Depresión en el matrimonio (2ª parte)

Este programa trata sobre la depresión en el matrimonio. Sobre la importancia de pedir ayuda, tanto sea al cónyuge o a un tercero. Así como el poder ayudar a la persona que está mal, buscando una salida.


DESCARGARLO AQUI:
EA606 – Entre Amigas –
Depresión en el matrimonio (2ª parte)



Receta: Guiso húngaro


Entrevista con el pastor Herman Hartwich

Sandra: Estamos con el Pastor Herman Hartwich hablando sobre la depresión en el matrimonio. Quería preguntarte ¿Hay muchos matrimonios afectados por la depresión?

Herman: La verdad que sí. Yo trabaje por muchos años en una mutualista y me asombraba la cantidad de historias clínicas que mencionaban trastornos de ansiedad, depresión, nerviosismo. Y la abundancia de ansiolíticos, de tranquilizantes y pastillas para dormir que se daban.
Cuando una persona se acerca, o un matrimonio lo primero que se hace es dirigirse a los síntomas. Ósea a donde arranca este problema. Debemos ir a la raíz. Porque no podemos generalizar, como por arriba tenemos que atacar el origen de este estado depresivo tanto sea en el hombre como en la mujer.

Sandra: Entonces no todos los tratamientos son iguales, porque no todos los orígenes son los mismos.

Herman: Efectivamente. No hay una receta para tratar cada persona. Sino que hay que estar con cada persona en particular. No podemos hacer una charla y hablar de todos los casos por igual, porque todos somos personas distintas. Por ejemplo hay mujeres que en la etapa de menopausia se deprimen, pero hay otras que no. A los hombres le puede suceder lo mismo, todo depende de su carácter, de sus sentimientos, de la forma de encarar la vida. También dependerá de la formación que tuvo en su niñez, la educación que recibió, el entorno, las circunstancias vidas. Pero eso es un tratamiento personalizado, no se puede tratar a la ligera, ni en general.

Sandra: ¿Es tan malo el hecho de no poder llorar, como el estar deprimido?

Herman: Claro, porque uno no está pudiendo expresar las emociones.

Sandra:¿Que hacer en una situación así? En el caso de una persona que se siente como atrapado. Que no sabe cómo mejorar su estado de ánimo, o como mejor su estado de ánimo.

Herman: Hay muchas cosas que podemos hacer. Requiere mucho esfuerzo, no es por arte de magia que uno sale de esa situación. Sino que depende de la voluntad de cada uno. Debemos tener la iniciativa de querer salir, ser consientes de lo que esta pasando. Esto pasa tanto en el aspecto físico, anímico y espiritual, uno debe asumir responsablemente su necesidad. Hay cosas que uno debe cambiar, por ejemplo, si una persona es negativa y siempre ve todo negro, todo mal. Debemos cambiar, seguramente no sea tan negro todo, debe haber algo positivo. También es muy importante que comprendamos nuestros sentimientos, pero poniendo mas énfasis en la conducta. Nosotros podemos obrar mal y eso nos va a hacer sentir mal. Por eso es importante que aunque mis sentimientos no me acompañen 100%, yo debo saber cómo debo obrar. Por eso debo esforzarme en el cambio. Aunque me cueste, si quiero ser feliz debo esforzarme. Otra cosa que se puede hacer, es hacer un plan para renovarse, buscar amigos nuevos, buscar amigos de confianza personas que aporten a mi felicidad. Muchas veces las personas buscan a gente que está peor que ellas para sentirme mejor, pero esto es un consuelo de “tonto”. También debemos reconocer que todos comentemos errores, porque al estar deprimido la persona se juzga muy severamente a sí mismo.
Algo que se ve muchísimo es que los depresivos manipulan a las personas, principalmente a la pareja.

Sandra: ¿Y uno se puede dar cuenta si le está pasando eso?

Herman: Es más fácil que alguien de afuera se dé cuenta.

Sandra: Y si lo notamos en alguien, ¿Debemos decirlo?

Herman: Es muy difícil, porque a veces el manipulado por amor lo niega. Muchas veces para no herir los sentimientos de la pareja. Pero creo que depende de la confianza entre quien lo nota y la persona manipulada.
Yo tuve una experiencia que llegado el momento se lo tuve que decir a una persona. Sinceramente por el bien de esa persona, tuve que decirle.
Porque en definitiva están usando a la persona y hay que poner un alto. Porque no es saludable para ninguna de las dos partes.

Sandra:¿Que mas podemos hacer para ayudar a una persona con depresión?

Herman: Antes de seguir, me gustaría hablar que una de las causas de la depresión muchas veces es carecer de la falta de propósito en la vida. Muchas personas viven, pero no saben para que. Viven porque la vida es gratis, porque Dios se la regala. No saben de dónde vienen, para que viven y menos hacia donde se dirigen.

Sandra: el tema de la identidad humana es algo que siempre ha preocupado al hombre durante toda la historia.

Herman: Claro, pero también cuando la gente va al matrimonio, hay muchas gente que no saben para que se casa. Mucha gente se casa por escapismo. Porque quieren huir de su casa, pero quieren salir bien. Así que se casan para formar una familia, pensando que se libran de su familia. Pero no tienen claro el propósito del casamiento y de ahí tanto problemas y tantos divorcios. Para nosotros salvar nuestra vida y nuestro matrimonio debemos tener un propósito sagrado y alto.
En estos 30 años de experiencia pastoral he visto que las personas que han optado por Jesucristo, han salvado sus vidas y sus matrimonios.
La gracia de Jesucristo es más poderosa que todos los consejos del Psicólogo, psiquiatra y de los equipos de apoyo. La persona que recibe a Jesucristo, recibe una ministración del espíritu santo y de la palabra de Dios que es sanadora. Por eso en el Salmo 107 dice que clamaron al Señor y Dios los libró. También dice que envío su palabra y los sano.
Su palabra es sanadora, sana el alma, la mente, del espíritu. Y eso repercute en el cuerpo, en la relación de la pareja. La palabra de Dios es muy sanadora. Por eso recuerden, si están viviendo un estado de depresión o no, el remedio maravilloso y el más económico, porque no tiene que pagar nada. Porque la salvación a través de Jesús es totalmente gratis. No se deje sacar ni un céntimo con la promesa de ayudarle espiritualmente. Jesús dijo: De gracia recibisteis, dad de gracia. Entregar la vida a Jesucristo no tiene precio, porque el precio ya fue pagado por El.

Depresión en el matrimonio (1ª parte)
Ser abuela

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>