Testimonio de Eduardo Delgado

Título: Testimonio de Eduardo Delgado

Autor: Eduardo Delgado
TA109

Eduardo Delgado comenta el trabajo que lleva adelante en el Instituto Bíblico de Palabra de Vida. También nos cuenta su testimonio y como Dios restauro su vida y matrimonio. ¡De esto y mucho más se estará tratando en Temas de Actualidad!


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:ta109.mp3


 


Victoria: Qué tal amigos  El día de hoy nos encontramos con José Eduardo Delgado, él es de Palabra de Vida Argentina, también está a punto de incorporarse a Palabra de Vida Uruguay a quien le hemos pedido que comparta con nosotros un testimonio muy especial, un testimonio familiar así que José te damos la bienvenida para compartir esto.

Eduardo: bueno, muchas gracias por todo, por la invitación y es un placer estar con ustedes y con todos los que nos están escuchando.

Victoria: muy bien, su testimonio apunta más bien a un testimonio de vida, contanos un poco de que vamos a hablar.

Eduardo: bueno, este Eduardo y esta familia, hace 25 años atrás, 23 años atrás no éramos ningún proyecto de misioneros ¿Por qué? porque nuestras vidas estaban destruidas. Indudablemente no tuvimos una buena formación, y aconsejamiento como matrimonio. Así que bueno, las diferentes circunstancias… nos casamos y al año y medio estábamos a punto… ya habíamos roto todo, por así decirlo, nuestra comunicación era muy mala, cada vez nos peleábamos más con mi señora y bueno, o en ese tiempo era mecánico, mecánico hidráulico y ella también trabajaba y realmente pensamos que forma nuestra vida en las cosas de la vida nos iba a ir bien.

Éramos creyentes pero sin experiencia, sin metas, simplemente tener una familia. Porque, yo siempre digo, y yo fui un malcriado porque me dieron todo, mis padres me amaban y me daban todo, pero mi señora se crió, y siempre digo que tuvo tres mamás y le diría no logró disfrutar de su mamá, primero porque su mamá de origen la abandonó a los dos meses de vida, después la adoptó una familia con dinero y tuvieron un accidente y quedó nuevamente en la calle fue desheredada y quedó en la calle literalmente fue a un hogar así en Instrucciones y Cuchilla Grande, el hogar amanecer, fue acogida por una señora que se sumaba Griselda, un amor, una pasión pero también después de casados ella fallecido. Una vida muy dura la cual la hizo independiente y con muchas amarguras, y ahí vemos como la amargura cierra el corazón y no te deja crecer y eso fue todo. Y yo fui criado en un colegio católico con raíces religiosas muy profundas pero vacío totalmente.

Así que un día llegue a un campamento que llamaban Palabra de Vida me llevaron a Argentina a jugar con deportes, así que en ese lugar puede conocer a Dios por entregar mi vida y realmente ahí en ese lugar conocí lo que era Dios y lo que era Jesucristo y lo que él había hecho por mí. Y un año después mi señora tuvo la misma experiencia, así que desde ahí comenzamos a construir nuestra vida nuevamente. ¿Cómo? primero mi vida Dios la fue construyendo a través de la palabra de Dios, memorización estudiando la palabra, aconsejamiento y también sacando lo que es el orgullo, el orgullo es muy traicionero para el creyente, para el humano y las amarguras. Cuando no sabe es perdonar, y no entendes del amor de Dios, de la justicia de Dios generalmente somos personas que tratamos de condenarla, condenar al prójimo, y eso es realmente lo que divide a las parejas.

Bueno y mi señora por la experiencia que tenía realmente ella había condenado a su mamá por todo lo que ella había sufrido y realmente no estaba confiando en la soberanía de Dios. Así que hasta cuando pudo entender, sin entenderlo como aceptarlo, y saber que yo tenía un plan maravilloso en su vida a pesar de las circunstancias y ella pudo dejar el enojo, pudo dejar su amargura, dejarlas en las manos de que el Señor. Yo siempre tengo un versículo que es Primera de Pedro 5:7, que dice: echando todas vuestras ansiedades, porque él tiene cuidado de vosotros. Y ahí vemos que tenemos que tener una actitud de colocar todas nuestras amarguras, nuestras ansias ante la presencia de Dios, porque él dice, el va a cuidar de ustedes. Dios no te puede cuidar y no te puede ayudar hasta el día que vos no te desprendes, esa es nuestra experiencia.

Y realmente, bueno, pasamos tres años estudiando la palabra de Dios, después de que consagramos nuestras vidas, y realmente pues de tres años y lo que Dios quiso hizo, que éramos el matrimonio desahuciado por nuestros familiares, y por nuestros amigos, decían: lo único que le queda a ustedes es separarse es lo mejor que puede pasar. Porque hasta nos habíamos puesto violentos los dos, nos quedamos de nuestras malas discusiones, y realmente Dios puede hacer milagros. En el salmo 86:10 dice: Dios es hacedor de milagros. Pero Dios es hacedor de milagros cuando vos le dejas a ser un milagro en tu vida, ¿cómo? abriendo tu corazón, realmente esa es nuestra experiencia como matrimonio, muy larga, hay muchos consejos se necesita mucha misericordia y amor y personas que te amen y dediquen parte de tu vida. Así que en ese lugar, ahí en palabra de vida Argentina encontré personas que me amaron, me aconsejaron, me ayudaron y también una gran mujer de Dios, que se llama Melba Jordán, ella pudo ayudar mucho a mi señora. Generalmente cuando tratamos de disputar, discípulamos con la vara y nos olvidamos que Jesús discípulo con el amor. Así que ahí con ternura ella pudo ganarse su corazón y realmente ella pudo hacer algo grande para Dios.

Victoria: allí está, fue una transición muy difícil por la que atravesaron los dos pero, bueno, finalmente puede ser de testimonio a otros y pueden ayudar a otras personas que por ahí atraviesan una situación similar.

Eduardo: indudablemente, como te decía, Dios es hacedor de milagros, dejad que Dios haga un milagro ¿cómo? bueno, a través de la palabra de Dios, Dios habla a través de su palabra pero como te decía hay cosas que tenemos que hacer como hombres, como mujer ella tuvo cosas que hacer, decisiones que hacer, confiar. Indudablemente la restauración viene a través de la misericordia, y bueno, en ese lugar también pude aprender a construir y no a destruir, cosas que construyen el matrimonio y cosas que destruyen el matrimonio, y como te decía hay cosas que yo hacía que estaban mal y nadie me dijo: mira eso está mal lo que estás haciendo, ¿por qué no intentas de esta manera? el gran amigo mío me dijo los ladrillos no son para tirartelos son para edificar, si rusas en la mezcla justa ladrillo con ladrillo se va pegando entonces no queda suelto, no queda para agarrarlo, entonces eso fue algo que me quedo para toda la vida, los ladrillos no son para tirartelos sino para edificar. Y bueno, la mezcla ¿qué es? amor, misericordia, perdón. Así que a través de la palabra de Dios pudimos construir nuestras vidas.

Y bueno después de tantos años,4 años estudiando y dedicando un año a nuestras vidas en ese lugar sirviendo al Señor pudimos tomar la decisión, bueno sin Cristo no éramos nada, dijimos Señor aquí está mi vida, nuestra vida queremos servirte, así que quedamos casi 18 años en la Argentina sirviendo al señor en el equipo de palabra de vida. Yo trabajando con campañas de un lado para otro, y mi señora disipulando ahora otras señoras, a otras chicas, ayudando a la juventud, nosotros también tenemos chicos para aconsejar, para ayudar, así que, generalmente vienen muchos extranjeros que necesitan de un padre, de una madre y bueno, tratamos de darles lo que la distancia los separa.

Victoria: ¿qué se le puede decir a la persona que por ahí dice bueno, yo tengo una situación similar y lo he intentado millones de veces y no pude hacerlo, o dos días intentó cambiar y el tercero ya no puedo; que se le puede decir?

Eduardo: bueno, que todo se puede. Siempre cuando un niño aprende a caminar se cae, o a veces otros gatean y a veces alguno le cuesta más caminar, depende cuánto uno ponga más de uno y bueno, sería un tema a tratar como ya te dije hay cosas que la mezcla mágica que es el amor, la pasión y la compasión, y saber que Dios puede transformar un corazón.

Y ya te digo, no fue fácil si te digo que fue fácil es mentira, pero se puede, se puede, cuando decís Dios acá estoy, transforma mi familia y Dios te escucha pero hay que poner en práctica, como el niño, lo paras y caíste, que levantaste, te sacudiste, ahí hiciste la misericordia y el perdón y la volviste a comenzar a caminar, así es la escuela de él Señor.

Victoria: aún quedan cosas también por seguir adelante, cosas que continuar trabajando, cosas que aprender a nivel de matrimonio.

Eduardo: sí, se me estamos aprendiendo, ahí no podemos estar un día que alguien se disgusta con el otro, enseguida sabemos y nos damos lugar a que esa pequeña cosa que estorbo la comunicación, estorbe en nuestra relación. Por eso te digo es aprender el hábito de una buena comunicación. Una buena comunicación comienza primero con mi comunicación con Dios y después empieza la comunicación con mis seres queridos, o mis seres amados.

Victoria: ¿qué dicen las personas de alrededor que hace muchos años les decían que no, sepárense y hoy en día los ven como están?

Eduardo: no, realmente dicen Dios hace milagros. También tenemos una hija ya de 22 años y un hijo ya de 16 años, realmente son una bendición, nuestra hija está terminando el seminario, tomó el desafío y nuestro hijo está haciendo el secundario. Y realmente los dos aman a Dios, predican la palabra de Dios, siempre están prendidos con nosotros en alguna circunstancia de predicar a otros, siempre comunicando el Evangelio.

Victoria: bueno, agradecemos entonces a José Eduardo Delgado de palabra de vida Argentina, que nos haya visitado y también lo invitamos para continuar en un próximo programa para continuar con esa experiencia interesante, para continuar, porque la vida continúa Eduardo ahora continúa con algunas otras actividades también en palabra de vida.

Eduardo: bueno, muchas gracias y realmente ha sido un privilegio estar con ustedes, y aquí estamos para servirles, pueden comunicarse por la radio si necesitan ayuda o quieren algún consejo, la radio va a tener mi teléfono. Ha sido un placer y un privilegio.

La política y el Cristiano
Abuso Sexual (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>