Un pedacito de nosotras (Haití)

Título: Un pedacito de Nosotras (Ahití)

Autor: Natalia López
No.: EA296

Natalia López tuvo la oportunidad de visitar un país con mucha problemática en donde soldados Uruguayos se encuentran prestando sus servicios para la ONU. De Haití y su gente, escucharemos en el programa de hoy.


  • Receta: Gratín de Carne y Arvejas
  • Texto Biblico: Salmo139
  • Poema: Desparramando vida


 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea296.mp3 



 

Entrevista con Natalia López

Sandra: Y bueno ahora sí es tiempo de volver en este programa Entre Amigas, con una invitada que es de la casa podeos decir, y que ya esta en nuestra mesa de trabajo desde el comienzo. Así que Natalia siéntete bien a gusto en el espacio de la entrevista, en este programa ya que vamos a hablar de tu viaje. ¿Cómo surge esto de Ir a Haití? Acaso a conocer a las oyentes de esta zona o como fue?

Natalia: Hubiera sido interesante lo único que allá hablan en francés no sé si habrá en república dominicana gente que no escucha, calculo que si, pero bueno, surgió el viaje en el contexto donde trabajamos bueno, Sandra y yo, de una radio Cristiana que se llama El Libertador, que está en Uruguay, y nuestro país como miembro de las Naciones Unidas trabaja y colabora en diferentes misiones de paz.

Estas misiones de paz desplegadas a lo largo del mundo llevan contingentes uruguayos y el ministerio de defensa, de nuestro país creyó conveniente que la prensa estuviera presente para que el pueblo uruguayo conociera qué es lo que pasa en esos lugares.

Los medios de prensa son independientes y entonces consideraron que podían mostrar su visión de lo que allí se hace y bueno en ese contexto fue que surgió el viaje como periodista poder observar qué pasa con los uruguayos en esa misión de paz puntualmente en Haití, si Bien Uruguay está en otros países bueno fuimos a ver que pasaba en ese país caribeño.

Sandra: Ustedes fueron entonces en el marco de un operativo del ministerio de defensa con el ejército o algo así.

Natalia: Exactamente cuando cambian las tropas que cambian los soldados para relevar a otros, ahí fuimos nosotros un grupo de periodistas (12 de aquí de Uruguay) y bueno ahí fuimos nosotros también.

Sandra: Tuvieron que vestirse de soldados?

Natalia: No en esta oportunidad no. Otras misiones en otros lugares lo tuvieron que hacer pero nosotros no. Estábamos de civil, vestidos como siempre pero custodiados sí, por militares Uruguayos.

Sandra: Y, alguna preparación especial, porque me imagino que van como a algún lugar donde hay conflictos y demás aprendieron a tirar o algo así?

Natalia: No, tanto así no si bien hay conflicto en la zona de Haití, estaba bastante calmo, una paz tensa también. Y con nosotros no hubo problemas, si hubo preparación en otros aspectos en lo que es sanitaria tuvimos mucho tiempo de vacunación contra muchas enfermedades que hay allí, y que en nuestro país no hay y también de medicamentos, también de contextual izarnos y de qué es lo que pasa y qué es con lo que nos vamos a encontrar, bueno, todo eso previo al viaje. Qué bueno que por lo menos van preparados con esto. Con las vacunas y con las cosas para protegerse de alguna enfermedad. Nosotros, como éramos civiles y solo fuimos 4 días eran poquitas pero los militares que van tienen un montón más cerca de 14 o 15 vacunas para darse y protegerse y más los medicamentos que tienen que tomar así que bueno, dentro de todo, nosotros nos tocó poca parte, eran solo 4 vacunas algunas pastillas y bueno, una serie de recomendaciones para cuidarnos allá.

Sandra: Muchos periodistas fueron con esta delegación?

Natalia: Éramos 12 entre medios de prensa, algunas radios en las que estábamos incluidos también 2 canales de televisión, todos medios independientes de Uruguay.

Sandra: Bueno cuéntame un poco cómo fue conocer esa tierra Haitiana, es diferente a nuestro país, bueno quizás aquellos que son de centro América y nos escuchan dirán bueno, quisiera saber cómo es Uruguay para saber cuál es la diferencia.

Natalia: Bueno, yo no viajé tal lejos, siempre viajé en la zona del MERCOSUR, Argentina, Brasil, Chile, bueno, bastante parecidos, y pensé que iba a ser más diferentes pero hay cosas que son tan parecidas que sombraban bueno yo en broma decía, el pasto es igual allá, el tábano es el mismo y hay cosas que son iguales pero sin lugar a dudas hay cosas que sí son distintas, que sorprenden, sobre todo en lo cotidiano, la gente con la que uno se cruza en la calle son rostros distintos, son cantidades distintas, en Uruguay somos 3 millones de personas en un territorio bastante grande. Haití es más chico y hay 9 millones de personas, lo que significa que uno por donde vaya ve gente. En cualquier situación en cualquier contexto, hay un montón de personas yendo y viniendo para un montón de lugares, y eso llama bastante la atención para nosotros que no estamos acostumbrados a encontrarnos tanto no?

Sandra: Bueno, de eso quiero saber, cómo es la realidad de Haití, por eso te invito a escuchar algunas notas musicales para hacer una pequeña pausa y ya volvemos para que nos cuentes cómo estuvo ese viaje y como fue la visita a Haití.

Sandra: Muy bien regresamos queridas amigas, estamos conversando en esta ocasión más que con un invitado especial, con nuestra amiga de siempre, Natalia López que bueno, es bien importante que nos cuente esta experiencia, de este viaje a Haití, una república en medio de tantos países que a lo mejor están mucho mejor económicamente pero Haití parece un mundo aparte en aquella Isla, pegadito a República Dominicana, cerca de Cuba, de EE.UU. y bueno allí está con todas sus carencias con sus problemas, ahora , con nuevo presidente pero creo que la población desearía tener algunos cambios no? No sé qué percibiste.

Natalia: Ni que hablar que es así, en 4 días es imposible conocer una realidad y es más complejo de lo que se ve y de lo que se piensa así a simple vista. Uno va pensando con los datos que hay a nivel mundial, que Haití es el país más pobre de América Latina, creo que es el más pobre y bueno uno se espera encontrar una realidad, de pobreza realmente un país unido en esa miseria, y encuentra una panorama bastante diferente que llama la atención ves muchas camionetas 0 kilómetro andado por calles con que realmente uno ve las camionetas y las calles con la gente pidiendo al lado y no cierra bien, ve casas muy grandes con mucha protección y con mucha seguridad, y bueno hay otras realidades.

El 97 por ciento, de Haití, está en la pobreza y la riqueza está concentrada en un 3 por ciento y eso es como cifras reales en cuanto a lo que es legal. Hay un comercio ilegal que tiene que ver con el tráfico de Drogas, que es un dinero, mucho dinero que se mueve por lo bajo. Entonces hay más personas que acceden al dinero. Es un país muy pobre donde el acceso a los servicios, a la salud, a lo básico, es muy difícil inclusive el gobierno no tiene a quien recaudar porque no hay dinero, no hay industrias, no hay una forma de exportación que sea significativo. Te diré que el dinero que entra más en Haití es por lo que tiene que ver por los Haitianos que están fuera, y que mandan plata a los que están dentro. Ese es el ingreso mayor per capita de Haití, y bueno ahí vemos, en qué grado está de pobreza en general.

Sandra: Y cual es la situación espiritual de los habitantes de Haití?

Natalia: Yo creo que mucha de la situación social que se vive en Haití tiene que ver con lo referente, a lo espiritual, me decía una Haitiana, que era traductora y como hablaba español también nos podíamos comunicar sin problemas, que tenía relación desde que se dejó entrar el vudú en el gobierno donde se le dio más cabida, las cosas fueron de mal en peor. Hacía referencia a eso y casi el 90 % de la población haitiana, practica el vudú que es una forma abierta de oscurantismo, de satanismo, de práctica que realmente que es así, y bueno, eso tiene su afección porque no es una religión, sino que es una práctica religiosa pero oscura, donde se busca hacer el mal puntualmente, donde se adora a Satanás.

Sandra: Algo como la brujería no?

Natalia: Sí, es brujería es una religión que viajó desde África que se instaló allí donde preguntaba una colega si se hacía el bien con el vudú y decían que no que el vudú está para hacer el mal, para buscar el daño del otro y así beneficiarme yo. Eso es básicamente.

Sandra: Tuvieron oportunidad de hablar con locales?

Natalia: Si, con un chico y una chica, que eran traductores y bueno, él decía que ser metafísico y que no estaba muy involucrado con lo religioso, tradicional de la isla pero que conocía porque es lo que se mueve. En todo sentido el vudú está presente, entonces se conoce bien lo que son las prácticas, para esclavizar personas como los zombis, o aquello tradicional de los muñequitos que uno ve en las películas y dirá: es broma, no es nada broma, es enserio, se hace daño, se puede matar personas a la distancia o directamente, simplemente con la influencia de espíritus, y de muchas cosas oscuras que se mueven.

Sandra: Tuvieron oportunidad de ir a algún culto religioso, o a la iglesia en los días que estuvieron cuántos fueron los días que estuvieron?

Natalia: Fueron pocos días, vudú es muy difícil de acceder casi nadie habla de eso, e infunde mucho temor, se ve porque en las puertas de las casas, están las tumbas, es algo que se ve esa práctica, está cercana pero está muy relacionado al catolicismo, como una forma de sincretismo que se realizó cuando se quiso evangelizar la isla, y bueno aquellos católicos trataban de identificar a los dioses, de los africanos con sus santos y ahí se creó toda una mezcla y muchas personas que practican el vudú y practican también el catolicismo y es una mezcla que tampoco está clara.

Sandra: De todos modos diferentes formas de idolatría. Podríamos decir.

Natalia: Si, si, si, es idolatría ellos no conocen a Jesús, ellos no lo conocen, como quién es, el salvador de este mundo, es simplemente una mezcla en donde Dios no está presente.

Sandra: Bueno, realmente una situación muy difícil saber que cuántas personas , 9 millones la cantidad de pobladores, sumidos, no todos el 90 por ciento en este tipo de práctica, esclavizados de alguna manera de religiosidad, oscura que está gobernada por Satanás. Es una pena porque así no van a poder experimentar nunca la libertad, y sí lo van a poder hacer si se encuentran con Jesucristo, que dijo que él realmente puede liberar, y hacernos verdaderamente libres y el tiene más poder que cualquiera de estos dioses falsos, o de brujos o de los diferentes personajes que ellos admiran o veneran no?

Natalia: Es paradójico Haití es el primer país en América Latina que logró independizarse del domino en ese caso francés, liberarse como esclavos porque la mayoría son descendientes de esclavos africanos y de africanos con franceses fueron los primeros que se liberaron en 1804 pero siguen esclavizados, uno los ve en sus rostros, esclavizados por un tema económico porque no tienen la posibilidad de libertad, en ese sentido pero peor aún, es la libertad espiritual a la que ellos están sometidos, y uno los ve en su rostro, una cara adusta, trise y que va más allá de lo económico que va en una necesidad profunda de experimentar esa libertad que Jesús da.

Sandra: Si te parece Natalia vamos a una nueva pausa musical, y ya regresamos entonces con el último bloque de lo que es compartir este tema y esta entrevista, lo que es compartir este viaje a la república de Haití.

Sandra: Quería leer algo, en este programa pensando en Haití, que era de lo que estabas hablando Natalia. Hay un poema de Francisco Estrello, así se llama el autor, que habla de la vida que Dios ofrece no? Y cuantas veces apena pensar en situaciones como las de Haití, donde esta vida que Dios ofrece, a través de diferentes cosas me supongo que de la naturaleza también, que el Caribe es una belleza en fin, la gente en vez de venerarlo y dar gracias a Dios la gente se dedica por ejemplo como contabas en el bloque anterior al mal qué triste que tiene que ser esto. Bueno, el poema dice así: se llama Desparramando Vida y dice: Tu Señor vas desparramando vida, en la pobre aridez del barro humano, todo surco regado por tu mano, es viviente canción de rubio grano. Tu conviertes la sed de pozos muertos en fuentes refrescantes de aguas vivas, y los desiertos, cristo que cultivas, florecen en tus manos compasivas. Llevas en ti Señor todo el milagro, de los huertos en flor. Llenos de trinos y cuando pasas tú por los caminos se estremecen de cánticos divinos.

En fin qué lindo sería que cada uno de los rincones de Haití se llene de esta vida, que desparrama Dios y que quiere que cada uno disfrute.

Natalia: Ni que hablar que es así, uno cuando va por los diferentes caminos sobre todo en la zona sur que es la zona más rural, ve tanto los plátanos y los mangos que crecen en cualquier árbol en cualquier camino en cualquier lugar, cómo la tierra es negra, es una tierra rica, donde cualquier cosa que se planta crece tienen un árbol que se llama el árbol del pan que con su fruto se hace un harina y donde ellos se alimentan con eso, y realmente se sostienen por la gracia de Dios porque Dios ha dado a esa tierra frutos tan maravillosos que crecen tan naturalmente que de eso se pueden alimentar y como dice la Biblia dejan de lado al verdadero Dios para adorar, a la tierra y para adorar animales y adorar cosas que no son él. Y cómo pueden desconocer la belleza de la creación en la playa en el cielo en el sol y en los diferentes lugares y quedarse ahí en lo bajo no? Y no mirar al Dios verdadero que es el creador y dador de la vida no? Realmente uno ve eso y s conmueve no? En qué oscuridad está y qué segados están.

Sandra: Lo cierto es que el Señor da la oportunidad a cada uno de los seres humanos a poder encontrarle estén donde estén en la situación en que estén. Y esto es también extensivo para nuestras amigas que también nos están escuchando y pensaba en ese texto en el Salmo 139, donde David dice: A dónde me iré de tu espíritu, y a donde Huiré de tu presencia, si subiera a los cielos allí estás tú, y si en el Seol hiciere mi estrado he aquí allí tu estas. Si tomara las alas del alba y habitare en el extremo del mar aún allí me guiará tu mano y me asirá tu diestra. Si dijere, ciertamente las tinieblas me encubrirán, aún la noche resplandecerá alrededor de mí. Aún las tinieblas no encubren de ti y la noche resplandece como el día. Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

Y aún en un lugar en donde aparentemente o quizá no tan aparentemente reina la oscuridad y las tinieblas, Dios puede hacerse presente y hacer brillar aquel lugar cambiando la vida interior de aquellos Haitianos que necesitarían un cambio que les pueda dar Jesucristo.

Natalia: Es la luz del mundo, así hablo Jesús de sí mismo, y yo pensaba en otro texto, hablando de oscuridad y de luz, y pensando más que nada, dejando de lado lo que es Haití y lo que puede ser una nación y yendo a lo personal a esta amiga que nos está escuchando a ti que nos escuchas hoy y que estás pasando por un momento de oscuridad, en tu vida, donde no ves una salida, dice el evangelio Según san Juan, en el capítulo 1 que por medio de Jesús, todas las cosas fueron creadas. Sin él nada de lo creado llegó a existir, En él estaba la vida y la vida era la luz de la humanidad, esta luz resplandece en las tinieblas y las tinieblas no han podido extinguirla

Y qué esperanza linda nos da el saber que no hay oscuridad tan profunda que no deje brillar la luz de Cristo. Y esa oscuridad en la que estás hoy en tu vida puede terminarse. Si solamente le abres tu corazón a Jesús que es la luz del mundo.

Nefrología, un desafío para la medicina
Charlando con Marta Félix

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>