Salud integral de la mujer

¿Conoces la historia de Daniel en la Biblia? Ante tantas adversidades ¿Cómo se mantuvo fiel?… queremos compartir algunos pensamientos sobre cómo sobrellevar las tempestades que la vida nos presenta día a día.


DESCARGARLO AQUI:
EA614 – Entre Amigas –
Salud integral de la mujer



Receta: Sopa de verduras – Menestra


Entrevista con el Dr. Jorge Patpatián

Sandra: Estamos con el Doctor Jorge Patpatian para hablar de una temática muy importante para todas las mujeres. El 28 de Mayo se recuerda el día internacional de la acción por la salud de la mujer. Así que queremos saber ¿Cuales son las acciones que se hacen para con salud de la mujer? ¿La mujer consulta habitualmente al médico? ¿Suele preveer? Y ¿Cuáles son las áreas de mayor necesidad en la salud de la mujer?

Jorge: Son muy importantes las preguntas que haces y muy amplias. Así que me gustaría comenzar con una introducción para ubicarnos en lo que es salud. No como solamente una mera ausencia de enfermedad, sino también un estado de bienestar. Un estado en el cual no sólo aspectos físicos entran en juego, sino también los estados espirituales, sociales y psicológicos de una persona. En este sentido tantos los hombres como las mujeres tenemos una responsabilidad. Pero si hacemos una diferenciación de género vemos que la mujer tiene más sensibilidad con el cuidado que merece su estado de salud, a diferencia del hombre. Generalmente la mujer es la que consulta primariamente, es la que se da cuenta, la que interioriza sus síntomas físicos y valoriza. Y consulta para prevenir y tratar de que no pase algo peor. Está claro que esto es en términos generales. En cambio el hombre cuando consulta lo hace porque ya está ocurriendo algo, porque está muy dolorido, no soporta más la situación o tiene miedo. No obstante hay varias aristas que tenemos que analizar cuando hablamos de la acción de la salud de la mujer.

Sandra: Me hace recordar a un libro que estoy leyendo hace un tiempo que habla sobre las diferencias de cómo pensamos mujeres y varones. Y hablaba que la mujer tiene una sensibilidad particular en cuanto a captar cosas con anticipación.

Jorge: Claro, es como una percepción aumentada de sí misma. Se da cuenta cuando se deprime, cuando está enojada o con ira. Se da cuenta cuando está débil, cuando tiene conflictos interpersonales. Es decir, percepciona más sus emociones y sentimientos. Es algo natural y que las diferencia en cuento a los hombres.

Sandra: En cuanto a eso tendría una mayor percepción a lo que podría ser riesgoso y consulta antes. Y aconseja a su familia a consultar.

Jorge: Claro, jerarquiza más sus síntomas, sus problemáticas internas. Eso tiene sus grandes ventajas. Podemos decir la famosa frase que no es lo mismo prevenir que curar. Esto no significa que todas las mujeres de todos los tiempos sean así. Cuando hablamos de salud, no sólo estamos pensando en los aspectos físicos sino también de cómo se siente una mujer, sobre qué piensa de sí misma, de cuáles son los sentimientos que pasan por su corazón y por su mente las 24 horas del día. Porque si uno no está bien consigo mismo, es muy difícil que pueda tener una salud saludable y beneficiosa para su vida. Por eso es muy importante no solo atender los aspectos físicos, sino también los aspectos psicológicos. El autoestima de la mujer, ¿Que es lo que piensa de sí misma?, ¿Cual es el valor que se asigna como persona?
Todas las personas, tanto hombres como mujeres, si no tenemos un concepto adecuado de nosotros mismos, vamos a estar más propensos a la enfermedad, al estrés, a la depresión, a la disminución de las defensas orgánicas, a un debilitamiento del aparato inmunitario, lo cual condiciona a una serie de factores pre-disponentes que pueden desembocar en enfermedades infecciosas, tumorales, degenerativas con mucho más frecuencia que a otras personas que tengan una autoestima mucho más saludable y adecuada. Esto no significa que debemos tener más alto concepto de sí del que debemos tener, sino por el contrario, la idea es tener un concepto adecuado. Yo no soy más ni menos que otra persona, a pesar de las dificultades económicas, sociales, culturales o discapacidades que pueda llegar a tener en mi vida, puedo sentirme bien y ser una persona de valor. Lógicamente como cristianos no podemos dejar de pensar que el valor que una persona tiene se lo da Dios. Él es el que nos valora a pesar de lo que somos. No por lo que tenemos, no por lo que hacemos, sino por lo que somos. Y aquellos que tenemos la certeza de que somos hijos de Dios tenemos esa seguridad absoluta que Dios nos valoriza como personas y como individuos.

Sandra: Que contraposición que hay, porque por un lado tenemos a la sociedad que aún hoy en día desvaloriza a la mujer. Y por otro lado Dios que en contraposición ha mostrado siempre un valor exquisito por la mujer y también por el hombre.

Jorge: Sin duda, yo creo que la sociedad aún discrimina a la mujer. Pero por otro lado sabemos que Dios ha revalorizado el concepto histórico que ha tenido la mujer. Jesús mismo ha demostrado su amor a muchas de las mujeres que le han seguido en los tiempos bíblicos y eso nos habla una vez más de la importancia que tenemos como cristianos de revalorizar a la mujer y de tratarnos con un plano de igualdad entre hombres y mujeres. Evidentemente nuestra sociedad no nos ayuda, a veces tenemos el concepto que la economía, la belleza o el aspecto físico de una persona son los que priman para tener un concepto adecuado de sí mismo.

Sandra: Te quería preguntar como médico y también como sexólogo ¿Cómo vive la mujer el deterioró en determinados años de su vida? Como por ejemplo en la etapa de la menopausia, donde puede ver que los años han pasado, que las fuerzas físicas caen, y los problemas de salud llegan.

Jorge: Claro, la sexualidad nos acompaña desde el momento que nacemos, hasta el final de nuestros días. Tantos los mujeres como los hombres tenemos una sexualidad que es inherente a nuestra vida, sin embargo la sexualidad no solamente está influenciada por factores físicos o sexológicos, sino que también existen factores culturales, sociales, personales y experienciales que controlan nuestra sexualidad. Y es así que la sociedad nos muestra que una mujer después de los 40 años ya esta vieja para muchas situaciones culturales, lo cual no es cierto, los estudios demuestran categóricamente que la mujer tiene su mayor potencia sexual después de los 30 años y algunos hablan que es más cerca de los 40 años. Por lo tanto esto contradice muchos de los conceptos que tienen las mujeres de su propia sexualidad.
La sexualidad de la mujer en general, podemos decir que, está influenciada sobre tres aspectos. El primero es lo que piensa de sí misma, estamos hablando del Autoestima. En segundo lugar de lo que piensa sobre su pareja y en tercer lugar de lo que piensa qué es el sexo. Lamentablemente para algunas personas hoy en día el sexo es algo avergonzarte, que produce angustia o tristeza. Esto es porque esas personas seguramente han tenido alguna experiencia negativa con respecto a la sexualidad.
Es importante revisar nuestros conceptos sobre estos temas porque influyen sobre la salud integral de la persona. Yo siempre digo que la sexualidad no es lo más importante para una persona, ni para el matrimonio. Para poner un ejemplo, es como el dinero, no es lo más importante en nuestras vidas, pero cuando tenemos problemas económicos, cuando no tenemos dinero para pagar las cuentas el dinero pasa a ocupar el primer lugar en nuestras vidas. Así pasa también con el sexo, no es lo primordial en el contexto de la vida conyugal, pero sin embargo cuando hay dificultades sexuales eso pasa a primer plano y repercute en todas las áreas de nuestra vida, sobrepasa nuestra autoestima, nuestro estado de ánimo, nuestro relacionamiento conyugal, con nuestros hijos, en nuestras labores. Por eso cuando hablamos de las acciones sobre salud integral es importante revisar nuestra sexualidad ya que solamente el 20% de las parejas hablan entre ellas de sus dificultades sexuales.

Sandra: También te quería preguntar ¿Hay un nivel de conciencia en las mujeres sobre el control para evitar o prevenir el cáncer de útero o de mama?

Jorge: Sí, cada vez, más porque los medio masivos de comunicación han ayudado ampliamente a promover acciones sanitarias de prevención.
Lamentablemente las patologías tumorales son frecuentes después de determinada edad. Pero también es importante prevenir todas las patologías y no solo las tumorales. Después de los 37 años los ginecólogos nos han enseñado que comienza una etapa, llamada Climaterio que es un proceso lento, paulatino, progresivo, es todo el conjunto de elementos que rodean la vida de la mujer y que son expresión de una disminución del capital estrogénico que tiene.
Entre los 37 años y hasta los 65 años, la mujer va sufriendo paulatinamente una disminución de los estrógenos, las hormonas sexuales femeninas. Eso hace que aparezcan ciertas patologías como por ejemplo la Osteoporosis, la hipertensión arterial, los problemas reumáticos, entre otros. Estos elementos vienen y son propios de una mujer que va sufriendo una disminución de su capital estrogénico.
Pero para prevenir debemos ir al médico, al ginecólogo, hacerse controles periódicos. A veces sóolo alcanza con hacer algún tipo de ejercicio, algún medicamento o cuidarse con la alimentación.

Sandra: Cuándo las mujeres tienen problemas de cualquier índole, ¿Lo pueden poner en oración?

Jorge: Si, sin duda. Los que somos cristianos sabemos del poder de la oración. De su eficacia, de los resultados positivos de la misma. Independientemente de nuestra fe, hoy hay estudios científicos que revelan los beneficios positivos para la salud que trae la oración. Varios estudios han señalado que aquellas personas que oran tienen factores positivos que aquellas personas que no se dedican a este ejercicio espiritual.

Cristianos audaces
Telebasura, apágala antes que te desconecte

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>