Preguntas y Respuestas
  Equipo de Trabajo
 
Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 
Archivo
 

Aquí podrás encontrar todos los episodios ya emitidos de Preguntas y Respuestas.

Tema
Nro. 451
Nro. 450
Nro. 449
Nro. 448
Nro. 447
Nro. 446
Nro. 445
Nro. 444
Nro. 443
Nro. 442
Nro. 441
Nro. 440
Nro. 439
Nro. 438
Nro. 437
Nro. 436
Nro. 434
Nro. 433
Nro. 432
Nro. 431
« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 »

 

En 1 Tes. 5:17 leemos "Orad sin cesar" y también en Lucas 18:11 "orar siempre". "Orar sin cesar" no significa que uno se encierre en su cuarto y permanezca continuamente de rodillas. No, "orar sin cesar" es como el respirar del alma:

Es la continua conciencia de la fe: Cristo habita en mí (Ef. 3:17).

Es el conocimiento incesante: Sin El no puedo hacer nada que tenga valor para la eternidad (Jn. 15:5b).

Es el continuo implorar: "Ayúdame, Jehová Dios mío" (Sal. 109:26a). "Te ruego, oh Jehová, que nos hagas prosperar ahora" (Sal. 118:25b).

Es la comunión de vida con Jesucristo, muchas veces inconsciente, pero ininterrumpida: El en mí y yo en El. (Jn. 15:4).

Así como no siempre estoy conciente de la función de la circulación en mi organismo, así también funciona esta circulación maravillosa: Cristo en mí y yo en Cristo. Su cuerpo es mi cuerpo, Su fuerza es la mía y Su victoria se hace reconocible por palabras de alabanza, de ensalzamiento, de agradecimiento, por llorar o reír, muchas veces por suspiros y lamentos ocultos. Sin embargo, hay que ejercitarse en el "orar sin cesar". No tiene nada que ver con la vida en el convento, sino con la verdadera, íntima y continua comunión con Jesucristo.




 
Enviar Preguntas
   
  Última emisión de:
Preguntas y Resp.

  Las Noticias
Los Medios Digitales y sus Peligros
El Milagro de la Metamorfosis
Los niños deben tener contacto con la naturaleza
Dudosos viajes al cielo
Las bodegas de Israel en el Neguev
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Me regocijo en tu palabra como el que halla muchos despojos."

Salmo 119:162