Desempleo (2 de 2)

Título: Desempleo (2ª Parte)

Autor: Sergio Piriz
  TA84

Esta es la continuación de un programa que nos llena de aliento. Sergio Píriz cuenta cómo Dios solucionó su problema de trabajo tras un buen tiempo de haber estado desempleado.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:ta84.mp3



Elena: Amigos les damos la Bienvenida Nuevamente a un programa de Temas de actualidad, en donde estaremos nuevamente tratando el tema de el Desempleo, una realidad continua de nuestra sociedad que como veíamos en el programa anterior afecta a cualquier persona, sean personas con muchos estudios otras con un muy buen trabajo pero que de un modo u otro a cualquiera de nosotros nos puede afectar. Y estuvimos compartiendo el programa pasado, un muy interesante programa con nuestro invitado del día de hoy también Sergio Píriz que es casado, tiene 41 años, y que estuvo compartiendo una situación que él vivió donde tenía un trabajo estable, en donde su vida estaba aparentemente muy cómoda, muy bien y de un día para el otro él pierde el trabajo y su vida también queda en la cuerda floja. Bienvenido Sergio.

Sergio: Bueno muchas gracias, es un placer estar nuevamente aquí con todos ustedes y bueno, queriendo que a través de este testimonio poder ayudar a otras personas.

Elena: Y tu comentabas en el programa pasado que queremos profundizar un poquito al final del programa pero que a mi me quedó muy presente pero fue que tu conociste a un Dios diferente en esta situación y queremos ir desarrollando un poco lo que fue tu experiencia con el paso de los años porque llevó bastante tiempo que tu tuvieras un buen trabajo de nuevo, un trabajo que te diera la posibilidad de mantener como tú quieres a tu familia y bueno, cómo continuó tu experiencia en buscar tu trabajo en hacer tu propio negocio.

Sergio: Bueno una cosa que me llamó la atención es cómo la situación se fue complicando y a la vez uno parece que se va esclavizando con esa situación. Y uno ve puertas cerradas. Esa situación te va cada vez más encerrando aún. Y, sinceramente no ves una salida. Una de las cosas que aprendí de esa experiencia fue que al mirar a los costados veía las puertas cerradas. Pero descubrí que al poner la mirada al cielo que había una puerta abierta. Y sabía que para Dios no habían imposibles y que en cualquier momento Dios me iba a dar una salida.

Elena: Pero tu realidad humana era otra…

Sergio: Mi realidad humana era otra era una situación imposible, parecía imposible, de salir porque las deudas habían llegado a una situación realmente muy comprometida, con mi señora somos personas que nos gusta estar al día, y para nosotros era una tortura en ese sentido. No sabíamos cómo íbamos a cumplir con nuestros proveedores, con la gente que de repente nos había ayudado no?

Elena: Tu decías en el programa pasado que nunca le reprochaste nada a Dios pero, te pasó en algún momento de sentir como que Dios te había abandonado, como que Dios no estaba presente en ese momento, que por qué todo salía mal tu comentabas algo que no es malo pero que sucedió en ese momento, que llegó tu tercer hijo, en ese proceso en que tú tenías muchos problemas.

Sergio: Si, mientras yo tenía una búsqueda intensa siempre de Dios, y orar, pedirle a él una salida un día tengo la noticia maravillosa de que mi Señora estaba… de que venía un tercer hijo, hija en este caso, y bueno fue una sensación rara porque no sabía si llorar o reir. Pero, en ese momento dimos gracias a Dios, pero sí, tuve mis momentos de quebrando donde pude derramar en mi intimidad y en mi soledad, mis lágrimas delante de él, como redecía pude descubrir un padre y a veces le hablaba en ese sentido no con un llanto de bronca sino con un llanto de quebranto, de tristeza porque yo también era padre de familiam, pero no sabía, sí sabía que iba a salir pero era una situación preocupante no?

Elena: Hoy calculábamos que este proceso te llevó casi unos 8 años y no es fácil durante 8 años vivir esa situación, como tú decías llorar, en qué momento comienza a cambiar todo esto?

Sergio: Bueno, la situación comenzó a mejorar, las ventas empezaron a mejorar, de pronto, como solemos decir por arte de magia, pero no es arte de magia, fue la bendición de Dios y empezaron a aparecer clientes, Dios empezó a mandarnos clientes buenos. Gente honesta que compraba y que pagaba en fecha. Que ese es un buen secreto para que un buen negocio funcione…

Elena: Un gran detalle por estas épocas…

Sergio: buenos clientes que compren y que paguen. Y yo siempre buscando trabajo, mandando cartas encontré trabajo en un laboratorio y bueno, la situación dio un vuelco radical 360º, no? Dio un vuelco total y pudimos en corto plazo, si bien tuvimos 8 años sufriendo, en muy poco tiempo Dios dio vuelta toda la situación a tal punto que pudimos pagar todas nuestras deudas e increíblemente Dios también nos proveyó de una casa ya que mi suegra ella tuvo que vender su casa, venirse a vivir con nosotros por un tema de edad porque ella ya no podía vivir sola y bueno ella compró esa casa pero la puso a nuestro nombre esa es la casa de ella pero ella muy amablemente la puso a nombre nuestro y nosotros nos hicimos cargo de ella porque ella estaba en unos años ya avanzados y ella estaba viviendo prácticamente con nosotros.

Elena: Ahora quiero volver Sergio, un poco en lo que decías al principio, pensando en aquellas personas que están escuchando y puedan vivir ya sea desempleo también, una enfermedad muy difícil, una situación muy difícil, que piensan en ese momento y aunque sean hijos de Dios, que Dios no está presente, que Dios en ese momento miró para otro lado cosa que sabemos que no sucede. Pero de pronto quienes hemos pasado por situaciones muy extremas hemos aprendido que Dios se manifiesta y quiere enseñarnos algo en ese mismo momento y quien te escuchó pensará 8 años sin trabajo, vaya escuela pero quisiera profundizar un poco más en eso en la oportunidad que Dios nos da de conocer otra faceta de él en esa situación.

Sergio: Ahí está yo quiero animarles a quienes estén pasando por una etapa difícil, ya sea económica o de salud que los momentos difíciles, como les dije en el primer programa es una buena oportunidad para buscar a Dios pero también para conocer otra facetas de Dios en el sufrimiento uno conoce a un Dios realmente fiel que a veces cuando estamos muy en la cómoda como decimos a veces nos agarramos mucho en la comodidad, y no estamos confiando en Dios, estamos confiando en la comodidad, y a veces Dios tiene que movernos un poquito el piso, porque para darnos cuenta de que nuestra vida, no pasa solo por las cosas materiales, nuestra vida pasa por una relación con ese Dios, con ese creador no? A Dios le importa más, me di cuenta a través de las pruebas, le importa más su relación con él que de repente, estemos buscando cosas a través de él. Y me di cuenta de que Dios no quiere que creamos en él por lo que él nos da porque sino seríamos como el genio de la lámpara de aladino, como el cuento. Él quiere ser nuestro Dios y nuestro padre a pesar en medio de la pobreza y en medio de la enfermedad no?

Elena: O sea, que interpreto en tus palabras que hasta sería un privilegio que Dios nos permita pasar por esa situación, la que sea difícil, porque podemos conocerle más a él.

Sergio: Totalmente, totalmente y él a través de este sufrimiento que nos permitió vivir él me habló de su sufrimiento, él cuando estuvo aquí en la tierra como hombre, el Señor Jesús cuando estuvo aquí en la tierra yo me di cuenta de que él sufrió tanto o más que yo todavía, él tuvo un sufrimiento en esa cruz que no tiene comparación con el sufrimiento que uno pueda tener en esta tierra no?

Elena: O sea que le alentamos a todos aquellos que están pasando por esta situación y en este mundo donde parecería que sufrir, todos tratamos evidentemente de sufrir y se ha alargado la vida de una manera sorprendente pero que en cualquier momento aquellos que somos hijos de Dios que confiamos en él, tenemos que pasar muchas veces por la escuela del dolor, por la escuela del sufrimiento y no porque Dios nos quiera castigar sino porque muchas veces nos ayuda a ser mejores personas, mejores hijos de él que es en definitiva lo que él quiere lograr. Sergio te agradecemos mucho por este tiempo y bueno, realmente ha sido muy bueno tenerte.

Sergio: Bueno, muchas gracias y espero que haya sido de bendición para quien haya escuchado estas breves palabras pero bueno a las órdenes por cualquier cosa y que Dios les bendiga

Desempleo (1 de 2)
Nuevas tendencias de la vida familiar

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>