¿Por qué murió Jesús?

Título: ¿Por qué murió Jesús?

Autor: Herman Hartwich
Nº PE1395

Muchas personas no preguntan  ¿por qué murió Jesús?. Acompáñenos en este programa junto al pastor Herman Hartwich a descubrir una respuesta actual para nuestra vida.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1395.mp3




Qué tal mis amigos en esta oportunidad quisiera compartirles a ustedes el hecho de querer saber quizás entre los oyentes ¿por qué murió Jesús? muchas personas no preguntan ¿por qué murió Jesús? entonces vamos a ir a la palabra de Dios que tiene la respuesta en el libro de Hechos capítulo 2, verso 22 voy a estar leyendo algunos versículos salteados para ganar tiempo. En el día de Pentecostés el apóstol Pedro les dice: oid estas palabras Jesús Nazareno varón aprobado de Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio del como vosotros mismos sabéis, a este entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios prendisteis y matasteis por manos de inicuos crucificándole al cual Dios levantó suelto los dolores de la muerte por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. Luego pasamos al versículo 32 a éste Jesús resucitó Dios de lo cual todos nosotros somos testigos así que exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo ha derramado esto que vosotros veis y oís.

Porque David no subió a los cielos pero el mismo dice: dijo el Señor a mi señor siéntate a media diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de pies. Sepa pues ser toda la casa de Israel que éste Jesús a quien vosotros crucificasteis Dios le ha hecho Señor y Cristo, al oír esto se concurrieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: varones hermanos que haremos entonces les dijo: arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo.

En primer lugar podemos decir que lo cierto es que Jesús si murió. Los romanos al decretar su crucifixión se aseguraron de que el día en que se realizó esta y durante todos los siglos se sabría que realmente Jesús había muerto. Un impostor podría haber simulado una muerte en un algún oscuro convento entre las montañas para luego un ejemplo, aparece tendida como una prueba de su resurrección. Pero Jesús mis amigos, murió en verdad en una cruz y sobre una colina y rodeado de miles de testigos.

En segundo lugar quiero decirte que Jesús murió voluntariamente. No era un accidente, no era Jesús el mártir de una causa ni un fracasado tampoco el había dicho durante su mi tedio terrenal que entregaría su vida voluntariamente. Por ejemplo dice en el Evangelio de Juan nadie me quita la vida marchó la pongo de mí mismo tengo poder para ponerla y tengo poder para volver la tomar. Ya que era Dios tenía que ser así. Nada que hiciese el hombre podría ni provocar su muerte, ni impedir su muerte. Dio su vida en el momento y lugar justos, y a las circunstancias necesarias como dijo el apóstol Pablo en el cumplimiento del tiempo Dios envió a su hijo.

En tercer lugar afirmamos de por qué murió Jesús, porque su misión era justamente morir. El dijo hablando de su muerte por esto vine al mundo. Durante los siglos anteriores los profetas habían anunciado su venida y en la hablo continuamente de su muerte como el verdadero cumplimiento de su venida tierra. Centenares de años antes de que Jesús naciera inclusive, en Belén de Judea ya los profetas hablaban de la muerte del. Dijo que venía de Dios Jesucristo, él mismo lo afirmó que el venía de Dios y que volvería a él y que él era Dios mismo encarnado. La crucifixión no era meramente algo que él había aceptado cuando vio que la gente lo rechazaba, algunos de los que le vieron sobre la Cruz se burlaron. Y decían a otro salvó y asimismo no se puede salvar. Y esto en parte era cierto. Pero pensemos, si hubiese descendido de la Cruz para salvarse a sí mismo no hubiese podido salvarnos a nosotros. A ti y a mí. Si él no hubiese muerto la Cruz del calvario estaríamos tan perdidos, como todos los demás.

En cuarto lugar él no merecía morir. El tubo colgado entre dos criminales pero él era perfecto y estaba libre de todo pecado. Pilato autorizó su muerte, pero dijo no hallo ninguna culpa en este hombre. Es interesante que el gobernador dijera no halló ninguna culpa en este hombre. No merecía morir. Pero es más, aquel traicionero Judas iscariote el que le entregó, él confesó: he entregado sangre inocente. Los discípulos escribieron más tarde palabras tan tremendas como las que voy a mencionar, refiriéndose a Jesús el que no hizo pecado ni hubo engaño en su boca, ese fue el que murieron la Cruz por ti y por mi. Estas cosas son importantes para demostrar que Jesús era completamente inocente. En quinto lugar el murió como sustituto.

Cuando murió no estaba pagando ningún pecado propio. Así pudo ser entonces él, el sustituto de todos los pecadores de todos los tiempos. El satisfizo el juicio de Dios. De modo que todo lo que le reciben son salvos, somos salvos de dicho juicio. Mi amigo tienes que tener conciencia de que el murió en tu lugar como uso tengo conciencia de que el murió en mi lugar para liberarme justamente del juicio de Dios. Esto es lo que nosotros llamamos misericordia. Significa que nosotros no recibamos lo que merecemos o sea el infierno. Y cuando la Biblia habla de la gracia de Dios justamente es lo que nosotros recibimos, o sea recibimos lo que no merecemos el cielo. Y esto lo logró Jesucristo en su misericordia y en su gracia. Y en último lugar quiero decirte que Jesucristo te invita a ti que aproveches su muerte sustitutoria. El dijo si yo fuese levantado de la tierra a todos a traeré a mí mismo.

El apóstol Pedro dijo también porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne pero vivificado en espíritu. Cristo hizo su parte cuando murió la Cruz. Esto es importante que lo tengas muy claro. Dios ha hecho todo a nuestro favor. Dios cumplió todo su plan, consumó su plan redentor para su vida y la mía. Ahora en estas responsabilidades ¿has hecho tú parte? el puede ser tu sustituto solamente si le aceptas y permites que la Cruz sea un lugar de trueque, o sea por entregas con arrepentimiento genuino tu pecado, y él te da la vida eterna y todos los privilegios de la salvación. Mi querido amigo siempre quiero preguntar que, y quiero a la vez desafiante a venir a los pies de la Cruz de Cristo. Y trocar toda tu falta de paz, toda la carga de tus pecados. Toda esa carga de angustia, toda esa carga de temor, de incertidumbre por lo desconocido, por el futuro juicio de Dios y aceptar con verdadero arrepentimiento en tu corazón, el perdón que viene a través de la muerte sustitutoria de nuestro Señor Jesucristo. Que Dios te bendiga.

Donde no hay paz hay...
En búsqueda de la vida verdadera (1 de 2)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>