Respuesta de Dios al antisemitismo

En todo el mundo el antisemitismo va en aumento, y se camufla como “crítica contra el Estado de Israel”. Esto parece estar conectado con el creciente espíritu del anticristo. ¿Cómo reaccionará Dios a eso?

El antisemitismo es más que sólo crítica contra Israel. Como antisemitismo se puede denominar a la totalidad de la actitud hostil hacia los judíos. El antisemitismo se dirige contra todo lo judío. Detrás de la fachada de crítica contra Israel, a menudo se encuentra justamente eso. Es significativo que no exista un antigermanismo, antibritanismo, antisuecianismo, antiholandismo, o antiarabismo, y eso a pesar de que estos últimos también son semitas. Siempre, y en todo lugar, y en todo tiempo, se ha practicado la hostilidad contra los judíos, y eso se dirige contra los judíos en el mundo entero. Fue así como un joven gritó durante una manifestación: “¡Odio a todos los judíos!” A la pregunta de cuántos judíos él conocía, contestó: “Ninguno.” Según estadísticas, el antisemitismo en Alemania ha aumentado en un 38 por ciento de 2013 a 2014.

En el libro bíblico de Ester, nos es presentado el antisemitismo en su forma más cruda. Eso seguramente no porque sí no más, ya que la historia se repite y Dios desea advertir a la humanidad, ya que el “principio de Génesis 12:1-3” atraviesa toda la historia del mundo, hasta el tiempo del fin y la segunda venida del Mesías.
El oficial de gobierno Amán quería erradicar al judío Mardoqueo y a la totalidad de los judíos existentes en el reino persa. Repetidamente Amán es descrito como enemigo de los judíos (Est. 3:6,8ss; 8:1,7; 9.10). La exterminación del pueblo judío ha sido el objetivo del enemigo de Dios, el diablo, a través de toda la historia, desde que Dios escogió al pueblo en vista del Mesías. El diablo no quiere otra cosa sino la aniquilación del judaísmo. Pero, justamente en el libro de Ester, en el que no aparece el nombre de Dios, éste da al mundo una advertencia que debe ser tomada muy en serio.

La esposa de Amán advierte instintivamente a su esposo: “¡Si de la descendencia de los judíos es ese Mardoqueo delante de quien has comenzado a caer, no lo vencerás, sino que caerás por cierto delante de él!” (Est. 6:13). Eso hace recordar a la esposa de Pilato, quien dijo a su esposo con respecto a Jesucristo: “No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él” (Mt. 27:19).

De hecho, Amán terminó en la horca que él hizo levantar para Mardoqueo. Eso no es solamente una ironía de la historia, sino el trato de Dios con el antisemitismo en sí. El ser humano debería dejarse advertir. Amán llegó a la muerte a través del mismo tipo de muerte con que él había querido matar a Mardoqueo (Est. 7:9).
Esta historia se repitió en el tiempo de Hitler. Él y sus funcionarios querían erradicar todo el judaísmo en Europa. Para eso utilizaron tres cosas: al principio las personas eran fusiladas, más adelante se pasó a la gasificación, y luego se los quemaba en los crematorios. Cuando se terminó el tiempo de Hitler, él se quitó la vida pegándose un tiro y mordiendo al mismo tiempo una tableta de cianuro potásico, y a continuación él fue cremado.

Los diez hijos de Amán más tarde fueron llevados a la horca (Est. 9:7-14). A consecuencia del Proceso de Nüremberg, diez funcionarios de Hitler también fueron condenados a la muerte en la horca. Los judíos del tiempo de Mardoqueo, no obstante, fueron salvados, y él mismo obtuvo grandes honores: “Y salió Mardoqueo de delante del rey con vestido real de azul y blanco, y una gran corona de oro, y un manto de lino y púrpura” (Est. 8:15).

En esta historia se esconde la profecía mesiánica. El lino azul y blanco recuerda a los colores del Estado de Israel. Y la corona, el lino blanco y el púrpura, hacen recordar el reino mesiánico y al Mesías mismo. De modo que Mardoqueo es una señal profética del gran Rey Jesucristo. Primero llegará a existir el Estado de Israel y, más adelante, el reino mesiánico. Después del Holocausto y de la aniquilación del régimen nazi, se proclamó el Estado de Israel, y a éste le seguirá el Mesías, en Su segunda venida, como Rey de todos los reyes.
La historia de Amán se repitió bajo el dominio de Hitler, y se volverá a repetir otra vez, y eso será en el tiempo del anticristo. El aumento de la hostilidad hacia los judíos, en la actualidad, nos hace ver que el tiempo se está agudizando hacia el final.


Una recomendación personal del autor en cuanto al libro: “Israel tiene la culpa de todo”, de Georg M. Hafner y Esther Shapira, publicado en la Editorial Eichborn. Este libro (secular) es una información que todo cristiano debería leer. El mismo descubre los trasfondos y las mentiras del antisemitismo de la mano de muchos hechos, de ejemplos de casos y preguntas puntuales. Además, se presta muy bien para ser pasado a otros.

Norbert Lieth

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>