Una luz admirable

Titulo: “Unaluz admirable”
  

Autor: HermanHartwich 
Nº: PE1230

“Una luz admirable” se titula esta audición de Llamada  de Medianoche. El pastor Herman Hartwich, nos estará presentando un muy interesante estudio a la “Luz” de la Palabra de Dios.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1230.mp3



“Una luz admirable”

Mis queridos amigos la luz es una de las mas admirables y útiles obras de Creador. Hay varias fuentes de luz, varias esferas donde la luz se manifiesta. Hablamos de la luz eléctrica, la luz del entendimiento, la luz de la ciencia, pero necesitamos luz que nos ilumine los objetos físicos y luz que nos alumbre el entendimiento.

La Luz se relaciona con Dios, con la verdad, con lo puro, lo bueno, lo que esta de acuerdo con la voluntad divina. Mientras que por otro lado las tinieblas se relacionan con Satanás, con la mentira, la maldad, la ignorancia, la hechicería y la superstición también. Saben que al siglo 19 se le llamo el siglo de las luces y hubo un periodo que también la llaman la edad del oscurantismo. En los últimos años la ciencia ha hecho avances asombrosos, pero en el aspecto moral y espiritual las tinieblas consumir a la humanidad en una noche tenebrosa. El profeta Isaías en la Palabra de Dios digo que vendía el día cuando las tinieblas cubrirían la tierra. Lo lamentable es que imperen las tinieblas donde podría prevalecer la luz.

Jesucristo nos dice en el evangelio de Juan capitulo 8 verso 12: ” Yo soy la luz del mundo el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Y agrega también en el capitulo 12 verso 46 : “Yo la luz he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mi, no permanezca en tinieblas”. Jesucristo es la luz, en el aspecto físico, intelectual y espiritual. Puede impartir luz a los ojos del cuerpo, y a los del alma. El evangelista Mateo al hablarnos del ministerio de Jesús en Galilea, dice : “el pueblo asentado en tinieblas, vio gran luz”.Los galileos estaban bajo las tinieblas del error, la ignorancia y la superstición. La presencia de Jesús en aquella región de Palestina, prefecto un poderoso faro de luz que ilumino las mentes de muchos galileos. Jesús es la encarnación de la verdad. Par él no hay engaños, ni secretos, ni misterios, lo sabe todo; el pasado, el presente y el futuro. El mundo esta lleno de teorías, filosofías, religiones, maestros….¿cómo encontrar la verdad en una esfera tan confusa, ustedes se preguntaran?. ¿Cómo encontrar la verdad en una esfera tan confusa?.

Conocemos a una profesora que según su propia confesión busco la verdad por muchos caminos, milito por un tiempo en la religión de sus padres, frecuento los predios del espiritismo, y santería, se inicio en los Rosa Cruces y pidió luz a la Teosofía, pero no encontró la verdad que satisface la mente y el alma hasta que presto atención al evangelio de Cristo y la gracia de Dios le iluminó el entendimiento al ver a Jesucristo como lo que es, la fuente de la vida, de la salvación y de la paz. Mis amigos cuando volvemos los ojos al que es la luz del mundo y abrimos las puertas del corazón a la gracia divina, los ojos del entendimiento se iluminan y el alma hecha a vuelo las campanas del gozo porque ha encontrado el manantial de la felicidad, la senda de la gloria. El apóstol Pablo se refiere a esta aspecto diciendo: “Dios que mando que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”.

El Dios que creo la luz que alumbra al mundo tiene poder para alumbrar los ojos de nuestro entendimiento a fin de que conozcamos la verdad y nos emancipemos del error y la ignorancia. Por tanto la Biblia dice, “despiértate tu que duermes, levántate de los muertos y te alumbrará Cristo”. Hay muchos seres humanos que están como hipnotizados por influencias malignas, están espiritualmente muertos, a los que se encuentran en tan lamentable estado espiritual, Dios les dice: Despiértate, levantare de la esfera de la perdición en que te encuentras y acude a Cristo. Cuan admirable es la iluminación que Cristo brinda al alma que acude a él buscando luz, perdón, paz, felicidad, vida eterna. Los que hemos alcanzado esta experiencia podemos decir como decía el apóstol San Pedro, que Dios nos ha sacado de las tiniebla a la luz admirable. Jesucristo se proclamó a si mismo como la única fuente de luz, hoy puede afirmarse que todo la humanidad tiene conocimiento de la persona de Cristo y todas sus enseñanzas, sin embargo hay millones de seres humanos sumidos en las tinieblas del error, la ignorancia, la idolatría, la hechicería, la superstición. ¿Porque?. Jesucristo nos da la respuesta, diciendo, “Yo soy la luz, he venido al mundo, pero los hombres aman mas las tinieblas que la luz porque sus obras son malas”. Porque el que hace lo malo aborrece a luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean expuestas.

Mis amigos los que aman el viso, el adulterio, la idolatría, la hechicería, la superstición y el pecado en todas sus manifestaciones no quieren acudir a él, que dice “Yo soy la luz del mundo”. Prefieren postrarse frente a un santo de cartón, de madera, de metal, la imagen como no ve, ni oye, ni siente no reprocha sus orgías, sus vicios, sus inmoralidades, sus idolatrías, y su paganismo. Pero el que no tiene facultad para reprochar, tampoco tiene virtud para ayudar cuando hay necesidad de ayuda, ¿me entiende mi amigo, me entiende lo que estoy diciendo?. Algunos no quieren la luz, las secciones espiritistas requieren una luz de penumbra y que sea roja preferiblemente. Dicen que la luz molesta a los espíritus que se manifiestan en los centros espiritistas, este aspecto es alta mente revelador, Dios es luz. Donde esta Dios ni puede haber tinieblas, los que prefieren las tinieblas no son de Dios, ni están en armonía con Dios, ni van al reino de Dios.

Algunos practican ritos hechiceros, en el fondo entrañan maldad, porque se hacen para perjudicar a otro, mientras que el Señor Jesucristo que es la encarnación de la verdad, nos dice que los hechiceros no entraran en el reino de la luz. Hablándonos del reino de Dios, nos dice la Biblia, que allí no habrá noche, y que no necesitaremos luz de lámpara, ni del sol, porque Dios con su presencia iluminará todo. Pero de los que aman las tinieblas se nos dice que serán confinado en un lugar donde nunca mas verán la luz. Mis queridos amigos Jesucristo vino al mundo para enseñarnos la verdad, para iluminarnos el entendimiento, para abrirnos los ojos del alma, para impartirnos perdón, gozo, paz, fe, y esperanza de gloria. Pero el Señor condiciona esas maravillosas condiciones a los dos aspectos siguientes. Primero, ” El que cree en mi no permanecerá en tinieblas”. Amigo, para salir de las tinieblas hay que creer en Jesucristo, reconociéndolo como el único salvador, maestro y Señor. Segundo Jesús dijo” Yo soy la luz del mundo, el queme sigue no andará en tinieblas”. Seguir a Cristo equivale a vivir de acuerdo con sus enseñanzas.

Todo el que tome enserio su evangelio y se convierta en discípulo de Cristo, sale de las tinieblas a la luz. ¿Mi querido oyente en que esfera estás?. ¿En la de la luz o en la de las tinieblas?. ¿A que reino te conduce el camino que estás transitando, al de las tinieblas o al de la luz?. Tu destino eterno depende de tu actitud para con el que dice ” yo soy la luz del mundo. El que ahora ama la luz, y sigue la senda de la luz, al fin llegara al reino de la luz, el reino de Dios. Pero el que ama las tinieblas y sigue en el camino de las tinieblas al fin se veras confinado eternamente en un lugar de tinieblas, porque está escrito ” de Dios nadie se puede burlar”. Que Dios te bendiga y que abras tu corazón a esta luz maravillosa que es Jesucristo.

Medicinas para el corazón del hombre
¿Falló en llegar a la meta suprema, o aún la puede alcanzar? 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>