Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla



¿Conspiración Mundial?

¿Cuáles son nuestras fuentes? ¿Qué dice la Biblia sobre las teorías de conspiración mundial? ¿Serán parte de la Palabra Profética? En esta serie se tratará éste y otros asuntos interrelacionados.

Johannes Pflaum

En 1 Juan 4:1 dice: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” Esto también es válido para todo lo que se nos presenta en el área de las teorías de conspiración. Lo primero que me hizo prestar atención, fue cuando alguien me dio un tratado llamado “Seducción en vestimenta piadosa – Neo-nazismo como supuesta continuación de la Revelación Cristiana” de Friedrich T. Küllig (Editorial Immanuel, 1986). Dicho tratado analiza detalladamente los supuestos libros reveladores de Des Griffin y Wolfgang Borowsky. Friedrich Külling muestra claramente el ideario nacionalsocialista revestido de cristianismo, el cual es transmitido en esos “libros reveladores”. Entre otras cosas, se cuestiona con sutileza el Holocausto y los judíos malignos son considerados como la raíz de todo mal. Lo extraño es que, en todo esto, EE.UU. siempre sale malparado y Europa cada vez mejor. Lamentablemente, los libros de Des Griffin son mencionados en la bibliografía de un libro cristiano.

El despertar definitivo llegó cuando me enfrenté a los orígenes del odio hacia los judíos y del antisemitismo.1 Entretanto, ha sido documentado a través de una gran cantidad de literatura e investigaciones, el hecho de que Hitler estaba convencido de la conspiración mundial de los francmasones, supuestamente apoyada por el judaísmo. Todas esas teorías esotéricas se basan en los así llamados “Protocolos de los Sabios de Sión”, que fueron inventados como falsificación por la policía secreta de los zares e imputados a los judíos. En los mismos, se acusa a la francmasonería mundial judía de aspirar al dominio mundial, de dinamitar grandes ciudades a favor de sus propios fines, y de estar destruyendo la civilización occidental. Quizás ahora quede claro como se llega a la supuesta conspiración del 11 de setiembre. Esos protocolos falsificados sirvieron de prueba para justificar los pogromos y extralimitaciones contra los judíos. Hitler y Himmler estaban casi obsesionados con la idea de la conspiración mundial francmasón-judía, y por eso perseguían a los francmasones y, con consecuencias aun mayores, a los judíos que supuestamente estaban detrás de todo eso.

Hasta el presente, muchos de los así-llamados libros reveladores provienen del rincón de la extrema derecha. Como ejemplo podemos mencionar los escritos de Udo Holey, quien publicó sus libros reveladores bajo el seudónimo de Jan van Helsing. De este autor esotérico-antisemita proviene también, por ejemplo, la declaración de que Helmut Kohl en realidad sería judío, y que por eso su nombre habría sido cambiado de Kohn a Kohl.2 Para vergüenza mía, debo admitir que yo mismo acepté esa declaración de un hermano en la fe quien, supuestamente, era experto en el área de la francmasonería, y le creí. En ese tiempo, yo aún no sabía nada del trasfondo ocultista y de extrema derecha de esas tesis. De las mismas fuentes proviene la declaración de que los judíos estarían usando el Holocausto como arma contra Alemania, etc. Del mismo modo, se ha propagado la disparatada declaración de que el virus del SIDA habría sido elaborado en un laboratorio norteamericano, por mandato de un Illuminati judío.3

Dicho sea de paso, los libros de Holey, alias Jan van Helsing, fueron prohibidos en Alemania. Sus tesis, sin embargo, siguieron siendo propagadas por otros autores. También los libros de Des Griffin, hace algunos años atrás, fueron comercializados por una editorial que por sus tendencias neo-nazistas se encontraba bajo vigilancia de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución.

Una persona creyente, que se considera a sí mismo un experto en asuntos de la francmasonería mundial, me manifestó que el actual Estado de Israel, en realidad, sería una formación francmasónica. Esto no sólo es profundamente alarmante si se conocen las fuentes “marrones” de tales tesis. Una declaración de ese tipo, al mismo tiempo, ya es casi una blasfemia. Por supuesto que aún no tenemos al Israel redimido delante nuestro. También puede haber políticos israelíes que sean francmasones, como Jitzchak Rabin, por ejemplo. Pero, la restitución del Estado de Israel y la comenzada repatriación de los judíos, son la obra de Dios y el cumplimiento de las profecías bíblicas. Esto no tiene nada absolutamente que ver con el supuesto gobierno mundial de los francmasones.

La misma persona, considera que los francmasones son los que le preparan el camino al Anticristo. Le pregunté qué haría él con esas tesis, si el Anticristo algún día se presentara -- tal como en su tiempo lo hizo Hitler -- como adversario y perseguidor de la supuesta conspiración mundial. No me supo contestar a eso.

Otra fuente dudosa de los libros reveladores es la Editorial COP, con sus características esotéricas. Lamentablemente, en esa editorial, ahora, también han publicado personas a ser tomadas en serio, como ser el conocedor del islam Udo Ulfkotte o la ex moderadora de televisión Eva Herrmann, quienes al hacerlo, sin embargo, han puesto en juego su credibilidad. En esa editorial hay una gran cantidad de literatura reveladora, de literatura sobre extraterrestres que supuestamente habrían visitado la tierra hace algunos milenios atrás, de supuestas bases subterráneas que los nazis, hasta el día de hoy, mantendrían en el Polo Sur, de profecías ocultistas, de libros sobre los verdaderos trasfondos de la conspiración mundial, la crisis económica mundial y muchas otras cosas más.

Entre otros, fue publicado allí el libro sobre Skull & Bones, y la pertenencia de George Bush a esta orden secreta de la Universidad de Yale. Supuestamente esta sociedad, a la que Bush realmente pertenece, aspira al dominio del mundo. El hecho de que George Bus, tan sólo unos pocos años después de la publicación del libro, pasara a la historia como uno de los presidentes norteamericanos más impopulares, ocasionando una derrota histórica a su partido, ya no parece preocuparle a nadie. Especialmente porque Barack Obama no es un egresado de Yale. Pero, aun así, las teorías de conspiración continúan proliferando.

Con todas estas teorías de conspiración, el planteamiento de las preguntas:

¿de qué fuentes proviene esta información? y ¿qué personas proveen tales informaciones?, es demasiado escaso. En Factum Nº 7/2010, Thomas Lachenmaier explicó que las teorías de conspiración, como las que ahora circulan con respecto al terremoto en Haití y a las armas milagrosas de los EE.UU. supuestamente relacionadas con el mismo, ya fueron parte de la estrategia militar socialista-ideológica contra este país en tiempos de la República Democrática Alemana. A veces es alarmante ver como, justamente entre los creyentes, se acepta cualquier cosa a la ligera sólo porque, aparentemente, caben en su propio sistema, sin preguntar por las fuentes de tales informaciones. A pesar de que una persona, en realidad, esté en contra del islam, parece ya no molestarle, en el caso de las teorías de conspiración, que tales libros y tesis existan, en grandes cantidades, en los países islámicos.

Otro ejemplo: Hace algunos años atrás, leí en la revista noticiera Focus acerca de una entrevista con uno de los principales ideólogos que representan la conspiración de los Illuminati. En la foto se podía ver, en el trasfondo de su oficina, una figura de Buda y el signo esotérico del Yin y del Yang. Por eso, mi pregunta – y no solamente al espectro de la derecha: ¿Qué personas son ésas, y de qué espíritu son los que nos proveen de tales informaciones, supuestamente espectaculares e indispensables?

De ninguna manera se trata de representar a los francmasones, los Bilderberger, la ONU, o a quien sea, como algo bueno o neutral. Pero, ¿reconocemos el espíritu que está detrás de todas esas teorías de conspiración? ¿Realmente examinamos las cosas a la luz de la Biblia, o las aceptamos con demasiada prontitud, porque aparentemente, como ya dije, pero sólo aparentemente, caben en nuestro sistema personal?

En cuanto a todo esto, me gustaría citar las palabra de Isaías 8:9-13: “Reuníos, pueblos, y seréis quebrantados; oíd, todos los que sois de lejanas tierras; ceñíos, y seréis quebrantados; disponeos, y seréis quebrantados. Tomad consejo, y será anulado; proferid palabra, y no será firme, porque Dios está con nosotros. Porque Jehová me dijo de esta manera con mano fuerte, y me enseñó que no caminase por el camino de este pueblo, diciendo: No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.” Estas palabras estaban dirigidas a Acaz, el rey de Judá. Él temblaba ante Aram, quien se acercaba, en alianza con el reino de diez tribus y los asirios. El pueblo suponía que existía una conspiración detrás de los amenazantes poderes enemigos. Esto los volvió ciegos a la Palabra de Dios, y al juicio que iba de la mano de la misma. ¿Será que hoy nos encontramos en el mismo peligro? En lugar de doblegarnos ante la Palabra de Dios y al juicio relacionado con Su Palabra, en vista de los acontecimientos y los hechos, se piensa en cualquier conspiración maligna como responsable. Por eso, la alternativa a las teorías de conspiración es, según Isaías 8, el temor a Dios. ¿Por qué? En este capítulo queda claro que el Señor mismo – y no cualquier conspiración – pone en práctica sus planes con mano fuerte. Por esta razón, es que todas esas teorías de conspiración son tan tremendamente peligrosas. Ellas, secretamente, conducen a los creyentes en una dirección equivocada. Para ellas, ya no es Dios quien obra activamente y pone en práctica Sus intenciones, contrarias a todas las teorías de conspiración y planes humanos, sino que, repentinamente, es la supuesta francmasonería mundial, o algún otro, el que mete la mano en el asunto. Pero, nosotros debemos temer al Señor. Todo lo demás es incredulidad. Interesantes, en este contexto, son también los versículos 19-20. Aquí queda claro que el falso temor a la conspiración en Judá, estaba íntimamente ligado con fuentes y prácticas ocultistas.

1 Lewis, Bernard «Treibt sie ins Meer»: Die Geschichte des Antisemitismus (“Empújenlos al Mar“: La Historia del Antisemitismo), Uhlstein

2 Wippermann, Wolfgang, Agenten des Bösen (Agentes del Mal), Editorial be.bra, pág. 148

3 Ibid., pág. 149


Enlaces Relacionados
Teorías de Conspiración Mundial



Archivo
 

Aquí podrás encontrar todas las noticias.

 
Tema
¿Cómo hará el anticristo para tomar el poder sobre el mundo ...
Jordania, ISIS e Israel
Las futuras profecías antiguotestamentarias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
¿Qué tan genuino es films “El cielo es real”?
El Pequeño Apocalípsis de Isaías
La Prueba de la Realidad del Reino de Mil Años
La Gran Guerra y el Mundo de Hoy
¿La Operación de Gaza en Números?
¿Qué es la desproporción?
La Puerta de tu Vida
Cumplimiento literal del Salmos 110:1
Eutanasia
Jesucristo ¿es socialista?
¿Qué tan comprensible es la Biblia?
Acción de Fe
Paga Bien por Mal
Justicia Divina
Bienaventurados los que lloran


  Las Noticias
¿Cómo hará el anticristo para tomar el poder sobre el mundo entero?
Jordania, ISIS e Israel
Las futuras profecías antiguotestamentarias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?"

Lucas 24:32


  Entre Amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas Actuales
  Preguntas y Res.