Persona de 3era edad y el transito

Este programa trata sobre el comportamiento y cuidados a tener sobre el manejo y las personas de la 3º edad. Sobre aprender a disfrutar cada etapa de la vida que nos toca vivir.


DESCARGARLO AQUI:
EA575 – Entre Amigas –
Persona de 3era edad y el transito



Receta: Berenjenas a la parmesana


Entrevista con Comisario inspector retirado Sergio Olivera

Sandra: Hoy contamos con la visita de Sergio Olivera, comisario inspector retirado. Él trabajo muchos años en la policía Caminera del Uruguay, actualmente sigue vinculado con el transporte y con los siniestros. Le convocamos para conversar sobre los siniestros vehiculares y la vinculación con las personas mayores (La 3ª edad).
No se si es un tema especifico de estudio de la policía caminera, pero sin duda hay mucho para reflexionar sobre este tema.

Sergio: Policía Caminera del Uruguay tiene una base de datos, una estadística que toma en cuenta muchos factores, pero justamente la franja etaria, nosotros no la manejamos. Por lo que no pude traer cifras exactas sobre edades (adolescentes, niños, adultos o adultos de 3ª edad) que tengan siniestros de transito y si son victimas o participantes.
Si les puedo decir, que muchas veces Dios coloca su mano para que personas de 3era edad no tengan siniestros realmente importantes. Uno ve en estas personas muchos factores de riesgo con relación al transito.
Las respuestas, (las reacciones) no son las mismas, ni físicas ni neurológicas, siendo peatón como conductor. Hay mucha gente que piensa que es capas, pero ya no se es lo mismo cuando se tiene 60 años o más.
Como es lógico comenzamos con un retroceso natural. La vida es un círculo, cuando se nace, empezamos una dependencia de nuestros padres elementalmente, y volvemos a ese círculo donde terminamos dependiendo de otros. En el transito es lo mismo debemos asumir que después de determinada edad nuestros reflejos ya no son los mismos.
La velocidad con la que se camina, los sentidos, la velocidad con que reaccionamos se va debilitando. Los ruidos que llegan a nosotros pueden llegar distorsionados, o no llegar de la manera correcta, todo esto se ve en la calle y carretera.
Enfocamos mucho nuestra atención a los niños. De hecho la Policía Camina todos los días del año lectivo, pone sus unidades para brindar distintos servicios, por ejemplo: ayudar a cruzar a los niños en determinados lugares, para que lleguen seguros a sus casas, a las escuelas, entre otras.
Pero también hay que tener en cuenta lugares donde hay grandes concentraciones de personas de 3era edad, por ejemplo geriátricos, hospitales, sanatorios, lugares de cobre de pasividades.
Si somos personas que ya estamos en la 3ª edad debemos tener mucho cuidado, tanto como peatones, como conductores. Ya que debemos comprender que nuestros estímulos no llegan rápidamente.
Tampoco debemos confiar en los conductores, cuando vamos a cruzar una calle o una carretera. Muchas veces una persona de la 3ª edad comienza a cruzar una calle, con luz amarilla y al terminar ya esta con la luz roja. La velocidad de desplazamiento que tiene para cruzar una simple avenida no es la misma que una persona joven.
Como conductores no podemos conducir a la misma velocidad porque la reacción que tenemos va a ser mas lenta, por ejemplo en el frenado, lógicamente que son fracciones de segundos, que uno no se da cuenta en la vida cotidiana, pero si se notan a la hora de pisar el freno para detener el vehículo.
Hablando con el director de transito de otra empresa de transporte de pasajeros, plenamente joven, de alrededor de 60 años. Me decía que estaba contento porque le renovaron la libreta de conducir por 2 años. Cuando lo general es que la renovación sea cada un año, para el manejo de vehículos pesados, que es la categoría máxima.
Cuanto mas mayores seamos indudablemente empieza a disminuir en categorías la renovación de la libreta. Entonces vemos un proceso de retroceso, tenemos que asumirlo y tenemos que darle gracias a Dios por las cosas que hemos vivido. Asumir el riesgo de afrontar una nueva etapa de la vida que ya no soy lo que era antes.

Sandra: ¿Que fue lo mas bravo que has visto en el transito o algo que te haya impactado?

Sergio: Hubo una serie de siniestros, hace unos años. Fueron 2 situaciones muy similares en el mismo lugar y la misma empresa de ómnibus que colisionaron con camiones.
En uno murieron 5 personas y en el otro 10 personas. Yo estuve ayudando en las tareas de rescate de las personas. Es una escena difícil para trabajar y de vivir, además increíblemente era gente conocida entre si. En uno de los siniestros habían ido a la peregrinación de la virgen de Verdú y en el otro a un casamiento de un familiar.

Yo viajo mucho a un balneario llamado El Pinar, que esta a 30km de la capital Montevideo y permanentemente me encuentro con siniestros de transito. Algo que tienen que tener en cuenta principalmente las personas de la 3ª edad, es que no es lo mismo una calle que una carretera principalmente por la velocidad que desarrollan los vehículos. Parece que están lejos de nosotros, que hay gran distancia y cuando queremos ver están cerquita. Normalmente en el centro de la ciudad las velocidades no son tan elevadas y da el tiempo suficiente para cruzar cuando uno ve el vehiculo a distancia.

Volviendo al tema de la experiencia que a uno le ha tocado vivir, la 3ª edad también tiene otras derivaciones que principalmente afectan al conductor. Por ejemplo se toman medicamentos que afectan el conducir. Me ha pasado varias veces que la persona se ha dormido, no es que se haya desmallado. Me acuerdo particularmente un caso que término contra un alambrado, pero podría haberse ido para el otro lado de la ruta y haber sido realmente un desastre. Pongo este ejemplo para citar uno de los varios que recuerdo. Por eso es muy importante tomar medicación que no les traiga sueño o cansancio. Tengamos en cuenta que hasta un simple antialérgico puede traer algún adormecimiento en cualquier edad, pero que se agrava indudablemente en las personas de la 3ª edad.

Son factores que debemos tener en cuenta tanto para ser peatones como conductores de vehículos automotores. En casi toda América Latina existen otros medios de transporte, como es la bicicleta, la moto, y creo que después de determinada edad no se puede andar más en moto.
Sito el caso de la mamá de un compañero comisario de la Policía Caminera, que con 80 y tantos años manejaba la moto.
Ella vivía en Florida, una ciudad que queda a 100 Km de Montevideo. Por mas que los hijos le decían que no manejara, ella lo hacia. Un día tuvo una escena donde se cayo sola, pero las consecuencia fueron muy grabes. Sus huevos ya estaban muy débiles y al tiempo termina falleciendo por otras causas pero el génesis de este otro problema fue ese siniestro.
No solo debemos tener en cuenta el hecho del conducir, sino también considerar si nos pasa algo. No es lo mismo ser joven, seamos claros hay muchísima gente que sobrevive porque es joven. Hace poco tuvimos un siniestro de una empresa de ómnibus, donde un anciano recibió un golpe.
El ómnibus literalmente apenas lo toco, pero fue suficiente para que con la poca estabilidad que tenía el anciano, cayera, se golpeara la cabeza y lamentablemente falleciera.
Es muy probable que si habláramos de este mismo siniestro pero con una persona jóvenes, el mismo no fuera tan grabe.

Sandra: Para ir cerrando y pensando en una reflexión, en estas situaciones difíciles que uno se enfrenta con la fragilidad de la vida.
¿Que consejo nos podrías dar como Cristiano a aquellos que tiene miedo de envejecer, o miedo a perder las cosas? ¿A aquellos que han pedido a algún ser querido en siniestro de transito?

Sergio: Debemos ser sabios en administrar nuestra vida y sanamente disfrutarla al máximo en cada etapa, no tratar de quemar o saltear etapas.
Yo con 48 años, creo que ya estamos pasando la mitad de la vida. Por lo tanto lo que podemos aprender de los conceptos cristianos, de la palabra de Dios y de la vida en si, es como decíamos disfrutar en la etapa en la que estamos. A veces no asumimos la edad que tenemos, ejemplo cuando somos adolescentes queremos ser jóvenes o adultos y exigimos los derecho de los adultos. Cuando somos adultos plenos, algunos quieren ser adolescentes. Y cuando estamos en la 3ª edad queremos ser los maduros que fuimos a la mitad de la vida, pero ya no lo somos. Por eso tenemos que disfrutar de los nietos si tenemos, disfrutar de la paz y a tranquilidad. Tal vez siempre nos enfocamos en los problemas de las personas de la 3º edad, pero problemas tenemos todos en todas las etapas de la vida.
Es verdad que existe mucha soledad, donde mucho dicen criamos a nuestros hijos, le dimos todo lo que teníamos, y ahora estamos solos o estamos en una casa de salud. Debemos entender que estamos solos no porque otras personas no sientan o no quieran estar con nosotros, sino porque cada uno hizo su vida.
Yo tengo el caso de mi madre que tiene 78 años, y con ella hemos hablamos el tema de asumir la edad que tiene. De disfrutar todo lo que tiene ahora, no mirar mucho mas para el futuro y brindarse a los demás como se ha brindado a lo largo de su vida.

Sandra: Así es debemos asumir lo que Dios nos da en cada etapa, en todo sentido, para la responsabilidad para con en tránsito, para con uno y para con los demás.

Dulce tarea la de ser abuelos
En lo que Dios me prepara, quiero servir

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>