Compromiso total IV (1ª parte)


Autor: William MacDonald

Llegamos al Nuevo Testamento para encontrarnos con hombres y mujeres que estaban dedicados al Salvador, en un grado no usual. Personas que dieron todo por su Señor, para nunca volver atrás.


DESCARGARLO AQUÍ
PE2217 – Estudio Bíblico
“Compromiso total” IV (1ª parte)



Hola amigos! Siguiendo con este mensaje que habla del compromiso, hemos llegado ahora al Nuevo Testamento, para encontrarnos con hombres y mujeres que estaban dedicados al Salvador, en un grado no usual. Allí se encuentra Juan el Bautista, por ejemplo. Nuestro Señor lo exaltó llamándolo “una lámpara encendida y brillante,” y “más que un profeta.” Juan, sin embargo, habló constantemente de su indignidad, determinado a que su Maestro recibiera toda la gloria. Él no se sintió para nada celoso cuando sus discípulos lo dejaron para aprender a los pies de Jesús. Su humildad y sumisión fueron superadas sólo por su valor. Finalmente, Herodes el Tetrarca ordenó que lo decapitaran.

Otro ejemplo es el de: Los Apóstoles

Había once apóstoles. Cuando el joven Juan escuchó clamar al Bautista: “He aquí el Cordero de Dios”, él comenzó una vida de servicio incansable, ganándose el nombre de “el discípulo a quien Jesús amaba.” Él no tuvo una muerte de mártir como los demás, pero sí vivió como uno. El compromiso de Simón Pedro con Cristo fue innegable, aunque nos concentremos sólo en su debilidad. Para seguir a Cristo, abandonó el comercio de peces en el mejor día de negocios de su vida (como leemos en Lucas 5:1 al 11). Si la tradición es cierta, él pidió ser crucificado cabeza abajo, pues se consideraba indigno de morir como su Maestro. Los detalles concernientes a los demás apóstoles son escasos, pero está claro que dieron todo por su Señor, para nunca volver atrás.

Y no debemos olvidar a las mujeres fieles que sirvieron al Salvador. Estaban aquéllas que lo ungieron con un perfume costoso, que lavaron sus pies con sus lágrimas, y los secaron con sus cabellos. Estaba la mujer que había “echado todo lo que tenía, todo su sustento, en el arca”. En la casa de Simón el leproso, otra preparó Su cuerpo para la sepultura. Fueron mujeres las últimas en quedarse en la cruz y las primeras en la tumba vacía. En el Libro de los Hechos y las epístolas encontramos a Lidia, Priscila, Eunice y otras.

Hablemos de Esteban, un hombre lleno de fe, poder y del Espíritu Santo, fue el primer mártir de la iglesia cristiana. Principalmente, era un hombre leal a Cristo, quien prefirió una muerte violenta a tener que doblegarse.

Y si Abraham es el ejemplo sobresaliente del compromiso en el Antiguo Testamento, el apóstol Pablo tiene esa distinción en el Nuevo Testamento (sin contar al Señor Jesús, por supuesto). Antes de su conversión a Cristo, Pablo era una estrella en medio del judaísmo ortodoxo. Orgulloso de sus credenciales raciales y religiosas, promovía con celo su propia fe y buscaba silenciar cualquier religión que pudiera significar una amenaza.

Sin embargo, en camino a Damasco se encontró con el Señor glorificado, y, en ese momento, “¡escuchó la historia más dulce! Encontró la ganancia más real” (como dijo Mary Bowley). Se volvió un ardiente seguidor de Aquél a quien había estado persiguiendo. Se encendió un fuego en su alma, que nunca se apagaría. Su pregunta: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” fue, antes que nada, un reconocimiento de Jesús como su Señor y Maestro. Y también una entrega total de su voluntad a la voluntad de Cristo, con todo lo que eso acarrea. El resto de su vida y su ejecución en Roma fueron la respuesta a esta pregunta.

Poca gente, alguna vez, vivió la gama de emociones humanas y padecimientos que experimentó Pablo. Él supo lo que era el dolor: la perplejidad, la decepción, el quebrantamiento, la traición. Fue calumniado por sus enemigos y abandonado por algunos de sus amigos. Cuando algunos de los creyentes corintios cuestionaron la validez de su apostolado, les lanzó este inolvidable desafío que leemos en 2 Co. 11:22 al 29:

“¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? También yo. ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo). Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y «además» de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?”

Mujeres de la Biblia – Mujeres anónimas

Mujeres anónimas en la Biblia hay muchas. Hoy vamos a dar una mirada a un grupo de mujeres que dieron lo mejor que tenía para los utensilios del tabernáculo ¿Qué significó este acto para estas mujeres?…


DESCARGARLO AQUI:
EA617 – Entre Amigas –
Mujeres de la Biblia – Mujeres anónimas



Receta: Sopa de lentejas y panceta


Entrevista a Elí Morales

Sandra: Estamos con una amiga de la casa, nuestra amiga Eli Morales. Ella es maestra de profesión y una estudiosa de la Palabra de Dios. Hoy vamos a tener un estudio sobre las mujeres anónimas de la Biblia.

Eli: Así es, en la Biblia hay muchas mujeres anónimas. Pero hoy vamos a estar viendo dos grupos de mujeres que están relacionados con el Tabernáculo. Al primer grupo lo vamos a llamar “El grupo de las mujeres expertas” y al segundo “El grupo de las mujeres y sus espejos”. Estos grupos los podemos encontrarlos en el libro de Éxodo. Al grupo de las mujeres expertas, en el capitulo 35:22 al 29. Y al segundo grupo en el capitulo 30:17 -18 y capitulo 38:8.

Sandra: ¿A que nos referimos con estos nombres? ¿Expertas y espejos?

Eli: Nos referimos al grupo de “expertas” porque eran mujeres hábiles con sus manos, o sea, hábiles artesanas, especializadas en tareas de hilados.
Todo lo que está relacionado con el Tabernáculo y con todos los servicios que se prestaban allí, lo calificaron como que es una figura de un santuario mucho más glorioso y eterno, que lo podemos ver en Hebreos 9. Los elementos que se usaron para construirlo fueron oro, plata, madera, lanas tenidas de purpura, escarlata y/o carmesí. Piedras (preciosas) que los Israelitas habían recibidos al salir de Egipto y las dieron para la construcción del Tabernáculo.
Allí había un grupo de mujeres que hicieron todo lo posible para que ese Tabernáculo terrenal, donde Dios se manifestaba, se hiciera posible. Presentaron como ofrenda sus habilidades, su talento de saber tejer, hilar y usar el lino. Hicieron lo que hoy le llamaríamos un voluntariado.
También había otras mujeres especializadas en el trabajo con los pelos de cabra. Todas ellas lo hicieron con alegría, de todo corazón, sin quejas por estar dando de los tesoros que ellas tenían. Dieron su tiempo, su talento para poder terminar el Tabernáculo.

El Tabernáculo era una lugar para adorar a Dios en medio del desierto. Por lo que podríamos hacer una comparación con el mundo en el que estamos transitando nosotros. Hoy Dios vive en nosotras que somos el templo, y cada una de nosotras es un proyecto de Dios, una obra en proceso. Por eso en estas mujeres podemos ver ejemplos de qué hacer con los talentos, cualidades que Dios nos ha dado para cumplir con la misión que él tiene para cada una de nosotras.

Sandra: Estaba pensando en las situaciones de estas mujeres en medio del desierto. Seguramente no tendrían acceso a tantos materiales para realizar estas cosas tan bonitas. Sin embargo dieron de lo mejor. Pensaron en dar para Dios y para el Tabernáculo lo mejor que podían encontrar y lo mejor que sus manos podían hacer.
También es importante en esta relación que tú haces del desierto con el mundo que nos rodea, y el Tabernáculo con nuestro corazón. El poder dar lo mejor para que nuestro corazón esté siempre limpio. Esté habitable para Dios, y ofrecer lo mejor de nuestro interior para El.

Eli: Claro, aquí también vemos que no es tan importante destacar nuestro nombre, sino lo que hacemos. Estas mujeres son recordadas por lo que hicieron, por la actitud que tuvieron frente al servicio para la casa de Dios, el Tabernáculo.

Sandra: Se requiere también de mucha sabiduría para poder leer estos ejemplos y poder descubrirlos, ya que generalmente los seres humanos tendemos a ver los grandes nombres o lo que más brilla a la apariencia humana y no vemos estas pequeñas cosas que, para Dios, tiene la mayor importancia.

Eli: Para Dios todos somos importantes, todos tenemos un rol y ninguno pasa por desapercibido para Él. Una vez escuché una comparación del cielo con la Via Láctea, decía que era un cumulo de delicadas luces sin nombre, como que la mayoría de quienes están disfrutando de los goces celestiales son personas anónimas.

Sandra: Vamos a tener una gran sorpresa en el cielo.

Eli: Siguiendo con el tema, hablemos del segundo grupo de mujeres. Que era el grupo de las “Mujeres y sus espejos”. Estas mujeres fueron un grupo que le llamó mucho la atención a Moisés, porque se reunían en grupos en la puerta del tabernáculo y allí adoraban. Esto le impresiono mucho a Moisés, pero hubo algo que le impresiono aun más, y fue la entrega que ellas hicieron de unos espejos. Estos espejos eran de bronce – muy valiosos – que habían traído desde Egipto, se consideraban unas artesanías muy finas. Estas mujeres de todo corazón los donaron para que con ellos se hiciera el lavamanos del templo y un pedestal. Estas mujeres Israelitas prestaron un servicio muy valioso, porque en esa fuente se levaban los sacerdotes cada vez que iban a pasar al lugar santo. Lavaban sus manos y sus pies, ya que era una condición que Dios había puesto. Ellas entregaron algo tan valioso como lo es un espejo para una mujeres. Con este acto podemos ver un intercambio de valores. Ellas cambian todo lo que estaba asociado a la vanidad personal por la belleza de algo que sería sublime, que se relaciona con la limpieza y el proceso de santificación que necesitaban los sacerdotes para poder entrar en la presencia de Dios.

Sandra: Estaba pensando en la simbología importante que ponemos en un espejo, de hecho, decimos que la Palabra de Dios es un espejo para poder ver nuestra condición y de esa manera limpiarnos de nuestro pecado, santificarnos delante de Dios. Lo lindo es ver como ellas entregaron eso tan valioso, de la misma forma que para nuestra nuestra santificación hay que entregar lo mejor, lo más valioso. A veces le quitamos importancia al material con el que están hechas algunas cosas, pero para que éste lavamanos se pudiera realizar, fue imprescindible que estas mujeres dieran lo mejor.

Eli: Así es, lo hicieron voluntariamente, se desprendieron de algo muy valioso e importante. Este desprendimiento lo podemos relacionar con el Lavamanos o “lavacro” como se le decía antiguamente, que es una simbología de la Palabra de Dios también. Lo que nos limpia hoy a nosotros es leer e ir adecuándonos al diseño que Dios tiene. Es cada día buscar parecernos más a ese modelo que es el Señor y el cual debemos imitar.
Otra cosa que es importante es el servicio que puede brindar la mujer cristiana que es esposa, que es la ayuda idónea, lo valioso que es mantenerse limpia. El sacerdote lavaba sus manos y sus pies. En sus manos, podemos ver representadas las acciones que hacemos, y los pies representado el andar.

Como hemos dicho, hoy día los cristianos somos la habitación de Dios y a través de la lectura de Su Palabra, Él nos guía a reconocer lo que estamos haciendo mal, a confesar, a pedir perdón y a limpiarnos para que nuestro andar se acerque cada vez más a lo que Él quiere. Recordemos lo importante que fue Priscila para Apolos como amiga. Ella fue una mujeres que estaba instruida en la Palabra de Dios. Y con humildad y sabiduría ella le comunicaba las cosas que el no se había enterado.

Sandra: Es muy interesante ver que las mujeres estaban aportando para la purificación de otros. En aquel entonces para la purificación del sacerdote. Pero hoy día todos somos sacerdotes así que si aportamos en algo para que alguno de nuestros hermanos o hermanas puedan santificarse, o exhortarles a vivir una vida más dedicada a Dios cuanto mejor.

Visita al Castillo Destornillador (2ª Parte)

 Visita al Castillo Destornillador
Marion Hase

Nuestrosamigos continúan en el Castillo… después de la gran tormenta hay mucho trabajoque hacer… pero algo sucede que comienzan a pelear chicas y chicos… ¿qué pasó?…¿quieres saberlo?… escucha el programa y aprende junto a nosotros!


DESCARGALOAQUI: 
VI960- Viajeros –  Visita al castillo Destormillador (2ª Parte)



Yo soy mujer – Proyecto 2

Yo soy mujer – Proyecto 2

Se lanzó el nuevo proyecto “Soy Mujer 2” impulsado por la Sociedad Bíblica del Uruguay. Mariana Mastantrono, quien dirige tal proyecto nos cuenta de cuáles son los objetivos para alcanzar a aquellas víctimas de violencia Doméstica.


DESCARGARLO AQUI: 
EA438 – Entre Amigas – Yo soy mujer – Proyecto 2



Receta: Tarteleta de duraznos


Proximamente estará publicado el texto de la entrevista

Mujeres de La Biblia

Título: Mujeres de La Biblia

Autor: Elí Morales
  NºEA346

Nuestra Amiga, Elí Morales comparte con todo el equipo el privilegio de poder estudiar y leer acerca de las Mujeres de la Biblia.

Un lindo estudio, que nos desafiará a poner más, nuestra fe en Jesús.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:ea346.MP3


 



Entrevista con Eli Morales

Natalia: Continuamos con ustedes queridas amigas en Entre amigas, y como les prometimos seguimos con este estudio sobre las mujeres de la Biblia. Hace un tiempo ya estudiamos las mujeres que aparecen en el Antiguo Testamento y ahora nos pasamos al Nuevo Testamento donde las vemos interactuar con Jesús. Mujeres muy especiales con las cuales, yo digo que no podemos sentir identificadas, ¿no es así Eli?

Eli: Si, estas mujeres que se cruzaron en el camino de Jesús, o que Jesús las espero en su marcha, como es el caso de la que vamos a considerar ahora en primer lugar que es la mujer samaritana, que ase encuentra en el evangelio de Juan capitulo 4 del 1 al 42. Jesús conocía y conoce lo anhelos que tenemos en nuestros corazones y el los satisface. Cuando Juan dice que Cristo sabía lo que había en el hombre, ahí se refiere al hombre, en sentido genérico y estamos incluidas nosotras. Él sabía todo acerca de esta mujer que vivía en Samaria. Y esta mujer tenia una característica, un instinto que le había puesto Dios en su soberanía que era el instinto para la adoración que según un estudioso es mas marcado en nosotras las mujeres que en los hombres, tiene mas fuerza. También tenemos el instinto de la meditación profunda, y es lo encontramos en una mujer que tiene nombre que es Maria de Betania, que también Jesús satisfizo ese instinto de meditación profunda y de la elección de la buena parte, Jesús responde a ello, lo encontramos en Lucas 10:39. Y Maria tenia una hermana que todas las conocemos, bien distinta como son todos los hermanos, y era Marta que siempre estaba preocupada por servir, y vemos que Jesús apreciaba el servicio de Marta y valoraba el servicio de Marta, y aquí lo vemos a él, como esta atendiendo la diversidad, a ese instinto de adoración, a ese instinto de meditación profunda y también a ese instinto de servicio, de servirlo y de agradarlo. Y Jesús a todos atendió, y por todas estuvo muy agradecido.

Natalia: Es interesante el testimonio de esta mujer samaritana que encontramos en Juan, y a mi me gusta mucho leer sobre ella, sobre ese dialogo que está todo, no hace una referencia fugas sino que transcribe ese charla con Jesús, que mantuvo cerca del pozo, a esa hora del mediodía, a donde no iba mas nadie, por circunstancias especiales. Era una mejer que, como decíamos recién, discriminada por esa sociedad. Donde Jesús le hace mención de su situación civil, donde había tenido 5 maridos, el que tenia ahora no era un marido, en una sociedad mucho mas conservadora que la de ahora, y era una mujer señalada, y hablar con un judío también implicaba toda una revolución para ella, porque los Judíos y los Samaritanos no se hablaban. Para los Judíos eran gente inferior los Samaritanos, y vemos como Jesús accede a revelarle enseñanzas a esta mujer, primero, samaritana después, con un mal testimonio, con una vida realmente muy complicada, y el accede a decirle que él tiene el agua de vida para darle. Entonces que bueno es ver como nadie esta fuera de esa Gracia de Dios, de esa posibilidad de acceder a sus misterios y a su salvación.

Eli: Lo que vemos allí es que Jesús rompe todas las barreras que estaban generadas en ese momento al esperarla en el pozo y al presentarse como alguien que necesitaban y que tenia sed fue una manera muy sabia de comenzar a dialogar con ella y quizás de llevar a esa mujer a descubrir que Dios le había dado ese instinto, de adoración, porque enseguida es lo que él maneja, le dice que llegó la hora en que los verdaderos adoradores la rendirían culto al padre, en espíritu y en verdad porque así era lo que él quería, como Dios es espíritu quienes lo adoran lo deberían hacer en espíritu y en verdad. Y vemos acá que se lo esta revelando a una mujer como decías tu, discriminada, despreciada y que también actualmente nosotros discriminamos a las mujeres que tiene una forma de vida como ella. Y aquí tenemos una enseñanza de Jesús que él está dispuesto a hacer grandes cosas como hizo a través de ella.

Natalia: Grandes cosas, y que el mismo Juan las relata cuando en el versículo 39 dice que, muchos de los samaritanos que vivían en aquel pueblo de la mujer creyeron en Jesús por el testimonio que dio a mujer. La mujer fue y les dijo, conocí un hombre ¿no será el Cristo, el me dijo cosas que solamente un profeta podría conocer?. Y así fue como mucho samaritanos conocieron, es mas le pidieron que se quedara, la pidieron a Jesús que se quedara en el pueblo, se quedo dos días y a la mujer le decían, como esa reivindicación, ya no creemos solo por lo que tu dijiste le decían a la mujer, ahora lo hemos oído nosotros mismos. Ella como nexo para que muchos creyeran. Como su testimonio cambio de ser una mujer, con una mala vida, con un mal testimonio a ser referente en lo que es la enseñanza.

Eli: Paso a ser un vinculo, para que los samaritanos se convirtieran y reconocieran en Cristo el salvador del mundo.

Natalia: Y así es como amigas también, les queremos presentar a ustedes, ese nexo que queremos hacer para que conozcan a Jesús como Salvador, para que acepten aquel que les está brindando esa agua que sacia la sed, en forma metafórica, pero que realidad es, porque no van a necesitar de obras ni hacer nada, Jesús les brinda la salvación en el día de hoy, sobre esto nos quedamos meditando, vamos a ir a un tema especial que habla precisamente sobre esta mujer samaritana y ya seguimos, porque tenemos otras mujeres interesantes a las cuales estudiar.

Natalia: Continuamos querías amigas después de disfrutar de este tiempo de música, seguimos con este estudio de las mujeres de la Biblia, ahora con una mujer, esta si anónima, no tenemos el nombre, pero lo que si tenemos es un testimonio muy fuerte.

Eli: Esta mujer se caracterizo por se una mujer de las tantas mujeres que Jesús alivio su sufrimiento físico, a todas las mujeres que se acercaron a él en esta condiciones. Disfrutaron del poder sanador del Señor Jesús cuando él respondió a su fe, o su clamor cualquiera Haya sido la naturaleza, de la dolencia que ellas padecían.

Natalia: Si y precisamente que vamos a empezar a hablar de esta mujer que se acercó a Jesús, Una hermana, Silvia de Muñoz, de Argentina escribió algo muy lindo, hablando de los sufrimientos y de cómo Jesús los alivia, o nos da paz en muchos casos para sobre llevarlos. Ve en Paz, y comienza así: En el curso de nuestra vida cotidiana experimentamos muchos diferentes estados de ánimo. Cada circunstancia es diferente y a veces surgen conflictos y luchas que nos quitan la paz. Los salmos en su mayoría expresan muy bien los sentimientos del alma. Me imagino a la mujer con el flujo de sangre diciendo, un y otra vez, me siento sumamente angustiada como dice en el salmo 42:6: El Señor mismo dijo que la dolencia de la mujer era un azote. Me identifico con una mujer que para irse en paz tuvo que abrirse paso por la fe, qué obstáculos tuvo que vencer. Cómo reaccionó ante la indiferencia egoísta de algunos? De qué manera enfrentó sus propios temores y prejuicios? Cuánto tuvo que insistir? Cuánto tardó desde el inicio de su intento hasta el milagro mismo? En medio de la rutina Diaria suelen aparecer azotes. Que abaten el alma y nos roban la paz. Pero la paz no es algo ligero. Viene como resultado de haber tocado mismo la presencia del Señor. Para esto debemos perseverar hasta tener la victoria. Caminando en fe sin perder de vista al maestro. Jesús no subestima ningún problema humano. El Señor sabe muy bien cómo nos afectan las adversidades, de nuestra vida, las compara con latigazos que surcan nuestras espaldas y las dejan adoloridas. El quiere enviarnos en paz a enfrentarnos a cada jornada.”

Eli: Bueno, tu relato hace referencia a la mujer que vamos a tratar ahora, la mujer con el flujo de sangre, este relato lo encontramos en Mateo 9:20 -22 , en Marcos 5:25-34, y en Lucas 8:43-48.

Esta mujer que tan solo con un toque se sano de un azote de 12 años, debe de haber estado muy delgada, muy débil y una mujer que con una hemorragia de 12 años, la hacia a ella legalmente inmunda, es decir que ella no podía ir frente a Jesús y arrojarse a sus pies para pedir su bendición, entonces es su estado de ansiedad, de gran necesidad, su fe fue tan grande que considero, bueno, si yo solamente toco su manto de su vestidura, el borde voy a ser sanada, fue una fe muy grande y vemos que la mujer se curó, después de muchos fracasos, porque en uno de los relatos de los evangelios, no dice que ella había gastado todo lo que tenia, y aquí vemos a una mujeres completamente diferente a la que estuvimos hablando anteriormente, la samaritana era una mujer despreciada, discriminada y ahora estamos frente a una mujer que por el relato nos damos cuenta que era una mujer de una posición social elevada, que tenia recursos y que durante 12 años había estado asistiendo a todos los recursos que había en aquellos momentos, cuando los hombre fracasan, Cristo tiene existo podemos decir.

Que lo que lo que no es posible para los hombres es posible para Dios y una expresión que es muy característica del evangelista Marcos, que dice: se sano instantáneamente. Aquí vemos ese milagro, la mujer sintió una fortaleza que para ella no la experimentaba hace 12 años, tratemos de imaginarnos lo que habrá sido para ella sentir eso en su cuerpo, sentir que su cuerpo se renueva, ese milagro tan grande y darse cuenta que Jesús era quien lo había sanado. Y ella reconoce también haber recibido ese beneficio. En el relato es importante que Jesús dice quien me toco, y los discípulos le dice, pero como entre toda este multitud, por supuesto que todos se estaban tocando pero Jesús percibió, y ahí vemos su sensibilidad que había salido poder de él, su poder sanador, y la mujer a pesar de lo que suponía hablar en publico, no dice que ella temblando, pero también pienso que con mucha alegría, y muy agradecida titubea y confiesa, toda la verdad. Y esta mujer también nos deja una enseñanza muy grande, no solamente que ella supo en quien depositar la fe, sino la importancia de la confesión que ella experimento y que es muy buena para el alma. Y Jesús elogia sui fe en el relato y le dice hija, tu fe te ha sanado, vete en paz y queda libre de tu aflicción, en otras versiones y como el texto que tu leíste dice, quedes libre de tu azote. Creo que muchas de las personas que nos están oyendo han padecido o están padeciendo de algún azote, bueno, pongamos ese azote o esa aflicción que tenemos en las manos de Jesús, vallamos a él con fe, que en él siempre vamos a tener éxito.

Natalia: A mi me gusta lo humano de esta mujer, en su actitud, en su búsqueda de soluciones, como tendemos todos a buscar en otros lugares, pero me gusta ese paso que da, valiente de ir, si bien tal vez con miedo y ella busco ir por detrás de Jesús para tocar el manto, buscaba no ser reconocida y su fe, fue lo que hizo que de desprendiera, ese poder de Jesús, por eso Jesús también quería que ella tomara ese otro paso mas valiente que era el de la confección como nos decía y lejos de tal ves rezongarla, por decirlo de alguna forma, como tal ves esperaba la mujer, que con ansiedad dijo fui yo y reconoció su culpas y el Señor le dijo que iba a experimentar una sanidad no solamente física sino la del alma, porque le dijo que iba a tener paz, ese fe que puso en e hijo de Dios también llegaba a su alma, no solo a su cuerpo y como decíamos también de la mujer samaritana, es un ejemplo para nosotros en el día de hoy, tal vez muchos pasando, como decís Eli, por aflicciones de diferente tipo, por azotes cotidianos, como enfermedades, apremio económico, valla uno a saber que es lo que esta poniendo en dificultades a nuestras amigas que nos escuchan, lo bueno es que le estamos dando la salida, el borde del manto no era lo que tenia poder, el poder lo tenia Jesús.

Eli: Y que él obro porque ella depositó su fe en él y se apropio y se sano de ese poder. Recurrió a la mejor fuente, la mujer fue muy sabia y su fe su vio coronada por el también y la exalto a esa fe.

Y relatos contemporáneos de un historiador y que también fue obispo alrededor del año 360 después de Cristo, dice que esta mujer estuvo entre las que acompaño a Jesús a la Cruz. Y bueno, como decíamos de una situación social, completamente diferente a la mujer samaritana, ella también parece que tuvo los recursos y Eusebio dice que fue testigo de que ella levanto en su jardín dos monumentos, a la entrada de su casa, recordando este hecho del encuentro con Jesús.

Natalia: Interesante eso. El camino a la Cruz seguramente, esto lo suponemos por que no lo dice la Biblia, lo dice la tradición o algunas historias, pero que bueno es pensar que esa mujer por lo físico no se olvido nunca mas de lo que paso, y por lo espiritual tampoco, siempre fue fiel a ese maestro que conoció, a ese maestro para ella y que hoy día sigue vigente sigue vivo par ganar el alma de nuestras amigas y darles la salvación que el vino a procurar mediante su sacrificio.

Eli: Creo que esto es alentador para nosotras como mujeres, que no es tan importante el nombre que tenemos, sino hacer historia que agrada a Dios y que es para su gloria, porque se las recuerda a estas mujeres por lo que ella hicieron y lo destellos de sus hechos, esta llagando a 2000 años hasta nosotros y están siendo un buen ejemplo y eso es lo mas importante que el nombre.

Natalia: Como sucedió con la mujer, que esa es otra que aparece que es bien interesante de leerla, que partió aquel perfume caro, y que Jesús mismo dice que ella iba a hacer recordada por eso y hasta el día de hoy llega esa historia, como nos llegan las de estas mujeres que nos inspiran y nos dan ejemplo.

Natalia: Ya estamos cerca del final del programa del día de hoy pero vamos a redondear con Eli, el estudio que hemos tenido hoy siguiendo con estas mujeres haciendo un pantallazo general, un resumen de las mujeres de la Biblia y su trato con Jesús, como cambió, como vino Jesús a cambiar no solamente en palabra sino en hechos esa convicción.

Eli: Si, además de estos casos individuales que vimos podemos ver en general la actitud de Jesús frente a todas nosotras las mujeres, que Jesús elevó el rol de la mujer, su lugar en la Iglesia Cristiana. Si tu fueras tan amable y pudieras leer en Hechos capitulo 1:12 y 14, prestemos atención de las presencia de las mujeres en ese relato.

Natalia: Dice: Cuando llegaron al lugar donde se alojaban, estaban allí Pedro, Juan, Jacobo, Andrés, Felipe, Tomas, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y judas hijo de Jacobo, todos en un mismo espíritu, se dedicaban a la oración junto con las mujeres y con los hermanos de Jesús y su madre Maria.

Eli: Bueno, ahí en ese relato vemos que las mujeres están presentes en el aposento alto, orando y esperando el momento del Pentecostés, ahí dice con la mujeres y habla de las hermanas de Jesús, todo un privilegio para nosotras las mujeres que podemos participar de esos momentos tan especiales. No hay distinción tanto hombres como mujeres. Es un hecho muy sobresaliente porque en aquellos tiempos la participación de la mujer en la adoración y en el servicio no era usual. La hacían principalmente los hombres. Entonces como mujeres debemos estar muy agradecidas a esto que el Señor ha hecho por nosotras.

Natalia: En la misma época de Jesús muchas de las escuelas del conocimiento no aceptaban a las mujeres mismo la sinagoga era de difícil acceso, y acá vemos como incluso sus discípulos en el grupo cuando menciona genéricamente a los discípulos sabemos de las presencias en mujeres las cuales servían al señor en muchos casos y como fueron las que corrieron en el día de la resurrección también a dar las buenas noticias porque fueron las que fielmente fueron hasta su sepultura, a rendirle homenaje y se encontraron con las buenas noticias, fueron las primeras en saber la realidad de que Jesús había resucitado.

Elí: Bueno creo que debemos considerarnos como muy privilegiadas, en el reino de Dios y estar muy agradecidas por ser mujeres.

Natalia: Es así y lo agradecidas que estamos por leer la Biblia de Estudiarla y de contar contigo Elí que no voy a decir que te tomaste el trabajo porque es un privilegio poder leer libros, reflexionar sobre estas mujeres porque primero que nada estos beneficios y estos agradecimientos que tenemos con Dios los tenemos nosotras mismas y para compartirlo con otras mujeres. Gracias por compartir con nosotras este programa.

Elí: Gracias a ustedes!