Restauración 2/2

Titulo: Restauración 2/2

Autor: John Wilkinson 
Nº: PE945

 

En esta audición,  compartimos  con Ud. el quinto punto a  favor de una futura restauración de Israel.

Las escrituras enseñan que los  judíos han de ser restaurados  en  incredulidad. El conocimiento de esta restauración y la santificación de Israel será extendido a las naciones gentiles.-

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE945.mp3



Restauración 2/2

Estimado amigo, este quinto y último punto es en realidad dos en uno. Las tribus deben Localizarse en forma diferente, y la tierra distribuirse en forma diferente a cualquier posesión previa de la tierra.

 

Un examen cuidadoso del capítulo 48 de Ezequiel ilustrará completamente este punto.

 

Aquí tenemos las tribus de Dan, Aser, Neftalí, Manasés, Efraín, Rubén y Judá localizadas desde el norte hacia el sur de la tierra respectivamente. Luego tenemos una gran sección que está separada para la ciudad y el santuario entre las tribus que se encuentran al norte y aquellas que están al sur.

 

Además en el sur tenemos a Benjamín, Simeón, Isacar, Zabulón y Gad. Aquí tenemos a Gad en el extremo sur, cuando anteriormente esta tribu estaba al lado este del Jordán. También tenemos a Benjamín situada al sur de Judá, cuando anteriormente estas tribus estaban en una posición inversa: y lo mismo sucede con otras tribus más. Luego debe notarse que la tierra es distribuida en porciones iguales de este a oeste.

 

De esta manera, estimado amigo, las tribus son situadas y la tierra distribuida basados en un principio nunca visto en la historia, podemos inferir tranquilamente entonces que habrá una futura restauración de Israel.

 

Más aún, las Escrituras enseñan que los judíos han de ser restaurados en incredulidad.

 

“Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.”

 

Aquí tenemos la restauración a “vuestro país;” “de las naciones” y “de todas las tierras,” seguida de la bendición de un “corazón nuevo” y un “espíritu nuevo,” entonces la nación vuelve a su relación inicial con Dios como su pueblo, y él se reconoce a sí mismo como su Dios. Esto se confirma en Ezequiel 11:16-20.

 

El capítulo 37 del profeta Ezequiel, usando la figura de un valle “lleno de huesos,” que eran “muchos,” y “muy secos,” ilustra gráficamente la restauración de la nación, seguida de una conversión a nivel nacional; luego, usando la figura de la unión de dos varas, Judá e Israel, se establece la unión de las doce tribus, formando “una nación en la tierra,” con “un rey” sobre todos ellos; y un “pacto de paz” hecho con ellos, más aún, es “un pacto eterno,” y el santuario de Dios está situado “en el medio de ellos por siempre jamás.”

 

Entonces, el conocimiento de la restauración y santificación de Israel será extendido a las naciones gentiles.

 

Esta verdad se confirma maravillosamente de la siguiente manera: “Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré misericordia de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso por mi santo nombre.” “Cuando los saque de entre los pueblos, y los reúna de la tierra de sus enemigos, y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos. Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor.” “He aquí que yo los reuniré de todas las tierras a las cuales los eché con mi furor, y con mi enojo e indignación grande; y los haré volver a este lugar, y los haré habitar seguramente; y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios.Y les daré un corazón y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos. Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma “” Y me será a mí por nombre de gozo, de alabanza y de gloria, entre todas las naciones de la tierra, que habrán oído todo el bien que yo les hago; y temerán y temblarán de todo el bien y de toda la paz que yo les haré.”

 

Querido amigo, se podrían citar otros pasajes que probarían que la conversión seguirá la restauración, pero los ya dados son suficientes.

 

Muchos cristianos, ignorando los pasajes que claramente enseñan que la restauración a Palestina será en incredulidad, e ignorando el propósito de Dios en restaurarles, han argumentado que restaurar a los judíos en incredulidad les haría perseverar en esa actitud; y que como el rechazo de Cristo fue una de las causas de su rechazo como nación, ¿por qué deberían ser restaurados a Palestina antes de arrepentirse del pecado de rechazar a Jesús, y antes de reconocerle como Mesías y Señor?

 

 

Nuestra primera respuesta a esta dificultad es ,estimado amigo, una que para los cristianos, debería resolver todas las dificultades acerca de lo que Dios ha dicho claramente. Esa respuesta es: Dios lo dice, y con eso alcanza. Pero la dificultad se hace más sencilla, si es que no desaparece, al considerar que los judíos no serán restaurados para una bendición inmediata, ya que entre la restauración nacional a Palestina y la bendición nacional tenemos el “tiempo de angustia para Jacob.” La disciplina más dura sobre la nación de Israel será administrada precisamente en Palestina, en el mismo lugar donde fueron cometidos los pecados nacionales que originaron el rechazo de la nación. El rechazo a la persona del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo se llevó a cabo en la tierra de Israel, y es apropiado que la disciplina guardada para la nación sea efectuada sobre la nación, luego de que el pueblo esparcido sea reconstituido como nación a través de la restauración a su tierra. Dios dice, “Traeré sobre vosotros espada vengadora, en vindicación del pacto.” La “angustia de Jacob,” pese a ser futura, es descrita en la manera más cruda. Dice la Biblia: “Porque así ha dicho Jehová: Hemos oído voz de temblor; de espanto, y no de paz. Inquirid ahora, y mirad si el varón da a luz; porque he visto que todo hombre tenía las manos sobre sus lomos, como mujer que está de parto, y se han vuelto pálidos todos los rostros. ¡Ah, cuán grande es aquel día! Tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado”. En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.” El Señor Jesús confirma esto cuando dice, “Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.”

 

El fuego del Señor “está en Sion, y su horno en Jerusalén,” y la palabra del Señor a través de Ezequiel es igualmente fuerte y clara. ” vosotros.”

 

Se podrían citar muchos pasajes respecto a este tema, pero estos nos alcanzan para mostrar la realidad, el carácter y la intensidad de la angustia de Jacob.

 

Es oportuno notar que bajo la influencia de la envidia y los celos, los gentiles han procurado pisotear a Israel en todas las épocas, y que Dios les ha usado por lo tanto como su vara para disciplinar a Israel por sus pecados contra él. Luego Dios quiebra la vara al moler a los gentiles porque ellos procuraban moler a Israel; entonces tenemos que Dios disciplina a Israel usando a los gentiles como instrumento, pero él mismo disciplina a los gentiles. Bendice a los gentiles usando a los judíos como instrumento, pero él mismo bendice a los judíos en forma nacional. Cuando Israel peca, Dios dice, “le azotaré con cintas de hombre.” Cuando los gentiles oprimen a Israel, Dios dice, “Estoy muy airado contra las naciones que están reposadas; porque cuando yo estaba enojado un poco, ellos agravaron el mal.” Cuando Dios bendice a los gentiles es a través de los judíos – “la salvación viene de los judíos.” Cuando el Señor bendice a Israel como nación, dice, “Israel será salvo en Jehová con salvación eterna.” Dios bendice directamente a Israel e indirectamente bendice a los gentiles a través de Israel; disciplina directamente a los gentiles e indirectamente a Israel a través de los gentiles.

 

La angustia de Jacob alcanzará su clímax en la culminación del poderío del anticristo. El anticristo, momentos antes a su destrucción por parte del advenimiento personal del Señor Jesucristo, hará un desesperado pero infructuoso intento de destruir a la nación judía. El entenderá perfectamente que el ateísmo puro no podrá ser establecido a nivel universal entre tanto exista fe en la inspiración de las Escrituras, ya que ellas enseñan la existencia del Padre y del Hijo. “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.” Una vez muerta la fe en la inspiración de las Escrituras, se presenta otra dificultad debido a la existencia de los judíos – un poderoso y vivo testimonio de la existencia de Dios, y de la inspiración de las Escrituras – haciendo por lo tanto que fuerzas poderosísimas se combinen en un esfuerzo sublime para eliminar a la nación judía de la faz de la tierra.

Ahora bien, confederarse contra Israel buscando su aniquilación es confederarse contra Dios. En el momento preciso en el que Israel ha de ser aniquilado, cuando parece que el anticristo tiene a la vista la línea de llegada que declara su completa victoria, las nubes se apartan sobre el monte de los Olivos, Cristo retorna, los judíos son liberados, el anticristo es destruido, hay un lamento universal entre los habitantes de Jerusalén, seguido de la conversión nacional de Israel, el trono de David es ocupado por el Hijo y Señor de David, cesa la guerra, reina el comienzo del milenio y la bendición a través de Israel a todo el mundo gentil.

Restauración 1/2
Una maravilla en la vida

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>