Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla



“Dogmas” Populares en la Profecía Bíblica (1ª parte)

¿Por qué será que, a veces, hay diferencias tan importantes en la interpretación de la Biblia? Aunque dos personas, al estudiarla, tengan el deseo honesto de descubrir las verdades de la Palabra de Dios, aún así pueden llegar a comprender cosas distintas.

Wilfred J. Hahn

Dios, en cuanto a Su Palabra, permite ciertas tensiones y ambigüedades. El apóstol Pablo reconoció la utilidad de esas diversas ambigüedades para los creyentes, cuando escribió: “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados” (1 Co. 11:19). Estas aparentes ambigüedades en la Biblia actúan como “aguzadores”, según se menciona en Proverbios 27:17; pero, a su vez, para nosotros, son una constante exhortación a estudiar las Escrituras más a fondo. Tal como el efecto irritante de un pequeñísimo grano de arena en el tejido de una ostra, también el choque de diversos enfoques puede llevar a la formación de refinadas “perlas de verdad”.

Después de todo, ¿estamos absolutamente seguros que se trata de “dogmas”, en lo que se refiere a la interpretación bíblico-profética? Esta pregunta no carece de una cierta explosividad, justamente porque en el área de la profecía bíblica existen tantos criterios diferentes. En el caso de este tipo de preguntas, deberíamos tener en cuenta las palabras del apóstol. En primer lugar, deberíamos tratar a los representantes de otras opiniones “con mansedumbre y reverencia” (1 P. 3:15), y no atacarlos personalmente. En segundo lugar, deberíamos examinar las opiniones diferentes en un espíritu de humildad. En todo esto, deberíamos estar siempre conscientes que nuestro conocimiento es en parte y que vemos todo “por espejo, oscuramente” (1 Co. 13:12). A pesar de que no debemos ocuparnos de “fábulas y genealogías interminables”, porque éstos “acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe” (1 Ti. 1:4), somos llamados a prestar atención a la palabra profética (2 P. 1:19).

¿Y qué es, en realidad, un dogma? ¿Es algo bueno, o algo malo? Un dogma es cada concepto religioso que es tomado como base fija de la fe, pero que puede ser correcto o equivocado. En la mayoría de los casos, sin embargo, este término, actualmente, tiene un dejo negativo. Muchas veces es utilizado cuando se trata de criterios paralizados, que ya no son cuestionados. De este tipo de dogmas deberíamos cuidarnos. Por otro lado, puede que todos nosotros seamos receptivos a los dogmas errados o “arcaicos”, sobre todo cuando nosotros mismos no podamos fundamentar bíblicamente ciertas opiniones, o cuando ni siquiera sabemos por qué tenemos tal o cual concepto. Por supuesto, deberíamos seguir las instrucciones del apóstol Pablo: “Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 P. 3:15). Pero también tenemos que ser realistas. Nuestra vida de fe exige un constante estudio bíblico… un proceso de “afilado”, también en vista de nuestros conceptos de fe o “dogmas”.

Estos dogmas equivocados también los encontramos en interpretaciones de la profecía de los tiempos finales. Quizás ésta área, incluso, sea la más propensa a ello. ¿Por qué será así? Es que aquí nos encontramos con un desafío adicional a nuestra respectiva comprensión bíblica. El hecho es que una gran parte de las declaraciones bíblico-proféticas tratan del futuro, es decir de un tiempo que, para el observador, aún se encuentra en tinieblas. Es por eso, que nos enfrentamos a ellas con un enfoque de aquello que ya conocemos. Sin darse cuenta, el lector de la Biblia tiene la tendencia de interpretar las profecías del futuro, a la luz del pasado y del presente. Ciertos escenarios del futuro no nos los podemos imaginar, porque las condiciones son diferentes a las del presente o a las del pasado.

Las falsas interpretaciones de la profecía bíblica pueden tomar diversas formas. Equivocadamente, por ejemplo, podríamos partir de la base de que la Biblia aplica un lenguaje simbólico, que no debe ser tomado en forma literal. Observemos un ejemplo conocido: Ezequiel 38 al 39. En estos dos capítulos se describe una guerra que, según una opinión muy difundida, aún se encuentra en el futuro. En los combates se presentan hombres armados a caballo (Ez. 38:4). Tres veces se mencionan los caballos en este contexto (v. 4:15; Ez. 39:20). Estos animales, por lo general, son interpretados como algo simbólico, ya que las guerras actuales no son realizadas con tropas a caballo, sino con vehículos (tanques de guerra) o aviones (jets de combate o helicópteros). Pero, ¿es correcta esta manera de verlo? Por supuesto que cada uno de nosotros tiene derecho a su propia opinión, pero aún así no podemos excluir totalmente otros escenarios. En el ejemplo mencionado, la Biblia utiliza la palabra hebrea para referirse al caballo. No existe indicación alguna de que la profecía de Ezequiel deba ser tomada simbólicamente. La era de la guerra mecanizada recién tiene aproximadamente un siglo de antigüedad. ¿Y quién puede saber lo que sucederá en los próximos diez, veinte, o cincuenta años? Después de todo, los acontecimientos apocalípticos también pueden sucederse de manera inesperada.

Como no tenemos una comprensión extensa de las probabilidades de lo que sucederá en el futuro, puede darse el caso de otra interpretación equivocada de las declaraciones bíblico-proféticas. En la actualidad, por ejemplo, ¿podremos entender mejor las profecías de Daniel, que hace 2.500 años atrás? Por supuesto. A través del conocimiento adquirido en el correr de muchos años, por muchos lectores de la Biblia (tanto teólogos como también laicos) se aguzó hierro con hierro, profundizando así nuestro entendimiento, pero también los tiempos, las épocas y las posibilidades técnicas han cambiado. Por eso, las visiones de Daniel son más fáciles de comprender en la actualidad que en el pasado. En este sentido, también han demostrado ser falsas ciertas interpretaciones más antiguas de la profecía bíblica, a pesar de haberse convertido en “dogmas”. Cuando los dogmas del pasado son refutados, entonces, uno ya no debería aferrarse a ellos. Lea usted en la edición de agosto de la Obra Misionera Llamada de Medianoche sobre los dogmas del pasado en la interpretación de la profecía bíblica.

Traducido del inglés: Brigitte Hahn; edición ligeramente resumida del artículo inglés: “Popular Prophecy: Checking Dogma Twice” (Profecía popular: “Verificando los dogmas dos veces”), publicado primero en Midnight Call y también en www.midnightcall.com


Enlaces Relacionados
“Dogmas” populares en la profecía bíblica (2 Parte)



Archivo
 

Aquí podrás encontrar todas las noticias.

 
Tema
¿Cómo hará el anticristo para tomar el poder sobre el mundo ...
Jordania, ISIS e Israel
Las futuras profecías antiguotestamentarias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
¿Qué tan genuino es films “El cielo es real”?
El Pequeño Apocalípsis de Isaías
La Prueba de la Realidad del Reino de Mil Años
La Gran Guerra y el Mundo de Hoy
¿La Operación de Gaza en Números?
¿Qué es la desproporción?
La Puerta de tu Vida
Cumplimiento literal del Salmos 110:1
Eutanasia
Jesucristo ¿es socialista?
¿Qué tan comprensible es la Biblia?
Acción de Fe
Paga Bien por Mal
Justicia Divina
Bienaventurados los que lloran


  Las Noticias
¿Cómo hará el anticristo para tomar el poder sobre el mundo entero?
Jordania, ISIS e Israel
Las futuras profecías antiguotestamentarias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta."

1 Reyes 19:7


  Entre Amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas Actuales
  Preguntas y Res.