Estudios Bíblicos
  
Equipo de Trabajo
 
Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 

Titulo: “El aspecto profético del Salmo 23” 1/4  

Autor: Norbert Lieth  Nº: PE1154

El Salmo 23 puede ser dividido en nueve puntos principales, que se corresponden con los respectivos versículos. La secuencia nos muestra, de una manera asombrosa, la historia de Dios con Israel.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otros: PE1154.mp3


"El aspecto profético del Salmo 23" 1/4

Querido amigo, comenzaré leyendo el salmo 23. "Salmo de David. Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida. Y en la casa de Jehová moraré por largos días".

El oncólogo alemán, Prof. y Dr. en Med. Helmut Renner, a veces prescribe a sus pacientes la lectura del Salmo 23 - incluso con receta. Este es un "salmo maravilloso para los enfermos de cáncer", dijo Renner a la revista cristiana Neues Leben (Nueva Vida). Justamente, los enfermos de cáncer deberían ocuparse más de la pregunta del sentido de la vida, porque muchas veces el temor a la muerte está en primer plano. En esa situación, el Salmo trasmite "espacio y esperanza". Renner es residente, especialista en radioterapia en la Clínica Nord, en Nurenberg, Alemania. En una entrevista, el médico enfatizó: "La oración es una extensión de la medicina científica. Nosotros, los médicos, debemos ser conscientes que también la medicina científica es un regalo de la gracia de Dios. Por ese motivo, es muy razonable hacer uso del poder de Dios para nuestra vida personal y para nuestra profesión."dice el médico. Sobre el Salmo 23, posiblemente, hayan miles de prédicas, comentarios y discursos. Los mismos, con todo derecho, contienen maravillosos aspectos evangelísticos y muestran a Jesús como el Buen Pastor que dirige a los suyos, se preocupa por ellos y les da paz. Pero, encontramos poco sobre el contenido profético de este Salmo. David era profeta, y por eso también tenía en mente el aspecto profético. En su prédica de Pentecostés, Pedro dijo, entre otras cosas: "Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepultura está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta ..." (Hch. 2:29-30).

Sobre el Salmo 23 existe el siguiente comentario de Arno C. Gaebelein: "... no debemos dejar de lado el hecho que el Salmo 23, primeramente, debe ser aplicado en el contexto de los miembros del piadoso remanente de Israel, que vivirán en el futuro. Aunque Jesús se demuestra, individualmente, como pastor de todos los que confían en Él, también es el pastor de Israel como pueblo. A eso se refería el patriarca Jacob, cuando dijo "el Dios que me ha pastoreado" o literalmente: "... que ha sido mi pastor". En el Salmo 80:2 se habla del Señor como pastor del pueblo de Israel, mientras que en otro Salmo, los piadosos de Israel proclaman: "Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano". En Isaías 40:11 encontramos otra promesa nacional, que es válida para Su pueblo Israel: "Como pastor apacentará su rebaño ...", y Miqueas denomina a Israel como "el rebaño de tu heredad" (Mi. 7:14). Todo el capítulo de Ezequiel 34 lo revela a Él como pastor, y lo muestra en Su obra futura como Aquél que, por la gracia, juntará a las ovejas dispersas de Israel y los llevará de nuevo a su tierra.

Este Salmo, por lo tanto, permite ser aplicado extensamente al pueblo, especialmente en el contexto de los miembros, ya mencionados, del remanente piadoso, quienes durante el tiempo de la tribulación de Jacob, o de la gran tribulación, estarán a la espera de que Él se haga visible. Este Salmo los consolará cuando ellos anden en el valle de las sombras de la muerte, y sus enemigos de alrededor se levanten y lo amenacen. Será entonces que ellos dirán: "No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo" y otra vez: "Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores". Su esperanza contiene el hecho de que ellos tienen parte en las bendiciones y las glorias del reinado de mil años."

Gaebelein nació en Alemania en el año 1861, a los 8 años emigró a los EE.UU. y vivió allí hasta 1945, de modo que él trabajó mucho antes de la fundación del Estado de Israel. Por lo tanto, más asombrosa es su visión del futuro con respecto a ese pueblo.

El Salmo 23 puede ser dividido en nueve puntos principales, que se corresponden con los respectivos versículos. La secuencia nos muestra, de una manera asombrosa, la historia de Dios con Israel.

Querido amigo en primer lugar veremos el primer versículo del Salmo 23. El Señor es mi pastor. Aquí vemos la temprana historia de Israel. ¿Dónde fue que el Señor se convirtió en el pastor de Israel? En Egipto. Allí Él convirtió a los israelitas en el pueblo de Su prado, ellos se multiplicaron y llegaron a ser un hermoso rebaño. Egipto, en cierto sentido, fue el redil - un redil ajeno --, en el cual Israel se convirtió en el rebaño de Dios. "Oh Pastor de Israel, escucha; Tú que pastoreas como a ovejas a José, que estás entre querubines, resplandece" (Sal. 80:1).

Primero José fue llevado a Egipto, y luego 70 personas más (sus parientes más cercanos). Ellos se quedaron allí y, finalmente, se convirtieron en un pueblo de 600.000 hombres. "Porque él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano" (Sal. 95:7).

Nada me faltará (Sal. 23:1). Después que Dios convirtió a Israel en Su rebaño en Egipto, El, como el buen pastor, lo sacó de allí para llevarlo a una pradera diferente y propia, a un lugar donde fluía leche y miel. "Hizo salir a su pueblo como ovejas, y los llevó por el desierto como un rebaño. Los guió con seguridad, de modo que no tuvieran temor; y el mar cubrió a sus enemigos. Los trajo después a las fronteras de su tierra santa, a este monte que ganó su mano derecha" (Sal. 78:52-54).

La frase: "... nada me faltará" describe el éxodo de los israelitas, la salida de Egipto, el peregrinaje por el desierto y la fiel providencia de Dios durante 40 años: "Condujiste a tu pueblo como ovejas por mano de Moisés y de Aarón" (Sal. 77:21). ¡Cuántas veces durante el tiempo del peregrinaje a través del desierto, la vara de Moisés, o la vara de Aarón, son mencionadas a manera de parábola como cayado de pastor?! Por algo, también se le llama el cayado de Dios: "Entonces Moisés tomó su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volvió a tierra de Egipto. Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano" (Ex. 4:20). "Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano" (Ex. 17:9).

La vara fue usada para hacer señales y prodigios en Egipto, durante la salida a través del Mar Rojo, al sacar agua de una roca, durante la batalla contra Amalec.

Durante la peregrinación a través del desierto no le faltó nada a Israel. Sus ropas no se envejecían, sus zapatos no se gastaban: "Y yo os he traído cuarenta años en el desierto; vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, ni vuestro calzado se ha envejecido sobre vuestro pie" (Dt. 29:5). Ellos fueron provistos de maná, de codornices y de agua, y el Señor los protegió de enemigos y de animales salvajes. En Deuteronomio 2:7 dice: "... pues Jehová tu Dios te ha bendecido en toda obra de tus manos; él sabe que andas por este gran desierto; estos cuarenta años Jehová tu Dios ha estado contigo, y nada te ha faltado."

Para evitar que el pueblo muriera de hambre, Moisés hubiera necesitado diariamente hasta 1.500 toneladas de comestibles; para alimentarlos de la manera en que nosotros estamos acostumbrados a hacerlo, él habría tenido que conseguir por lo menos 4.000 toneladas diarias. Para hacer eso habría necesitado dos trenes de carga, cada uno de 1,5 km. de largo!. ¿Qué increíble todo lo que Dios hizo por el pueblo de Israel.

Estimado amigo, le invito a que en el próximo programa sigamos analizando los versículos del Salmo 23 y su aspecto profético.

Hasta pronto.



Enlaces Relacionados
El aspecto profético del Salmo 23 2/4
El aspecto profético del Salmo 23 3/4
El aspecto profético del Salmo 23 4/4


 
Escríbanos
Ecos de Oyentes
Dichos Famosos
   
  Última emisión de:
Estudios Bíblicos

  Las Noticias
La Puerta de tu Vida
Cumplimiento literal del Salmos 110:1
Eutanasia
Jesucristo ¿es socialista?
¿Qué tan comprensible es la Biblia?
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos."

Romanos 15:1