Sentirse bien para llevarse bien

Título: Sentirse bien para llevarse bien

Autor: Jorge Patpatián
Nº EA327

Sentirse bien para llevarse bien! El lema de un retiro femenino, llevado al cabo a 60 Km de Montevideo- Uruguay, a cargo de Jorge Patpatián, quien compartió acerca de esta temática. Sandra, le hace una interesante entrevista al aire libre.


Descargarlo a su propio pc para tener o compartir con otros:  
EA327mp3 



Entrevista con Jorge Patpatián

Sandra: Muy bien llegando a la etapa de la entrevista en este caso una entrevista en exteriores como hacemos a veces en Entre Amigas, salir un poco de los estudios para saber qué es lo que está sucediendo en nuestro alrededor, estamos en un retiro de mujeres, pensando en este, un programa para las mujeres, y queremos preguntarle al expositor de la temática que se ha traído el doctor Jorge Patpatián que muchas veces nos ha visitado a cerca de qué temas se han traído acá y como te parece que ha sido de utilidad a las mujeres Jorge. Muy bienvenido al programa.

Jorge: Muchas gracias, muy bienvenida a toda la audiencia en toda América latina, y saludamos desde aquí, desde nuestro pequeño país, en Uruguay, en el Cono Sur Americano, compartiendo este retiro en el interior a unos 65 Km de la capital, de Montevideo, un retiro con aproximadamente 250 personas de diferentes iglesias locales del país, sobre una temática que ver con lo que es mi vida, y mi vida en relación con otro. El título de esta serie de conferencias ha sido sentirse bien y llevarse bien a cerca de cómo nosotros podemos mejorar la convivencia, y nuestras relaciones interpersonales.

Sandra: No es un problema de mujeres y de varones también?

Jorge: Si, si, es un problema humano verdad? El sentirse bien y llevarse bien es un problema y es un privilegio de los seres humanos. Lo que pasa que en el caso de la mujer parecería, la impresión que me da a mí, que la mujer es más sensible a estas situaciones. La mujer es más sensible cuando se siente mal y cuando se siente bien. Y la mujer es más sensible cuando se lleva bien y cuando se lleva mal con sus semejantes. En cambio el ser humano masculino, el hombre, parecería que no internaliza tanto sus sentimientos. No es conciente de lo que le sucede. Entonces a veces pueden pasar cuestiones desapercibidas, en la vida del hombre que hacen que estas cosas no salten a luz hasta el momento en que esto se adraba. Por eso en este retiro con mujeres, con damas, hemos compartido el gran privilegio que significa llevarse bien con sus semejantes la bendición que significa ser un hijo de Dios en el cual tenemos la oportunidad de sentirnos bien como personas, y como también sentirnos bien en nuestro relacionamiento. Decimos también que es una necesidad básica, todos nosotros debemos sentirnos bien, y llevarnos bien. Especialmente cuando estamos pensando a nivel de la comunidad y eso nos da un sentido de identidad, de pertenencia y sentido de pertenencia, equivale a sentido de seguridad, yo me siento bien, como persona, me siento segura, cuando tengo un grupo el cual me contiene, cuando pertenezco a un grupo. Cuando uno se siente bien con el grupo o se siente bien con sus semejantes tiene relaciones interpersonales saludables, es una persona que se siente integrada al grupo y eso hace que esa persona tenga la necesidad emocional básicas satisfechas. Por eso la Iglesia es una comunidad terapéutica. Verdad? Es una comunidad en donde a través de nuestro relacionamiento con los semejantes podemos tratarnos y sentirnos bien y estar mucho mejor como personas. Pero también es un mandamiento, no nos debemos olvidar, que el Señor dijo: Amarás a tu prójimo como te amas a ti mismo, entonces amar al prójimo, amar al hermano es un mandamiento de Dios.

Sandra: Una cosa que me llama la atención es que en el espacio de preguntas salieron muchas situaciones a veces muy personales, muy íntimas que tienen que ver con el no sentirse bien. Cuántas veces, los seres humanos no nos podemos expresar, o no podemos exteriorizar lo que nos está pasando a veces por dentro y eso se expresa a veces cuando se relaciona con otros, pero cuántas cosas que pasan al ser humano en forma oculta. Por qué no se puede buscar solución a eso? Vamos a hablar de las mujeres en este caso, que están en el retiro, no pueden buscar ayuda, o tratar de solucionar eso, y cargan toda la vida, con un tema interno que por supuesto le acarrea problemas al relacionarse.

Jorge: Bueno, las cosas íntimas son difíciles de expresar, puede pasar que la persona sienta vergüenza, se siente tan avergonzada… yo tuve la oportunidad de hablar con algunas hermanas de aquí del retiro y me han dicho, esto yo no se lo puedo decir a nadie no se lo puedo decir a nadie y nadie me comprendería por esta situación. Porque encuentran en la iglesia una comunidad, donde si bien somos todos pecadores hay un halo de santidad y un halo en el que cree que ninguno tiene problemas y que los problemas están todos solucionados lo que no es cierto. Cuando uno escarba la vida interior de las personas y se enfrenta con alguien que le puede compartir sus dudas, penas y amarguras, las personas se abren, se abren porque tenemos dificultades, comenzando desde el que habla, yo también tengo las mías, y tu tendrás las tuyas y todos los seres humanos tenemos dificultades y es bueno encontrar personas que nos puedan ayudar, que nos puedan asesorar, encontrar respuestas, en el grupo de líderes quizá de la congregación donde Dios ha dispuesto dones y talentos en el cual podamos ayudarnos mutuamente. Y esto, esta carga que tu decís por años es un problema porque a veces causa daños físicos, emocional. Cuántas depresiones, estrés, bajas defensas, trastornos gastrointestinales, ginecológicos, reumáticos, dermatológicos, es una infinidad de problemas que pueden venir como consecuencia de un mal relacionamiento con el prójimo y de un mal relacionamiento conmigo mismo. Cuando yo me siento mal me bajan las defensas y eso crea dificultades para hacer un caldo de cultivo para otras afecciones orgánicas y emocionales más graves o con consecuencias nefastas para mi propia vida. Entonces, por todo esto, debemos de prestar mucha atención a cómo nos llevamos unos con otros.

Sandra: Muy bien, yo te voy a invitar a una pausa musical y ya venimos quiero preguntarte algo que en una oportunidad hice en un campamento de adolescentes con aquellos que hacían consejería. Porque uno además de exponer un tema, pasa eso que decías, las mujeres se acercan y se plantean y piden consejería. En una oportunidad, en este campamento de adolescentes pregunté bueno, cuáles son los temas que mayor preocupan a los adolescentes, en aquel caso la respuesta fue, bueno, a las chicas, el abuso sexual, a los varones los problemas de la inmoralidad sexual. Vamos después de la pausa, a ver qué es lo que le está pasando a este grupo de mujeres adultas por lo menos a groso modo, cuáles son los problemas o de otras experiencias o campamentos que hayas tenido. Qué le está pasando a la mujer latinoamericana hoy?

Sandra: Muy bien amigas, estamos regresando y estamos conversando con el doctor Jorge Patpatián, en exteriores, quizá ustedes pueden sentir el vientito que va y que viene en un día hermoso en este país Uruguay en este programa Entre Amigas, y bueno, preguntándole Jorge, qué te han planteado las mujeres que buscan consejería, no solamente aquí sino en otros lugares, experiencias que has tenido como consejero, como profesional de la salud, se acerca y qué le está pasando a la mujer latinoamericana?

Jorge: Yo creo Sandra que en primer lugar es difícil responder esto porque no se puede generalizar, pero si tu me dirías bueno, dime una por lo menos, una de las cosa que afecta a una mayor parte de los seres humanos, mujeres y hombres es lo que tiene que ver con su auto estima. Ahora yo creo que los seres humanos adolecemos desde los primeros años de vidas, por razones culturales, educacionales psicológicas, ambientales, de la imposibilidad de tener un concepto adecuado de nosotros mismos. Cuando un individuo tiene un concepto equivocado de sí mismo, tiene una perspectiva inadecuada de la realidad, de su propia realidad, eso hace que pueda tener una auto estima baja, un concepto bajo de sí mismo, no se acepta tal cual es, y eso a la larga, o a la corta en mayor o menor tiempo, va a generar ciertos trastornos en su relación con sus semejantes y en su relación con Dios. Muchos de nosotros hemos sido educados en una manera en que no ha sido propicia una docencia en el cual no ha instilado en nosotros un concepto adecuado. Tenemos un concepto bajo de nosotros mismos, eso a veces es real, porque tenemos problemas económicos, porque hemos tenido problemas familiares, porque fuimos abusados sexualmente porque pudimos haber sido personas en el cual nuestros padres no nos han tratado bien, nos han comparado con otras personas, no hemos llegado al Standard, del cual nuestros padres querían de nosotros, todo esto genera una serie de minusvalía general que se expresa a través de la depresión, de trastornos en el carácter, de trastornos emocionales, angustia, problemas de no tener un buen relacionamiento con el esposo, con los padres, con los hijos, trastornos a nivel de las relaciones interpersonales, interpretar cosas que tienen que ver con los demás, y que las tomamos a pecho desmedidamente, personas que se toman demasiado a pecho ciertas críticas o ciertas insinuaciones de otras personas, se fijan demasiado en las actitudes de los demás. Dependen en su felicidad del comportamiento de los demás, y todo esto demuestra que hay un concepto muy bajo de sí mismos, y este es uno de los problemas mayores por el cual una persona se siente mal y se lleva mal con otras personas. Si tu me dices en una palabra el común denominador de una mayoría de los problemas que ocurren en los seres humanos la mayoría tienen que ver con la autoestima personal. Los cristianos tenemos la gran ventaja de restaurar, nuestra imagen personal, porque una de las cosas que Dios quiere, es que nosotros restauremos nuestra imagen personal, Dios quiere restaurar mi imagen personal, y lo hace a través de su aceptación hacia mi persona. Dios me acepta como soy a pesar de lo que soy, Dios me acepta como soy como tengo las cosas, como vivo, Dios me acepta mi carácter Dios acepta mi personalidad, Dios acepta mi debilidad, Dios acepta toda mi persona, él murió por mí. Cuando yo llego al convencimiento de que soy acepto en el amado, como dice la carta a los efesios, puedo realmente comprender que si Dios me acepta como soy yo también me tengo que aceptar como soy. Y eso es la puerta abierta a numerosos problemas para que sean solucionados.

Sandra: Interesante, vamos a hablar de las soluciones después de la pausa musical pero me quedo con una ilustración que diste cuando mostraste un billete, de un valor determinado en este caso en Pesos Uruguayos, pero hablemos del dólar que es más universal, pero es como que un dólar vale un dólar pero si uno lo pisotea lo arruga y demás, sigue valiendo un dólar. Nosotros podemos estar vapuleados por la vida, pisoteados, muy lastimados, pero seguimos teniendo un valor especial para Dios. Vamos a la música y ya venimos.

Sandra: Continuando ya en la última parte de esta entrevista, de entre amigas, en exteriores con el doctor Jorge Patpatián, quería preguntarle bueno Jorge, hemos planteado un problema en la realidad de la mujer Latinoamericana qué es lo que pasa con la mujer? Bueno la que no es cristiana que le puede aportar una perspectiva de FE, si conoce a Jesucristo, como salvador y aquella que ya le ha conocido, pero que aún tiene estas cosas que le angustian, qué es lo que puede hacer, no es cierto? para poder vivir bien porque de algo estamos seguros y es de que Dios quiere nuestro bienestar.

Jorge: Sin lugar a dudas Sandra; yo creo que el trabajo de Dios en nosotros es restaurar primero nuestra imagen personal, segundo, nuestro relacionamiento con nuestro prójimo, cuando Dios llega a la vida de una persona, Dios restaura la imagen que tenemos de nosotros mismo y restaura, también nuestra convivencia interpersonal. Pero hay 3 cosas que hace Dios. Que creo que son importantes para tenerlas en cuenta. Primero Dios me da en la vida identidad. Cuando yo tengo la fe en un Dios creador, cuando se que Dios está conmigo, cuando se que él habita en mi corazón, cuando se que he sido perdonado mis errores del pasado a través de su sandre preciosa vertida en la cruz porque eso es lo que creemos los cristianos y el centro del cristianismo es la cruz de Cristo, cuando creemos esto y lo abrazamos en nuestra fe Dios nos da identidad. Somos alguien, quiénes somos? No somos cualquier cosa. Tu le preguntas a un deprimido y vos quién sos? Y el deprimido te va a decir: no soy nadie, no soy nada. El hijo de Dios, tiene identidad, sabe quién es, pero el hijo de Dios, tiene también motivación, tiene una razón por la cual vivir. Cuando le dices a una persona angustiada y con depresión por ejemplo y tu qué haces? O usted qué hace? Y el deprimido le va a decir: yo no hago nada porque no sirvo para nada. Y lo que hago lo hago mal. Dios da un sentido de motivación una razón por la cual vivir. Pero otra cosa que Dios da en la vida es no solamente identidad, no solamente propósito y motivación, sino que Dios nos da esperanza. Yo sé hacia donde voy. Se de donde vine, se en donde estoy parado y se hacia donde voy y se que mi futuro es mejor que mi pasado y mi presente. Cuando uno tiene estas cosas incorporadas entonces realmente el trabajo de Dios sobre una persona es una bendición porque puede convivir mejor consigo mismo puede convivir mejor con sus semejantes y puede tener una relación íntima y personal con Dios. Pero esto es un proceso y no es de la noche a la mañana. De la noche a la mañana es el perdón que Dios tiene para con nosotros. Pero este proceso puede durar tiempo y en este tiempo, bueno, yo tengo que dar mi aporte, aportar para que mi vida pueda irse puliendo cada día, y nosotros acá en este retiro dijimos algunas consideraciones para llevarnos bien. Por ejemplo, el hecho de cuidar y vigilar nuestra auto estima, vigilar mi nivel de aceptación personal, mantener un concepto adecuado de mí mismo, de mi misma, aceptarme tal cual soy, es importante saber también que tengo que aprender para poder llevarme bien con otras personas que mi bienestar como individuo no depende de las actitudes y de las conductas de los otros. Mi felicidad no es dependiente de la felicidad o del comportamiento de otras personas. Mi felicidad viene de adentro, brota de adentro. Sale hacia fuera. No es quede afuera viene hacia adentro. Y es un concepto que no lo manejamos muy bien pero que es el trabajo de Dios en nosotros. Darnos ese gozo que viene de adentro y no importarnos tanto las reacciones de afuera. También es importante vivir libre de ataduras, a veces estamos atados, y queremos demostrar y probar que somos mejores que los demás debemos liberarnos de la necesidad de compararnos con los demás, debemos aprender a ser personas no negativas menos pesimistas sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre las circunstancias. También debemos de cortar con el pasado una de las cosas que Dios quiere es de hacernos nuevas personas la Biblia dice que el que está en cristo es una nueva persona, las cosas viejas pasaron debemos aprender a cortar con el pasado. Y también debemos de saber que tenemos que obedecer a Dios y obedecer a Dios es cumplir sus mandamientos. Y el segundo gran mandamiento es amarás a tu prójimo como te amas a ti mismo. Amarse a sí mismo y amar al prójimo también es un mandamiento. Cuando nos amamos a nosotros mismos, nos aceptamos como somos. Y aceptamos a nuestro prójimo vamos a ser personas que vamos a funcionar mucho mejor.

Sandra: Ha sido excelente y de gran ayuda no? Repasar todos estos puntos que a lo mejor lo sabemos pero tenemos que tenerlos presentes y así hacerlos una realidad en nuestra vida. Muchas gracias Jorge no solamente por tu intervención en el programa sino por tu apoyo a tantas mujeres en este caso estas 250 aquí en el Uruguay pero seguramente a través de el programa a muchas más que estarán escuchando. Muchas gracias!

Jorge: Muchas gracias a ti Sandra!

Transtornos del sueño - Sonambulismo
Creator

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>