Viva en forma sacrificial

Viva en forma sacrificial 

Autor: William MacDonald

  La palabra discípulo ha sido por demás utilizada, y cada usuario le ha dado el significado de su conveniencia. El autor de este mensaje nos lleva a examinar la descripción de discipulado que presentó Jesús en sus enseñanzas, la cual se halla también en los escritos de los apóstoles, para que aprendamos y descubramos más acerca de este concepto.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1949 – Estudio Bíblico  – Viva en forma sacrificial



Estimados amigos oyentes: Dar es un privilegio. La pregunta no es ¿cuánto debo dar?, sino ¿cuánto debo sacrificar? Al pensar en nuestra administración financiera, deberíamos comenzar con la determinación de dar a Dios Su porción (como se nos exhorta en Pr. 3:9; y en Mal. 3:10).

En diferentes pasajes de la Palabra de Dios, vemos cómo deberíamos dar:

Regularmente (cada primer día de la semana, según 1 Co. 16:2).
Individualmente (cada uno de vosotros, también 1 Co. 16:2).
En forma determinada (ponga aparte algo, también 1 Co. 16:2).
En forma proporcional (según haya prosperado, también 1 Co. 16:2).
Con liberalidad (las riquezas de su liberalidad, como vemos en 2 Co. 8:2; y 9: 13).
Sacrificialmente (más de lo que se esperaba, como está escrito en 2 Co. 8:3).
De la mano con una vida consagrada (se dieron primero a sí mismos al Señor, como leemos en 2 Co. 8:5).
Voluntariamente (una voluntad dispuesta, según 2 Co. 8:12; y no por mandamiento, según 2 Co. 8:8).
Con sinceridad (poniendo a prueba la sinceridad de vuestro amor, nos dice tambén 2 Co. 8:8).
Con proposición (cada uno como propuso en su corazón, nos exhorta 2 Co. 9:7).
No con tristeza (nos dice 2 Co. 9:7).
Con alegría (Dios ama al dador alegre, afirma también 2 Co. 9:7).
Con discreción (no haga sonar la trompeta delante suyo, según Mt. 6:2; y no permita que su mano izquierda sepa lo que hace su mano derecha, como exhorta Mt. 6:3).

Otra regla básica la encontramos en 2 Ts. 2:10 y en 1 Ti. 5:8: Trabaje duro por las necesidades personales y las de su familia; y en Mt. 6:19 se nos dice que pongamos todo lo que excede a nuestras necesidades en la obra del Señor; así como en Mt. 6:33 y en 2 Co. 5:7 se nos exhorta a confiar en Dios para nuestro futuro. Una pareja de creyentes debería decidir delante de Dios el estándar de vida con el cual quedaría satisfecha, para que todo lo que sea más que eso vaya a la obra de Dios. Las necesidades cotidianas requieren una modesta cuenta bancaria, para que las cuentas puedan pagarse inmediatamente y, así, el crédito de la persona sea de buen testimonio. Esto no se contradice con el mandamiento que no debemos amontonar tesoros en la tierra.

En general, deberíamos evitar comprar a crédito; pues, según Pr. 22:7: quien toma prestado es esclavo del que presta. Evitar pedir prestado significa evitar pagar una tasa de interés exagerada, o tomar prestado cuando es dudoso que usted pueda pagarlo después. En ese sentido, según Ro. 13:8, no deberíamos deberle nada a los demás.

A veces es más conveniente comprar una casa que rentarla. Una hipoteca es legítima, ya que la casa la respalda en caso de no poder pagar. Si usted no logra pagar, el acreedor tomará posesión de la casa.

No compre nada hasta que haya orado y le haya dado a Dios la posibilidad de proveerle. Él puede darle algo mucho mejor de lo que usted jamás hubiera comprado. Evite ser un comprador impulsivo. Haga una lista de lo que necesite y luego limite sus compras a la lista.

Evite los lujos, o comprar cosas que no son esenciales. Un reloj Rolex no da la hora mejor de lo que un reloj Casio de quince dólares. Disfrute el lujo de resistirse a las ofertas de artículos sin los cuales puede vivir una vida normal. Compre artículos locales en vez de marcas que tienen publicidad en todo el país ¿adivine quién paga por la publicidad? Usted se ahorra ese dinero cuando compra artículos con el nombre de su tienda.

Compare el peso de un artículo para no ser engañado por un precio menor.

Compare precio y calidad. Es mejor comprar zapatos de calidad que zapatos baratos, le saldrá más barato que ir al médico por problemas en sus pies.

Evite comprar en restaurantes caros. Piense en la cantidad de carne y vegetales que podría comprar en el supermercado con ese dinero.

Evite malgastar. Cuando Jesús alimentó cinco mil personas, ordenó que recogieran lo que había sobrado.

Algunas veces es mejor comprar artículos usados, tales como un auto, especialmente si el vendedor es cristiano, de lo contrario terminará comprando el problema de otra persona.

No firme garantías para otros, incluso para familiares, a menos que esté dispuesto a compartir su dinero para siempre (en relación a esto podemos leer Pr. 6:1 al 5; 11:15; 17:18; 20:16; 22:26; y 27:13). El término bíblico en este caso es salir de fiador de alguien más.

Cuando el dinero entra por la puerta, el amor sale por la ventana. No le preste dinero a otro cristiano, a menos que no le moleste si nunca le devuelven su dinero. No vaya a la justicia para que le paguen. Si acude a la ley, la ley lo atrapará.

Si bien algunos seguros son obligatorios, tales como el seguro del automóvil, no tenga seguro para todo. Confíe en que el Señor lo cuidará a usted y a su familia. Revise sus posesiones periódicamente y venda o regale lo que no necesite. Una mujer dijo que había pasado los primeros veinticinco años de su matrimonio acumulando cosas, y los siguientes veinticinco años deshaciéndose de ellas.

En general, viva con modestia para que pueda maximizar su inversión en las almas eternas.

EL ESTILO DE VIDA SENCILLO ES EL MEJOR

1º Porque se enseña en la Palabra (2 Co. 8:9). Y también podemos ver Mateo 6:19 y 1 Timoteo 6:8.“El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”.

2º Porque es la forma adecuada de representar a nuestro Amigo de Nazaret, el cual no tenía ni un centavo. Soren Kierkegard dijo: Visité una iglesia. Me senté en un banco de terciopelo. Vi como el sol brillaba a través de los vitrales. El ministro, vestido con una túnica de terciopelo, abrió una Biblia dorada, que tenía un marcador de plata, y dijo:“Si alguien quiere ser mi discípulo, niéguese a sí mismo, venda todo lo que tenga, déselo a los pobres, tome su cruz y sígame”. Luego, miró a su alrededor y se sorprendió que nadie se estuviera riendo.

3º Porque profundiza nuestra vida espiritual, hace que confiemos más y más en el Señor y que nuestras oraciones sean más fervorosas.

4º Porque es el tipo de vida más feliz y más despreocupado.

5º Porque el mundo necesita este estilo de vida. Millones de personas que aún no han escuchado, todavía están sin escuchar.

Al referirse a William Burns, Hudson Taylor dijo: La sencillez en su estilo de vida era su mayor deleite. Él disfrutaba la quietud y el lujo de tener pocas cosas por las cuales preocuparse. Él pensaba que la condición más feliz sobre la tierra para un creyente era que tuviera pocas ambiciones. “Si un hombre tiene a Cristo en su corazón”, solía decir, “se preocupa por la gloria por venir, y sólo ambiciona las bendiciones temporales necesarias para llevar adelante su vida, entonces, el dolor y la tristeza tienen un blanco muy pequeño al cual apuntar”.

 

El sustituto, sustituido: Jesucristo
Cuide su Lengua (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>