El amor no tiene rejas

Título: El amor no tiene rejas

Autor: RonaldRendlee
No.: EA235

Donald Rendle nos comenta acerca de su ministerio como Misionero Canadiense, y también de la respuesta que  se ha tenido de los reclusos que se encuentran tras las rejas de las cárceles de Colombia.


  • RecetaFlan campesino
  • PoemaFragmento del libro “Dios en las pequeñas cosas. 
  • ConsejoHebreos 13


 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea235.mp3 



 


Entrevista con Donald Rendle

Sandra: Queridas amigas llegamos nuevamente al tiempo de la entrevista un momento en el cual estamos en esta mesa de trabajo y nos sentamos con los amigas a hablar algún tema de interés, en este caso nos encontramos con el pastor Donald Rendle, el nos visita desde Canadá y es un gusto recibirlo, ¿como estas Donald?.

Donald: Estoy muy bien gracias.

Sandra: ¿Cómo se han sentido en nuestro país?, yo se que les a tocado un tiempo difícil en cuanto a lo climático, pero bueno, ¿qué impresión han tendido?.

Donald: Bueno, aquí en Uruguay, según los hijos, es un país muy bello, y estamos también caminando por la rambla y descubriendo algo también muy bellos de la playa, y estamos aquí muy fáciles y conociendo muchos amigos nuevos que también es importante.

Sandra: Correcto, ¿pero que les trae por acá?, porque tu vienes con tu esposa Sharon, viajan muchísimos kilómetros, vive allí en Canadá, en la zona norte de este planeta, y bueno, y viajan muchísimos kilómetros, ¿para que?.

Donald: Bueno, sentimos un llamado de Dios y estamos prácticamente en tiempo completo en la obra carcelaria en el mundo de América Latina, hemos trabajado por casi 35 años y fundamos programas en las cárceles, primero en Medellín, Colombia en la antigua ladera, en el año 1975 y después de 14 años de entrevistas con muchos amigos privados de la libertad, escribimos un manual que se llama, “El amor no tiene rejas” y estamos utilizando este libro hoy en día, respaldo por H. Nud, es de las Naciones Unidas, es un programa del Instituto de prevención del crimen y tratamiento de delincuentes”. Así que estamos mirando las maravillas de Dios y el cambio por el poder transformador de Jesucristo en la vida de las mujeres y los hombres encarcelados.

Sandra: Ahora, ustedes estuvieron mucho tiempo en Colombia, así que seguramente algunos amigos de Colombia que nos escuchan estarán reconociéndole y seguramente se acordaran de su trabajo en ese lugar, ¿qué les llevo allí?, ¿por qué misioneros canadienses invierten su vida en Colombia, supongo que no será por el café?.

Donald: Aunque somos muy amigos del café claro que si; allá en Colombia queríamos ayudar en la necesidad de una sociedad mas justa, con una cara de justicia mas humana, y cambiar el sentido de las cárceles como fabricas de odio y cambiarlas como fuentes de opciones por medio del cristianismo y la iglesias y la comunidad y los amigos que tienen visión para ayudar en las cárceles. En Colombia has mas de 180 cárceles y la confraternidad carcelaria fue fundada allá en el año 1982 y desde este tiempo tenemos equipos trabajando en salones múltiples, capillas, en música y en habilidades y entrenamiento y coros y muchas cosas allá, ahora están dirigiéndolo lideres colombianos de la obra en Colombia.

Sandra: ¿Cómo nace este deseo por este trabajo carcelario?.

Donald: Bueno, nadie esta escogiendo lo que quiere hacer, yo no he escogido la obra carcelaria, yo estoy seguro que Dios nos escogió y nos puso en cárceles para ayudar porque no había nadie entrando en las cárceles en esta época; y el gobierno colombiano estuvo muy contento para recibirnos y como canadienses estábamos allá con mucha credibilidad, por ser misioneros canadienses y ellos están respaldándonos hasta hoy en día.

Sandra: Sin duda muy interesante, vamos a hablar algo mas de la de experiencia en Colombia que es donde ustedes invierten tantos años allí, si bien ahora viajan por diferentes lugares del mundo y bueno sin duda vamos a conocer algunas anécdotas, así que ya te voy pidiendo que pienses algunas anécdotas, para escuchar luego de la música.

Sandra: Continuamos queridas amigas en este espacio tan especial, una entrevista que muchas veces traemos personas de diferentes países porque es un programa internacional y porque tenemos amigas de tantos países entonces somos amigas de recibir visitas extranjeras también, nos gusto porque nos hace acordar a cada una de ustedes que esta allí detrás de su receptor, en este caso con el pastor Donald Rendle, el es canadiense vive en aquel lugar tan lindo con su nieve, hemos visto la foto de su hogar, sin embargo dejando las comodidades de lado, dejando todo para ir a internarse a las cárceles a llevar la bunas nuevas del evangelio y también un forma de convivir mejor .

Donald te decía algunas anécdotas sin duda deben de tener de las cárceles colombianas sin contar otras cárceles que han visitado después dando cursos como en este caso en Uruguay.

¿Recuerdas alguna?.

Donald: Bueno, en cuanto de cosas especiales, claro que si, nosotros tuvimos el gusto y el places para lanzar programas en Bogota, en la cárcel femenina, en la cárcel de mujeres; y allá como el pueblo de Colombia esta esperando que la mujer, según el pensamiento de la sociedad, que ella debe ser un santa y una persona noble, mas tolerante, mas abnegada, de sacrificio y cuando no cumplen eso la sociedad las rechaza, las niega y hoy en día tenemos muchas ex internas, como sabemos que este es un programa para las damas hoy, y para los varones , pero ellas sienten vergüenza por estar en la cárcel y es interesante que la mayoría de las reclusas están detenidas, no por problemas de violencia, y necesitan una mano de cariño y de amor y están muy desilusionadas y tiene sus problemas en cuanto a sus hijos, y subestimadas, y también tiene temor, lesbianismo y problemas que ellos tienen en la cárcel. Pero hoy en día tenemos un grupo de damas que han salid de la cárcel y forman un grupo de oradores y están muy pendientes, especialmente de las damas, tanto de su salud, tenemos un proyecto de ex internas que hoy en día son de terapia y que ayudan a las damas que están embarazadas en la cárcel y están esperando niños y con su familia visitando la casa de sus hijos, y hay unas damas que no vale la pena mencionar sus nombres que están respaldadas por un grupo y un conjunto de viudas.

En cada país donde hemos trabajado hay un equipo de viudas dedicadas a visitar todas las cárceles con este grupo de ex internas para ayudarles en tener visitas con su familia, con sus niños y en los casos jurídicos ayudándolas también, ya que son muy, muy difíciles y también con los planes de su futuro porque entendemos que los 3 ingredientes para cada persona es: alguien para amar, y algo para hacer que valga la pena, hoy en día y en un futuro en el que se pueda aspirar a algo mejor, y estamos ayudando las niñas por medio de cursos especiales por el manual que tenemos “El amor no tiene rejas”, y no tiene fronteras y eso es una cosa en cuanto de las damas. De los varones tenemos un montón y hay cursos muy interesantes en la cárcel y si quiere escuchar de algo muy interesante, tuvimos 8 niñas de Mara 18 en Tegucigalpa, en la cárcel femenina y uno de los demás, por nombre Cleo una mujer muy interesante, costeña de las islas de honduras y después del mediodía en PAV, proyecto alternativo para la violencia, ella se emocionó de saber que somos costeños también de querer arroz con coco y salmón y cosas así y ella se acercó e hizo amistad con nosotros para ayudarnos y colaborar con nosotros los 3 días.

Y las niñas después en mediodía nos dijeron, bueno, esta señora fue de la brujería, y mató 7 maridos y comió 3. Entonces esta fue una sorpresa para nosotros de sentir que es esta niña ha pasado pro algo tan tremendo en sus estadísticas de tener cosas así pero después se encontró con el Señor y su paz con Dios y fue una de las voluntarias de adentro del penal con la justicia restaurativa de hacer paz entre víctimas y victimarios.

Sandra: Qué interesante que todos los casos, con esto tan grave que personas que, quizás no piensan que quizás no tienen remedio. Sin embargo Dios nos da una oportunidad nueva a todas las personas. Eso es algo muy pero muy lindo. Vamos a escuchar algo más de música sí Donald y luego sí seguimos hablando contigo.

Sandra: Continuamos queridas amigas en este tiempo especial de la entrevista y ya en el último Bloque es una pena que se haya ido tan rápidamente porque estamos hablando en una forma muy animada con el reverendo Donald Rendle. El nos visita desde Canadá y nos ha contado historias realmente increíbles acerca de las vivencias en la cárcel. Y mi pregunta es ¿Qué pasa cuando tú le comunicas acerca del evangelio a los reclusos ¿Hay una resistencia, es fácilmente creíble, esto de Jesucristo, que alguien entregó la vida por ellos o no, alguien se entrega fácilmente? Cómo es?

Donald: Bueno nosotros tenemos estudios y vamos a repartir algo sobre los estudios, sobre las estadísticas y por qué vienen a los pies del Señor. Vamos a charlar hoy en la noche, mañana en la noche y también el miércoles, sobre, por qué vienen en el curso que se llama el amor no tienen rejas.

Sandra: En el curso que dan en Uruguay

Donald: Que está respaldado por las naciones unidas. Y nosotros estuvimos en las naciones unidas en el congreso de crimen en el año 91 en cuba y nos pidieron colaboración con los cursos nuestros y nos respaldan. Hoy nosotros sabemos que hay muchas sanciones que no necesitan cárcel pero en este mundo de códigos penales en España y Francia están mandando mucha gente que no tienen en realidad delitos precisos contra ellos y alguien puede mandarles a la cárcel de manera muy fácil. No todos necesitan cárcel y estoy diciendo aquí mediodía que los que están en la cárcel son pobres y minorías y son disponibles y quieren aprender y quieren escuchar de Cristo. Y no hemos tenido nada de Resistencia y hasta los guerrilleros, 7 grupos en Colombia, hemos formado mesas redondas y también hemos estado hablando de paz individual y de la comunidad y coros, de estudiantinas y ellos vienen a escuchar primero algo sobre su país y cómo Dios Puede sanar su país y su persona. Y no estamos tratando con delitos sino con su persona.

Sandra: Una cosa que he notado dentro de los establecimientos carcelarios, quizá se da en muchas instituciones pero allí se da mucho el temor de los reclusos el qué dirán de los demás. A que sus compañeros los observen y los juzguen y si se acercan a un Pastor o a alguien que lee la Biblia quizá les interesa acercarse pero no lo hacen por temor a que se burlen de ellos. ¿Cómo han manejado este aspecto?

Donald: Por lo general nosotros hemos visto la manera de contribuir en algo muy especial para hacer el discipulado adecuado para tener el valor y el coraje de los individuos en la cárcel. Y la cosa más linda es que los mejores evangelistas y los mejores discipuladores son los mismo internos entonces en realidad se dice pero yo no creo que hay alguna diferencia entre la iglesia tras de las rejas y los que trabajan en una empresa y tienen miedo de ser conocidos como evangélicos cristianos o seguidores de Cristo. En realidad no hay diferencia, a veces hay gente que están confesando a cristo en el día en la cárcel y en la noche están fumando marihuana. Pero por lo general no porque tiene un respaldo y están mas cercano y todo el tiempo tiene que vive 24 horas en conjunto entonces no hay diferencias entre los que van a las iglesias en la calle y los que están en el penal. No hay.

Sandra: Muy bien, se nos ha agotado el tiempo Donald ha sido un gusto tenerte en el programa esperamos que los cursos y las instancias que quedan todavía por cumplir aquí en el Uruguay sean muy buenos y que mucha gente sea capacitada y bendecida por este conocimiento y esperamos que en otra oportunidad que estés en Uruguay podamos charlar nuevamente no solamente en lo personal sino que también con nuestras amigas en este programa.

Donald: Con mucho gusto Sandra.

Cantando para el Señor
Paz para tu ser

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>