¿Qué tipo de cosas estás dispuesto a hacer?

Título:”¿Qué cosas estás dispuesto a hacer? “

Autor: Herman Hartwich PE1253

Un programa evangelistico de Herman Hartwich Acerca de lo que tuvo que hacer Naaman para poder curar su lepra.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o

compartírcon otrosPE1253.mp3



Qué tal mis amigos, en esta oportunidad quiero decirles que estaba recordando en estos días pasados a cerca de que se cumplieron 94 años de aquel día cuando zarpo de un puerto en Inglaterra el fabuloso Titanic, hace unos días murió la ultima sobreviviente en Norte América y se decía en aquella época que ni Dios podía hundir ese crucero, ¡que tremendo!, la gente ni siquiera creía que podía hundirse, cuando estaba después de aquel choque, comenzaron a salir y subir a los botes salvavidas y muchos se negaron porque decían: “¡ no este buque no se va a hundir, no se va a hundir!” y perecieron por su negligencia, en estos días el crucero mas grande del mundo, ha salido. 1800 camarotes, 14 plantas, y mas o menos creo que unos 4000 pasajeros pueden viajar, y entre 1000 y 4000 dólares diarios es el costo para los pasajeros. ¿Será que este crucero, ni Dios podrá hundirlo?.

Esa gente que viaja en esos cruceros, con un costo tan alto seguramente son personas que por su posición económica, social, profesional se cree superiores y auto suficientes, pero todas sin excepción, todas las personas, no importa la posición que tengan, todas las personas tienen un lado oscuro.

Tienen un punto débil, vulnerable, que tratan de ocultar pero no lo pueden negar. Yo me he encontrado en la Palabra de Dios en esta oportunidad en 2° Reyes, capitulo 5 , de un hombre muy interesante, se llamaba Naamán, era general del ejercito del Rey de Siria, era varón grande delante de su señor y lo tenia en alta estima porque por medio de el había dado Jehová salvación a Siria, era este hombre valeroso en extremo, repacemos: Tenia una posición muy importante, era el mejor general del rey de Siria, además era grande delante de su rey y lo tenia en alta estima, porque había sido tan valeroso que había traído muchas victorias para Siria, era valeroso en extremo, lo pondera la Palabra de Dios. ¡Pero leproso!. Todo lo que se quiera, este hombre excelente general, diríamos hoy, quizás con muchas medallas encima de su chaqueta, en alta estima delante de su señor, de su superior, del rey, del presidente, como se quiera decir, muy valeroso, pero tenia un “pero”, era leproso.

Realmente es interesante que tenia esta enfermedad incurable y supongo evidentemente este hombre sufría lo indecible. Seguramente durante el día en su actividad y cubierto con sus ropas de general se olvidaría momentáneamente pero cuando llegaría la noche y se sacaba sus vestiduras en su casa y cuando tomaba su baño podía ver su piel quizá desgarrándose, delegándose o manchas en su piel, tan desagradables, veía su lado oscuro, ese lado que tal vez lo podía disimular durante el día, durante sus jornadas de trabajo.

Pero en lo íntimo no lo podía negar. Una esclava, Dios usa una sencilla niña esclava que tiene lo que a el le falta. Dice que había una esclava en su casa que había sido traída de Israel después de una de esas guerras allí y ella le dijo a la señora de su señor: dice: si rogase, mi Señor al profeta, que está en samaria él lo sanaría de su lepra entonces la mujer le dijo, Naamán fue a su rey y le relató diciendo: y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel y es interesante que esta chiquilina una esclava que no tenía ni derecho de dirigirle la palabra a su señora y a su señor Dios la usó para darle un mensaje pero es interesante Naamán entra a su Señor y le plantea el asunto y le dice: bueno ve y yo enviaré cartas al rey de Israel y salió pues el llevando consigo 10 talentos de plata y 6 mil piezas de oro y 10 mudas de vestidos y tomó también cartas para el Rey de Israel que decían así: cuando lleguen a ti estas cartas sabe por ellas que yo envío a mi siervo Naamán para que lo sanes de su lepra. Luego de que el rey de Israel leyó las cartas rasgó sus vestidos y dijo: soy yo Dios que mate y de vida para que este me envíe a mi hombre para que sane su lepra?

Mis queridos amigos, es interesante que trata aquí las gestiones a nivel de gobierno como si la lepra fuera cuestión de política. Muchas personas tratan sus problemas pero no en la forma en la que deben tratarlo esto se trataba de una enfermedad física. No era problema de gobierno. Así muchos tratan con su problema de necesidad como algo que no es. Muchas personas tratan con el pecado de otra forma. Tratan de aliviarlo a través de otros medios que no son los correctos entones Eliseo sintió que el Rey había rasgado sus vestidos, entonces dijo: qué piensa el rey de Siria que yo soy Dios para dar vida y sanar a este hombre.

Entonces Eliseo no se achicó y él manda a buscar a Naamán. La palabra de Dios es para sanidad. Y dice en los versículos 9 y 10 de este capítulo 5 dice vino Naamán con sus carros y con sus caballos y se paró en la puerta de la casa de Eliseo y entonces Eliseo le envió un mensajero diciendo: ve y lávate 7 veces en el Jordán y tu carne se te restaurará y serás limpio. Ahhh. Expectativas que a veces se desmoronan. Realmente fue muy sencillo, ni siquiera salió a verle. Y entonces respondió Naamán, porque estaba un poco enfurecido, dice: se fue enojado diciendo he aquí yo decía para mí, saldrá el luego y estando en pie invocará el nombre de Jehová Su Dios alzará su mano, tocará el lugar y sanará la lepra. Y entonces decía, Amana y Farfar ríos de damasco, no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos no seré limpio también? Y se volvió y se fue enojado. Mis queridos amigos, muchas personas dicen: pero yo soy fulano de tal me tienen que atender como lo que soy no soporto que me manden a hacer algo tan sencillo tan insignificante, tan cursi decimos nosotros. Naamán pensaba que porque era un general tenían que atenderlo de primera y hacerle todo el ritual, nunca se esperó que lo iban a tratar de esta forma. No era mal, pero sencillamente un hombre que no estaba acostumbrado a recibir órdenes seguramente. Pero vuelve ahora Dios a usar los sencillos, antes había usado a una sencilla esclava ahora usa a los sencillos criados que le dicen: pero padre mío si el profeta te mandara una gran cosa no la harías? Cuánto más diciéndote lávate y serás limpio? Otros criados.

El apóstol San Pablo dice lo menospreciado del mundo usó Dios para avergonzar, a los sabios y entendidos, realmente nosotros no entendemos los misterios de Dios, como Dios usa a los sencillos para avergonzar a los que se creen sabios y entendidos. Entonces Dios tuvo que tratar con Naamán realmente, y Naamán optó por final aceptar el desafío. Fue al rió Jordán y comenzó a sumergirse, 7 veces como lo dijo el profeta, hay que obedecer la palabra de Dios. Y cuando se obedece la palabra de Dios tenemos la bendición de Dios.

Se zambulló 7 veces y su carne se volvió como la de un niño. Entonces ahí sí , reconoció que aquel profeta era varón de Dios y que no había en toda la tierra un Dios poderoso como el Dios de Israel. Y a él yo voy a adorar. Mis queridos amigos, si te mandaran una gran cosa, no la harías? Muchas personas están dispuestos a hacer cosas quizás para ser vistos por los hombres, sacrificios, pagos de ofrendas especiales quizás estarían dispuestos a ser crucificadas como algunas personas por media hora para probar el sufrimiento pero Jesús no pide eso, Jesús pide tu corazón. Jesús pide tu obediencia, a su palabra, si tu obedeces la palabra del Señor que te dice, arrepiéntete de tus pecados y cree en Jesucristo como tu Señor y salvador tú serás salvo, tu serás sano. Cree esta palabra y serás muy bendecido

Cuando se nos mueve el piso
La esperanza del regreso de Jesús 1 de 3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>