Una experiencia original

Título: Una experiencia original

Autor: VariosHermanos
No.: EA242

Varios Hermanos varones nos cuentan  su gran experiencia cocinando en un  Retiro femenino! Entre otras cosas también nos comentan lo que significan sus esposas para ellos.


  • RecetaPollo asado a las brasas
  • PoemaEl ejemplo de Tabita 
  • ConsejoConsejos para  preparar un buen fuego a la hora de asar


 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea242.mp3 



 


Entrevista con los cocineros de un Retiro Femenino

Sandra: Muy bien queridas amigas nos encontramos en el campamento la tuna, y en un campamento donde se desarrolla un encuentro femenino, pero sin embargo los entrevistados de esta día son unos cuantos hombres. Mientras la mujeres están disfrutando de una reunión y algunas aprontan sus bolsos para retirarse de este encuentro femenino, los cocineros se encuentran descansando, por primera vez en este retiro me parece, porque han trabajado bastante.

Vamos a darle la bienvenida y vamos a preguntarle como ha sido esta experiencia de compartir, de cocinar, de alimentar tanta cantidad de mujeres, 250 mujeres exactamente. ¿Cómo estas Juan Carlos?.

Juan Carlos: Bueno ahora estoy bien, un poquito cansado pero bien, nunca había cocinado para tantas mujeres, y realmente estoy asombrado de cómo comen tantas mujeres juntas, cuanta cantidad de comida hicimos, pero lo hicimos con mucho gusto, con mucho amor, y como un trabajo de amor para las hermanas y para el Señor.

Sandra: Ahora, tu sos especialista en cocina de campamentos, yo te he visto cocinar en otros campamentos, ¿ es diferente esta experiencia?.

Juan Carlos: Es un poco diferente porque yo estoy acostumbrado a cocinar en campamento de adolescentes y es diferente cocinar solo para mujeres aunque a veces, ¿no se cual de los dos comen mas, si las mujeres o los adolescentes, pero el ambiente es distinto, por supuesto, es un ambiente completamente distinto, de los dos se saca provecho, porque en los campamentos de adolescentes uno también aprende y el trato con los adolescentes es edificante, muchas veces, a pesar de que es estresante también pero en el trato con las hermanas también uno se edifica, va conociendo mas a las hermanas y las va comprendiendo mas en algunos aspectos.

Sandra: Muy bien, y Abel era la persona que ponía la voz firme ahí cuando repartían la comida, porque parece que charlan mucho las mujeres, ¿ que pasa Abel, son muy conversadoras las señoras?.

Abel: Me abstengo de hacer comentarios… el asunto es que en el caso mío comenzó mucho antes este encuentro, porque mi señora era una de las encargadas así que yo tuve la tarea junto con Juan Carlos de comprar todas las cosas, alquilar sillas, cargar todo, traer, así que lo nuestro empezó antes de llagar, nosotros llegamos el viernes acá. Pero si ha sido una experiencia diferente a lo que estamos acostumbrados a los campamentos como siempre estuvimos desde el año 81, pero esto es algo nuevo algo que realmente, nunca había escuchado tanto ruido, yo preguntaba, ¿como se entienden?, porque es increíble en un lugar cerrado con 250 mujeres todas conversando cruzadas, la de aquella punta le habla a la otra, y se contestan, es maravilloso, tiene un don especial.

Sandra: ¿Somos una especie rara, no?

Abel: Si realmente. Pero bueno, pasamos muy lindo también, cansados, los años no vienen solos, realmente ayer terminamos muy cansados, y ahora estamos cansados pero contentos.

Sandra: Ahora, ustedes nos son Chef, ¿cual es tu profesión Abel?.

Abel: Yo soy mecánico.

Sandra: Así que ya lo ven, dejando la actividad diaria para venir a ocuparse de la cocina, no es necesario ser cocinero. Tenemos acá un muchacho mas joven, ¿cuál es tu edad?.

Muchacho: 27 años.

Sandra: Así que con 27 años asumiendo también el desafío de la cocina, ¿qué es lo que mas te llamo la atención de esta tarea?.

Muchacho: Lo que me llamo mas la atención, con algunos compañeros acá, nos conocíamos, con otros no, tengo el placer de conocerlos, y sin previo aviso y sin prepararnos antes coordinamos muy bien la tarea como estaban comentando y a pesar del arduo trabajo se llevo todo con el mejor orden posible y de la mejor forma y también con el gusto con el cual venimos. De entrada ya cuando confirmamos la disposición estaba puesta desde el vamos y bueno, que teníamos la seguridad en Dios de estos íbamos a sacar mucho provecho para las iglesias, de los hermanos libres, y que Dios use a cada hermana que en este retiro especial, haya sentido algún llamado, algo, que el Señor haga su obra.

Sandra: Muy bien, ¿cuál fue la receta que mas te costo en la preparación ?.

Muchacho: El arroz.

Sandra: ¿Qué problema con el arroz?, porque nuestras amigas aprenden a cocinar, Natalia siempre les da la receta, y bueno, a lo mejor para ellas el arroz es muy simple, pero, ¿por que te costo? .

Muchacho: Y el arroz su complico porque teníamos oídas de que alguna hermana le gustaba mas cocido, a otra menos cocido, alguno que enjuágalo mas, alguno de los compañeros, que tiene mucho almidón que tiene menos, entonces había distinta formulas y bueno se nos complico un poquito por ahí, pero todo salió bien, y se comió todo.

Sandra: Muy bien, vamos a escuchar un poco de música y después si volvemos a preguntar cual fue el sentido de este retiro, porque ¿por qué 240, 250 mujeres se van apartadas y bueno, y también teniendo el apoyo de sus hombres acá que vienen a ayudarlas en todas la organización del evento.

Sandra: Continuamos queridas amigas en este programa Entre Amigas y en este caso entrevistando a varones y qué varones estos apoyando la tarea de la mujer, en este caso de un retiro femenino aquí en medio de un balneario precioso con un día soleado hermoso, podríamos estar disfrutando con el resto de sus familias y sin embargo están acá en apoyo a sus mujeres que están en un retiro. Y otros hombre s que no han tenido pero que se han hecho cargo de sus hijos y que están de alguna manera apoyando también para que tantas mujeres dejen todas sus cosas cotidianas para concentrarse en el estudio de la Biblia y ver qué tiene Dios para ellas. Quiero darle la bienvenida a los dos Luis que me quedan a entrevistar y bueno, que me cuenten un poco de su experiencia ,creo que este Luis que tengo a mi lado es la primera vez que viene ¿Cómo estás?

Luis: Hola buenas noches, buenos días

Sandra: Según el país de donde salga el programa el horario en el que lo ponen

Luis: Acá hay una hermosa tarde y para mí es la primera vez que vengo, yo creo que de los que estamos acá soy el más nuevo, como se dice a veces en el camino de la fe porque hace prácticamente 2 años que recibimos al Señor con mi Señora y entonces esto para mí, como ser la primera ves es algo muy distinto a lo que uno estaba acostumbrado ¿No? Yo había estado en un campamento de jóvenes pero nunca en un campamento femenino. Y no solo a eso me quiero referir sino a los hermanos que de repente tienen más años en esto que en ningún momento me hicieron notar eso que es el ser nuevo no? Como dijo uno. Hoy todo lo que hacemos acá no es para nosotros, sino que es para la obra del Señor.

Sandra: Qué lindo y cómo vos notaste en la vida de tu esposa el entusiasmo por venir acá, cómo sentís vos que esto le puede hacer bien a ella?

Luis: No solo de repente a ella. Yo doy las gracias realmente por haber conocido al Señor, lo conocimos el mismo día, entonces ya de por sí es una bendición en el caso de nuestro matrimonio, entonces se dio que a mi me ofrecieran para venir y en lo que me ofrecían ahí estaba, no me interesaba de repente saber cocinar o lavar un plato sino, estar ahí de alguna manera apoyándola.

Sandra: Muy bien, y el otro Luis que tengo acá en frente a mí, sé yo que tiene más experiencias en campamentos sin embargo no se si tanto en campamentos de mujeres. Luis, es para los hombres esto de cocinar? No, el cocinar, yo pienso que es para todos. Para todos los que le gusta cocinar. La primera cosa es que cuando uno cocina para un evento del mundo y la otra es cuando cocina para un evento que es para el Señor. Entonces ahí tenemos la diferencia enorme, por eso lo que quiero destacar en este evento en el que estamos nosotros destacar el amor, el cariño que hubo entre los componentes del equipo. Porque como dijo un hermano nuestro aquí no hubieron capataces ni jefes. Aquí éramos todos iguales y lo más importante cuando uno dejaba de hacer algo, el otro automáticamente ocupaba el lugar de él. Y todos ocupamos el lugar que nos correspondía. Por lo tanto, yo quiero destacar, que eso lo hacen aquellos que somos del Señor. Cuando trabajamos para un Señor que es todopoderoso que no trabajamos para la honra nuestra sino que para la honra y gloria del Señor que es el que se merece todo lo que estamos haciendo. Y destacamos que sobretodo es una experiencia nueva el cocinar para tantas mujeres. Pero todo lo que se hace se hace para l Señor. Sea pequeño, grande o chico es todo para el Señor, y el Señor es el que va a dar la recompensa.

Sandra: Luis qué te parece que está haciendo el Señor en este retiro? ¿Por qué permitió que vinieran tantas mujeres, qué propósitos te parece que deben haber tenido en este encuentro?

Luis: Yo pienso que la mujer en la sociedad tiene un rol importantísimo no es solamente el de ser madres o amas de casa sino que tiene un rol importantísimo en todas las esferas. Mismo al destacarse en distintas facetas, la mujer es uno de los instrumentos en las manos del Señor para llegar a lugares en donde el hombre no puede llegar. Entonces yo pienso que cuando las mujeres se reúnen, de esta forma y por esta causa, yo creo que el Señor las está utilizando para que ellas aprendan y den su visto bueno para todas las cosas que el Señor les ha de proponer en el futuro. No solamente para que sean amas de casa sino que sean también instrumentos útiles en las manos del Señor. Para que todo aquello que nosotros no podemos alcanzar que son en las áreas a las que los hombres no podemos llegar, las mujeres tengan suficiente capacidad para poder llegar a las personas a los niños y a los profesionales que están cerca de eso.

Sandra: ¿Qué ha sido tu mujer en tu vida?

Luis: Mi Señora; yo tuve una vez una emoción cuando a un médico yo le dije: vengo a repetir remedio para mi Señora. Y él se quedó sorprendido y me dijo para quién? Para su señora? Y yo le dije si! Porque todo el mundo dice mi mujer, mi mujer, mi mujer en tono despectivo pero no es así, ella es mi Señora en la cual he depositado mi confianza, hemos formado un hogar cristiano y es ha sido y será el pilar de nuestro hogar. Porque nos han pasado muchas experiencias y yo pienso que a pesar de las dificultades y de los problemas, solamente un matrimonio en donde el jefe es el Señor, todo matrimonio en donde el Señor esté en todo lugar en esa familia él nos da la suficiente capacidad como para poder resolver los problemas que uno piensa que los resolvía fácilmente pero sin el señor, no lo hubiéramos resuelto.

Sandra: Muy bien, ya está terminando casi el tiempo de la entrevista y alguno más de ustedes que se anime a hacer un cierre y a animar a los otros varones que nos escuchan desde otros países a poder imitar una experiencia como esta. Entonces, ¿Quién se anima a dedicarle unas palabras a las mujeres y a los varones que nos escuchan a través de la Radio?

¿?: Esta experiencia es inolvidable así que los invitamos ya sea a los varones, a las amigas ( como les dicen ustedes) a nuestras hermanas oa aquellas que estén escuchando el programa por primera vez como preguntaba Sandra hoy, nosotros tenemos diferentes oficios todos y el de ninguno es de cocinero. Como decía Abel él es mecánico , yo soy maquinista Naval y estamos en este lugar y hay hermanas que se congregan con nosotros enfermeras, doctoras, amas de casa policía, tenemos de todas las ramas de rubros de trabajo. Pero en este lugar somos todos uno ninguno es más que nadie el único que es más es el Señor. Entonces por eso, a todos los amigos y amigas que nos están escuchando, ya sea de acá de América, Sudamérica o de otras partes del mundo que nos estén escuchando, les invitamos que en primer lugar antes de creer lo que creímos nosotros que lean lo que dice la Biblia que es la palabra de Dios y allí nos manda que seamos todos uno pero en el Señor.

Sandra: Precioso mensaje y bueno, les doy las gracias que hayan podido compartir su tiempo con muchas mujeres más todavía, vayan a saber cuántas! muchas más que 250 que escuchan este programa a través de la Radio en diferentes países. Muchas gracias, y que Dios les bendiga mucho.

Acompañamiento de un enfermo Terminal
Entrevista con los Padres de Sussy Potter.

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>