Una etapa especial en la vida

Título: Una etapa especial en la vida

Autor: JuanitaVallejo
No.: EA240

Juanita Vallejo nos  comenta acerca de los cuidados a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a cuidar a un anciano/ a en sus últimos tiempos de vida terrenal.-



 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea240.mp3 



 


Entrevista con Juanita Vallejo

Sandra: Bueno amigas es el momento de recibir las visitas, ustedes saben el momento de la entrevista, el momento de sentarnos a conversar, en este caso una sobremesa con Juanita, acabamos de disfrutar de una rica comida, después les vamos a contar la especialidad, muy típico uruguayo así que vamos a ver si Natalia tiene el secreto para pasarles esta receta, pero en este caso de sobre mesa, vamos a estar hablando de un tema que nos interesa a muchas mujeres. Juanita primeramente bienvenida al programa.

Juanita: Muchas gracias por invitarme.

Sandra: Bueno, y el tema que estaba presentando a las amigas es como enfrentar esta etapa de la vida en que nuestros mayores van envejeciendo, algunos de van enfermando y nosotros como hijas, sobrinas, como personas amigas, porque hay personas que no tienen sus familiares pero tienen amigas. ¿Cómo podemos ayudar, como podemos hacer una acompañamiento afectivo, algo que sea para bien de la persona?.

Juanita: Si, realmente la tercera edad o la ancianidad o la gente, como se dice comúnmente, vieja, o muy mayor necesita un acompañamiento especial, generalmente la gente de tercera edad, es una gente con miedos, con determinadas enfermedades que a veces a parecen, que recrudecen, son personas que precisan el apoyo continuo de alguien, ya sea un familia o alguien que se contrate o algún voluntario o alguien que este con la persona. Yo siempre digo que con esas instancias dolorosas, porque son dolorosas, también va aprendiendo cosas para poder apoyar a otros, creo que en mi caso personal como hija ya trate de estar estos dos años y medio, en forma no permanente porque trabajo pero bueno, fui dejando algunas cosas por el camino que no eran tan importantes o tan trascendentes para poder estar mayor tiempo con mi madre, especialmente los fines de semana.

Sandra: Estamos hablando, para las amigas que no te han escuchado en otro momento, de una experiencia de vida, mas allá de que seas profesional y demás, te a tocado vivir el acompañamiento de tu mama…

Juanita: …en el proceso hasta la muerte..

Sandra: …en el proceso hasta la muerte, que lo bueno es que lo has tomado como lo dijiste como un aprendizaje que ahora podes volcar hacia los demás.

Juanita: Yo creo que las personas tiene que nacer con dignidad, vivir con dignidad y también morir con dignidad, y creo que en esta etapa al ver la ancianidad de mi madre, yo creo que puedo ver claramente dos etapas de una ancianidad con muy buena calidad de vida, con independencia, con autonomía, una persona muy inteligente, una persona desde el punto de vista intelectual, con toda su energía con toda su capacidad hasta ultimo momento, eso fue lo constante en su etapa de tercera edad. Y una segunda etapa dentro de esa tercera edad, donde había una mayor dependencia, falta de autonomía, de alguna manera cierta tristeza, cierto desanimo para poder esa situación tan especial que es la muerte y que es muy difícil para un paciente; saber que esta pronto, como dice el apóstol Pedro a dejar el cuerpo pero que nadie te prepara para eso, digo, hasta que no estas en el momento, en ese momento crucial, o próxima ese momento crucial; entonces creo que en esa etapa hay que acompañar fuertemente del punto de vista de los afectos, y de los sentimientos a la persona brindándole desde el punto de vista higiénico y sanitario una calidad de vida importante y del punto de vista medico también.

Sandra: Y desde el punto de vista, supongo, emocional yo he visto muchas reacciones en cuanto a este acompañamiento de familiares hacia personas que se están preparando para la muerte, y en definitiva es el no acompañarlos, porque algunos le niegan la verdad, si cuando piensan que hay una enfermedad que piensan que el desenlacé va a ser la muerte, otros hacen como que no pasa nada, otros quizás directamente lo hablan pero le niegan esta posibilidad de una calidad de vida mejor, o el acompañarlos, el brindarles tiempo, o el hablar de un montón de cosas, de miedos que supongo; es importante dar un consejo a nuestras amigas, ¿qué es lo que debemos hacer en estos casos?

Juanita: En estos casas yo creo que hay muchas bibliotecas sobre este tema, mi mama, del punto de vista de ella como paciente sabia y no sabia lo que tenia porque se manejo ella, ella no quería hablar de su enfermedad y del punto de vista medico muy bien centrado en las temáticas lo manejaron con mucha calidad, sin negarlo pero tampoco sin aseverarlo porque obviamente mi madre no tenia una mente suicida pero hay personas que reaccionan al saber justamente cual es el diagnostico medico, entonces se manejo todo con mucho acierto, con mucho cuidado pero con mucho afecto. Creo que en los pacientes enfermos cualquiera sea la edad, pero mas en esta etapa, hay que apoyarlos siempre, del punto de vista de los sentimientos, de los afectos, de las emociones, apoyarlos espiritualmente es muy importante.

Es muy importante como ellos han vivido su espiritualidad durante la vida, esto no quiere decir que la persona como el caso de mi madre paso por momentos de bronca, de rabia, de “¿porque a mi?”, de tener miedos y angustias, pero en el caso de ella como cristiana Dios fue de alguna manera organizando todas las cosas, una de las cosas a favor que ella tuvo fue la lucidez, entonces siempre se hablo con ella, siempre se converso, siempre se reflexionó, siempre se trato de darle autonomía he independencia de acuerdo a las posibilidades que se iban dando, porque no olvidemos que el cuerpo se va desgastando y se va deteriorando a veces mas rápido de lo que uno piensa, entonces se apostó a la calidad de vida, en todos los sentidos, del punto de vista medico, del punto de vista emocional, social y también que ella decidiera muchas cosas. Ella, por ejemplo, siempre había planteado el no sufrir, ella no quería sufrir, y ella con total lucidez, con total entereza y capacidad se lo planteo a sus médicos, yo no quiero sufrir, yo no quiero tener dolores, ellos le explicaron cuales eran las practicas a seguir, las cuales ella sintió, es decir que ella pudo decidir un montón de cosas, a veces los hijos nos ponemos en decidir cosas por los adultos mayores cuando ellos pueden decidirlos y tienen derecho a decidirlo, es una etapa mas.

Sandra: Me parece interesante esta postura en positivo por su lucidez, muchos dicen, bueno esta totalmente lucido tal persona, y que pena porque se da cuenta todo lo que le pasa, como queriendo evitarles sufrimientos y también hay un aspecto positivo de la lucidez, que es esto el poder hablar, el poder resolver, el poder tomar decisiones, el poder escuchar a la persona y saber que siente.

Juanita: Si, nosotros estábamos hablando hace un ratito justamente de la importancia de decidir, y la importancia de estar acompañando de valorar todos los temas de autoestima, de tratar de darle independencia pero también algo muy importante en el paciente enfermo y en el paciente adulto mayor de estar en su propio contexto, justamente cuando hubo que decidir determinadas cosas unas de las cosas que sí, yo decidí era justamente la permanencia en el hogar, porque yo sabia que ella, aunque eso no lo expresaba, era lo que ella quería, ella iba a estar con sus plantas, sus mascotas, sus olores, las conversaciones diarias, los perfumes diarios, la movilidad diaria y eso creo que es muy importante, eso ayuda mucho a la persona, el estar involucrada en cuestiones del hogar, en cuestiones domesticas, que siempre se han venido dando y ¿por qué inesperadamente hay que cortarlas?.

También saber que muchas veces el hogar hay que adaptarlo del punto de vista físico y en mi caso del punto de vista de horarios y de rutinas, me imagino cuando es una familia mayor también, pero realmente al estar en el mismo ambiente a no ser en casos muy complejos donde si haya que trasladar al paciente por razones medicas, ayuda mucho en esta etapa al paciente, el sentirse que sigue involucrado en la familia que esta en su grupo de pertenencia, que pertenece al hogar, que no lo desestima, que el estas presente, que se le esta hablando, que se están compartiendo con el un montón de cosas. Y también algo que a mi madre gratificaba mucho era como la vida tiene esas vueltas, ¿no?, cosas que ella había hecho con su padre 35 años atrás yo las estaba repitiendo sin darme cuenta, después me di cuenta que yo estaba haciendo muchas cosas que veía que mi madre hacia. Y eso a ella la gratificaba mucho, sentarme al lado de la cama, el conversar, en nuestro caso compartir el chocolate que a ella tanto le gustaba, orar, leer la Biblia, discutir cuestiones domesticas, es decir que ella estuvo hasta prácticamente hasta pocas horas antes de partir, involucrada en situaciones del momento, que incluso le llevaban a veces en hasta tener alguna actitud un poco jocosa, en cosas que se daban.

Y eso qué importante es, mantener al paciente activo con vida y no muerto en vida. A veces cuando vemos a un paciente que está ya en una situación delicada y a veces especialmente cuando deja de hablar, que lo dejamos bueno allí que a veces hasta que llegue su hora y eso es inadecuado. Hablando hace algunos años con algunos geriatras incluso con la doctora que venía a casa, me dijo, tu incluso hasta el último instante hablarle. Porque ella escucha aunque no te pueda responder. Aunque esté mirando hacia un punto fijo o aunque tenga los ojos cerrados. Ella escucha. Y para mi fue muy grato en esas últimas 6 horas poder conversar con ella. Poder contarle experiencias, proyectos, leerle la Biblia, orar, comentarle cosas cotidianas como que iba a hacer un mandado, que volvía o que iba a cerrar la puerta o a atender el teléfono.

Es decir, mantenerla en el ambiente, no sacarla del ambiente; sino que esté en ese mismo ambiente. Creo que ese pasaje va a ser se alguna manera más accesible, por usar alguna expresión como más natural, que como si uno los deja allí solos, que hay gente que opina que no escuchan. Realmente, ellos escuchan, no se sabe hasta cuando ni como pero ellos necesitan escuchar esa conversación. De que se les hable amorosamente, afectivamente. El afecto es algo que está por encima de todo y que ayuda muchísimo a la gente adulta y especialmente a la gente en situaciones críticas . No?

Sandra: Bueno la Biblia dice no? La importancia del amor

Juanita: Del amor exactamente

Sandra: Cuanto importa la fe, esta otra dimensión, que la Biblia menciona la fe la esperanza y el amor, bueno ya hablamos de la importancia del amor, ¿cuánto de importante es la fe en esta etapa?.

Juanita: Si es muy importante el tema de la fe, yo siempre digo, que de alguna manera no se prepara para la muerte, digo nadie se prepara ni nadie esta pensando, continuamente en el tema de la muerte. Y es un transito el de la muerte, en que la persona esta sola, ella y la muerte, ella y Dios, ella y su enfermedad, y creo que como tu decís la parte espiritual es muy importante. Teniendo una parte espiritual de algún modo saneada, donde ella como creyente de muchos años, que había depositado su fe en Jesucristo, que se había entregado a el como salvador personal, lo había aceptado y con una vida de fe fue difícil el transitar y tuvo sus altibajos. Ella sabia desde el primer momento que Dios la estaba preparando para llevársela y yo creo que esta actitud de ella, ya se venia perfilando antes de enferma, en que ella sabia que lo que tenia en concreto, es que iba a dejar el cuerpo, como dice Pedro.

Y bueno sabia que Dios la estaba preparando para llevársela y ella se aferraba a la palabra y yo utilizo su Biblia y veo como marcaba versículos y pasajes que le daban fuerza y le daban animo, porque no olvidemos que la muerte es la gran batalla final que tiene el creyente, es una lucha muy cuerpo a cuerpo y muy dura porque además es como muy personal y vos podes estar y acompañar y apoyar pero ella pensaba en el cielo, cuando yo le preguntaba algunas cosas, ella me decía que ella pensaba en el cielo y que ahí no había ni dolor ni sufrimiento. Que ella sabia que había gente muy joven, porque también ella a partir de su situación se ponía en lugar del otro, del que estaba sufriendo mucho mas que lo que ella podía sufrir, que en si eran pequeñas molestias, me decía, y ella creo que tenia si bien no lo verbalizaba, deseo de estar en el cielo, porque muchas veces cuando no se quería levantar, y me decía que la dejara en la cama porque estaba mas cerca del cielo y de los ángeles, ya tenia esa percepción de esa situación, como que Dios la estaba preparando y la estaba de alguna manera encausando en esa nueva etapa por decirlo así.

SandraQue importante poder llegar a esta punto, a esta gran batalla, podemos decir que es la ultima batalla, pero con esta esperanza y con esta ilusión de decir que voy a estar en un lugar mucho mejor porque deposité mi fe en Jesucristo. Juanita quedan tantos temas para poder hablar, ¿te podemos invitar a otro programa?

Juanita: Como no.

Sandra: Nos vemos entonces en otro Entre Amigas.

Juanita: Muchas gracias.

Una familia más
Acompañamiento de un enfermo Terminal

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>