Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla



El Espíritu Santo y el futuro de los cristianos


El Espíritu Santo de Dios no solamente jugó y juega un rol importante en el pasado y en el presente, sino también en el futuro.

Norbert Lieth

Ya en la primera página de la Biblia, el Espíritu de Dios es mencionado en conexión con la creación (Gn 1:2) y en la última página de la Biblia el Espíritu es nombrado con relación al cumplimiento de la historia de la salvación (Ap 22:17). Y entre la primera y la última página de la Biblia es Él a través de quien Dios nos transmite la totalidad del programa de salvación e instala al Señor Jesús en el servicio del Mesías (Mt 3:16). Que el Espíritu Santo también juega una función importante en vista del futuro, lo vemos en los siguientes siete puntos.

1. El Espíritu Santo ha inspirado la totalidad de la palabra profética de la Biblia: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo“ (2.P 1:19-21).
Detrás de los autores humanos de la Palabra de Dios se encontraba el Espíritu Santo como inspirador, quien en forma continuada los llevaba a profundidades cada vez mayores en la revelación del plan de salvación de Dios. Por esa razón, él mismo es el verdadero originador y autor de la Biblia.

2. Ya en el Antiguo Testamento, el Espíritu de Dios señalaba más allá del presente de los autores a un tiempo que aun se encontraba en la lejanía: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles“ (1.P 1:10-12).

El Espíritu Santo, que estaba en los profetas, ya profetizaba de la gracia futura que le sería dada a la iglesia a través del sufrimiento y de la resurrección de Jesucristo. Si bien los profetas sabían que con su proclamación profética no servirían a su propia generación, sino a otra, futura, la iglesia como cuerpo de Cristo aun siguió siendo un misterio para ellos (Col 1:26-27; Ef 3:3-6).

3. El Espíritu Santo inspiró también a los autores neo-testamentarios a revelaciones más profundas más allá del tiempo de Jesucristo. Eso lo hizo en el sentido de Jesucristo y por Su mandato, quién había dicho Él mismo: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Jn 16:13).

El Señor Jesucristo aun no había hablado de todos los temas, habiendo limitado Sus oratorias más que nada a Israel. Sobre la futura iglesia o el arrebatamiento Él solamente había hecho insinuaciones. Las cartas apostólicas, comenzando con los Hechos de los Apóstoles hasta el Apocalipsis, debían proveer revelaciones aun más profundas y traer a luz otros misterios.

4. El Espíritu Santo revela condiciones futuras sobre la tierra. “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1.Ti 4:1).

Actualmente nos vemos enfrentados a una multitud de doctrinas demoníacas. Vemos como masas de personas con un trasfondo cristianos de varios siglos le dan las espaldas al cristianismo y se dirigen a lo demoníaco, entregándose a esas doctrinas. Recordemos tan solamente la esotérica, las religiones del lejano oriente, la “religión” de la evolución o el ocultismo puro. Pero también dentro de las iglesias cristianas, la Palabra de Dios es cuestionada una y otra vez. Las verdades bíblicas son puestas en duda, tergiversadas, desplazadas o liberalizadas. Y cada vez son menos los cristianos que crren en el futuro revelado por el Espíritu Santo.

Un ejemplo de lo mucho que ha avanzado ya la apostasía de la fe lo ofrece Blick am Abend (Vistazo en la noche) del 17 de marzo, 2010. El periódico sensacionalista suizo informa de yoga y zen en la iglesia urbana San Jacobo de Zurich, y cita a la pastora Verena Mühlethaler diciendo: “Continuamos siendo una iglesia abierta que tematiza lo humano más allá de las fronteras confesionales.” El diario vespertino continúa escribiendo: “Su predecesor, Burr, provocaba con ofertas y acciones inconvencionales, tales como el cartel en la torre de la iglesia que decía ‘¿Será que yo también soy un minarete?’ Su sucesora lo hace de la misma manera. “Nuestra oferta más novedosa, OpenYoga, quiere dar a la gente la posibilidad de entrar en contacto consigo mismos.” Que el yoga no tenga un trasfondo cristiano no le molesta a ella. (…) Hace tiempo ya que la iglesia ofrece meditación danzada y meditación zen budista. (…) Bela Pete, el profesor de yoga de los cursos OpenYoga dice: “Después de todo tiene sentido ofrecer en una iglesia el camino al templo interior.’”

5. El Espíritu Santo arrebata a la iglesia. “Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2.Ts 2:6-8).

En Pentecostés, a través del Espíritu Santo la iglesia nació como cuerpo de Cristo; en Pentecostés “al revés” (arrebatamiento), la iglesia como cuerpo de Cristo será arrebatada a través del Espíritu Santo que mora en ella. Es el Espíritu Santo quien aún detiene la anarquía a través de la aparición del anarquista (Anticristo). Pero cuando Él, entonces, haya ido al cielo con la iglesia, se habrá quitado de en medio todas las barreras y el juicio del apocalipsis se abre camino.
Recién cuando el Espíritu del Señor que obraba en Noé fue quitado, pudo abrirse camino el diluvio (Gn 6:3). Recién cuando Lot salió de Sodoma (Lc 17: 29), llovió fuego y azufre.
Que el Espíritu Santo arrebata a las personas, lo leemos en 1.Reyes 18:12; 2. Reyes 2:16; Hechos 8:39; 1. Corintios 5:5 y Efesios 4:30.

6. El Espíritu Santo revela el Día del Señor. “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta (Ap 1:10).

Este pasaje parece ser la clave para la comprensión de todo el Apocalipsis. Juan no estuvo en el Espíritu en el “primer día de la semana”, el día de resurrección de Jesús (Lc 24:1; Hch 20:7). Tampoco estuvo en el Espíritu en el “Día de Jesucristo” (Fil 1:6), sino en el “Día del Señor”. El Día del Señor es un término usado en la Biblia entera como el día de juicio, o de la ira de Dios, que se derrama en la gran Tribulación. De modo que el último libro de la Biblia es la revelación sobre el juicio en el Día del Señor.

Ya Enoc, el séptimo después de Adán (o sea alguien que pertenecía a los primeros seres humanos), proclamó en el Espíritu Santo la Segunda venida de Jesucristo en gloria y el juicio que va unido a la misma. Tampoco nosotros deberíamos atemorizarnos ni dejarnos desanimar de hacer lo mismo. “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él” (Judas 14-15).

7. El Espíritu llama en el último libro de la Biblia a recibir la gracia. “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente“ (Ap 22:17).

La misión y el pedido del Espíritu Santo es, obrar hacia Jesucristo, acercar a Él y llevar a Él. Es el Espíritu Santo quien revela el futuro y quien, por esta razón, dirige el llamado insistente a la humanidad de aprovechar la gracia y de venir a Jesucristo para ser salvos – antes de que sea demasiado tarde.





Archivo
 

Aquí podrás encontrar todas las noticias.

 
Tema
Los Medios Digitales y sus Peligros
El Milagro de la Metamorfosis
Los niños deben tener contacto con la naturaleza
Dudosos viajes al cielo
Las bodegas de Israel en el Neguev
Israel es la única democracia en el Cercano Oriente
Emanuel y el boicot contra Israel
¿Podemos prescindir del relato de la creación?
Visitas de Oriente
El Cumplimiento de la Navidad
Luz en un Mundo Oscuro
Navidad
Walloween
Los Autores del Sionismo Cristiano
¿Quedará Israel Implicado Entre los Frentes de los Grandes ...
¿Política Tributaria como Fenómeno de los Días Postreros?
Mundo árabe estudia en Universidad Hebrea
¡Te atraparé!
Crecimiento de la Iglesia a pesar de la Discriminación
Piercing & Tatuajes (parte 2)


  Las Noticias
Los Medios Digitales y sus Peligros
El Milagro de la Metamorfosis
Los niños deben tener contacto con la naturaleza
Dudosos viajes al cielo
Las bodegas de Israel en el Neguev
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días."

Salmo 23:5-6


  Entre Amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas Actuales
  Preguntas y Res.