Tarjetas de Crédito – (2/2)

Título: Tarjetas de Crédito  ( parte 2)

Autor: Sandra Costabel
  TA79

No solamente es necesario estar alerta sobre éste tema, también es importante estar informado para saber cómo actuar en el momento oportuno. ¿necesitas ayuda en éste aspecto? Hoy te daremos una serie de herramientas para poder desenvolverte con sabiduría en éstas cosas. Deseamos de corazón que Dios use la exposición para acercarte cada día más a El. Escuche atentamente la segunda parte de este tema tan interesante.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:ta79.mp3




Cada vez la tendencia es que la gente necesite tener una tarjeta de crédito. Ya no es un artículo de lujo, simplemente se ha transformado en una necesidad.

Las tasas de créditos ofrecidas muchas veces son según la historia crediticia de la persona a la que se le ofrece la tarjeta y la tasa de interés no es siempre la ofrecida en un primer momento.

En realidad, las pautas dicen que el mayor peligro es para quienes tienen un historial negativo en sus pagos ya que éste dato lleva a las empresas a cubrirse por posibles incumplimientos.

Historial negativo: es aquel cuando han existido atrasos de pagos. Se exige garantía o se elevan las tasas de interés para suplir cualquier incumplimiento.

Los que tienen atrasos muy grandes, solo pueden recurrir al sistema de tarjeta garantizada (con depósito en el banco o institución crediticia). Esta opción no es para todas las instituciones de crédito, solo para algunas. En algunos casos éstas instituciones pagan un interés por el dinero depositado, otras no lo hacen a no ser que la suma sea muy grande. En cuanto al monto del crédito es variable según la institución financiera, pero hay que tener cuidado cuando ofrecen un aumento de capacidad crediticia, muchas veces está acompañado de una tasa de interés mayor. Siempre pregunte.

Las personas con crédito dañado pueden obtener una tarjeta de crédito garantizada depositando dinero en una cuenta de ahorro ya que para poder tener nuevos créditos debes demostrar que puedes pagarlos, de alguna manera necesitas revertir la imagen de hay de ti. No sucede así con la oportunidad que te da Dios, no tienes nada que demostrar con Él, pues ya te conoce y El hizo todo por ti en la cruz.

Es por eso que la tarjeta garantizada es una solución para reparar o empezar un historial crediticio positivo, ya que al depositar el dinero previamente, no hay temores al desorden financiero. Si tu te desordenas, lo debitan de tu cuenta.

Una cosa interesante de las tarjetas garantizadas, es que para el comerciante son iguales a las comunes, lo que no permite identificar a quien tiene un historial de crédito negativo o positivo. De la misma manera, a los ojos de Dios todos somos iguales. No importa cuál sea tu delito, tu falta, tu transgreción o lo bueno que seas, necesitas el perdón de Dios.

Si Ud. Va a solicitar una tarjeta garantizada seguramente le van a pedir: Su número de Seguro Social

Prueba de ingresos

El número de teléfono de su casa

Verificación de empleo

Verificación de dirección

Todos estos datos, se almacenan en empresas que dan informes de sus movimientos financieros. Los informes negativos de atrasos en los pagos pueden permanecer hasta 7 o 10 años. Sería muy bueno que cada usuario pueda chequear su estado de historial crediticio y exigir que los datos estén actualizados al momento de cancelar sus deudas.

Pero con Dios nada es así. El no necesita informes de tu persona, ni que ningún ángel almacene los datos de quien se acerca a El.

Simplemente Dios te conoce porque te creó “desde el vientre de tu madre” dice la Biblia en el Salmo 139:13 y sabes lo que hace con la información de tu historia de pecado cuando le pides perdón?? Crees que la almacena en algún lado?? NO simplemente la tira a la basura, porque El ya cargó con eso en la cruz, no necesita estar en ningún lado más que en el recuerdo de la cruz.

Otra posibilidad es ir a uno de esos lugares donde ayudan a las personas con problemas en su historial crediticio. Son instituciones sin fines de lucro y realmente, mediante un ordenamiento en la administración personal ayudan al individuo a componer su situación. Nada es mágico, todo éste proceso requiere esfuerzo y espera. Esto me hace acordar a lo que Dios hace con nosotros, nos tiende una mano, sin importar nuestra historia, preocupándose en nuestra persona y nos ofrece la oportunidad de una vida nueva y limpia. Que a veces cuesta, claro!, pero vale la pena, dejar esa historia de deudores, incumplidores, y en términos espirituales diríamos “pecadores”, para borrar las deudas y comenzar algo nuevo

Existen otro tipo de personas que también les cuesta acceder a una tarjeta de crédito, son aquellos que nunca antes han tenido una. Al momento de solicitar la primera, desconfían de él por no tener experiencia de pago previa. Estas personas son denominadas como sin historial crediticio.

El historial crediticio es tan importante como los ingresos que posee.

Una persona con un buen historial sería la que paga puntualmente y no se pasa de los límites autorizados en cuanto a montos de crédito. Es así como debería actuar un cristiano ¿no le parece?

Para lograr esto nunca debes olvidar la regla de oro: NO PUEDES GASTAR MÁS DE LO QUE PUEDES PAGAR.

Ten un correctísimo control de qué y cuánto gastas con tu o tus tarjetas. Actualmente muchas cosas o casi todo puede abonarse con éste sistema. En algunos países hasta el peaje puede pagarse así. Pero no lo olvides, el valor de lo que pagaste, se debitó de tu cuenta bancaria.

Es bueno además tener en cuenta los siguientes aspectos antes de elegir una tarjeta: 

el monto de interés que pagará por el saldo. Si paga la cuenta puntual-mente todos los meses, generalmente podrá evitar tener que pagar intereses.) Las tasas de interés de las tarjetas de crédito garantizadas generalmente son muy altas; entre 20% y 30%.

Cargos anuales

Es muy importante estar al tanto de las tasas de interés.

Hay casas financieras que ofrecen promociones que consisten en una rebaja del interés, pero recuerda, siempre y cuando seas un cliente preferencial o de un excelente comportamiento en tus responsabilidades financieras. Estos beneficios estimulan a su vez el buen cumplimiento del cliente.

Dentro de éstas promociones, no se cobran comisiones o las reducen, además ofrecerles asesoría personalizada.

Otro detalle a considerar es si la financiación es en dólares o en la moneda de tu país.

Debería ser una obligación de la institución financiera, tener a la vista los montos de interés de sus tarjetas. Y por supuesto es importante que el cliente preste atención a esto pero sabemos que no siempre la transparencia es el modelo de éste mundo.

Preste atención también a los cargos que le aplican por su solicitud. Si Ud. Cancela la cuenta poco después de abrirla, éstos cargos deberían devolvérseles.

Cargos por pagar atrasado y por pasar el límite: Atrasarse en su pago tiene una doble consecuencia: su historial crediticio y los recargos aplicados por el atraso. Si Ud. Pasa el límite de crédito, no todas las tarjetas rechazan la solicitud, algunas simplemente le cobran por haberse pasado del límite del crédito. (otra trampa del sistema)

Recargos por moras mayores.

Período de gracia: no todas las tarjetas lo tienen. Es el período entre el cierre de la tarjeta y la fecha de pago. Si no hay período de gracia, el interés corre a partir de la compra.

Averigue si la empresa envía informes de crédito a otras empresas. Esto, si Ud. Es un buen pagador le favorecerá para obtener otros créditos.

El secreto está en poder cumplir los pagos en fecha y no pasar el límite de crédito.

Y SIEMPRE LEA LA LETRA PEQUEÑA EN EL CONTRATO.

Cuando has sido una mal pagador, hay soluciones, pero todas costosas, tarjetas con depósito previo, o con altísimos intereses y sin período de gracia.

Con Dios, la realidad es diferente. Las gran carta (la Biblia), está puesta sobre la mesa en forma transparente. Es verdad que existe una ley de la siembra y la cosecha pero una vez que pides perdón todo es hecho nuevo y nadie más puede acusar tu pasado y si lo acusan, ya sabemos de quién proviene.

Con la excusa de la practicidad y la rapidez, nuevos productos y servicios se van sumando a la lista de elementos que son pagables electrónicamente. Todo es sencillo, menos la posibilidad de ver el saldo cada vez, y lo que es peor, no poder visualizar nuestro compromiso de futuro.

Ahora has sido advertido, sobre tu conducta en éste mundo y sobre tus posibilidades con Dios ¿cuál va a ser tu respuesta?

El Señor no va a tratarte diferente como te trata éste mundo según el dinero que tienes o la disponibilidad bancaria, El se interesa por ti como eres y quieres rescatarte de la situación en la que estás.

Su tu respondes a El y tienes un interés especial en seguirle puedes decírselo a través de la oración y te aseguro que el aspecto financiero será uno de los que se va a ordenar en tu vida. ESCUCHASTE BIEN, dije ordenar y no multiplicar. El evangelio no es la puerta abierta a la prosperidad económica, sino la puerta abierta del corazón de Dios que te recibe como hijo y te cuidará y sostendrá en todos tus problemas. Y en cuanto a las finanzas, te dará la capacidad de ordenarte para que no seas esclavo de nadie, ni siquiera de tu tarjeta de crédito.

Tarjetas de Crédito - (1/2)
La política y el Cristiano

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>