Un Sueño se hace Realidad 1 de 2

Título: Un sueño se hace realidad (primera parte)

Autor: Norbert Lieth
PE1336

Jesucristo regresará y establecerá Su Reino en la tierra. El Salmo 72 habla de este tema. Aunque ese Salmo no se menciona en el Nuevo Testamento, es claramente mesiánico. Habla detalladamente del futuro Reino de Jesucristo, lo que parece un hermoso sueño. Habla de un sueño que se hará realidad y de una esperanza que solamente Jesucristo podrá cumplir. Escuche más en este programa.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1336.mp3



Estimado amigo, ¿ha usted leído o escuchado acerca de Dr. Martin Luther King?

El, como defensor de los derechos humanos de los afro americanos, quiso conseguir la igualdad entre blancos y negros en la sociedad norteamericana. En el año 1963 pronunció su famoso discurso “I have a dream” (“Tengo un sueño”) delante del memorial de Lincoln en Washington. En él dijo, entre otras cosas: „Sueño con que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los esclavos de antes se sienten junto a los hijos de los negreros de antes en la mesa de la fraternidad.”

“Sueño con que un día, incluso el desierto del Estado de Mississippi, que se consume por el calor de la injusticia y de la opresión, se transforme en un oasis de libertad y de justicia. Sueño con que mis cuatro hijos pequeños, un día vivan en una nación en la cual no se los juzgue por el color de su piel, sino por su carácter. Hoy tengo un sueño… Con esta fe seré capaz de esculpir una piedra de esperanza en el monte de la desesperación. Con esta fe seremos capaces de transformar las agudas desarmonías de nuestra nación en una maravillosa sinfonía de fraternidad.”

Martin L. King no vio completamente realizado ese sueño, ya que fue víctima de un asesinato. Pero sus palabras reflejan el sueño de toda la humanidad de todos los tiempos. Nos preocupamos por nuestros hijos y nietos, la injusticia y la desesperación aumentan; y deseamos encontrar un oasis de justicia y soñamos con la esperanza.

De generación en generación la humanidad ha anhelado la fraternidad y la igualdad, la justicia social y el bienestar, la paz y la felicidad para todos los pueblos. Por eso también se creó la ONU. Y ahora hay una buena noticia para nosotros: ¡Después que todas las tentativas humanas, políticas y humanitarias hayan fracasado y la pesadilla del reino anticristiano haya terminado, el sueño se hará realidad! Pues Jesucristo regresará y establecerá Su Reino en la tierra. El Salmo 72 habla de este tema. Aunque ese Salmo no se menciona en el Nuevo Testamento, es claramente mesiánico. Habla detalladamente del futuro Reino de Jesucristo, lo que parece un hermoso sueño. Habla de un sueño que se hará realidad y de una esperanza que solamente Jesucristo podrá cumplir.

Vamos a dividir el Salmo 72 en cuatro secciones, y las veremos una por una.

De Salomón hasta Jesús

“Para Salomón. Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey. El juzgará a tu pueblo con justicia, y a tus afligidos con juicio. Los montes llevarán paz al pueblo, y los collados justicia. Juzgará a los afligidos del pueblo, salvará a los hijos del menesteroso, y aplastará al opresor. Te temerán mientras duren el sol y la luna, de generación en generación”(Sal. 72:1-5).

En primer lugar el Salmo habla del gobierno de Salomón: 

Él era el “hijo del rey”, el hijo de David. A través de él, el pacto con David continuaba siendo válido y señalando hacia el Mesías (Salmo 89).

Bajo el gobierno de Salomón, Israel experimentó una época de florecimiento y la más amplia extensión territorial en su historia.

– Sus sentencias judiciales alcanzaron fama mundial (1 Reyes 3:16-28; 5:9-14).

– La reina de Saba vino de lejos con regalos para escuchar su sabiduría (1 Reyes 10).

– Salomón se ocupó de la justicia y de la igualdad social como ningún otro después de él.

– La paz, la riqueza y la justicia, caracterizaron los 40 años de su reinado.

Pero detrás de ese gobierno salomónico vislumbramos el futuro gobierno del Mesías, Jesucristo – el eterno y universal gobierno de Dios. Leemos lo siguiente acerca del Hijo del Rey, de Jesucristo:“Éste será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lc. 1:32-33).

El sueño, cuyo cumplimiento anhela la creación (comp. Rom. 8:22-23), se hará realidad justamente en una época en la cual el mundo sucumbirá en el caos. Jesús“aplastará al opresor”(el anticristo), acabando con su gobierno conseguido con poder satánico (v. 4). El aumento de la inseguridad, de la inquietud y de las amenazas nos anuncia, pues, algo bueno: Jesús viene otra vez. Se están cumpliendo las profecías.

El “hijo del rey” (v. 1), descendiente de la línea de David, es una imagen profética del Hijo de Dios y del cumplimiento del Salmo 2:“Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte. Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra… Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían”(vv. 6-8.12).

Él es el único que podrá traer la justicia y la paz al hombre y con toda certeza traerá la dos cosas para toda la tierra, cuando venga en las nubes.

En su comentario del Antiguo Testamento, William MacDonald escribe: “Será un tiempo maravilloso para este mundo cansado y marcado por guerras. La Edad de Oro que la humanidad añora, vendrá entonces. El gemido de la creación será callado, y la paz y la prosperidad florecerán… Cada una de las expresiones futuras: “juzgará”, “salvará” etc., en el resto del Salmo 72 llegarán a ser hechos reales, cuando el Redentor establezca Su Reino resplandeciente.”

 

La venida del Mesías

“Descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada; como el rocío que destila sobre la tierra”(Sal. 72:6). Este versículo no se refiere a Salomón, sino a Jesucristo. El regreso de Jesús traerá la inmediata restauración espiritual de Israel. Leemos al respecto:“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”(Os. 6:1-3).

Israel será levantado de la muerte espiritual después de tres días – de manera similar al Hijo del Hombre. Con la misma certeza que podemos saber que Jesús volverá, también podemos decir que Israel tiene por delante un futuro bendecido. Con la misma certeza sabemos también que Israel tendrá que pasar por muchas aflicciones, y que el remanente será librado de la aflicción y elevado para ser la cabeza de todas las naciones: 

Jeremías 31:7:“Porque así ha dicho Jehová: Regocijaos en Jacob con alegría, y dad voces de júbilo a la cabeza de naciones; haced oír, alabad, y decid: Oh Jehová, salva a tu pueblo, el remanente de Israel”(Jer. 31:7).“Y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso. Tú has hecho grandes cosas; oh Dios, ¿quién como tú? Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida, y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra”(Sal. 71:19-20).

El buen olivo y sus ramas (parte 3)
Un Sueño se hace Realidad (2 de 2)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>