Una vida con Dios 1/2

Titulo: “Una vida con Dios” 1/2
  

Autor: WimMalgo 
Nº: PE1116

Enoc, un hombre consagrado a Dios, nos enseña a vivir ” una vida con Dios” No se pierda este programa, no se arrepentirá.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1116.mp3



“Una vida con Dios” 1/2

Estimado amigo, en el Antiguo Testamento, en Génesis capítulo 5, versículo 24 leemos de Enoc: 

“Caminó, pues, Enoc con Dios y desapareció, porque Dios lo llevó consigo”.

El nombre Enoc significa “consagración, ofrenda”. Enoc fue un hombre consagrado a Dios en un tiempo de impiedad.

¿Quién es un hombre consagrado a Dios? Un hombre que vive sin cesar en el área de la voluntad de Dios. El Señor Jesús fue un hombre consagrado a Dios, pues El pudo decir: “Porque el que me envió, conmigo está. El Padre no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él”

Estimado amigo vemos en Enoc tres consecuencias de su vida consagrada a Dios: 

En primer lugar,la fe de Enoc en Dios

En Hebreos 11:5 leemos: “Por la fe Enoc fue trasladado para no ver la muerte…” Su fe en Dios lo llevó al arrebatamiento. Desprendemos de esto que Enoc, como más tarde también Moisés, se sostuvo por la fe “como viendo al Invisible”. Enoc tenía más fe en el Dios invisible que en lo visible. Por esta fe fue arrebatado. Experimentaremos el arrebatamiento solamente si tenemos esta verdadera fe que tenía Enoc. Lo podemos leer en la Biblia en 1.Cor. 15:51-52. o 1.Tes.4:16-17: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz, de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

La 2ª consecuencia:El testimonio de Enoc de Dios

Su testimonio para Dios era: “He aquí, el Señor vino (o: viene) entre sus santos millares”. El que cree en Dios y camina con El, y ve las intenciones futuras del Señor, tiene que anunciar la venida del Señor.

3º,La vida de Enoc con Dios

En Génesis 5:21-22 leemos: “Cuando Enoc tenía 65 años, engendró a Matusalén. Enoc caminó con Dios 300 años después de engendrar a Matusalén…” ¿Por qué pudo Enoc vivir constantemente con Dios durante trescientos años? Porque era hechura de Dios: “…Enoc, séptimo después de Adán…”. El número 7 aparece por primera vez en la conclusión de la obra de Dios, en la creación (Gn. 2:2). Mi hermano, mi hermana, ¿tienes una garantía de poder caminar con Dios constantemente? Sí, pues también tú eres “hechura de Dios”, creado en Cristo Jesús para hacer buenas obras. Todo lo que pertenece a una vida espiritual, te fue dado en Jesucristo. La palabra de Dios nos lo dice muy claramente en 2. Pedro 1:3: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”.

Estimado amigo, ¿Por qué cree usted, que era necesario para Enoc caminar con Dios?

Mi amigo, porque era un hombre que vivía en el tiempo final de una época. Según Génesis 6:1-4 hubo en aquel entonces una mezcla de espíritus con hombres. No solamente la línea de Caín, el incrédulo, sino también la línea de Set, el creyente, cayó en el ocultismo. Nuestro tiempo es igual. ¡El ocultismo, que se va abriendo camino (espiritismo, adivinación, etc.), revela hacia afuera un cristianismo mezclado! ¡Lo diabólico en vestimenta cristiana! ¡Hombres con corazones divididos, que dicen sí al Señor y sí a Satanás! Pablo describe esto en 1 Timoteo 4:1. Así como en aquel entonces, hoy hay una invasión de espíritus. Por eso, Enoc tenía que caminar con Dios, para no ser llevado por esta corriente de ocultismo. Lo digo con gran seriedad: ¡Hoy en día, más que nunca, tenemos que caminar completamente con Dios, sino nos dejaremos engañar por el espíritu del anticristo, el diablo en vestidura cristiana!

Querido amigo, querida amiga, había una razón positiva por la cual Enoc tenía que caminar con Dios: ¡El estaba destinado a ser arrebatado antes del juicio! Después del arrebatamiento de Enoc, comenzó el ministerio de Noé y luego irrumpió el diluvio. Reconocí más claramente que nunca que todos los verdaderos “Enoc” están destinados al arrebatamiento antes del juicio que vendrá sobre todo el mundo. Al respecto, leemos en Apocalipsis 3:10: “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”. Y en 1 Tesalonicenses 5:5 está escrito: “Todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día. No somos hijos de la noche ni de las tinieblas.” Aquí algunos creyentes dirán: ¡Qué bien saber que seremos arrebatados antes del juicio! Pero ten presente esto: Enoc tuvo que caminar con Dios para ser arrebatado antes del juicio.

Y caminar con Dios significa vivir en la auto-examinación. Pablo dice: “Pero si nos examináramos bien a nosotros mismos, no se nos juzgaría”. Vivir con Dios es vivir en la luz, donde la fuerza de la sangre de Jesucristo, que nos purifica cada vez más profundamente, llega a ser algo vital. 1.Juan 1:7 dice: “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. Es un hecho estremecedor que muchísimos creyentes – a pesar de escuchar la Palabra de Dios, se niegan a venir a la luz y a vivir en la luz.

¿Por qué vendrá un terrible juicio sobre este mundo, y en qué consistirá?

Estimado amigo, encontramos la respuesta en Juan 3:19: “Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.” Si un hijo de la luz no vive en la luz, no camina con Dios, entonces está todavía en las tinieblas. El que elude la luz, elude el juicio sobre su vieja naturaleza y, con esto, también el arrebatamiento. Todavía tiene que llegar al juicio. ¿Hay todavía áreas en tu vida que mantienes ocultas en la oscuridad? ¡Llévalas a la luz!

Una vez más: Hemos sido destinados a ser arrebatados antes del juicio. Enoc es una representación profética de la Iglesia de Jesús. Noé, sin embargo, es una imagen del pueblo de Israel: él fue guardado durante el juicio, así como Dios guardará a Israel durante la Gran Tribulación. Es estremecedor constatar que también dentro de la cristiandad e incluso en la predicación, se pasa por alto el hecho de que los “Enoc son preparados para el arrebatamiento; y que serán arrebatados antes de los juicios anunciados en Apocalipsis. Entonces, estimado amigo, ¿Caminas tú con Dios?. Te espero para concluir este estudio en el próximo programa.

La religión de Caín
Una vida con Dios 2/2

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>