“Ríos de Agua Viva”

Título: Rios de agua viva

Autor: Herman Hartwich
PE  1352

Herman Hartwich, Pastor de la Iglesia de Youn, Rio Negro, Uruguay, aparta un momento para contarnos sobre”Ríos de Agua Viva” Interesante no? Escuche este programa y se sorprenderá


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1352.mp3



¿Qué tal mis amigos?, una vez mas junto a ustedes para meditar en la palabra de Dios y en esta oportunidad quiero invitarles a leer en el evangelio de Juan capitulo 7, versos 37 al 39. Y dice así: En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. El último día.

Amigos era el día mas importante de la fiesta de los tabernáculos, fiesta que era rica en los simbolismos relacionados con la vivencia en el desierto en cabañas, para proclamar en ese día, Jesús iba a proclamar una de las verdades mas profundas para los creyentes, dice el relato que Jesús se puso en pie, esto evidentemente para que todos lo vieran y escucharan su proclamación, porque la postura para enseñar era sentado pero ahora se puso en pie y clamo a gran vos, si alguno tiene sed, esto describe un profundo sentido personal de necesidad espiritual.

Por ejemplo, encontramos en el Salmo 42, el salmista decía, como el siervo brama por las corrientes de las agua, así clamo por ti oh Dios el alma mía, mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo. En Isaías 12, versículos 2 y 3 dice: He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. Es verdad que los que viven en zonas áridas saben de esta necesidad, que tremendo, es llegar al punto de tener esa sed tan grande.

Ahora durante los siete días de fiesta de los Tabernáculos, se traía agua del estanque de Siloé y se derramaba e el templo, no ocurría esto en el octavo día, así que cuando Jesús se levanta y hace esta proclamación era como que él estaba supliendo esta falta, él dijo: venga a mi y beba. Es a la vez una invitación y un mandato ¿se ha dado cuenta?, venga a mi y beba; invitación y mandato, porque los dos verbos, venga y beba, son imperativos en el tiempo presente que describen una acción continua, porque así como la sed física debe ser satisfecha diariamente y aun varias veces al día, así también el creyente debe acudir a Jesús y satisfacer su sed espiritual todos lo días, todos los días.

En el versículo 38 la expresión, cree en mi, comunica la idea de confianza de confianza en, y compromiso o entrega a alguien. Si piensas en tu vida,¿crees realmente de esta manera en Jesucristo?, ¿has puesto plenamente tu confianza en Jesucristo y te has comprometido o te has entregado a él?. El hecho de creer en él, venir a él, y beber del agua que él ofrece, son verbos sinónimos, si vamos al caso. Cuando dice, la versión 1960, que acabamos de leer, como dice la escritura, en realidad tendría que traducirse como “dijo la escritura”, la verdad es que no hay un texto tal cual como lo presenta Juan, pero si hay versículos muy parecidos, por ejemplo, Isaías 44:3, el profeta dice: Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos. También en el capitulo 55, versos 1 y 2.

A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.

Pasamos al capitulo 58 verso 11: Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Además nos faltaría el tiempo para leer el capitulo 47 del libro de Ezequiel donde describe maravillosamente el fluir de las aguas desde el altar de la casa de Dios. El terminó río, es enfático por su posición en la frase, ahora, esta frase es superior este agua que Jesús estaba ofreciendo es superior a la traída del estanque, en cantidad y calidad.

Porque eran ríos corriendo y de calidad viva, agua que está viviendo. En cantidad y calidad. En cantidad, ríos corriendo y la calidad viva. O sea, que era agua que está viviendo. Y el interior dice, ríos de agua viva desde su interior, literalmente es el estómago. Ahora, vamos a resumir el que tiene sed, viene a Cristo, cree en él, satisface su ser, y luego se convierte en una fuente de la cual fluyen entre Ríos de agua viva para satisfacer la sed de otros. Cuando tomamos la expresión Ríos de agua viva, yo creo que se refiere firmemente a la totalidad del testimonio cristiano, incluyendo en los ministerios especiales. Es claro que la fuente última que fluye del creciente es que esto mismo, implicando la absoluta necesidad de mantener una relación íntima y verdadera con él.

El creciente quisiera a ser un conducto por el cual el agua espiritual procede de su fuente, Cristo mismo y satisface la sed de la humanidad. Muchas veces se ha usado la ilustración del mar muerto, tan salada que ninguna vida es posible en el, para advertir lo que sucede cuando el creciente recibe, recibe pero no comparte su bendición con otros. ¿Ha escuchado esto? Muchos años hace que yo aprendí esto, cuando encontramos creyentes que les encanta recibir, recibir de la palabra de Dios, recibir bendiciones de Dios, pero no la comparten y en realidad se transforman en un cauce muerto. No brindan vida. Juan agrega en el versículo 39, que le dimos al comienzo una breve explicación de las palabras crípticas pronunciadas por Jesús. Los ríos de agua viva describen la operación del Espíritu Santo en la vida del creciente. El Espíritu Santo estaba presente y participó en la creación del mundo durante toda la historia de la humanidad el siguió obrando pero en forma limitada y ocasional.

Pero a partir de Pentecostés él tomó morada permanente en el verdadero creciente capacitándole para ser testigo de Jesucristo. Mi estimado amigo si tú experimentas una profunda fe, estás experimentando una profunda necesidad interior, evidentemente es la necesidad de Dios. Tienes al Señor delante tuyo ofreciendo de depositar toda tu confianza y entregarle comprometiéndote con él toda tu vida, y vas a experimentar la verdadera vida. Si tú que me estás escuchando en este momento eres un cristiano que ha nacido de nuevo te pido en el nombre de Jesucristo que no te transformes en un mar muerto que le encanta recibir, pero no dar. Vas a perder las bendiciones, vas a perder la vitalidad espiritual si tú no compartes la palabra de Dios.

Si hasta ahora has estado experimentando algo así como el mar muerto decide abrir tu vida y permitir que el fluir del agua viva haga su curso a través de tu vida hacia otros que están a tu alrededor sedientos de Dios y esperando de ti qué te proclamas, que te autoproclamas hijo de Dios, cristiano esperando de ti el mensaje de vida. Ora adiós, entrégale de tu vida, conságrale tu vida, porque es lo que vale la pena. Que Dios te bendiga.

Salvación vs Religión
“Nínive – y cómo se cumple la Profecía Bíblica” (1 de 3)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>