Testimonio de Gabriela Rodríguez (2ª parte)

Testimonio de Gabriela Rodríguez
(2ª parte)


La quimioterapia es un proceso muy agresivo al cuerpo… Gabriela Rodríguez nos comenta cómo fue que se preparó para este tratamiento, buscando la guía de Dios y teniendo en cuenta su palabra.


DESCARGALO AQUI: 
TA (114) – Temas Actuales – Gabriela Rodríguez
(2ª parte)



Entrevista a Gabriela Rodríguez

Sandra: Muy bienvenidos amigos como siempre a Temas de actualidad, es una alegría como siempre recibirlos en esta emisora y les recuerdo que estamos conversando ya desde el programa pasado con Gabriela Rodríguez, ella es contadora y es una joven madre, de Romina, y de Miqueas, esposa de Jorge, ella ya nos estuvo contando, sobre su experiencia y en el programa anterior hablando específicamente de ese tiempo de angustia y diagnóstico de un cáncer de mama. Que bueno la llevo… vamos a escucharla seguramente pero, la tiene que haber llevado a un período de tratamiento, que hoy nos va a contar, así que bienvenida nuevamente Gabriela…

Gabriela: Bueno muchas gracias Sandra a ti y a tu equipo nuevamente, y un saludo también a todos los que nos están escuchando y si como bien decías, bueno en el momento en que te diagnostican cáncer de mama, es como que te tiran, como que se te cae todo encima, lo que antes era importante pasa y deja de serlo totalmente, de das cuenta de un montón de cosas y sobretodo cómo te cambia la vida no?! Cómo te cambia en un instante, en un instante, las cosas toman otro lugar, toman otro color. Y por supuesto que la angustia, la incertidumbre es sumamente presente en esos momentos, gracias a Dios, bueno, a mí me operaron enseguida, si bien mi diagnóstico era muy severo, porque yo tenía ganglios positivos, y no solamente positivos sino que tenía un tumor de 2 cm en uno de los ganglios, lo cual era sumamente peligroso, el médico cuando salió de operarme su cara era totalmente de desazón, fue lo que le transmitió a mi esposo porque nunca se pensó que como estaba amamantando en ese momento con 9 meses de amamantamiento como tenía Miqueas 9 meses, podía llegara formarse eso cuando el amamantar previene no? Y yo a veces pensaba: gracias Dios mío de que estaba amamantando porque quizás eso fue lo que hasta frenó un poco el avance de la enfermedad.

Pero bueno, la situación era sumamente crítica, sumamente peligrosa, muy poco porcentaje de poder sobrevivir, en ese momento, por lo cual después de que me recuperé de la operación, el médico, el oncólogo, me dieron pase para el oncólogo enseguida nos habló de los tratamientos, del tratamiento de quimioterapia y radioterapia. Por supuesto que nosotros dijimos que sí, y me operé en enero de 2007 y en febrero ya estaba empezando a fines de febrero, ya estaba empezando mi primera sesión de quimioterapia. Tuve 6 sesiones de quimioterapia. Y después tuve un mes de Radioterapia. Y claro, he aprendido, a que hay que aprender a enfrentar como dice Jesús: basta cada día con su propio afán. Porque realmente primero era la incertidumbre. Si el nódulo era benigno o maligno, bueno, después de que pasamos esa etapa era maligno, nos confirmaban, tuvimos que prepararnos para recibir un diagnóstico de cáncer, que es movilizante, que te mueve todas las estructuras, mías de mi esposo, de mi familia, de todos los que te quieren…

Sandra: La proyección familiar… el tema de los niños chicos…

Gabriela: Después de pasar la operación uno tiene que pasar a otra cosa, uno tiene que pasar a lo que es la quimioterapia, entonces nosotros con Jorge dijimos, vamos cada día, como nos dice Jesús en su palabra, los dos somos cristianos, hemos aceptado a Cristo en nuestro corazón, y dijimos: vamos día a día. Que más no podemos. Solamente en el Señor uno puede pasar una prueba como esta, y pero uno tiene que seguir sus consejos que es el día a día. Entonces nos centrábamos en eso. En el primer momento después de que salí de la recuperación de la operación en la cual también había perdido mucha sangre, nos había dicho el médico, gracias a Dios me pude hacer la primera sesión de quimioterapia. Entonces ahí tuvimos que empezar el tratamiento. Concentrarnos en el tratamiento. Y cuando estaba en la primera sesión no estaba pensando en la 6ta. Estaba pensando en la primera. Por qué? Porque un tratamiento de quimioterapia es un tratamiento muy agresivo, es un tratamiento muy fuerte, no solamente ataca lo malo que puede ser que haya en el cuerpo sino también lo bueno que haya en el cuerpo de uno. Entonces no solamente te ataca físicamente, sino que también te ataca emocionalmente. Y entonces por eso es que uno tenía que tener todas sus fuerzas y su confianza siguiendo el consejo de Cristo. Porque si uno abarca más de lo que puede, entonces es imposible.

Sandra: Por otro lado, si bien emocionalmente uno vive el día al día fueron precavidos en otra serie de cosas, yo recuerdo que mudaron la oficina que tenían funcionando dentro de su propia casa a otro lugar, para prepararse para ese momento del tratamiento.

Gabriela: Exactamente, uno tiene que tratar de hacer lo mejor posible que esté al alcance de uno sabiendo que todo depende de Dios. Pero, uno tiene que hacer su parte. Nosotros en primer lugar, nosotros lo que hicimos fue, pedir oración a todos los que nos conocen. A la iglesia, a los hermanos y a toda persona que supiera de mi situación sabiendo que Dios es quien tiene el control de todo. Pero también empezamos a hacer enseguida lo que era nuestra parte. Como vos bien decís, nosotros teníamos el trabajo y la casa juntas. Nosotros sacamos el trabajo del hogar con lo cual ahí bajábamos en un gran porcentaje, casi el 100% de contacto con personas porque yo me tenía que cuidar mucho, porque mis defensas iban a bajar. Tuvimos mucho control en el tema de higiene, yo pasaba constantemente con alcohol, alcohol en gel, poniéndome en las manos cada vez que iba al baño, cada vez que tocaba algo, tener mi plato, mis cubiertos mi vaso mi tasa, nadie tomaba estaban apartados y tenían una marca de que era solamente yo la que los usaba esa vajilla si. Y también extremado cuidado en el tema del baño cada vez que alguien iba. Nosotros gracias a Dios tenemos 2 baños, entonces dejamos uno solo para mí, y otro o usaba el resto de la familia, y teníamos extremos cuidados en esas cosas. También con el tema de la limpieza, uno se preocupaba para tener mucho más de la manera que hubiera la menos cantidad de bacterias posibles…

Sandra: Escuchaba muchos casos de personas que comienzan el tratamiento, pero, sin tener estos cuidados. Pero, ustedes mismos explicaban, recuerdo en aquel tiempo lo importante de no tener ninguna enfermedad en el transcurso del tratamiento para no interrumpirlo.

Gabriela: Exactamente…

Sandra: De algún virus que anduviera en la vuelta podría ser una amenaza cuando uno tuviera las defensas bajas…

Gabriela: Exactamente, quizásSandra: tu tienes una gripe pero si yo estoy en un tratamiento de quimioterapia con las defensas bajas para mí la gripe se puede transformar en pulmonía. Porque es así, y puedo terminar internada, dándome un montón de medicación para poder sacarme de esa otra situación entonces lo que tratábamos de hacer era tratar de acotar todo lo que pudieran ser peligros de lo que ya era el estar en un tratamiento de Quimioterapia. Y una cosa que nosotros hicimos y que nos hizo muchísimo bien fue cortar las visitas, por ejemplo, yo me comunicaba por teléfono, por el celular o por mensaje de texto pero el contacto directo con las personas, dejé de tenerlo por ese tiempo porque realmente consideraba que era más importante ayudar a mi cuerpo en todo lo que pudiera, para bajar el porcentaje de amenazas, en cuanto a bacterias virus, lo que fuera, que otra cosa… igual me podía comunicar con mis amigos, con mi familia de otra forma.

Sandra: Hoy día es bastante fácil además a través de los medios de comunicación pero bueno, estamos llegando al final de este programa pero vamos a seguir conversando acerca de todo este tiempo que fue difícil pero que resultó ser una bendición por ejemplo ahora, poder contarle a los demás qué cosas pueden hacer, qué cosas pueden mejorar, su estadía durante el proceso de tratamiento, y también en quién poner su esperanza en como sostenerse emocionalmente en todo esto no? Creo que muy importante fue para ustedes el hecho de haber sido cristianos y apoyar toda su confianza en Dios.

Gabriela: Si, con mi esposo realmente Dios fue nuestra Roca. Y te quiero compartir algo con lo que nos sentimos sumamente identificados, que fue así como lo vivimos en la quimio está en salmos 86 y dice: TEN MISERICORDIA DE MÍ OH JEHOVÁ PORQUE A TI CLAMO TODO EL DÍA. ALEGRA EL ALMA E TU SIERVO PORQUE A TÍ OH SEÑOR LEVANTO MI ALMA. PORQUE TÚ SEÑOR ERES BUENO Y PERDONADOR, GRANDE EN MISERICORDIA PARA CON TODOS LOS QUE TE INVOCAN, ESCUCHA OH JEHOVÁ MI ORACIÓN Y ESTÁ ATENTO A LA VOZ DE MIS RUEGOS, EN EL DÍA DE MI ANGUSTIA TE LLAMARÉ PORQUE TÚ RESPONDES!”. y realmente para nosotros fue así fue este clamar a Dios. Rogarle, por su misericordia en nuestras vidas, y el respondió y a él le damos toda la gloria.

Sandra: Qué lindo escucharlo, es como el final feliz, pero sabiendo que todos los méritos son para Dios.

Vamos a ir ahora a comentarles como tienen que hacer aquellos que quieren tomar contacto y así lo deseamos nosotros que tomen contacto para poder hacernos preguntas comentarios qué les ha parecido este tema. También pueden visitar nuestra página web: www.llamadaweb.com allí van a encontrar toda la información de nuestra institución y allí pueden encontrar las diferentes vías de contacto correo electrónico y demás para poder escribirnos a nosotros y nosotros les reenviaremos el correo electrónico. Muchas gracias por acompañarnos, será hasta la próxima.

Testimonio de Gabriela Rodríguez (1ª parte)
Testimonio de Gabriela Rodríguez (3ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>