Una mujer inquieta

Título: “Una mujer inquieta”

Autor: Dra. Silvina González
 NºEA303

Pueden haber muchos medicamentos en el mundo pero no todos los medicamentos calman el dolor del mundo. Silvina González nos cuenta acerca de su viaje a Colombia y Ecuador y también sobre su servicio en estos viajes médico – Misioneros.


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea303.mp3 




Receta Masitas alemanas


Entrevista con Silvina González

Sandra: Muy bienvenidas Amigas al espacio de la entrevista; ustedes saben que siempre lo preparamos con muchísimo cariño y pensando en todas ustedes que están por allí, en este caso, pensando especialmente en las mujeres de Colombia en las mujeres de algunos países latinoamericanos que nuestra invitada ha visitado hace muy poco tiempo. Muy bienvenida Doctora Silvina González. Cómo te va?

Silvina: Muchas gracias Sandra, es un gusto volver estar aquí.

Sandra: Hace mucho tiempo que no estabas en Entre amigas eh?

Silvina: Si hace bastante tiempo así que te agradezco mucho la invitación y me agarraste ahora, previo a antes de irme de viaje nuevamente.

Sandra: Ahí está, en una pasadita por el Uruguay tu país natal no es cierto? La familia me imagino contentos de tenerte aunque sea un poquito de tiempo con ellos.

Silvina: Si, la verdad es que es como Hola y Chau!

Sandra: Ya se están acostumbrando a despedirse.

Silvina: Si, ya se están acostumbrando si.

Sandra: Pero bueno, qué lindo tener una familia que en oración siempre acompaña tus viajes.

Silvina: Si la verdad es que es una bendición tener a mi familia, a mis padres Juan, Julia y a mi hermana Marilina. Que ellos son un apoyo incondicional, doy gracias a Dios por la familia y por tantos amigos, que están en oración y me apoyan para que bueno pueda realizar este tipo de viajes misioneros.

Sandra: Ahí está y de esos viajes misioneros vamos a hablar en este programa porque bueno, les quiero contar a las amigas de Colombia que estamos en estudios, pero sobre la mesa de trabajo hay un bolsito, que dice Colombia, con los colores de la bandera yo les cuento porque no lo pueden ver por radio pero para que sientan el orgullo de que esta doctora que estuvo por aquel país, trae en su corazón, un poquito de Colombia.

Silvina: Si, la verdad que sí, el año pasado Dios me permitió estar en Ecuador, en Colombia y bueno ya que haces referencia a Colombia es un hermoso país, y recuerdo en la despedida que me hicieron un grupo de hermanos antes de salir del país, Decile a todo el mundo que Colombia es bella. Y la verdad es que es una belleza de país estuve por Bogotá en el estado digamos de Ecun Dinamarca, y por Cota al Norte de Bogotá, y ha sido de tremenda bendición el estar por ese lugar.

Sandra: También en Ecuador. Cual ha sido el motivo de tus viajes, misioneros ya dijiste que son por lo que entiendo que vas llevando la palabra también pero creo también que con un rol médico no?

Silvina: Ahí esta: hay una cosa que me gustaría destacar, y es lo que Jesús dijo ahí en Lucas, en capítulo 4 en el versículo 18, que él en un momento se paró en la sinagoga y dijo, el Espíritu del Señor está sobre mí por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del Señor.

Esto es parte del llamado que Dios ha hecho a mi vida, y soy una médica misionera que comparte la palabra de Dios. Y en cada viaje misionero puedo ver pacientes con su necesidad física que necesitan antibióticos, medicamentos, antinflamatorios pero a su vez poder ver la necesidad que Jesús pudo ver en la gente, que una necesidad espiritual de su corazón y de su alma. Y muchas veces la medicina es una ciencia limitada que llega hasta determinado límite donde más allá no podemos hacer más nada.

Y esto creo que la mayoría de la audiencia va a estar de acuerdo conmigo, gracias a Dios por la medicina y por los médicos, pero llega un punto donde no se puede hacer mucho, y ahí es cuando entra Dios verdad? Hay lugares muy apartados donde no hay un médico cerca donde no hay medicamentos quizá muchos de nuestros oyentes estén en el campo lejos de un hospital pero lo importante es que ellos puedan saber que Dios está allí donde están ustedes.

Donde ustedes están Dios está con ustedes para suplir las necesidades y en cada viaje médico misionero bueno, podemos ver distintos tipos de necesidades. Tu hacías referencia a Colombia por ejemplo es un hermoso país que tiene muchos problemas políticos está el problema de la droga, de los secuestros pero la gente es una preciosa gente que está buscando de Dios, es gente muy trabajadora, me ha impresionado de los Colombianos lo trabajadores que son.

Pero hay mucha necesidad porque los niños desnutridos que vi aquí en mi país, también los vi en Colombia, en algunas zonas carenciadas y fue un gusto estar en orfanatos viendo niños y compartirles la verdad y del amor de Dios. Con la medicina no hacemos proselitismo, porque no necesitamos hacerlo, el hecho de atender a los pacientes en forma gratuita y mostrarles el amor de Dios, ya les estamos mostrando a Dios. No es que uno lleve el mensaje enlatado para tratar, de enchufarlo, no al revés no necesitamos decirles, ya con la atención médica les estamos diciendo Dios los ama.

Y hay mucha gente que se abre y dice, porqué esta gente viene o por qué esta doctora viene gratis a atenderme y para mí es realmente un gusto y una bendición y bueno, les estamos mostrando el amor de DIOS. Porque eso es lo que hizo Jesucristo, él vino a morir por nosotros a pagar un precio que nosotros no podíamos pagar, por eso la salvación es gratuita para todos y no tenemos que pagarla con Dinero. Todos podemos ser salvos si invitamos a Jesús, en nuestro corazón.

Y en Ecuador ha sido tremenda, la estadía por Ecuador también Ecuador tiene una población indígena muy importante que es gran parte de la población y entre ellos están los indios quechuas, en las montañas y junto a un grupo médico misionero pude ir a a algunas comunidades quechuas, en el Tejar, en Pangor, en Quicuno, en Ambatillo, estuve por Ambato es impresionante ver los volcanes son ciudades en las montañas rodeadas de volcanes. Y me Dio mucho gusto ver el volcán Chimborazo. En mi caso…

Sandra: Que estudiamos en la escuela…

Silvina: Si, mi calle, la calle en donde vivo acá en Montevideo se llama Chimborazo y entonces me saqué una foto con el volcán Chimborazo detrás.

Sandra: Ahí está, luego de la música te voy a invitar a poder desmenuzar un poco más esos viajes por Ecuador y por Colombia que nos cuentes acerca de las necesidades de la población en el área espiritual y bueno, que de alguna manera nosotros podamos ser parte de ese viaje también.

Sandra: Continuamos amigas, estamos compartiendo en esta oportunidad la entrevista con la Doctora Silvina Gonzáles y me encanta verte con el entusiasmo que cuentas esta experiencia del viaje por Ecuador y por Colombia. Contame por que me parece que fueron Dos aspectos bastantes distintos por un lado las montañas en Ecuador y las poblaciones que allí viven y en Colombia las poblaciones en los hogares infantiles. Según entiendo no?

Silvina: Si, en Colombia también fuimos a algunos barrios bastantes peligrosos carenciados pero vamos a empezar por Ecuador. Ecuador es un Hermoso país, y la altura se siente ( es como estar más cerca de Dios) la adaptación a la altura. Es verdad cuando los jugadores de futbol van a La Paz Bolivia, o a algunos países de esos en altura, y se cansan es verdad, uno tiene que hacer las cosas en forma más lenta y más pausada pero pude ir con un grupo médico misionero a Ecuador y me conmovieron las comunidades Quechuas, ellos viven de la agricultura estuve por ejemplo en una feria quechua donde no manejan tanto el dinero, sí el trueque por ejemplo. Llevan lo que han cultivado o lo cambian por animales o llevan animales ovejas y lo cambian por lo que necesitan, Ecuador es un país dolarizado, o sea que la moneda que se usa a parte del peso ecuatoriano es el dólar entonces bueno, para muchos no es muy fácil la vida, es bastante cara, y eso hace que algunas comunidades quechuas que están en las montañas estén un poco aisladas. Por ejemplo he ido a una que se llama El tejar, que queda bastante aislado al Norte de quito y estuvimos como 2 horas y media para llegar.

Sandra: Por qué vía?

Silvina: Por vía carretera pero muchas de las carreteras eran de tierra yen las montañas era como que eran momentos que tenías, para adelante montañas pero cantidad que no veías otra cosa que no fueran montañas, hacia delante , hacia atrás y hacia los costados. Rodeados totalmente de Montañas, en la nada, porque no había nada, y uno llegaba a la comunidad y bueno por supuesto, muy lindos pueblos con luz eléctrica con agua el agua en esas comunidades no es potable no se puede tomar el agua del grifo de la canilla hasta para lavarse los dientes hay que usar agua embotellada, y la mayoría de los niños por ejemplo tenía parásitos intestinales y algunos mal nutridos, entonces fue muy lindo poder llegar, y dar medicación, pesar a los niños verdad,

Sandra: La medicación la llevan ustedes?

Silvina: Si la medicación, en este caso el grupo que fue que es un grupo de voluntarios médicos ellos llevaron la medicación llevaron antibióticos, antiparasitarios vitaminas, entonces con este grupo en 4 días vimos a 1500 personas entre niños y adultos, o sea veíamos a todo el pueblo. Y fuimos a 4 pueblitos. Y a mí me conmovió realmente que Dios tocó mi corazón porque en esa consulta una de las señoras que vino a la consulta viene y me dice doctorita me duele el pecho y yo le digo vamos a descartar problemas del corazón, problemas cardiovasculares, aunque las mujeres caminan con sus bebés en la espalda, 2 y 3 horas por las montañas. Bueno le hice todo el interrogatorio, tratando de descartar alguna dolencia cardíaca, y entonces estaba bien y entonces me entra a contar lo que pasa que se murieron 3 de mis hijos, me dijo no?

Sandra: Claro estaba con una angustia…

Silvina: Y mi esposo llega a mi casa de noche borracho y me pega. Y comenzó a llorar la señora no? Y te puedes imaginar Sandra que yo también me puse a llorar con ella y nos pusimos a llorar las dos y en un momento dije me tengo que calmar porque yo soy la doctora y algo le tengo que dar. Y lo mejor que le pude ofrecer es a Jesucristo. Y ella aceptó a Jesucristo en su corazón. Hizo una oración conmigo, y se quedó en paz, quedó en paz y por supuesto le dimos lentes, le dimos medicina unas vitaminas y algo como para reponerla un poquito, y la conectamos con el grupo de damas que había ahí en una iglesia local. Allí en el lugar.

Sandra: Para que sea una red de apoyo de alguna manera…

Silvina: Claro para que pudieran ayudar verdad en esta situación difícil de maltrato en el lugar y la verdad después Dios me conmovió porque hay tanta gente así que está sufriendo no? Quizá alguna de las personas que nos escucha esté pasando por una situación así. Pero Jesucristo está, y él es el que nos puede escuchar y nos puede ayudar a salir de situaciones muy difíciles por supuesto le pedimos a Dios por el esposo para que Dios lo tocara y pudiera cambiar su vida. Y así como este drama que les acabo de contar, hay muchos! Muchos niños mueren en las montañas porque no hay asistencia médica o no llega un médico alguno de estos tipos de comunidades verdad? Por supuesto que Ecuador es una belleza de país tiene todos los adelantos y toda la tecnología como cualquiera de nuestros países latinoamericanos es un muy lindo país pero hay lugares muy carenciados entre las montañas donde hay mucha pobreza también, y a donde debemos llegar porque a eso vino Jesucristo.

Sandra: Si te parece, unas notas musicales nada más, escuchamos algo de Colombia antes de cerrar esta entrevista.

Silvina: Como no.

Sandra: Volvemos amigas, estamos conversando y qué pena que ya se nos va el tiempo Silvina! Estamos conversando con la Doctora Silvina González y bueno muy fuerte las experiencias que nos comentabas de mujeres como nosotras pero que les ha tocado vivir en otro punto del planeta y a veces aislados de lo que son los servicios médicos y qué pena que a veces nosotros tenemos los servicios médicos cerca y otros no tienen esta posibilidad. También estuviste en Colombia, me decías.

Silvina: Sí, estuve en Colombia y aquí tengo el bolsito de Colombia, y un saludo también para toda la gente de Colombia, preciosa gente especialmente a la gente de Cota también si llegar a este saludo se van a acordar de mí, y ha sido un gusto estar. Es un hermoso país, lamentablemente está pasando por problemas políticos internos verdad? Pero yo se que Dios ama a Colombia y que puede ser un país que puede salir adelante.

Hay muchos orfanatos. Lo que me impactó mucho de Colombia es la violencia que hay en los niños, mucha violencia infantil y los niños se deprimen y hay un alto índice de suicidio en niños por el maltrato y esto hace que hayan muchos hogares de niños, en Colombia y pude visitar unos cuantos de ellos en la ciudad de Bogotá, haciendo asistencia médica y preparando un programa especial para niños junto con otros hermanos la verdad es que es un hermoso país latinoamericano también, y sé que Dios tiene planes con cada uno de nuestros países.

Pero como sé que el tiempo es corto, lo importante de todo esto es que Dios ama a todos nuestros países de Latino América, y Dios ama a nuestros oyentes que están escuchando, y es importante el llegar a conocer a Dios a través de Jesucristo, que él es el que puede solucionar muchas de las situaciones difíciles de las que vivimos. Si vivir la vida cristiana a veces es un poco costosa, porque no es fácil, imagínese vivir la vida sin Dios, es una vida mucho más difícil y solitaria así que para todas nuestras amigas, y oyentes que nos escuchan y nuestros amigos que nos escuchan lo más importante es poder agarrase de Dios y no importa la situación que estamos viviendo gracias a Dios por la medicina y por todo lo que podemos hacer con ella, pero la medicina es muy limitada y ahí e cuando miramos a Dios en todas las circunstancias de nuestras vidas.

Sandra: Ah, como este caso que vos mencionadas de la señora en Ecuador o el caso de los niños abusados en Colombia llega un momento donde el dolor del corazón no lo puede cambiar ningún antibiótico y el poder recomponerse de situaciones que lastiman tanto solamente la mano de Dios no?

Silvina: Así es.

Sandra: Ha sido un gusto Silvina, tenerte en este programa Entre Amigas, que no haya tanto tiempo entre esta y la próxima como hubo de la anterior hasta acá. Que en el medio hiciste toda esta experiencia misionera estuviste a cargo de un instituto Bíblico también.

Silvina: Un seminario aquí en Uruguay.

Sandra: Te has desarrollado en tu profesión así que esperamos que prontos puedas estar con nosotros y compartir otro programa para mujeres te parece?

Silvina: Muchas gracias Sandra y un saludo para toda la audiencia.

Un Dios de Segundas oportunidades
Esperanza en las dificultades de la vida.

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>