Quien permanece en mí, éste lleva mucho fruto (5ª parte)

Quien permanece en mí,
este lleva mucho fruto


El último programa de una serie muy interesante, de la mano de Sonja Maag. Bajo el título: quien permanece en mí, este lleva mucho fruto, y basada en la palabra de Dios, nos muestra de manera práctica cómo las mujeres podemos ser…


DESCARGARLO AQUI: 
EA550 – Entre Amigas –
Quien permanece en mí, este lleva mucho fruto



Receta: Pinchos de Pollo al Orégano


Entrevista con Sonja Maag

Sandra: Amigas nos encontramos en nuestra casita, en nuestro espacio; con un estudio que hemos seguido paso a paso sobre la Biblia: de Permanecer y llevar fruto. Nos encontramos en el punto culminante de este estudio.

Sonja: Podemos hacer un breve repaso. El Señor Jesús dijo: el que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto. Fue en un contexto muy especial, cuando habló estas palabras; a manera de herencia para sus discípulos pues sabía que su hora había llegado. Y nuestro estudio se ha basado en los capítulos del Evangelio según San Juan 13 – 17.

Hemos dicho que esta herencia fue una preparación para los discípulos para que puedan seguir después cuando él había ido a la cruz, pero también resucitando y yendo al cielo con su padre. Él les daba esta esperanza, les daba esta enseñanza con un propósito.

Por otro lado, hablamos de servir a Jesús con una vida íntegra y contagiosa para justamente, cumplir con la gran comisión, y ahí, entra el tema de la capacidad.

Hablamos de 4 “C”, sobre elConocimientode la Biblia, enfocado mucho al saber de la Palabra de Dios. Hablamos de lasConviccionesa través de la oración que sostiene a nuestra fe; también hablamos de laComunicación, en la cual Dios nos manda a nosotros, receptores, un mensaje y nosotros respondemos a través de nuestras oraciones a nuestro Señor.

En el programa pasado hablamos mucho de nuestro carácter y del fruto del Espíritu Santo. A nuestro ser Jesús lo quiere transformar más a su imagen.

Es un desafío que ese fruto del Espíritu Santo pueda ser visible en todas nuestras áreas de la vida. El tema de laCapacidad, también entra en esto de llevar mucho fruto. Hemos dicho que llevar fruto es algo natural y lógico de esta unión con el pámpano y la vid. Es el Señor mismo que nos capacita para poder hablar de él. Él mismo dijo: “Nada hago por mí mismo”, él estaba totalmente pendiente de su padre. Él mismo da el querer y el hacer. Nunca nos va a pedir algo para lo que no nos haya capacitado para hacer.

En cada uno de nosotros es diferente esa capacidad, ese don. Al menos un don tenemos todos. Si sabemos cuales son nuestras capacidades, entonces, ¿Ejerces ese don en tu vida personal? ¿Usas ese don en la Iglesia? Es la pregunta y el desafío con el pámpano y la vid. Hay un versículo que dice: andar en las obras que él ha preparado de antemano. A mí me consoló mucho este versículo cuando yo me preguntaba mucho si estaba bien lo que hacía, si tenía que esforzarme más. El señor dice que debo andar en las obras que él ha preparado para mí.

Sandra: Hay un trato especial del Señor para cada una de sus hijas.

Sonja: Haciendo un paréntesis, yo sé que hay muchos cristianos que están pasando por problemas de depresión. Y hay muchos factores que pueden causarla pero yo descubrí que muchas veces los factores que causan este estado sea que una cristiana no busca permanecer a él y también no le sirve a él.

Su vida se transforma en una vida egocéntrica. De esta manera hay mucho desánimo, hay muchas emociones asociadas y no se puede enfocar a lo que nos enseña la Palabra de Dios. No usan esa capacidad que Dios les ha dado, no usan ese don para servirle a él.

Aquí tenemos entonces los pasos para conocer la palabra de Dios, afirmarnos en nuestras convicciones y permitir que el Señor transforme nuestro carácter egocéntrico en un carácter que agrada al Señor.

Algunos pasajes Bíblicos nos hablan acerca de la necesidad de testificar a los demás. Hay un versículo muy importante en la carta a los Romanos eso está en el capítulo 10, del versículo 14 al 17.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

La gente tiene que saber y oír de la Palabra de Dios y nosotros tenemos muchas oportunidades en nuestro diario vivir en Cristo. No como cristianas “super santas” que andan de manera poco natural hablando de Cristo ¡No! Debemos aprovechar las oportunidades que Dios nos da. Donde él prepara las situaciones para que nosotros demos una palabra de consuelo, para que de el evangelio, la palabra de Dios para los demás.

Colosenses, nos invita a andar sabiamente con los de afuera redimiendo el tiempo. No podemos ser un muro para los demás sino un puente. No podemos ser un muro que choca para los demás sino que podemos ser un puente que lleva a los demás a Cristo.

En efesios 5:15 al 17 también dice que debemos aprovechar el tiempo que tenemos todavía para ser un testimonio para Cristo y usar esta capacidad que nos ha dado!

Podemos redondear el tema de las 4 C, conocimiento, carácter, convicciones y capacidad.

Y, somos responsables del tiempo que Dios nos da sobre esta tierra y este tiempo es limitado, y debemso aprovecharlo en todos los momentos y oportunidades que él nos da para testificar de él. ¿Tengo amor por las almas? ¿Voy a encarar mi vida Diaria escuchando, orando? Aprovecho las oportunidades que Dios nos dá? De esta manera somos bendecidas y llevamos mucho fruto.

Invito a las mujeres a ponerse la siguiente meta: AGRADAR AL SEÑOR CRECIENDO ESPIRITUALMENTE PARA LLEVAR FRUTO, SIENDO DE BENDICIÓN Y NO DE TROPIEZO.

Caminando por la playa ví un montón de peces muertos a la orilla del mar y me acerqué más y dentro de las olas, donde generalmente se ve a los peces nadando vi más peces muertos. Y pensé: estos peces muertos están en el mar y entonces hice la siguiente comparación. Podemos andar en el mundo, pero, sin vida espiritual y no estamos cumpliendo con nuestros propósitos. Estamos cumpliendo como estos peces muertos. Pero no cumplimos con nuestros propósitos. Los peces muertos en la arena: sin fruto, sin propósito. Así puede pasar con nosotras, si no permanecemos en él.

Debemos tener una vida en la que creemos, pensamos y queramos sentir el hecho de funcionar, y en la que el centro sea Dios y que andemos en la obra que él ha preparado de antemano y esto es un proceso que se va a terminar cuando estemos con el Señor Jesús.

Galatas 2:20 dice:Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Quien permanece en mí, este lleva mucho fruto (4ª parte)
Vivir la Viudez con Expectativa y Esperanza

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>