vez cueste más mantener el cuerpo caliente. Muchos de estos cambios dependerán del estilo de vida de cada uno.
Otras de las cosas que suele ir cambiando con el pasar de los años, es la perdida de la audición de sonidos agudos. Además de la dificulta de distinguir entre las consonantes como la “C” y la “T”. En la visión los colores como el azul, el verde y el violeta son problemáticos para las personas de la 3ª edad. En cambio el rojo, el amarillo y el naranja son los colores que más pueden visualizar. En los huesos hay pérdida de calcio. También aumenta el Colesterol.
Las investigaciones indican que hay menos cambios en la movilidad física, entre los 40 y los 75 años, en otras palabras los cambios biológicos ocurren gradualmente. Si se continúa con ejercicio, trabajo y actividades se puede retrasar mucho la oxidación. Además de mantener una buena alimentación.

Natalia: Muchas aspectos a tener en cuenta para un buen cuidado de nuestro cuerpo, para que cuando llegue el tiempo de la tercera edad, estar preparados y tener la mayor salud posible. Aquellos que aún son jóvenes, tomar recaudo de estos aspectos para poder ir previniendo o tratar de llegar con la mejor salud posible.

Sandra: Es interesante ver como la Biblia habla de la vejés.

Natalia: Así es, en Eclesiastés 12 nos dice: Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que lleguen los días malos y vengan los años en que digas: No encuentro en ellos placer alguno; antes que dejen de brillar el sol y la luz, la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes después de la lluvia. Un día temblarán los guardianes de la casa, y se encorvarán los hombres de batalla; se detendrán las molenderas (personas que muelen) por ser tan pocas, y se apagarán los que miran a través de las ventanas. Se irán cerrando las puertas de la calle, irá disminuyendo el ruido del molino, las aves elevarán su canto, pero apagados se oirán sus trinos.
Sobrevendrá el temor por las alturas y por los peligros del camino.
Florecerá el almendro, la langosta resultará onerosa, y no servirá de nada la alcaparra, pues el hombre se encamina al hogar eterno y rondan ya en la calle los que lloran su muerte. Y luego nos sigue diciendo en el versículo 7: Volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue, y el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio.

Sandra: Esta última etapa de la vida reflejada con metáforas increíbles. Cuando habla allí de las molenderas, se refiere a los dientes que se van desgastando y poco a poco se van perdiendo.

Natalia: También podemos ver que menciona la perdida de la visión en el versículo 3, cuando dice: “y se apagarán los que miran a través de las ventanas”. También podemos ver la pérdida de audición en el versículo 4 “las aves elevarán su canto, pero apagados se oirán sus trinos”
La ciencia ha seguido avanzando pero el hombre seguirá envejeciendo.

Sandra:Así es, pero dentro de todos los cambios que nombrábamos, hay un mensaje de esperanza. Además de los cambios físicos que van sucediendo también hay cambios sociales. Por ejemplo el área laboral. Ya no se trabaja tanto como cuando se era joven. Esto nos brinda mayor tiempo libre.

Natalia: En una revista encontré un artículo que decía: Los días de la ancianidad pueden ser los más felices, si nos liberarnos del óseo y el aburrimiento. Nos cuenta que varias personas han hecho grande cosas por la humanidad cuando superaban los 80 años de edad. En la Biblia hay varios ejemplos de esto.

Sandra: Claro, pensemos por ejemplo, en el gran desafío que Dios le mostró a Noé cuando ya era avanzado en años, construir un arca en un lugar donde jamás habían visto un barco. También podemos pensar en Abraham y Sara que fueron padres primerizos a edad avanzada, a los 99 años. Pero pensando hoy en día, los abuelos pueden aprovechar mejor el tiempo, pueden cuidar a sus nietos, a sus familias, entre otras. También pueden hacer actividades recreativas como pintar, tejer, escribir o aprender algo nuevo. La Biblia también nos cuenta sobre el consejo que pueden dar las abuelas a las chicas más jóvenes. Tal vez ayudando a los matrimonios que recién comienzan, a las que son madres primerizas o dando una palabra de ánimo así como orar por las personas de nuestro alrededor.

Natalia: También madurar es importante. Hay un libro de Bárbara Johnson que nos dice “Envejecer es inevitable pero madurar es opcional”.
Es muy importante la madurez espiritual. Pero hay puntos importantes a la hora de salir a hacer cosas, a la hora de comenzar. Algunas de ellas son:
• Comenzar el día con una disposición serena y alegre. – Di “este va a ser un buen día, voy a estar alegre y tranquila”
• Trata de sonreírle a otros. La sonrisa es contagiosa.
• Cuenta tus bendiciones. Cuéntalas una a una, ¿Acaso te has percatado de la verdadera riqueza que poses?
• Tratar de caminar. Salir a conocer nuevos lugares.
• Llamar amistades o escribir una carta, un correo electrónico. Dejar que las personas conozcan el lugar que ocupan en tus pensamientos y oraciones.
• Ofrecer una palabra de ánimo, que es el oxigeno del alma.
• Tratar de ser una persona feliz, ver el lado bueno de la vida. Tener una actitud alegre y amorosa. Se presenta para tener una mejor salud.
• Haz una buena obra.
• Ofrécete. Brinda tus servicios en un hospital o en la iglesia.
• Ayuda a otras personas, la ley de dar te recompensara mucho.
• Actúa de la mejor forma que puedas cada día. Realmente solo vivirás cuando seas más útil y constructiva.

Sandra: Si tal vez la persona no tiene la capacidad física para hacer todas estas cosas, como salir o pasear, recuerden que siempre hay cosas que se pueden hacer. Por ejemplo la oración, que es algo muy valioso y muchos ministerios se sostienen por la oración de personas de la 3º edad que les ayudan de esa forma.

Natalia: Y para aquellos que no estamos en esa etapa o que tal vez nos falte mucho, sería muy lindo poder reconocer a esas personas, ser compresivos. Ellos necesitan de nuestro afecto, necesitan poder hablar y ser escuchador. Podemos sentarnos con ellos a saber cómo está, preguntarles por el pasado y de esta forma hacer que se sientan tenidos en cuenta.

Sandra: Otra cosa que es importante tener presente es que si tenemos algún ser querido que requiere ser institucionalizado. Ya sea porque no hay otra opción o porque requiere algún cuidado especial, es muy importante tener en cuenta algunos elementos a la hora de elegir el lugar.

Por ejemplo:

  • Que los empleados demuestren una actitud positiva hacia los ancianos.
  • La apariencia de los residentes.
  • La limpieza del local.
  • Qué medidas se toman en el lugar.
  • Cuál será la independencia que se le dará a la persona a internar.
  • También si la edificación está en buen estado, así como los sanitarios.
  • Saber qué piensan los residentes del lugar.
  • Cómo es el servicio de las comidas.

Natalia: Otra de las cosas importantes, es que si debemos internar a algún ser querido. Luego de buscar el lugar y que viva allí, es muy importante no olvidarlo. Seguir visitándolo, acompañándolo.

Retomando un poco el tema de que nuestro cuerpo envejece pero nuestro interior se puede ir renovando. Esto es una promesa, que la podemos ver en 2ª de Corintios 4:7-9, “Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros. Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos”. Nos dice que no nos desanimemos, sino que al contrario, aunque nuestro cuerpo se vaya desgastando por dentro nos vamos renovando día tras día. Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo el sufrimiento. Esto para los cristianos es una promesa que no podemos olvidar.

Sandra: Así es, es una esperanza verdadera.

Mi viaje a Israel (2ª parte)
Cristianos audaces

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>